Ame­na­za la­bo­ral

Una re­mu­ne­ra­ción eco­nó­mi­ca no es lo úni­co que po­drían ad­qui­rir los tra­ba­ja­do­res de al­gu­nas pro­fe­sio­nes, cier­tos fac­to­res po­nen en ries­go su sa­lud e in­clu­so la vi­da en ca­da jor­na­da la­bo­ral.

Muy Interesante (Chile) - - CONTENTS - POR MA­RÍA FERNANDA MO­RA­LES COLÍN

Es­tas pro­fe­sio­nes po­nen en ries­go la sa­lud e in­clu­so la vi­da de los tra­ba­ja­do­res.

Par­te I Da­ño cons­tan­te L

as en­fer­me­da­des y ac­ci­den­tes la­bo­ra­les son tan an­ti­guos co­mo los tra­ba­jos mis­mos. Si pen­sa­mos en los mi­ne­ros de las an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes de Egip­to o Gre­cia, ten­dre­mos un cla­ro ejem­plo de có­mo en es­tos lu­ga­res la se­gu­ri­dad no era una prio­ri­dad. Si al­guien su­fría un per­can­ce y moría, sim­ple­men­te era re­em­pla­za­do por otro, pues ge­ne­ral­men­te eran es­cla­vos. Sin em­bar­go, los ac­ci­den­tes no son el úni­co pe­li­gro. Des­de la An­ti­güe­dad se co­men­za­ron a ha­cer ob­ser­va­cio­nes de có­mo cier­tas la­bo­res po­drían in­fluir en los pa­de­ci­mien­tos que con­traían quie­nes las prac­ti­ca­ban. Por ejem­plo, las pri­me­ras ad­ver­ten­cias en mi­ne­ría fue­ron rea­li­za­das por el quí­mi­co Geor­gius Agri­co­la (1494-1555) y el mé­di­co Pa­ra­cel­so (1493-1541) du­ran­te el si­glo XVI.

Los li­bros del pri­me­ro ha­cen re­fe­ren­cia no so­la­men­te a la cla­si­fi­ca­ción de los mi­ne­ra­les, sino tam­bién a los da­ños a la sa­lud, de­bi­do a que fue mé­di­co del pue­blo mi­ne­ro de Sa­jo­nia, Ale­ma­nia. Afec­cio­nes a las ar­ti­cu­la­cio­nes, ojos y pul­mo­nes, son ma­les con­traí­dos que des­cri­bía en sus ob­ser­va­cio­nes.

Por su par­te, Pa­ra­cel­so en su obra pós­tu­ma De los ofi­cios y en­fer­me­da­des de la mon­ta­ña (1567), tam­bién des­cri­bía da­ños pul­mo­na­res. Sin em­bar­go, fue has­ta 1700 que el mé­di­co Ber­nar­dino Ra­maz­zi­ni (1633-1714) de­di­có un ca­pí­tu­lo de su Tra­ta­do de las en­fer­me­da­des de los ar­te­sa­nos a men­cio­nar y des­cri­bir las do­len­cias que es­ta in­dus­tria cau­sa­ba, en­tre ellas, dis­nea (di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar), ti­sis (tu­bercu­losis), apo­ple­jía (blo­queo de los va­sos san­guí­neos del ce­re­bro por un coá­gu­lo), pa­rá­li­sis, ca­que­xia (es­ta­do de ex­tre­ma des­nu­tri­ción), tu­mo­res en los pies, pér­di­da de los dien­tes, úl­ce­ras en las en­cías y dolores y tem­blo­res en las ar­ti­cu­la­cio­nes. Es­ta pu­bli­ca­ción in­clu­yó 42 pro­fe­sio­nes y po­co a po­co co­men­zó a abar­car más; en la se­gun­da edi­ción de su obra com­pren­dió 54.

Re­vo­lu­ción en la sa­lud

La lle­ga­da de la Re­vo­lu­ción in­dus­trial agre­gó al tra­ba­jo ar­te­sa­nal el uso de ma­qui­na­ria, aun­que ya te­nía bas­tan­tes pe­li­gros. Es­to tra­jo con­si­go otros ries­gos y da­ños a la sa­lud de los obre­ros.

