El úl­ti­mo via­je del Horror

El re­cien­te es­treno de la se­rie de te­le­vi­sión The Te­rror de­vuel­ve a la ac­tua­li­dad el trá­gi­co in­ten­to del ex­plo­ra­dor John Fran­klin por des­cu­brir el Pa­so del No­roes­te. Una his­to­ria mar­ca­da por gé­li­das tem­pe­ra­tu­ras y ca­ni­ba­lis­mo.

Muy Interesante (Chile) - - CONTENTS - Por Ro­ber­to Piorno

Unos de los más gran­des mis­te­rios de la era de los ex­plo­ra­do­res: la muer­te de John Fran­klin y sus hom­bres. Un ca­so digno de re­cor­dar.

La úl­ti­ma vez que los tri­pu­lan­tes del Ere­bus y el Te­rror fue­ron vis­tos con vi­da fue en agos­to de 1845. Dos bar­cos ba­lle­ne­ros que ca­za­ban ce­tá­ceos en el Ár­ti­co avis­ta­ron a los dos bu­ques que na­ve­ga­ban, guia­dos por el ca­pi­tán de la Ma­ri­na Real bri­tá­ni­ca John Fran­klin (1786– 1847), en bus­ca del Pa­so del No­roes­te, una vía a tra­vés del Ár­ti­co ame­ri­cano que per­mi­tie­ra cu­brir el tra­yec­to en­tre el Atlán­ti­co y el Pa­cí­fi­co, evi­tan­do así el lar­go ro­deo que im­pli­ca­ba do­blar el ca­bo de Hor­nos y el ca­bo de Bue­na Es­pe­ran­za, en el ex­tre­mo sur de Amé­ri­ca y Áfri­ca res­pec­ti­va­men­te. Des­de en­ton­ces na­die vol­vió a te­ner no­ti­cias del des­tino de los bar­cos de Fran­klin ni de la suer­te de sus tri­pu­lan­tes, en­gu­lli­dos mis­te­rio­sa­men­te por la na­da he­la­da que im­pe­ra en las hos­ti­les aguas del Ár­ti­co.

Tras nue­ve años de in­ce­san­te bús­que­da de su­per­vi­vien­tes o de pis­tas so­bre lo su­ce­di­do a Fran­klin y sus hom­bres, el go­bierno bri­tá­ni­co dio ofi­cial­men­te por muer­tos a los 129 in­fe­li­ces que se es­fu­ma­ron sin de­jar hue­lla, en­te­rran­do con ellos el sue­ño in­glés por el más an­sia­do des­cu­bri­mien­to geo­grá­fi­co del si­glo XIX. De las múl­ti­ples ex­pe­di­cio­nes de res­ca­te fle­ta­das por el al­mi­ran­taz­go bri­tá­ni­co, la li­de­ra­da por John Rae, un cur­ti­do ex­plo­ra­dor es­co­cés, se to­pó en 1854 con las pri­me­ras evi­den­cias de lo su­ce­di­do.

Rae re­ca­bó in­for­ma­ción de pri­me­ra mano gra­cias al tes­ti­mo­nio de los inuits que ase­gu­ra­ban –ofre­cien­do ob­je­tos per­so­na­les res­ca­ta­dos del hie­lo co­mo prue­ba– que to­dos los miem­bros de la tri­pu­la­ción del Ere­bus y del Te­rror ha­bían fa­lle­ci­do. Más es­ca­lo­frian­te aún: ha­bían re­cu­rri­do al ca­ni­ba­lis­mo en un de­ses­pe­ra­do in­ten­to por sal­var sus vi­das. In­gla­te­rra dio por bueno el in­for­me y re­com­pen­só con 10,000 li­bras a Rae. Se ce­rra­ba así el “ex­pe­dien­te” Fran­klin, al cual el go­bierno bri­tá­ni­co ha­bía de­di­ca­do in­gen­tes re­cur­sos pa­ra su re­so­lu­ción.

