Las mi­sio­nes más arries­ga­das

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Juan Car­los Lo­sa­da

Ade­más de los pi­lo­tos ja­po­ne­ses, la Luft­waf­fe –la avia­ción ale­ma­na– tam­bién reali­zó ata­ques ka­mi­ka­zes, al igual que el Ejér­ci­to Ro­jo.

No so­lo los ja­po­ne­ses pla­ni­fi­ca­ban ope­ra­cio­nes ka­mi­ka­zes. La Luft­waf­fe –la avia­ción ale­ma­na– tam­bién em­pleó es­te ti­po de ata­ques, al igual que el Ejér­ci­to Ro­jo.

En ca­si to­das las gue­rras de la His­to­ria se ha ha­bla­do de ope­ra­cio­nes sui­ci­das. Sin em­bar­go, es­tas son muy di­fe­ren­tes, pues el con­cep­to en­glo­ba un gran nú­me­ro de ti­pos y mo­da­li­da­des que es ne­ce­sa­rio dis­tin­guir. En la acep­ción co­lo­quial sig­ni­fi­ca, sim­ple­men­te, ac­cio­nes muy arries­ga­das o irres­pon­sa­bles en las que es di­fí­cil la su­per­vi­ven­cia, pe­ro en una in­ter­pre­ta­ción li­te­ral nos re­fe­ri­mos a las que son pla­ni­fi­ca­das co­mo ta­les, las cua­les son po­co fre­cuen­tes.

Es­tric­ta­men­te, las ac­cio­nes sui­ci­das se­rían aque­llas que re­quie­ren de la au­to­in­mo­la­ción cons­cien­te del com­ba­tien­te co­mo con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra ser con­su­ma­das con éxi­to. Pue­den ser pre­me­di­ta­das y pla­ni­fi­ca­das por los man­dos –los ka­mi­ka­zes ja­po­ne­ses son el ejem­plo más fa­mo­so– o bien es­pon­tá­neas. Las pri­me­ras se dan mu­cho más en los re­gí­me­nes fa­ná­ti­cos y to­ta­li­ta­rios su­ma­men­te ideo­lo­gi­za­dos, en don­de los com­ba­tien­tes, pre­sas de la ne­cro­fi­lia, con­si­de­ran el má­xi­mo ho­nor dar la vi­da por la pa­tria o el lí­der –sue­le re­cu­rrir­se a ellas cuan­do la gue­rra se está per­dien­do, co­mo una me­di­da de­ses­pe­ra­da–. Por el con­tra­rio, son ca­si inexis­ten­tes en los ejér­ci­tos de los paí­ses de­mo­crá­ti­cos, en don­de los cul­tos irra­cio­na­les a los lí­de­res di­vi­ni­za­dos o a las doc­tri­nas son muy po­co fre­cuen­tes.

Re­sis­ten­cia de­ses­pe­ra­da

Por ello, en la Se­gun­da Gue­rra Mundial fue en los ejér­ci­tos de Ja­pón y Ale­ma­nia, del ban­do del Eje, don­de más se die­ron es­tos com­por­ta­mien­tos (aun­que en el se­gun­do en mu­cho me­nor gra­do que en el pri­me­ro), mien­tras que en­tre los Alia­dos se die­ron, ca­si ex­clu­si­va­men­te, en el Ejér­ci­to Ro­jo, sin em­bar­go en es­te ca­so más co­mo fru­to de la re­sis­ten­cia de­ses­pe­ra­da, al co­mien­zo de la gue­rra, que co­mo ac­cio­nes pla­ni­fi­ca­das. De he­cho, Ja­pón era la úni­ca po­ten­cia de cu­ya cul­tu­ra for­ma­ba par­te ín­ti­ma la muer­te por sui­ci­dio ri­tual; por con­si­guien­te, fue la na­ción don­de se die­ron por de­ce­nas de mi­les los sui­ci­dios (no só­lo los de los ka­mi­ka­zes). La ren­di­ción, se­gún sus va­lo­res y su có­di­go de ho­nor, era la má­xi­ma ex­pre­sión de la ver­güen­za y la des­hon­ra. Re­cor­de­mos las nu­me­ro­sas car­gas a ba­yo­ne­ta ca­la­da que lle­va­ban inexo­ra­ble­men­te a la in­mo­la­ción –al gri­to de “¡Ban­zai!”– que la in­fan­te­ría ni­po­na efec­tuó so­bre las fi­las enemi­gas, sa­bien­do que se­ría ba­rri­da an­tes de lle­gar a las po­si­cio­nes alia­das. Tam­bién, los nu­me­ro­sos ha­ra­ki­ris que mi­les de je­fes y ofi­cia­les ja­po­ne­ses co­me­tie­ron an­te una in­mi­nen­te de­rro­ta, pa­ra no ser apre­sa­dos.

