El mis­te­rio de los crá­neos in­cas

Con­si­de­ra­do el pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co más an­ces­tral de la hu­ma­ni­dad, la tre­pa­na­ción, la per­fo­ra­ción del crá­neo con fi­nes te­ra­péu­ti­cos o ri­tua­les, tu­vo uno de sus prin­ci­pa­les desa­rro­llos en Su­da­mé­ri­ca.

Muy Interesante (Chile) - - CONTENTS - Por Sa­rai J. Ran­gel

La tre­pa­na­ción en el mun­do an­ti­guo sor­pren­de a los cien­tí­fi­cos. ¿Có­mo con­si­guie­ron rea­li­zar una ci­ru­gía tan com­ple­ja con éxi­to?

Son va­rios los mo­ti­vos por los que John Ve­rano po­dría ser lla­ma­do el “Se­ñor de los crá­neos”. Ex­per­to en os­teo­lo­gía y bio­ar­queo­lo­gía, ha pa­sa­do su vi­da en­tre hue­sos. Ya sea ana­li­zan­do e iden­ti­fi­can­do res­tos de una es­ce­na del cri­men en Es­ta­dos Uni­dos, ex­ca­van­do los ves­ti­gios de un si­tio ar­queo­ló­gi­co en Amé­ri­ca del Sur o es­cu­dri­ñan­do en­tre las co­lec­cio­nes óseas de al­gún mu­seo. Él, di­ce, ha vis­to más crá­neos que cual­quie­ra. Cien­tos, qui­zá mi­les, con la pe­cu­lia­ri­dad de que la ma­yo­ría com­par­te un ori­gen co­mún: la re­gión en­tre Pe­rú y Bo­li­via, se­de del gran Im­pe­rio in­cai­co que go­ber­nó en­tre 1438-1533.

Su fas­ci­na­ción por és­tos ini­ció a fi­na­les de los años ochen­ta. Rea­li­za­ba su in­ves­ti­ga­ción pos­doc­to­ral en el área de Antropología del Mu­seo Na­cio­nal de His­to­ria Na­tu­ral del Smith­so­nian (Es­ta­dos Uni­dos) cuan­do una lla­ma­da le hi­zo pres­tar aten­ción a unos fó­si­les re­fun­di­dos en las bó­ve­das de la ins­ti­tu­ción: “En­tien­do que tie­nen crá­neos pro­ve­nien­tes del Pe­rú”, in­te­rro­gó in­tere­sa­do su in­ter­lo­cu­tor. “Sí, pe­ro no se han es­tu­dia­do nun­ca”, ad­mi­tió Ve­rano. Ac­to se­gui­do co­rrió a des­em­pol­var­los.

Lo que en­con­tró lo de­jó per­ple­jo. La co­lec­ción es­ta­ba com­pues­ta por de­ce­nas de es­que­le­tos y crá­neos con pre­sen­cia de de­for­mi­da­des y en­fer­me­da­des, las cua­les pro­ba­ble­men­te aso­la­ron a las so­cie­da­des pre­co­lom­bi­nas. De en­tre ellos al­gu­nos pre­sen­ta­ban un es­ca­lo­frian­te de­ta­lle: es­ta­ban ho­ra­da­dos. Era co­mo si un ham­brien­to ra­tón hu­bie­se co­mi­do par­te de aque­llas ca­be­zas. “Sa­bía que los in­cas prac­ti­ca­ban la tre­pa­na­ción, pe­ro has­ta ese mo­men­to nun­ca le di im­por­tan­cia”, ex­pli­ca.

La tre­pa­na­ción, la ex­tir­pa­ción de par­te del crá­neo me­dian­te cor­te, ras­pa­do o ra­nu­ra­do, fue una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca muy ex­ten­di­da en el mun­do an­ti­guo. Sin em­bar­go, la co­mu­ni­dad mé­di­ca ig­no­ró su exis­ten­cia has­ta me­dia­dos del si­glo XIX. Es en­ton­ces que el neu­ro­cien­tí­fi­co más re­nom­bra­do de esa épo­ca, el fran­cés Paul Bro­ca (1824-1880) de­mos­tró que los agu­je­ros en un crá­neo pro­ce­den­te del Pe­rú eran re­sul­ta­do de un pri­mi­ti­vo pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co. “Im­po­si­ble”, fue la opi­nión ge­ne­ral.