El fan­tas­ma de Fran­klin

An­te la ma­yor tra­ge­dia su­fri­da por una ex­pe­di­ción geo­grá­fi­ca con ban­de­ra in­gle­sa en su his­to­ria, un es­ca­lo­frío sa­cu­dió al país. Só­lo una mu­jer te­naz y des­tro­za­da, Lady Ja­ne Fran­klin, es­po­sa del ma­lo­gra­do ca­pi­tán, dio la es­pal­da a la ver­sión ofi­cial, en­con­tran­do fon­dos pa­ra or­ga­ni­zar su­ce­si­vos via­jes, ya sin el apo­yo del go­bierno bri­tá­ni­co, con­ven­ci­da de que su ma­ri­do se­guía con vi­da. Es­ta­ba equi­vo­ca­da, pe­ro sin evi­den­cias ma­te­ria­les que co­rro­bo­ra­ran la muer­te de Fran­klin y sus hom­bres, no se da­ría por ven­ci­da.

Así, el via­je mal­di­to del Te­rror y el Ere­bus en pos de una de las úl­ti­mas fron­te­ras geo­grá­fi­cas aún por ex­plo­rar, se con­vir­tió en le­yen­da. Na­die sa­be con cer­te­za, ni aún hoy, qué ocu­rrió exac­ta­men­te a par­tir de agos­to de 1845 con los in­te­gran­tes de la tra­ve­sía. El de­sen­la­ce se pa­re­ce más a un cuen­to de te­rror que a una cró­ni­ca de ex­plo­ra­ción fa­lli­da. Y aun­que la ar­queo­lo­gía ha pro­por­cio­na­do pis­tas ex­tra­or­di­na­ria­men­te va­lio­sas acerca del fa­tal de­sen­la­ce, só­lo po­de­mos es­pe­cu­lar so­bre los tor­men­tos su­fri­dos por los úl­ti­mos su­per­vi­vien­tes aban­do­na­dos a su suer­te y en­fren­ta­dos al pai­sa­je y al cli­ma más hos­til del pla­ne­ta.

El es­treno en mar­zo de es­te mis­mo año de la se­rie de te­le­vi­sión The Te­rror, ba­sa­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma del es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se Dan Sim­mons, es­pe­cu­la

con to­ques “fan­ta­cien­tí­fi­cos” la suer­te co­rri­da por Fran­klin y su tri­pu­la­ción, re­vi­vien­do en to­do el mun­do el in­te­rés por una tra­ge­dia ma­rí­ti­ma só­lo com­pa­ra­ble, en cuan­to a su re­per­cu­sión his­tó­ri­ca y me­diá­ti­ca, con el hun­di­mien­to del Ti­ta­nic.

El HMS Ere­bus y el HMS Te­rror se hi­cie­ron a la mar el 19 de ma­yo de 1845. Pe­ro, en reali­dad, la his­to­ria de es­ta le­gen­da­ria mar­cha arran­ca va­rias dé­ca­das an­tes. La ex­plo­ra­ción del Pa­so del No­roes­te y la con­quis­ta del Po­lo Nor­te se ha­bían con­ver­ti­do en una ob­se­sión pa­ra In­gla­te­rra, ca­si una cues­tión de Es­ta­do. Pa­ra sa­tis­fa­cer am­bos ob­je­ti­vos la Ma­ri­na Real bri­tá­ni­ca otor­gó ple­nos po­de­res a John Ba­rrow, se­gun­do se­cre­ta­rio del al­mi­ran­taz­go. Ba­rrow no era mi­li­tar, sino cien­tí­fi­co, un ave­za­do ex­plo­ra­dor que ha­bía par­ti­ci­pa­do en im­por­tan­tes ex­pe­di­cio­nes en Su­dá­fri­ca. Per­ma­ne­ció cua­tro dé­ca­das en el car­go, y or­ga­ni­zó de­ce­nas de via­jes a las aguas po­la­res. Es­ta­ba con­ven­ci­do de que la con­quis­ta del Pa­so del No­roes­te se­ría un pa­seo triun­fal pa­ra la Ro­yal Navy, y que la em­pre­sa se lo­gra­ría en só­lo un pu­ña­do de me­ses.