En el res­to de los ejér­ci­tos con­ten­dien­tes no hu­bo ca­si nin­gu­na ac­ción sui­ci­da pla­ni­fi­ca­da. Las que se die­ron, y que su­ce­die­ron en to­dos los ejér­ci­tos, fue­ron las es­pon­tá­neas, las so­bre­ve­ni­das por las cir­cuns­tan­cias de los com­ba­tes que lle­va­ron a que, de mo­do im­pro­vi­sa­do o a pe­ti­ción del man­do, un sol­da­do de­ci­die­ra sa­cri­fi­car su vi­da vo­lun­ta­ria­men­te si con ello cau­sa­ba un gran da­ño al enemi­go o ayu­da­ba a sus com­pa­ñe­ros. Ejem­plos: los avia­do­res que se que­da­ban sin com­bus­ti­ble o sin ma­nio­bra­bi­li­dad y que, an­te las es­ca­sas o nu­las po­si­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir, de­ci­dían es­tre­llar el apa­ra­to con­tra el ad­ver­sa­rio; los sol­da­dos que op­ta­ban por sa­cri­fi­car­se re­sis­tien­do en una po­si­ción pa­ra que sus ca­ma­ra­das pu­die­ran re­ti­rar­se; la pre­fe­ren­cia a caer com­ba­tien­do que a ren­dir­se y ser to­ma­do pre­so, et­cé­te­ra.

Pe­ro tam­bién se de­fi­nen co­mo ac­cio­nes sui­ci­das las mi­sio­nes su­ma­men­te arries­ga­das eje­cu­ta­das por uni­da­des es­pe­cia­li­za­das o sol­da­dos es­pe­cí­fi­cos, asu­mi­das ge­ne­ral­men­te de mo­do vo­lun­ta­rio y cons­cien­te y que, da­da su na­tu­ra­le­za, es muy po­si­ble que cues­ten la vi­da a sus pro­ta­go­nis­tas. Los co­man­dos o fuer­zas es­pe­cia­les que ac­túan tras las lí­neas enemi­gas en ta­reas de sa­bo­ta­je o gue­rri­lla, lle­gan­do a uti­li­zar uni­for­mes enemi­gos; las in­cur­sio­nes de ae­ro­na­ves o sub­ma­ri­nos que na­ve­gan ca­si en so­li­ta­rio y a gran dis­tan­cia de sus ba­ses de abas­te­ci­mien­to; los fran­co­ti­ra­do­res ais­la­dos; las uni­da­des que re­ci­ben la or­den de no re­tro­ce­der ba­jo nin­gún con­cep­to an­te el enemi­go y re­sis­tir has­ta el úl­ti­mo alien­to; los sol­da­dos que tie­nen que so­bre­vi­vir en con­di­cio­nes am­bien­ta­les muy du­ras (tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas, fal­ta de agua o ali­men­tos), etc., en­tra­rían den­tro de es­ta in­ter­pre­ta­ción.