En esa épo­ca dos ter­ce­ras par­tes de la po­bla­ción la­bo­ral es­ta­ban con­for­ma­das por mu­je­res y ni­ños. És­tos eran ex­plo­ta­dos y no se les brin­da­ban las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad ne­ce­sa­rias, por lo que su­frían le­sio­nes, mu­ti­la­cio­nes o re­cu­rren­te­men­te mo­rían en ac­ci­den­tes re­la­cio­na­dos con sus du­ras jor­na­das. Tras es­ta si­tua­ción co­men­za­ron a im­ple­men­tar­se le­yes que pro­te­gie­ran a los tra­ba­ja­do­res.

La mi­ne­ría tam­bién ge­ne­ra­ba gra­ves da­ños, ya que no se con­ta­ba con la se­gu­ri­dad in­dis­pen­sa­ble. En los pri­me­ros años, los mi­ne­ros in­clu­so en­tra­ban so­la­men­te con ta­pa­rra­bos, de­bi­do al ca­lor que se sen­tía con­for­me se aden­tra­ban en la ex­ca­va­ción, de­jan­do a un la­do cual­quier ti­po de pro­tec­ción pa­ra su piel, sis­te­ma res­pi­ra­to­rio o vi­sión.

Un pa­de­ci­mien­to re­la­cio­na­do con es­ta in­dus­tria, y que in­clu­so se in­clu­ye en la lis­ta de en­fer­me­da­des la­bo­ra­les de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (re­vi­sa­da por úl­ti­ma vez en 2010), es el nis­tag­mo. Es­te tér­mino se usa pa­ra des­cri­bir una se­rie de mo­vi­mien­tos rá­pi­dos e in­vo­lun­ta­rios de los ojos que ge­ne­ral­men­te se dan de la­do a la­do, pe­ro tam­bién pue­den ser de arri­ba ha­cia abajo o de for­ma cir­cu­lar.

Es­te mal es cau­sa­do por pa­sar mu­chas ho­ras en la os­cu­ri­dad, ya que la mi­ne­ría tie­ne es­ca­sa ilu­mi­na­ción. Es­ta cir­cuns­tan­cia pro­vo­ca que los co­nos (cé­lu­las pa­ra ver en co­lor) de la re­ti­na no sean es­ti­mu­la­dos y so­la­men­te la luz lle­gue a los bas­to­nes (cé­lu­las de vi­sión en blan­co-ne­gro) que es­tán en la pe­ri­fe­ria de la re­ti­na. Es­to ha­ce que la per­so­na in­ten­te en­fo­car mo­vien­do el ojo de un la­do a otro. Es­ta en­fer­me­dad es po­co fre­cuen­te, aun­que ha si­do re­gis­tra­da en tra­ba­ja­do­res de mi­nas de car­bón so­bre to­do en Reino Uni­do.

A pe­sar de que con el pa­so de los años se ha tra­ba­ja­do en me­jo­rar la se­gu­ri­dad y las con­di­cio­nes la­bo­ra­les, aún en la ac­tua­li­dad que­da mu­cho por ha­cer. De acuer­do con la Unión Obre­ra de la Cons­truc­ción de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (UOCRA), en la pe­que­ña mi­ne­ría y en las can­te­ras, por lo ge­ne­ral, la ta­sa de ac­ci­den­tes es en­tre seis y sie­te ve­ces más ele­va­da que en las gran­des ex­plo­ta­cio­nes.

Los tra­ba­ja­do­res de es­ta in­dus­tria es­tán ex­pues­tos a con­ta­mi­nan­tes quí­mi­cos co­mo la sí­li­ce, el pol­vo de car­bón, los ga­ses que se des­pren­den de las vo­la­du­ras, e in­clu­so a rui­do, agen­tes in­fec­cio­sos y fa­ti­ga mus­cu­lar por pa­sar lar­gos pe­rio­dos con pos­tu­ras inade­cua­das. Se­gún la UOCRA, un mi­ne­ro tie­ne una pro­ba­bi­li­dad 2.6 ve­ces ma­yor de mo­rir a con­se­cuen­cia de un ac­ci­den­te la­bo­ral que el tra­ba­ja­dor de cual­quier otra ra­ma pro­duc­ti­va.