No tar­da­ría en com­pro­bar has­ta qué pun­to es­ta­ba equi­vo­ca­do: su­ce­si­vas ex­pe­di­cio­nes li­de­ra­das por ex­plo­ra­do­res de la ta­lla de Ed­ward Parry, John Ross (cu­ya tra­ve­sía por el Ár­ti­co fue una he­roi­ca odi­sea de su­per­vi­ven­cia, és­ta, sin em­bar­go, con fi­nal fe­liz) o Geor­ge Back, de­mos­tra­ron que el hie­lo que cu­bría las aguas del Ár­ti­co ame­ri­cano era un obs­tácu­lo in­su­pe­ra­ble pa­ra los bu­ques in­gle­ses. Una y otra vez cho­ca­ban con­tra el mu­ro de ice­bergs. Sin em­bar­go, nin­gu­na ex­pe­di­ción fue en bal­de. Pa­ra 1845, el año de la fa­tí­di­ca tra­ve­sía de Fran­klin, bue­na par­te del Ár­ti­co ca­na­dien­se ha­bía si­do ya na­ve­ga­do, ex­plo­ra­do y opor­tu­na­men­te car­to­gra­fia­do.

Una ex­pe­di­ción de épo­ca

En nin­gún mo­do el Ere­bus y el Te­rror se di­ri­gían, pues, a aguas ig­no­tas. Pe­ro el in­vierno ár­ti­co era un desafío ex­tra­or­di­na­rio pa­ra cual­quier em­bar­ca­ción, por mo­der­na que fue­ra y bien per­tre­cha­da que es­tu­vie­ra. Las ex­pe­di­cio­nes ár­ti­cas de la Ro­yal Navy ya se ha­bían co­bra­do mu­chas vi­das a cau­sa del es­cor­bu­to, mal pro­vo­ca­do por el dé­fi­cit de con­su­mo de ali­men­tos fres­cos que, en un rin­cón tan in­hós­pi­to co­mo el Ár­ti­co, eran un lu­jo más que es­ca­so.

Ba­rrow no po­día ocul­tar su de­cep­ción: era un oc­to­ge­na­rio con su ju­bi­la­ción en puer­ta y que­ría a cual­quier pre­cio la con­quis­ta del Pa­so del No­roes­te pa­ra In­gla­te­rra. Sin ren­dir­se, op­tó por or­ga­ni­zar una nue­va ex­pe­di­ción, en 1845, con to­dos los me­dios tec­no­ló­gi­cos y los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra lo­grar de una vez por to­das el ob­je­ti­vo.

John Fran­klin era el úl­ti­mo en una lis­ta de nom­bres ilus­tres, can­di­da­tos a li­de­rar la aza­ña. Las op­cio­nes prio­ri­ta­rias pa­ra Ba­rrow eran Ed­ward Parry y Ja­mes Clark Ross, hi­jo de John Ross, quien ha­bía par­ti­ci­pa­do en la ex­plo­ra­ción ár­ti­ca de su pa­dre y que se ha­bía dis­tin­gui­do co­mo un mag­ní­fi­co ofi­cial y des­cu­bri­dor car­to­gra­fian­do la An­tár­ti­da. Pe­ro am­bos res­pon­die­ron ne­ga­ti­va­men­te a la ofer­ta. Parry no que­ría, ni por lo más re­mo­to, re­gre­sar al Ár­ti­co, y Ross ha­bía pro­me­ti­do a su mu­jer que las ex­pe­di­cio­nes al ex­tre­mo sur y al ex­tre­mo nor­te eran co­sa del pa­sa­do.