En el ve­rano de 1944, cuan­do los Alia­dos des­em­bar­ca­ron en Nor­man­día, los so­vié­ti­cos ya avan­za­ban im­pa­ra­ble­men­te ha­cia el cen­tro de Eu­ro­pa. Ale­ma­nia se veía per­di­da y, co­mo res­pues­ta, co­men­zó a plan­tear­se la uti­li­za­ción de pi­lo­tos en las bom­bas vo­lan­tes V-1, pa­ra ase­gu­rar una ma­yor pre­ci­sión de las mis­mas. Una va­rian­te de esos cohe­tes, lan­za­da des­de avio­nes, de­bía ser mo­di­fi­ca­da pa­ra po­der alo­jar a un pi­lo­to, quien ten­dría que di­ri­gir la bom­ba a su ob­je­ti­vo. Po­drían sal­tar en pa­ra­caí­das po­co an­tes de al­can­zar el blan­co pe­ro, de­bi­do a la pro­xi­mi­dad de la to­be­ra del reac­tor a la ca­bi­na, se sa­bía que era ca­si nu­la la po­si­bi­li­dad real de su­per­vi­ven­cia. Los en­car­ga­dos de asu­mir la mi­sión sui­ci­da se­rían unos 70 in­te­gran­tes del lla­ma­do Es­cua­drón Leó­ni­das (en ho­me­na­je al rey es­par­tano muer­to en las Ter­mó­pi­las), quie­nes pa­ra in­gre­sar en sus fi­las de­bían fir­mar una de­cla­ra­ción asu­mien­do la con­di­ción sui­ci­da de la mi­sión.

Pa­ra de­te­ner el avan­ce enemi­go

Sin em­bar­go, los en­sa­yos de la V-1 pi­lo­ta­da se sal­da­ron con so­no­ros fra­ca­sos, in­clu­yen­do la muer­te de al­gu­nos de los pi­lo­tos de prue­ba de­bi­do a ac­ci­den­tes. An­te ello, en mar­zo de 1945 va­rios dig­na­ta­rios na­zis, en­tre los que se en­con­tra­ba el mi­nis­tro Al­bert Speer, con­ven­cie­ron a Hitler de que eran más úti­les los pi­lo­tos en ta­reas con­ven­cio­na­les de com­ba­te que en mi­sio­nes sui­ci­das, las cua­les, por otra par­te, eran aje­nas a la tra­di­ción mi­li­tar ale­ma­na. La uni­dad se di­sol­vió y se pu­so fin a las ope­ra­cio­nes sui­ci­das pla­ni­fi­ca­das.

No obs­tan­te, en esos úl­ti­mos me­ses de la gue­rra de­ce­nas de pi­lo­tos de la Luft­waf­fe pro­ta­go­ni­za­ron ac­cio­nes sui­ci­das in­di­vi­dua­les, en un in­ten­to de­ses­pe­ra­do por de­te­ner el avan­ce enemi­go. El 16 de abril de 1945, unos cua­ren­ta de los an­ti­guos in­te­gran­tes del re­cién ex­tin­to Es­cua­drón Leó­ni­das, a ini­cia­ti­va pro­pia y de al­gún man­do, y en una ac­ción que bau­ti­za­ron co­mo Selbs­topf­trein­satz (mi­sión de sa­cri­fi­cio), se lan­za­ron con­tra los 32 puen­tes que los so­vié­ti­cos ha­bían le­van­ta­do so­bre el río Oder, de los que só­lo pu­die­ron des­truir o ave­riar me­nos de una ter­ce­ra par­te, pe­re­cien­do, en con­tra­po­si­ción, ca­si to­dos los avia­do­res. Des­de me­ses an­tes, ya en el ve­rano de 1944, los pi­lo­tos ale­ma­nes de los ca­zas ha­bían re­ci­bi­do ór­de­nes de ser ca­da vez más osa­dos en sus ata­ques a los bom­bar­de­ros alia­dos pa­ra tra­tar de de­rri­bar­los, aun­que ello les su­pu­sie­ra asu­mir un enor­me ries­go. Se­gún es­tas ins­truc­cio­nes, de­bían acer­car­se lo más po­si­ble a sus ob­je­ti­vos, lo que su­po­nía sor­tear a los ca­zas enemi­gos, dis­pa­rar to­do su fue­go y lle­gar, si fue­ra ne­ce­sa­rio, a em­bes­tir­los con el avión pa­ra lo­grar su de­rri­bo, lo que su­po­nía el sa­cri­fi­cio del avia­dor si no con­se­guía sal­tar en el úl­ti­mo mo­men­to.