No con­for­me con la po­lé­mi­ca que des­en­ca­de­nó su diag­nós­ti­co, Bro­ca lan­zó otra pro­vo­ca­do­ra pre­mi­sa: la per­so­na ha­bría si­do in­ter­ve­ni­da en vi­da e, in­clu­so, pu­do ha­ber so­bre­vi­vi­do a la ope­ra­ción, al me­nos por unas se­ma­nas. La con­tro­ver­sia no se hi­zo es­pe­rar. Era in­con­ce­bi­ble que una cul­tu­ra que ni si­quie­ra ha­bía al­can­za­do la Edad de Hie­rro po­se­ye­ra co­no­ci­mien­tos tan avan­za­dos res­pec­to al ce­re­bro y la ci­ru­gía.

Pe­ro una se­rie de crá­neos ho­ra­da­dos que co­men­za­ron a sur­gir por to­da Eu­ro­pa pu­sie­ron fin a la in­cre­du­li­dad: des­de Fran­cia has­ta Di­na­mar­ca, Es­co­cia, Ita­lia o Ru­sia, y más tar­de en Áfri­ca, Ocea­nía y Asia. Al­gu­nos pro­ve­nían de épo­cas tan re­mo­tas co­mo el Neo­lí­ti­co, lo que sig­ni­fi­ca­ba que ha­ce 5,000 años nues­tros an­te­pa­sa­dos ya se ha­cían hue­cos en la ca­be­za, pe­ro ¿con qué fin?

Pa­ra Bro­ca el ori­gen del pro­ce­di­mien­to pu­do de­ber­se a una cues­tión ri­tual, es­pe­cí­fi­ca­men­te co­mo re­me­dio pa­ra las con­vul­sio­nes. Se­gún él, el hom­bre pri­mi­ti­vo atri­bui­ría es­tos es­pas­mos a es­pí­ri­tus ma­lig­nos, sien­do la tre­pa­na­ción un pa­lia­ti­vo al ha­cer­los sa­lir. En tan­to un uso in­du­da­ble­men­te mé­di­co ya pue­de en­con­trar­se en el Cor­pus hip­po­cra­ti­cum (si­glo V y IV a. C.) atri­bui­do al pa­dre de la me­di­ci­na, el grie­go Hi­pó­cra­tes, don­de se re­co­mien­da pa­ra el tra­ta­mien­to de frac­tu­ras cra­nea­les. Con es­te en­fo­que lle­ga­ría has­ta la Edad Me­dia sien­do una ope­ra­ción re­la­ti­va­men­te co­mún –exis­te un lien­zo atri­bui­do a Juan de Se­vi­lla (ac­ti­vo en­tre 1425-1450) don­de se mues­tra a San Lu­cas rea­li­zan­do una tre­pa­na­ción a un ni­ño– a pe­sar de te­ner una ta­sa de su­per­vi­ven­cia re­la­ti­va­men­te ba­ja, lo que po­si­ble­men­te hi­zo que su uso de­ca­ye­ra. To­da­vía en la épo­ca de Bro­ca só­lo 50% de los pa­cien­tes a los que se les in­ten­ta­ba abrir el crá­neo vi­vía pa­ra con­tar­lo.

John Ve­rano co­no­cía ese da­to. Tam­bién sa­bía que los crá­neos tre­pa­na­dos son es­ca­sos –exis­ten me­nos de 2,000 en to­do el mun­do–. Sin em­bar­go, ha­bía de­ce­nas só­lo fren­te a él. Ahon­dan­do un po­co más en­con­tró que la del Smith­so­nian no era la úni­ca mues­tra de crá­neos ho­ra­da­dos pro­ce­den­te de Pe­rú. “Vi que exis­tían gran­des co­lec­cio­nes en Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos, Bo­li­via y en el mis­mo Pe­rú”, re­la­tó. En­tre fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX un ejér­ci­to de na­tu­ra­lis­tas los ex­tra­jo mo­vi­dos por la fas­ci­na­ción que cau­só es­ta in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca lue­go del ha­llaz­go de Bro­ca. De he­cho, ha­bía más ca­sos de tre­pa­na­ción en es­ta re­gión de Su­da­mé­ri­ca que en el res­to del mun­do, aun su­man­do to­das las osa­men­tas en­con­tra­das has­ta en­ton­ces. Si era tan ries­go­so –pen­só Ve­rano– ¿por qué los an­ti­guos in­cas in­sis­tie­ron en abrir­se la ta­pa de los se­sos una y otra vez?