Fi­nal­men­te Ba­rrow se de­ci­dió por John Fran­klin sin el me­nor en­tu­sias­mo, pe­ro obli­ga­do por las cir­cuns­tan­cias. Pe­se a los re­ce­los del se­gun­do se­cre­ta­rio del al­mi­ran­taz­go, Fran­klin era un ex­plo­ra­dor ex­per­to, aun­que sin gran­des éxi­tos en su ha­ber, y co­no­cía bien las aguas del Ár­ti­co. Ha­bía par­ti­ci­pa­do en dos ex­pe­di­cio­nes a esa re­gión, la se­gun­da en 1819 en ca­li­dad de co­man­dan­te en je­fe, y pu­do des­cu­brir en car­ne pro­pia la ex­tra­or­di­na­ria hos­ti­li­dad

El es­tu­dio os­teo­ló­gi­co con­fir­mó la pre­sen­cia de mar­cas en los hue­sos pro­du­ci­dos por ob­je­tos cor­tan­tes, con­fir­ma­ción de ca­ni­ba­lis­mo en­tre los úl­ti­mos su­per­vi­vien­tes.

del in­hós­pi­to nor­te. Fran­klin per­ma­ne­ció tres lar­gos años atra­pa­do en el hie­lo, y la tri­pu­la­ción su­frió nu­me­ro­sas ba­jas. Fi­nal­men­te fue­ron res­ca­ta­dos, aun­que el re­gre­so a In­gla­te­rra no fue pre­ci­sa­men­te glo­rio­so pa­ra él, da­do que co­men­zó a ser co­no­ci­do co­mo “el hom­bre que se co­mió sus bo­tas”. Al pa­re­cer, de tal gra­do ha­bían si­do el ham­bre y las pri­va­cio­nes (co­rrían ru­mo­res in­clu­so de ac­tos de ca­ni­ba­lis­mo en­tre la tri­pu­la­ción), que Fran­klin ha­bría aca­ba­do por co­mer­se su pan­ta­lón de cue­ro, cin­tu­rón y za­pa­tos. Aun así era un ma­rino y un ex­plo­ra­dor ex­per­to, por lo que los au­gu­rios de ca­ra a la ex­pe­di­ción de 1845 eran di­fí­cil­men­te me­jo­ra­bles.

Mal tiem­po

Só­lo la si­nies­tra los más pre­mo­ni­ción su­pers­ti­cio­sos que re­pa­ra­rían arras­tra­ba en el via­je a tra­vés del nom­bre de los dos bar­cos que com­po­nían la flo­ti­lla: el HMS Te­rror y el HMS Ere­bus (Ere­bus es el dios grie­go de la os­cu­ri­dad). Se tra­ta­ba de dos bu­ques de gue­rra per­fec­ta­men­te adap­ta­dos a sus nue­vas fun­cio­nes, con la proa re­ves­ti­da de hie­rro pa­ra en­fren­tar­se al hie­lo, ca­le­fac­ción en los ca­ma­ro­tes y, gra­cias a la pre­vi­sión de Fran­klin, do­ta­dos de cal­de­ras de lo­co­mo­to­ras pa­ra po­der na­ve­gar a va­por en ca­so de que los vien­tos no fue­ran be­né­fi­cos. Las dos na­ves con­ta­ban con to­da cla­se de co­mo­di­da­des a bor­do. Es­ta­ban pre­pa­ra­das pa­ra cual­quier con­tra­tiem­po y en­fren­tar­se, en el peor de los es­ce­na­rios, a uno o más in­vier­nos en­ca­lla­dos en­tre los hie­los del Ár­ti­co. La ex­pe­di­ción zar­pó fi­nal­men­te del puer­to de Green­hit­he, en In­gla­te­rra, la ma­ña­na del 19 de ma­yo, com­pues­ta por 134 hom­bres al man­do de John Fran­klin. Fran­cis Cro­zier y Ja­mes Fitz­ja­mes eran los ca­pi­ta­nes a car­go del Te­rror y el Ere­bus res­pec­ti­va­men­te. Tras ha­cer es­ca­la en las Or­ca­das y en Groen­lan­dia, don­de se pres­cin­dió de cin­co tri­pu­lan­tes, que­dan­do el nú­me­ro en 129, lle­ga­ron en agos­to a la bahía de Baf­fin, don­de atra­ca­ron en es­pe­ra de me­jo­res con­di­cio­nes me­te­ro­ló­gi­cas pa­ra aden­trar­se en el ac­ci­den­ta­do Pa­so del No­roes­te. Jus­to ahí fue­ron avis­ta­dos por úl­ti­ma vez. Nun­ca más se vol­vió a te­ner no­ti­cia de ellos.