Enor­mes pér­di­das hu­ma­nas en el ban­do ale­mán

En los si­guien­tes me­ses es­tas ac­cio­nes se in­ten­si­fi­ca­ron asu­mien­do ca­da vez más ries­gos; en abril de 1945, so­bre el cie­lo de Ber­lín, el lla­ma­do Son­der­kom­man­do El­be –unos 180 apa­ra­tos– se lan­zó con­tra unos 1,300 bom­bar­de­ros alia­dos en una cla­ra ac­ción sui­ci­da. Sin em­bar­go, só­lo con­si­guie­ron de­rri­bar ocho bom­bar­de­ros y per­die­ron, en con­tras­te, ca­si la mi­tad de sus apa­ra­tos. Otras de­ce­nas de pi­lo­tos, tam­bién por ini­cia­ti­va per­so­nal, se in­mo­la­ron lan­zán­do­se con­tra tan­ques so­vié­ti­cos. To­das ellas fue­ron fi­nal­men­te ac­cio­nes inú­ti­les, pro­ta­go­ni­za­das por pi­lo­tos inex­per­tos, y que men­gua­ban más las ya es­ca­sas fuer­zas de la Luft­waf­fe.

La gue­rra sub­ma­ri­na desa­rro­lla­da por los su­mer­gi­bles ale­ma­nes, los U-Boo­te, tam­bién tu­vo una gran connotación sui­ci­da. A par­tir de 1943, de­bi­do al desa­rro­llo del so­nar y el ra­dar y a la in­ten­si­fi­ca­ción de la vi­gi­lan­cia aé­rea ene­mi­ga, pa­sa­ron a ser ma­si­va­men­te hun­di­dos, de mo­do que la vi­da pro­me­dio de un tri­pu­lan­te de sub­ma­rino no re­ba­sa­ba los 60 días. Al fi­nal de la gue­rra, de los 1,113 sub­ma­ri­nos que la Kriegs­ma­ri­ne ha­bía bo­ta­do, só­lo que­da­ba apro­xi­ma­da­men­te una cuar­ta par­te in­dem­ne. Pe­ro más dra­má­ti­cas

fue­ron las pér­di­das hu­ma­nas: de los 40,000 tri­pu­lan­tes con los que con­tó el ar­ma sub­ma­ri­na, só­lo so­bre­vi­vie­ron unos 12,000.

La imparable ofen­si­va ale­ma­na so­bre la URSS lle­vó a su ejér­ci­to a las puer­tas de Moscú en po­cos me­ses. La in­fe­rio­ri­dad mi­li­tar so­vié­ti­ca, tan­to en doc­tri­na co­mo en mo­ral y ar­ma­men­to, obli­gó a su al­to man­do a alen­tar en sus hom­bres me­di­das de­ses­pe­ra­das con tal de, al me­nos, re­tra­sar el avan­ce na­zi. Uno de los as­pec­tos en los que la in­fe­rio­ri­dad so­vié­ti­ca era más ma­ni­fies­ta era en la avia­ción. Sus apa­ra­tos eran cla­ra­men­te su­pe­ra­dos y, al que­dar­se sin mu­ni­ción, mu­chos pi­lo­tos op­ta­ban por el ta­rán (“arie­te”, en ru­so), que su­po­nía em­bes­tir con el avión pro­pio el del enemi­go pa­ra de­rri­bar­lo. Ob­via­men­te, el pi­lo­to so­vié­ti­co asu­mía que te­nía mu­chas po­si­bi­li­da­des de mo­rir en la ac­ción, pues era inevi­ta­ble que su apa­ra­to su­frie­ra im­por­tan­tes da­ños que lo obli­ga­rían a ate­rri­zar o a lan­zar­se en pa­ra­caí­das, si te­nía la suer­te de no pe­re­cer en el im­pac­to.

Hay con­ta­bi­li­za­dos cerca de un mi­llar apro­xi­ma­do de ata­ques ta­rán, pro­ta­go­ni­za­dos tam­bién por mu­je­res avia­do­ras, que se die­ron, so­bre to­do, en 1941 y 1942, cuan­do la si­tua­ción del Ejér­ci­to Ro­jo era más de­ses­pe­ra­da, mu­rien­do ca­si la mi­tad de