Las vi­bra­cio­nes que se re­gis­tran du­ran­te la ex­plo­ta­ción tam­bién pro­vo­can da­ños a la sa­lud. És­tas son trans­mi­ti­das a to­do el cuer­po a tra­vés de los asien­tos de los vehícu­los mi­ne­ros, y al ha­cer­lo de for­ma cons­tan­te son ca­pa­ces de pro­vo­car pro­ble­mas os­teo­mus­cu­la­res, en­tre los que des­ta­can lum­bal­gias (do­lor en la par­te ba­ja de la es­pal­da), lum­bo­ciá­ti­cas (do­lor a lo lar­go del ner­vio ciá­ti­co) y her­nias dis­ca­les (cuan­do el dis­co de la co­lum­na es­tá de­bi­li­ta­do y pre­sio­na los ner­vios y la mé­du­la es­pi­nal).

Som­bre­re­ro lo­co

Des­de el si­glo XVII has­ta fi­na­les del XIX, hu­bo otra ac­ti­vi­dad que de­jó gra­ves da­ños a la sa­lud. Los fa­bri­can­tes ar­te­sa­na­les de som­bre­ros usa­ban ni­tra­to de mer­cu­rio pa­ra tra­tar las pie­les con las que ela­bo­ra­ban es­ta pren­da, y que fue­ran más sua­ves. El pro­ce­so ge­ne­ra­ba va­po­res tó­xi­cos, que su­ma­dos a los ta­lle­res con ma­la ven­ti­la­ción y el no con­tar con me­di­das pre­ven­ti­vas, pro­vo­ca­ban hi­drar­gi­ris­mo, una en­fer­me­dad cau­sa­da por la in­to­xi­ca­ción de mer­cu­rio, la cual tie­ne una sin­to­ma­to­lo­gía que pue­de con­fun­dir­se con lo­cu­ra.

Es­tos sín­to­mas sue­len ser, por ejem­plo, hi­per­ac­ti­vi­dad, des­equi­li­brio emo­cio­nal, in­som­nio, pér­di­da de la me­mo­ria, tem­blo­res y de­men­cia; al­gu­nos de ellos re­la­cio­na­dos con la acu­mu­la­ción de se­ro­to­ni­na, ya que el mer­cu­rio in­hi­be la fun­ción de las en­zi­mas en­car­ga­das de re­gu­lar es­ta sus­tan­cia química.

Pe­se al pe­li­gro que es­ta téc­ni­ca cau­sa­ba, era co­mún­men­te usa­da, prin­ci­pal­men­te en Fran­cia e In­gla­te­rra, de­bi­do a que lo­gra­ba que las ca­pas de pe­lo se aco­mo­da­ran me­jor en los mol­des có­ni­cos de los som­bre­ros, aun­que de­ja­ba un tono anaran­ja­do.

El hi­drar­gi­ris­mo, sin em­bar­go, no era ex­clu­si­vo de los som­bre­re­ros, tam­bién so­lía pre­sen­tar­se en obre­ros de mi­nas

El nis­tag­mo de mi­ne­ros es­tá en la lis­ta de en­fer­me­da­des

la­bo­ra­les de la OIT.

de mer­cu­rio, quie­nes a cau­sa de es­te me­tal, fre­cuen­te­men­te pre­sen­ta­ban tras­tor­nos en el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, le­sio­nes re­na­les y per­tur­ba­cio­nes en la con­duc­ta.

Tic­tac, tic­tac...

Otro ac­ce­so­rio que igual­men­te pro­vo­có gra­ves da­ños a la sa­lud de quie­nes lo ela­bo­ra­ban eran los re­lo­jes que bri­lla­ban en la os­cu­ri­dad y que tu­vie­ron gran au­ge du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial (1914-1918). És­tos fue­ron crea­dos por la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se US Ra­dium Cor­po­ra­tion, con se­de en Nue­va Jer­sey, Es­ta­dos Uni­dos, en­tre 1917 y 1926, y cau­sa­ron la muer­te de las tra­ba­ja­do­ras que los pin­ta­ron.