La su­per­vi­ven­cia a una tre­pa­na­ción de­pen­día de no da­ñar las me­nin­ges, el ce­re­bro y los va­sos san­guí­neos.

Ha­cer ha­blar a los hue­sos

Pa­ra John, hoy ads­cri­to a la Uni­ver­si­dad de Tu­la­ne (Es­ta­dos Uni­dos), és­te era un enig­ma digno de re­sol­ver. Te­nía es­pe­cial in­te­rés en las en­fer­me­da­des de las cul­tu­ras pre­co­lom­bi­nas y sus re­me­dios, por lo que la po­si­bi­li­dad de ex­plo­rar los co­no­ci­mien­tos mé­di­cos de es­tos pue­blos y des­cu­brir si usa­ban la tre­pa­na­ción co­mo un tra­ta­mien­to prác­ti­co pa­ra trau­ma­tis­mos cra­nea­les le atraían po­de­ro­sa­men­te. Pa­ra ello se pro­pu­so fo­to­gra­fiar y re­gis­trar tan­tos crá­neos pe­rua­nos co­mo le fue­ra po­si­ble.

Re­sul­tó ser una la­bor mo­nu­men­tal que se ex­ten­dió a lo lar­go de tres dé­ca­das. Jun­to con el neu­ro­psi­có­lo­go del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Hah­ne­mann (EUA), Mi­chael Wi­lliams, la voz al otro la­do de la lí­nea en la lla­ma­da que ini­cia­ra to­do, vi­si­tó ca­si una do­ce­na de mu­seos y co­lec­cio­nes pri­va­das re­par­ti­das por to­do el pla­ne­ta. “Ya exis­tía una li­te­ra­tu­ra bas­tan­te am­plia so­bre tre­pa­na­cio­nes an­ti­guas, pe­ro siem­pre he­cha a par­tir de mues­tras pe­que­ñas en

re­gio­nes geo­grá­fi­cas res­trin­gi­das. Con eso no se po­día ha­cer un aná­li­sis es­ta­dís­ti­co”, ex­pli­có re­cien­te­men­te vía te­le­fó­ni­ca.

Pe­ro con 800 crá­neos, sí. To­dos los que en­con­tró du­ran­te su exhaustiva in­ves­ti­ga­ción, la cual plas­mó en el li­bro a Ho­les in the Head: The Art and Ar­chaeo­logy of Tre­pa­na­tion in An­cient Peru (2016). Fue de ese mo­do co­mo re­ve­ló que es­ta in­ter­ven­ción tie­ne al­re­de­dor de 2,000 años de his­to­ria en el área an­di­na: “Ellos em­pe­za­ron a tre­pa­nar ca­be­zas ha­cia el 400 a. C. –apro­xi­ma­da­men­te al mis­mo tiem­po que Hi­pó­cra­tes–, y lo con­ti­nua­ron de for­ma inin­te­rrum­pi­da has­ta el si­glo XVI, mo­men­to en que ocu­rrió el con­tac­to con el Vie­jo Mun­do”.

Sor­pren­den­te­men­te, un gran por­cen­ta­je de las osa­men­tas que es­tu­dió te­nía sig­nos de ha­ber so­bre­vi­vi­do a la in­ter­ven­ción. Pa­ra de­ter­mi­nar quién vi­vió pa­ra con­tar­lo y quién no, Ve­rano bus­có in­di­cios de ci­ca­tri­za­ción al­re­de­dor de las he­ri­das: des­cu­brió que cuan­do el hue­so es abier­to y tie­ne una cu­ra­ción nor­mal pre­sen­ta una po­ro­si­dad en sus bor­des, co­mo si tu­vie­ra os­teo­po­ro­sis. “Se tra­ta de una reac­ción ósea pre­li­mi­nar que in­di­ca dos se­ma­nas de su­per­vi­ven­cia.” En cam­bio, quie­nes fue­ron tre­pa­na­dos post mor­tem, fa­lle­cen du­ran­te la ci­ru­gía o a los po­cos días, mues­tran un cor­te lim­pio. Los hue­sos com­ple­ta­men­te ci­ca­tri­za­dos, no ce­rra­dos, pe­ro con el bor­de de la he­ri­da re­don­dea­do, in­di­can que el hue­so sa­nó.