los pi­lo­tos. Sin em­bar­go, los su­per­vi­vien­tes –y al­gu­nos lo fue­ron tras va­rias oca­sio­nes de pro­ta­go­ni­zar la arries­ga­da ma­nio­bra– ins­tru­ye­ron a otros com­pa­ñe­ros en su téc­ni­ca pa­ra que pu­die­ran em­plear­la del mo­do me­nos arries­ga­do pa­ra ellos y más le­tal pa­ra el enemi­go. A par­tir de Sta­lin­gra­do, cuan­do la gue­rra co­men­zó a dar un gi­ro y las fuer­zas se equi­li­bra­ron, dis­mi­nu­ye­ron drás­ti­ca­men­te es­tas em­bes­ti­das, pues la si­tua­ción mi­li­tar pa­ra los so­vié­ti­cos co­men­zó a me­jo­rar y ello hi­zo in­ne­ce­sa­rios los sa­cri­fi­cios de los avia­do­res.

Pe­ro aún fue­ron ma­yo­res, y más sui­ci­das si ca­be, las ac­cio­nes de los gue­rri­lle­ros so­vié­ti­cos que ac­tua­ron tras las lí­neas ale­ma­nas en la in­men­si­dad de la URSS ocu­pa­da por los na­zis. És­tos los con­si­de­ra­ban co­mo fuer­zas irre­gu­la­res, es­pías y sim­ples ban­di­dos, por lo que no re­ci­bían tra­to de pri­sio­ne­ros de gue­rra se­gún las con­ven­cio­nes

in­ter­na­cio­na­les –aun­que una gran par­te de los pri­sio­ne­ros de gue­rra so­vié­ti­cos “ofi­cia­les” fue­ron tam­bién ase­si­na­dos– y eran tor­tu­ra­dos y fu­si­la­dos en el ac­to si re­sul­ta­ban cap­tu­ra­dos. Por ello, los sol­da­dos que com­ba­tían co­mo gue­rri­lle­ros, que lle­ga­ron a su­mar en 1943 unos 250,000 com­ba­tien­tes, asu­mían que la muer­te era lo úni­co que les es­pe­ra­ba si caían en ma­nos de los na­zis.

Los an­glo­sa­jo­nes no se plan­tea­ron en nin­gún mo­men­to mi­sio­nes sui­ci­das ex­plí­ci­tas. Ello no quiere de­cir que no aco­me­tie­ran ac­cio­nes su­ma­men­te arries­ga­das (mi­sio­nes de co­man­dos, bom­bar­deos de lar­go al­can­ce, etc.) que im­pli­ca­ban un al­to ries­go pa­ra sus vi­das. Igual­men­te, tam­bién hay do­cu­men­ta­dos ca­sos de pi­lo­tos de la RAF bri­tá­ni­ca que, con sus avio­nes ave­ria­dos o sin mu­ni­cio­nes, o sin­tién­do­se he­ri­dos, lan­za­ron sus avio­nes con­tra los bom­bar­de­ros ale­ma­nes que ata­ca­ban las ciu­da­des in­gle­sas en 1940 y 1941, con tal de im­pe­dir ta­les ac­cio­nes; era el ta­rán so­vié­ti­co, que ellos re­bau­ti­za­ron co­mo ram­ming at­tack y que, igual­men­te, po­día sal­dar­se con suer­te dis­par pa­ra sus pro­ta­go­nis­tas. Tam­bién se dio al­gu­na ac­ción ais­la­da de es­te ti­po por par­te de la avia­ción

es­ta­dou­ni­den­se en el Pa­cí­fi­co, al com­ba­tir con­tra los ja­po­ne­ses en los pri­me­ros com­pa­ses de la gue­rra. Sin em­bar­go, en am­bas avia­cio­nes es­ta prác­ti­ca fue muy po­co co­mún y, ade­más, nun­ca fue alen­ta­da des­de el al­to man­do.

Otras ope­ra­cio­nes pe­li­gro­sas

Es­pe­cial­men­te arries­ga­das eran unas ac­cio­nes que cier­tos avia­do­res bri­tá­ni­cos efec­tua­ron a lo lar­go de la gue­rra y que, por ello, po­drían en­trar tam­bién den­tro de la ca­te­go­ría de sui­ci­das, aun­que no hu­bie­ra pre­me­di­ta­ción. Du­ran­te la pri­me­ra mi­tad de la con­tien­da fue­ron mi­les los bu­ques bri­tá­ni­cos y es­ta­dou­ni­de­nes que, des­de In­gla­te­rra y bor­dean­do las cos­tas de No­rue­ga, lle­ga­ron a los puer­tos ár­ti­cos de Ru­sia pa­ra en­tre­gar abun­dan­te ma­te­rial de gue­rra.