En 1857, el ex­plo­ra­dor ir­lan­dés Leo­pold McC­lin­tock co­man­dó una ex­pe­di­ción cu­yos fon­dos ha­bían si­do ob­te­ni­dos gra­cias a la obs­ti­na­ción de Ja­ne Fran­klin, quien se ne­ga­ba a asu­mir las te­sis del go­bierno bri­tá­ni­co que da­ban a su ma­ri­do por muer­to. McC­lin­tock re­gre­só con las peo­res no­ti­cias: a lo lar­go de su ex­pe­di­ción en la is­la del Rey Gui­ller­mo, don­de se con­cen­tra­ba to­da la bús­que­da y cu­yas tem­pe­ra­tu­ras nun­ca su­pe­ran los 10 gra­dos ba­jo ce­ro, res­ca­tó del hie­lo los pri­me­ros ca­dá­ve­res de la mi­sión ex­pe­di­cio­na­ria y, tan­to o más im­por­tan­te, en­con­tró una no­ta es­cri­ta por Cro­zier y Fitz­ja­mes acerca de los mo­vi­mien­tos de los bar­cos y de su tri­pu­la­ción pre­vios a su trá­gi­co fi­nal. Sa­be­mos que Fran­klin y sus hom­bres pa­sa­ron el in­vierno de 1845-46 en la is­la Bee­chey, don­de al pa­re­cer mu­rie­ron los tres pri­me­ros tri­pu­lan­tes. En sep­tiem­bre de 1846 am­bos bu­ques que­da­ron de­fi­ni­ti­va­men­te atra­pa­dos en­tre los hie­los en las pro­xi­mi­da­des de la is­la del Rey Gui­ller­mo. Ahí ter­mi­nó el via­je por mar.

Nue­ve me­ses des­pués, el 11 de ju­nio de 1847, y siem­pre se­gún la in­for­ma­ción re­co­gi­da en la no­ta, John Fran­klin ha­bría fa­lle­ci­do. El cal­va­rio, no obs­tan­te, ape­nas em­pe­za­ba. Los tri­pu­lan­tes del Ere­bus y el Te­rror pa­sa­ron los si­guien­tes dos in­vier­nos a bor­do de los bu­ques, atra­pa­dos en el hie­lo has­ta que fi­nal­men­te, en abril de 1848, por ra­zo­nes que no co­no­ce­mos, Cro­zier to­mó una fa­tí­di­ca de­ci­sión. El tes­ti­mo­nio de los inuits con los que se en­tre­vis­tó John Rae en 1854, fue co­rro­bo­ra­do por el con­te­ni­do

del ma­nus­cri­to: aún que­da­ban 105 hom­bres vi­vos (“só­lo” ha­bían fa­lle­ci­do 24, in­clui­do el pro­pio Fran­klin), en tan­to, por al­gu­na ra­zón, es­pe­rar en los bu­ques ya no era op­ción pa­ra los su­per­vi­vien­tes, por lo que aban­do­na­ron los bar­cos y se en­ca­mi­na­ron a pie en di­rec­ción al río Back. Ahí se ubi­ca­ba un pe­que­ño pues­to co­mer­cial don­de es­pe­ra­ban en­con­trar au­xi­lio. Pa­ra lle­gar has­ta él te­nían que atra­ve­sar la is­la del Rey Gui­ller­mo de pun­ta a pun­ta. Lo que al pa­re­cer vie­ron los inuits fue un es­pec­tácu­lo dan­tes­co: un con­voy de hom­bres fa­mé­li­cos, de­ma­cra­dos y des­den­ta­dos va­gan­do por el hie­lo de­ses­pe­ra­dos, en el um­bral de la muer­te, co­mién­do­se a los muer­tos pa­ra po­der so­bre­vi­vir.