Es­tos re­lo­jes te­nían una tin­ta fluo­res­cen­te lla­ma­da Un­dark, la cual es­ta­ba com­pues­ta, so­bre to­do, por sa­les de ra­dio, y que re­sul­tó gra­ve­men­te tó­xi­ca pa­ra las mu­je­res que par­ti­ci­pa­ban en su ela­bo­ra­ción. En su tiem­po li­bre, las em­plea­das pin­ta­ban sus uñas con di­cha tin­ta pa­ra di­ver­tir­se, pe­ro sin ima­gi­nar que es­ta ac­ción pro­vo­ca­ría gra­ves da­ños a su sa­lud.

Du­ran­te las ho­ras la­bo­ra­les lo úni­co que uti­li­za­ban pa­ra pro­te­ger­se eran mas­ca­ri­llas y guan­tes, pe­se a que la em­pre­sa sa­bía so­bre el com­po­nen­te no­ci­vo que se ma­ni­pu­la­ba en sus ins­ta­la­cio­nes. Ade­más, usa­ban sus la­bios y len­gua pa­ra afi­nar los pin­ce­les con los que pin­ta­ban los nú­me­ros de los re­lo­jes.

A par­tir de 1920, las tra­ba­ja­do­ras co­men­za­ron a in­for­mar so­bre pro­ble­mas de sa­lud, que más tar­de fue­ron aso­cia­dos a la ex­po­si­ción al ra­dio: en­tre ellos pre­sen­ta­ron pér­di­da del ape­ti­to, dia­rrea, des­hi­dra­ta­ción, san­gra­dos, caí­da de los dien­tes y es­ta­do de shock. Du­ran­te la dé­ca­da si­guien­te mu­chas mu­rie­ron, aun­que ya ha­bían de­ja­do de la­bo­rar en la com­pa­ñía.

Un per­so­na­je re­pre­sen­ta­ti­vo de es­te ca­so fue Gra­ce Fr­yer, quien te­nía un nue­vo em­pleo co­mo ca­je­ra de un ban­co y al caér­se­le los dien­tes sin una ra­zón apa­ren­te bus­có ayu­da mé­di­ca; se le diag­nos­ti­có que su man­dí­bu­la es­ta­ba en pu­tre­fac­ción y con agu­je­ros. Al des­cu­brir­se que fue a con­se­cuen­cia de la ex­po­si­ción al ra­dio, bus­có a sus ex­com­pa­ñe­ras, pe­ro mu­chas de ellas ya es­ta­ban muer­tas o a pun­to de pe­re­cer. Sin em­bar­go, lo­gró con­ven­cer a cua­tro de ellas y de­man­da­ron a la em­pre­sa.

Aun­que al prin­ci­pio la que­re­lla no tu­vo im­pac­to y la cor­po­ra­ción in­ten­tó mer­mar­la so­bor­nan­do a mé­di­cos y ocul­tan­do in­for­mes ofi­cia­les, la pre­sión me­diá­ti­ca por par­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, hi­zo que tu­vie­ra éxi­to y una re­so­lu­ción en 1928. Tan­to Fr­yer co­mo las mu­je­res que lu­cha­ron con ella lle­ga­ron a co­no­cer­se co­mo “The Ra­dium Girls”, y su muer­te no fue en vano, ya que sus es­fuer­zos tra­je­ron con­si­go años más tar­de el es­ta­ble­ci­mien­to de pro­tec­ción le­gis­la­ti­va pa­ra los tra­ba­ja­do­res con­tra las en­fer­me­da­des in­dus­tria­les.

PE­LI­GRO EN LAS CA­VER­NAS Des­de sus ini­cios la mi­ne­ría ha re­pre­sen­ta­do un gra­ve pe­li­gro pa­ra quie­nes la prac­ti­can.

HO­RA DE MUER­TE Las tra­ba­ja­do­ras de la fá­bri­ca de re­lo­jes US Ra­dium Cor­po­ra­tion es­ta­ban ex­pues­tas a la pin­tu­ra Un­dark, que te­nía sa­les de ra­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.