Los ale­ma­nes, des­de sus ba­ses en el país es­can­di­na­vo, pa­tru­lla­ban por mar y ai­re pa­ra tra­tar de hun­dir­los pe­ro, si bien los ata­ques des­de los bu­ques po­dían ser neu­tra­li­za­dos por las na­ves es­col­ta, los pro­ve­nien­tes de avio­nes na­zis eran im­po­si­bles de im­pe­dir por la avia­ción alia­da, de­bi­do a la le­ja­nía de sus ae­ró­dro­mos, lo cual los de­ja­ba só­lo con la de­fen­sa que po­día ofre­cer­les la ar­ti­lle­ría an­ti­aé­rea ins­ta­la­da en las na­ves. Pa­ra tra­tar de dar una mí­ni­ma co­ber­tu­ra aé­rea –los bri­tá­ni­cos ape­nas con­ta­ban con por­taa­vio­nes ope­ra­ti­vos y los es­ta­dou­ni­den­ses es­ta­ban to­dos en el Pa­cí­fi­co–, los con­vo­yes lle­va­ban con­si­go un bu­que ca­paz de lan­zar, con una ca­ta­pul­ta im­pul­sa­da por un cohe­te, a un úni­co avión, un

ca­za Hu­rri­ca­ne adap­ta­do a es­te mé­to­do de des­pe­gue y que fue co­no­ci­do co­mo Sea Hu­rri­ca­ne. Es­tos na­víos re­ci­bían el nom­bre de CAM, acró­ni­mo de “Mer­can­te Ar­ma­do con Ca­ta­pul­ta” en in­glés.

El pri­mer ries­go era que, al no es­tar di­se­ña­dos pa­ra des­pe­gar de es­ta ma­ne­ra, a mu­chos avio­nes se les rom­pía li­te­ral­men­te el fu­se­la­je al ser lan­za­dos por la ca­ta­pul­ta, pues no po­dían so­por­tar la ten­sión es­truc­tu­ral. Lue­go, si lo­gra­ban le­van­tar el vue­lo, otro pro­ble­ma era que un so­lo apa­ra­to po­co po­día ha­cer an­te una es­cua­dri­lla ale­ma­na. Por si fue­ra po­co, en su pri­me­ra ver­sión –que fue la que ope­ró has­ta 1942–, los Sea Hu­rri­ca­ne no po­dían vol­ver a ate­rri­zar, ni por su­pues­to re­pos­tar, en las cu­bier­tas de los bu­ques del con­voy, al no es­tar di­se­ña­dos ni los bar­cos ni los avio­nes pa­ra ello. Una vez aca­ba­da la mi­sión, el pi­lo­to de­bía sal­tar en pa­ra­caí­das o ame­ri­zar (ob­via­men­te, el avión se per­día) y es­pe­rar a ser re­co­gi­do por las na­ves del con­voy an­tes de con­ge­lar­se.