La ex­pe­di­ción Fran­klin ha si­do el peor desas­tre en la his­to­ria de la ex­plo­ra­ción po­lar bri­tá­ni­ca.

Un de­sen­la­ce si­nies­tro

Lo que si­guió lue­go de aban­do­nar los bar­cos y la cau­sa de su muer­te si­guen sien­do mis­te­rios sin re­sol­ver. Los pri­me­ros cuer­pos sin vi­da de la tri­pu­la­ción del Te­rror y el Ere­bus se lo­ca­li­za­ron en la ex­pe­di­ción de res­ca­te de 1850, mien­tras que en la de 1854, en­tre nue­vos ca­dá­ve­res re­cu­pe­ra­dos se ha­lló a Co­zier. No hay ni una so­la pis­ta de lo que ocu­rrió con Fitz­ja­mes, ni con la gran ma­yo­ría de los 105 que aban­do­na­ron los bar­cos.

Los inuit re­la­ta­ron que la ex­pe­di­ción aca­bó en ma­tan­za, con cuer­pos de­ca­pi­ta­dos y mo­ri­bun­dos sor­bien­do los ce­re­bros y re­ba­ñan­do la car­ne de los hue­sos de los caí­dos. Si el re­la­to es­tá ador­na­do por el fol­clor lo­cal (mu­chos lu­ga­re­ños creen que la re­gión es­tá mal­di­ta por cul­pa de es­te si­nies­tro epi­so­dio, y que só­lo el ha­llaz­go de Fran­klin y las de­más víc­ti­mas po­drá “lim­piar” el lu­gar) es al­go que no po­de­mos sa­ber.

Con to­do, las ex­ca­va­cio­nes lle­va­das a ca­bo más de un si­glo des­pués, en 1981, du­ran­te la pri­me­ra ex­pe­di­ción cien­tí­fi­co-ar­queo­ló­gi­ca en la zo­na, li­de­ra­da por el pro­fe­sor de Antropología, el ca­na­dien­se Owen Beat­tie, per­mi­tie­ron lo­ca­li­zar nue­vos res­tos óseos atri­bui­dos a es­tos hom­bres. El es­tu­dio os­teo­ló­gi­co con­fir­mó in­di­cios cla­ros de es­cor­bu­to, pe­ro tam­bién pre­sen­cia de mar­cas en los hue­sos, pro­du­ci­dos por ob­je­tos cor­tan­tes, que se­rían la con­fir­ma­ción de ca­ni­ba­lis­mo en­tre los úl­ti­mos su­per­vi­vien­tes.

Ade­más, a par­tir de un pro­fun­do aná­li­sis quí­mi­co se de­tec­tó una con­cen­tra­ción anó­ma­la de plo­mo, 10 ve­ces su­pe­rior a la me­dia, en los res­tos óseos. Beat­tie des­cu­brió un pa­trón de­fec­tuo­so en las sol­da­du­ras de plo­mo de las la­tas de co­mi­da re­cu­pe­ra­das. Al pa­re­cer, las con­ser­vas se ela­bo­ra­ron a to­da pri­sa an­tes del via­je, de mo­do que el plo­mo go­tea­ba en su in­te­rior, mez­clán­do­se con el ali­men­to. Beat­tie con­clu­yó que el en­ve­ne­na­mien­to por plo­mo su­ma­do al es­cor­bu­to pu­die­ron ser las prin­ci­pa­les cau­sas de mor­ta­li­dad en am­bas na­ves. De­bi­li­ta­dos e in­to­xi­ca­dos, los úl­ti­mos su­per­vi­vien­tes de­ci­die­ron aban­do­nar el bar­co lan­zán­do­se en una de­ses­pe­ra­da bús­que­da de ayu­da.