Apa­ren­te­men­te, los in­cas ha­bían lo­gra­do lo que nin­gu­na otra cul­tu­ra: una tre­pa­na­ción se­gu­ra, lo que con­lle­va­ría un pro­fun­do co­no­ci­mien­to so­bre la mor­fo­lo­gía del ce­re­bro y la ma­ne­ra de in­ter­ve­nir­lo.

Si bien es di­fí­cil iden­ti­fi­car el mo­ti­vo pa­ra ca­da tre­pa­na­ción, Ve­rano y sus co­la­bo­ra­do­res des­car­tan la idea de que tu­vie­ra un mo­ti­vo ri­tual, co­mo pa­re­cen in­di­car las ho­ra­da­cio­nes en crá­neos neo­lí­ti­cos en­con­tra­dos en el sur de Ru­sia, Ale­ma­nia y los

Bal­ca­nes. En és­tos no se ob­ser­va jus­ti­fi­ca­ción pa­ra in­ter­ve­nir; al con­tra­rio, en cier­tos ca­sos la ope­ra­ción se reali­zó en el obe­lión –la zo­na in­ter­me­dia que une las dos par­tes de la bóveda cra­neal–, un lu­gar pe­li­gro­so pa­ra per­fo­rar. En cam­bio, la ma­yo­ría de las tre­pa­na­cio­nes pe­rua­nas se aso­cian con trau­ma­tis­mos, por lo que los in­ves­ti­ga­do­res no du­dan en que ahí evo­lu­cio­nó co­mo un tra­ta­mien­to te­ra­péu­ti­co pa­ra dre­nar la san­gre o des­in­fla­mar el ce­re­bro. Don­de no hay le­sio­nes vi­si­bles pu­do ser­vir pa­ra cu­rar dolores de ca­be­za in­ten­sos, con­vul­sio­nes o en­fer­me­da­des men­ta­les.

¿Ha­cer un agu­je­ro en la ca­be­za por una mi­gra­ña no es ir de­ma­sia­do le­jos? “Pue­de ser”, con­tes­ta Ve­rano en un flui­do es­pa­ñol, fru­to de sus in­nu­me­ra­bles via­jes a la zo­na an­di­na. “Pe­ro qui­zá no ha­bía mu­chas op­cio­nes me­di­ci­na­les en el Pe­rú an­ti­guo, y da­da la al­ta ta­sa de su­per­vi­ven­cia de sus tre­pa­na­cio­nes –85 al 90% en la épo­ca in­cai­ca– pu­do ser un ries­go acep­ta­ble.”

Un mé­to­do via­ble

“Lo in­tere­san­te es que in­ter­ve­nían el crá­neo ha­cien­do una in­ci­sión y so­bre­vi­vían”, di­ce Jorge Ar­tu­ro San­tos Fran­co, neu­ro­ci­ru­jano del Hos­pi­tal de Es­pe­cia­li­da­des Cen­tro Mé­di­co Na­cio­nal La Ra­za, en la Ciu­dad de Mé­xi­co, so­bre el tra­ba­jo de John Ve­rano. “To­da­vía en el me­die­vo un crá­neo abier­to era prác­ti­ca­men­te una sen­ten­cia de muer­te, y sin em­bar­go, los in­cas ya lo do­mi­na­ban.” La cues­tión es có­mo lo lo­gra­ron.

La per­fo­ra­ción cra­neal tie­ne un pa­sa­do que se re­mon­ta al Neo­lí­ti­co, sin em­bar­go, has­ta en­tra­do el si­glo XX to­da­vía se rea­li­za­ba en al­gu­nas re­gio­nes de Áfri­ca.

Pre­ci­sa­men­te és­ta fue una de las pri­me­ras in­cóg­ni­tas que sur­gie­ron res­pec­to a la ci­ru­gía del crá­neo en el mun­do an­ti­guo: ¿real­men­te era po­si­ble ope­rar el crá­neo de una per­so­na só­lo con he­rra­mien­tas de pie­dra y sin anes­té­si­cos? No hay que ol­vi­dar que ha­bla­mos de una ci­ru­gía rea­li­za­da en una épo­ca en la que su­pues­ta­men­te se des­co­no­cían mé­to­dos pa­ra ali­viar el do­lor o dor­mir al pa­cien­te du­ran­te el pro­ce­di­mien­to.