Pi­lo­tos vo­lun­ta­rios

Am­bas ac­cio­nes su­po­nían un enor­me ries­go. Al sal­tar en pa­ra­caí­das, mu­chos pi­lo­tos se gol­pea­ban con par­te del fu­se­la­je, lo que les su­po­nía he­rir­se, que­dar in­cons­cien­tes o in­clu­so mo­rir. Peor era ame­ri­zar, pues el di­se­ño del avión fa­ci­li­ta­ba que se hun­die­ra de mo­rro, con la con­si­guien­te in­mer­sión de la ae­ro­na­ve (y más en aque­llas aguas, que so­lían es­tar siem­pre re­vuel­tas). Ob­via­men­te, eran po­cos los mi­nu­tos que po­dían re­sis­tir los avia­do­res en las gé­li­das aguas del mar del Nor­te y del Ár­ti­co, por lo que mu­chos mo­rían an­tes de que las tri­pu­la­cio­nes de los con­vo­yes pu­die­ran so­co­rrer­los. De­bi­do a la na­tu­ra­le­za ca­si sui­ci­da de las mi­sio­nes de es­tos avia­do­res que ope­ra­ban des­de los CAM, to­dos ellos eran vo­lun­ta­rios. Se cal­cu­la que fue­ron uti­li­za­dos en las ru­tas ár­ti­cas unos 35 de es­tos bu­ques, re­sul­tan­do la mi­tad hun­di­dos, y las tres cuar­tas par­tes de los pi­lo­tos, muer­tos. Por to­do ello, la uti­li­za­ción de es­tos na­víos fue se­ria­men­te cues­tio­na­da por man­dos del Al­mi­ran­taz­go en su mo­men­to, y ac­tual­men­te los his­to­ria­do­res mi­li­ta­res con­si­de­ran que no apor­ta­ron ca­si na­da a la se­gu­ri­dad de los con­vo­yes. Des­de me­dia­dos de 1943, cuan­do el Ejér­ci­to Ro­jo ya fue lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te co­mo pa­ra ha­cer re­tro­ce­der por sí so­lo a los ale­ma­nes, es­tos con­vo­yes fue­ron dis­mi­nu­yen­do pau­la­ti­na­men­te. Por otra par­te, an­te el pro­gre­si­vo de­bi­li­ta­mien­to ale­mán, es­tu­vie­ron ya me­nos ame­na­za­dos, por lo que en la ma­yor par­te de los ca­sos de­ja­ron de in­cor­po­rar bu­ques CAM.

14 Pio­ne­ra de la avia­ción. La inigua­la­ble des­tre­za co­mo pi­lo­to de Han­na Reitsch (aba­jo) la lle­vó has­ta Hitler, en una épo­ca en la que el Füh­rer de­bía con­tar con los me­jo­res re­cur­sos po­si­bles: una gran avia­do­ra en un gran en­gra­na­je aé­reo co­mo el del III Reich era in­dis­pen­sa­ble.

Fren­te orien­tal So­bre el río Oder, ac­tual fron­te­ra en­tre Ale­ma­nia y Po­lo­nia, el Ejér­ci­to Ro­jo ha­bía le­van­ta­do 32 puen­tes, que cua­ren­ta sui­ci­das ale­ma­nes –sin or­den ofi­cial– in­ten­ta­ron arra­sar en una mi­sión que de­no­mi­na­ron “de sa­cri­fi­cio” (arri­ba, los rusos re­cons­tru­yen­do una de las pa­sa­re­las).

Ata­ques des­de el mar. La fuer­za na­val ale­ma­na, la Kriegs­ma­ri­ne (de­re­cha, uno de sus sub­ma­ri­nos en el Atlán­ti­co), era su­pe­ra­da por la im­po­nen­te flo­ta bri­tá­ni­ca y su­frió im­por­tan­tes pér­di­das.

Ae­ro­na­ve em­ble­má­ti­ca. La em­pre­sa Foc­ke-Wulf Flug­zeug­bau AG, fa­bri­can­te de avio­nes mi­li­ta­res (en la foto, los res­tos de uno de ellos en el par­que ber­li­nés de Tier­gar­ten), di­se­ñó en 1938 el bom­bar­de­ro Fw 190 Wür­ger, que fue pro­du­ci­do en gran­des can­ti­da­des y se con­vir­tió en uno de los prin­ci­pa­les ca­zas mo­no­mo­tor de la Luft­waf­fe.

Bom­bar­de­ros pa­ra ana­li­zar. Ae­ro­pla­nos ale­ma­nes co­mo el Hein­kel (en la foto, uno de­rri­ba­do en Es­co­cia en 1940) ca­ye­ron so­bre te­rreno alia­do, pu­dien­do así es­tu­diar­se la tec­no­lo­gía del enemi­go.

¡Mo­men­to de sal­tar! El pa­ra­caí­das era el úni­co sal­va­vi­das po­si­ble pa­ra un pi­lo­to que lle­va­ra a ca­bo una mi­sión sui­ci­da. En es­ta ima­gen, un sol­da­do bri­tá­ni­co se to­ma una ‘sel­fie’ mien­tras des­cien­de en pa­ra­caí­das, en 1944.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.