No obs­tan­te, es­tu­dios más re­cien­tes efec­tua­dos so­bre los cuer­pos re­cu­pe­ra­dos apun­tan a la en­fer­me­dad de Ad­di­son (re­la­cio­na­da con la tu­bercu­losis) co­mo la cau­sa más pro­ba­ble de muer­te. De es­ta ma­ne­ra el es­cor­bu­to y la in­to­xi­ca­ción ha­brían si­do agra­van­tes que azo­ta­ron la ya de­li­ca­da sa­lud de los hom­bres de Fran­klin.

El rom­pe­ca­be­zas ca­da vez es­tá más cer­ca de re­sol­ver­se. En 2014, tras un ex­haus­ti­vo ras­treo del fon­do ma­rino en las pro­xi­mi­da­des de la is­la del Rey Gui­ller­mo (en el ar­chi­pié­la­go ár­ti­co ca­na­dien­se), gra­cias a un ro­bot ma­rino lla­ma­do Ar­ctic Ex­plo­rer, una ex­pe­di­ción ca­na­dien­se dio fi­nal­men­te, tras más de un si­glo y me­dio de in­ce­san­te bús­que­da, con los res­tos hun­di­dos del Ere­bus a 11 me­tros de pro­fun­di­dad, en el gol­fo de la Rei­na Maud.

Dos años des­pués to­có el turno al Te­rror, lo­ca­li­za­do en la bahía Te­rror, a la que el pro­pio bu­que dio su nom­bre en el si­glo XIX. Pa­ra sor­pre­sa de los ex­per­tos el pe­cio se ha­lló a ca­si cien ki­ló­me­tros del lu­gar en el que se en­con­tra­ra la no­ta ma­nus­cri­ta de Cro­zier, si­tio en el que pre­sun­ta­men­te des­em­bar­ca­ron por úl­ti­ma vez los res­tan­tes miem­bros del gru­po an­tes de en­fren­tar­se al in­fierno de hie­lo. Qui­zá el bu­que fue­ra des­pla­za­do por el em­pu­je de los hie­los –al­go po­co pro­ba­ble–, o tal vez al­guno de los su­per­vi­vien­tes re­gre­só al bar­co rea­li­zan­do un úl­ti­mo in­ten­to de na­ve­gar ha­cia aguas se­gu­ras. En la ac­tua­li­dad las in­da­ga­cio­nes con­ti­núan. Nue­vos da­tos qui­zá per­mi­tan per­fi­lar los he­chos con ma­yor pre­ci­sión, acla­ran­do el más fas­ci­nan­te y si­nies­tro mis­te­rio de la era de las gran­des ex­plo­ra­cio­nes.

A BOR­DO. Gra­ba­do que mues­tra a los bu­ques Ere­bus y Te­rror. De­re­cha: acua­re­la con el HMS Te­rror atra­pa­do en hie­lo.

MA­SA­CRE. El pin­tor W. Tho­mas Smith mues­tra la ago­nía de los miem­bros de la ex­pe­di­ción Fran­klin tra­tan­do de so­bre­vi­vir.

CON­GE­LA­DO. Ar­queó­lo­gos lo­ca­li­za­ron en aguas ca­na­dien­ses las rui­nas de los bar­cos de la ex­pe­di­ción Fran­klin.

CA­TAS­TRÓ­FI­CA EX­PE­DI­CIÓN. Fo­to­gra­ma de la se­rie The Te­rror. (Der.) Ban­de­ras en el Mu­seo Ma­rí­ti­mo Na­cio­nal de Lon­dres re­cuer­dan a la tri­pu­la­ción per­di­da. Va­rios ob­je­tos de es­te su­ce­so son ex­hi­bi­dos ahí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.