In­tri­ga­do por es­to, mé­di­cos co­mo Paul Bro­ca co­men­za­ron una se­rie de ex­pe­ri­men­tos pa­ra ve­ri­fi­car­lo. Bro­ca pri­me­ro usó ca­dá­ve­res hu­ma­nos y más tar­de pe­rros vi­vos. Su ob­je­ti­vo era de­ter­mi­nar el tiem­po que tar­da­ba en ha­cer un hue­co en el crá­neo y si se po­día so­bre­vi­vir a la in­ter­ven­ción. A raíz de sus tra­ba­jos con­clu­yó que, al me­nos du­ran­te la Edad de Pie­dra, las tre­pa­na­cio­nes pro­ba­ble­men­te se rea­li­za­ban en ni­ños an­tes de los 10 años de­bi­do a la fa­ci­li­dad pa­ra in­ter­ve­nir su es­truc­tu­ra cra­neal, ha­cién­do­se­le di­fí­cil su­po­ner que se hu­bie­ran he­cho en adul­tos.

No obs­tan­te, sub­se­cuen­tes ex­pe­ri­men­tos de­mos­tra­rían lo con­tra­rio. Otro ci­ru­jano quien ha pro­ba­do que es po­si­ble en­trar al crá­neo sin ne­ce­si­dad de ins­tru­men­tal mo­derno fue el mé­di­co pe­ruano Esteban Roc­ca. Él qui­so pro­bar si la téc­ni­ca usa­da por los in­cas era efec­ti­va, por lo que a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do prac­ti­có una cra­neo­to­mía en pa­cien­tes vi­vos. La his­tó­ri­ca in­ter­ven­ción de Ro­ca, rea­li­za­da en el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­queo­lo­gía e His­to­ria del Pe­rú y de la cual se cuen­ta con ma­te­rial au­dio­vi­sual, fue rea­li­za­da so­bre dos pa­cien­tes con anes­te­sia ge­ne­ral, usan­do au­tén­ti­co ins­tru­men­tal in­cai­co o prein­cai­co pres­ta­do por el mu­seo. Ro­ca y su equi­po pa­sa­ron tres años es­tu­dian­do crá­neos tre­pa­na­dos pa­ra de­ter­mi­nar el mé­to­do co­rrec­to. Am­bos pa­cien­tes so­bre­vi­vie­ron a la in­ter­ven­ción que les ha­bía to­ma­do só­lo 14 mi­nu­tos, de­mos­tran­do su via­bi­li­dad.

La ra­zón del éxi­to in­ca pu­do de­ber­se, ade­más de a su efec­ti­va téc­ni­ca, a que una vez re­ba­sa­do el cue­ro ca­be­llu­do el hue­so cra­neal no tie­ne re­cep­to­res de do­lor, por lo que la prác­ti­ca pu­do no ha­ber si­do es­pe­cial­men­te trau­má­ti­ca o do­lo­ro­sa una vez que es­ta zo­na fue­ra atra­ve­sa­da (de he­cho, tam­po­co el ce­re­bro tie­ne es­tos re­cep­to­res, per­mi­tien­do rea­li­zar ci­ru­gías en pa­cien­tes des­pier­tos). Ade­más, mu­chas ve­ces es­ta ope­ra­ción se rea­li­za­ba a raíz de un im­pac­to o trau­ma­tis­mo en la zo­na, por lo que par­te del tra­ba­jo –re­ti­rar el cue­ro ca­be­llu­do y co­men­zar a abrir el crá­neo, in­clu­so man­te­ner dó­cil al pa­cien­te– ya es­ta­ba he­cho. De ser ne­ce­sa­rio, los an­ti­guos po­drían ha­ber in­cu­rri­do a dro­gar me­dian­te ex­trac­tos de plan­tas co­mo la co­ca (Eryth­roxy­lum co­ca) o al­coho­li­zar a los su­je­tos a tre­pa­nar.

He­ri­da ex­pues­ta

Aun­que en el ca­so de Roc­ca am­bos in­di­vi­duos so­bre­vi­vie­ron a la in­ter­ven­ción, uno de ellos fa­lle­ció días des­pués a cau­sa de una in­fec­ción. De he­cho, más allá de los pro­ble­mas téc­ni­cos ori­gi­na­dos por la ho­ra­da­ción cra­neal, des­de épo­cas an­ti­guas el prin­ci­pal pro­ble­ma pa­ra la su­per­vi­ven­cia de es­tos pa­cien­tes ha­brían si­do las in­fec­cio­nes.

Has­ta ha­ce po­co és­te era el prin­ci­pal ries­go a la ho­ra de rea­li­zar la que se con­si­de­ra des­cen­dien­te di­rec­ta de las tre­pa­na­cio­nes: la cra­neo­to­mía. És­ta con­sis­te en la ex­tir­pa­ción de par­te del crá­neo (co­no­ci­do co­mo col­ga­jo óseo) pa­ra ac­ce­der al ce­re­bro. A di­fe­ren­cia del tre­pa­na­do hoy se ha­ce me­dian­te se­gue­tas de al­ta ve­lo­ci­dad. Por su­pues­to, ex­pli­ca Ar­tu­ro San­tos, “és­te no es el fin de la in­ter­ven­ción, sino el me­dio pa­ra en­trar en la ca­vi­dad ce­re­bral y ha­cer al­gún pro­ce­di­mien­to, co­mo po­dría ser la exé­ge­sis de un tu­mor, lle­gar a al­gún va­so san­guí­neo ro­to, dre­nar al­gún coá­gu­lo de san­gre, qui­tar un aneu­ris­ma o, an­te una frac­tu­ra o gol­pe, per­mi­tir que el ce­re­bro se des­in­fla­me; al pa­re­cer, los in­cas sa­bían eso”.

De ahí que su rea­li­za­ción en un en­torno es­té­ril sea pri­mor­dial. Eso, au­na­do a los cui­da­dos hos­pi­ta­la­rios que se dan al pa­cien­te, ha­cen que el ries­go de con­traer una in­fec­ción en la piel ca­be­llu­da, el hue­so o el te­ji­do ce­re­bral sea mí­ni­mo: “va del 0.2 a me­nos del 3%”, ex­pli­ca San­tos.

Pe­ro los in­cas, sin con­tar con es­te co­no­ci­mien­to, con­si­guie­ron su­per­vi­ven­cias de me­ses o in­clu­so años des­pués de una in­ter­ven­ción –se han en­con­tra­do crá­neos con más de una tre­pa­na­ción, co­mo el al­ber­ga­do en el Mu­seo Bri­tá­ni­co de Lon­dres con sie­te ori­fi­cios en dis­tin­tos es­ta­dos de

CI­RU­JA­NOS EX­PER­TOS. Los in­cas desa­rro­lla­ron un co­no­ci­mien­to del crá­neo y de los mé­to­dos de tre­pa­na­ción ta­les que lo­gra­ron un al­to gra­do de su­per­vi­ven­cia.

LÚ­GU­BRE PA­SA­DO. Cien­tos de crá­neos fue­ron en­con­tra­dos a fi­nes del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX, re­ve­lan­do que la tre­pa­na­ción fue una prác­ti­ca co­mún, con orí­ge­nes an­te­rio­res al po­de­ro­so Im­pe­rio in­ca. Abajo, Paul Bro­ca, quien exa­mi­nó el pri­mer ca­so de tre­pa­na­ción ava­la­do por la cien­cia.

PA­SA­DO DE LA NEU­RO­CI­RU­GÍA. En es­te dio­ra­ma de 1942, se mues­tra una tre­pa­na­ción neo­lí­ti­ca en pro­ce­so. Se cree que las he­rra­mien­tas uti­li­za­das pa­ra cor­tar el crá­neo po­drían ha­ber si­do pe­der­nal o dien­tes de ani­ma­les. MA­LE­TA PA­RA TRE­PA­NAR. Es­te kit de he­rra­mien­tas pa­ra rea­li­zar in­ter­ven­cio­nes en el crá­neo com­pren­de un tré­pano, una pe­que­ña sie­rra de Hey –ele­men­to co­mún en los ma­le­ti­nes mé­di­cos de los si­glos XVIII y XIX– en­tre otros ins­tru­men­tos en una ca­ja de cao­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.