A la luz de la ra­zón

Cier­tas teo­rías de la cons­pi­ra­ción son más pe­li­gro­sas que otras. Los Pro­to­co­los de los sa­bios de Sión ayu­da­ron a jus­ti­fi­car ideo­ló­gi­ca­men­te el ex­ter­mi­nio sis­te­má­ti­co de mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos.

Muy Interesante (Chile) - - SECCIONES - Por Guadalupe Ale­mán Las­cu­rain

Los pro­to­co­los de los sa­bios de Sión.

En el Ber­lín de 1935, Rab­bi Alt­mann y su se­cre­ta­ria es­ta­ban sen­ta­dos en un ca­fé. Cuan­do ella no­tó lo que leía el ra­bino, ex­cla­mó, es­can­da­li­za­da: –Herr Alt­mann, eso es Der Stür­mer. ¡No lo en­tien­do! ¡Un pe­rió­di­co na­zi! ¿Es us­ted ma­so­quis­ta?

–Al con­tra­rio, Frau Eps­tein. Cuan­do leía pe­rió­di­cos ju­díos, só­lo me en­te­ra­ba de pro­gro­mos, dis­tur­bios en Pa­les­ti­na y asi­mi­la­ción en Amé­ri­ca. Pe­ro aho­ra que leo Der Stür­mer cai­go en cuen­ta de que los ju­díos con­tro­la­mos los ban­cos, do­mi­na­mos las ar­tes ¡y es­ta­mos a pun­to de so­me­ter al mun­do!

Se tra­ta de un chis­te, des­de lue­go, y no lo cuen­to por­que es­te­mos an­te un te­ma li­ge­ro, sino por­que la iro­nía del ra­bino se di­ri­ge con­tra una fa­la­cia an­ti­se­mi­ta que si­gue vi­va. A ve­ces se ex­pre­sa en­tre tí­mi­das ex­cu­sas (“no ten­go na­da con­tra los ju­díos, pe­ro…”) y otras se dis­fra­za de in­for­ma­ción ob­je­ti­va. No obs­tan­te, tar­de o tem­prano se des­ta­pa co­mo lo que es: odio. Pa­ra no ir más le­jos, re­cor­de­mos las pan­car­tas que por­ta­ban los miem­bros y sim­pa­ti­zan­tes del Ku Klux Klan en el in­fa­me rally de 2017 en Char­lot­tes­vi­lle, sí, el que Trump tra­tó de­fen­der ale­gan­do que ha­bía “bue­nas per­so­nas en am­bos la­dos”. Las con­sig­nas de es­tas “bue­nas per­so­nas” re­za­ban así: “Los ju­díos no nos re­em­pla­za­rán”.

Pa­ra em­pe­zar, es­te es­lo­gan im­pli­ca que los acu­sa­do­res son las víc­ti­mas; que lo su­yo no es pre­jui­cio ni ra­cis­mo, sino de­fen­sa pro­pia. ¿Quién po­dría cri­ti­car su sa­lu­da­ble ins­tin­to de au­to­pre­ser­va­ción? Se­gún es­ta ló­gi­ca, la ver­da­de­ra ame­na­za son los otros, los ju­díos, do­ta­dos de per­ver­sa in­te­li­gen­cia, ca­pa­ces de tre­par in­si­dio­sa­men­te has­ta las más al­tas es­fe­ras del po­der pa­ra ma­ni­pu­lar a su an­to­jo al res­to del mun­do.

Vol­va­mos al chis­te del ra­bino Alt­mann. Es­tá si­tua­do en Ber­lín, en 1935. En tan­to, la “No­che de los Cris­ta­les Ro­tos” (Kris­tall­nacht), cuan­do tro­pas de asal­to ata­ca­ron a ciu­da­da­nos ju­díos de Ale­ma­nia y de Aus­tria, ocu­rrió en­tre el 9 y el 10 de no­viem­bre de 1938. Es­te even­to fue el pri­me­ro del Reich du­ran­te el cual los ju­díos fue­ron en­car­ce­la­dos en una es­ca­la ma­si­va sim­ple­men­te por su et­ni­ci­dad. Tam­bién se le ha con­si­de­ra­do el “ban­de­ra­zo” que dio ini­cio al plan de ex­ter­mi­na­ción ma­si­vo y sis­te­má­ti­co per­pe­tra­do por el ré­gi­men na­zi con­tra la po­bla­ción ju­día. Por cier­to, Hitler tam­bién se re­fe­ría a los ju­díos co­mo una pla­ga que ame­na­za­ba la pu­re­za del pue­blo ario. La eu­fe­mís­ti­ca­men­te lla­ma­da “So­lu­ción fi­nal” de los na­zis fue ven­di­da al res­to de la po­bla­ción ale­ma­na –y del or­be– co­mo le­gí­ti­ma de­fen­sa pro­pia.

Ren­cor an­ces­tral

Mien­tras más pe­li­gro­so y fuer­te se pin­te al enemi­go, más fá­cil se­rá jus­ti­fi­car la vio­len­cia. Por eso hay una co­ne­xión di­rec­ta en­tre la creen­cia de que “los ju­díos do­mi­nan el mun­do” y los ho­rro­res del Ho­lo­caus­to. Sin em­bar­go, es­ta fic­ción no na­ció du­ran­te el ré­gi­men na­zi. De acuer­do con el his­to­ria­dor e his­pa­nis­ta fran­cés Jo­seph Pé­rez, el mi­to de la cons­pi­ra­ción ju­día mun­dial na­ció a par­tir de las re­des de so­li­da­ri­dad or­ga­ni­za­das en­tre los ju­díos se­far­díes ex­pul­sa­dos de Es­pa­ña en 1492, y se nu­trió gra­cias a di­ver­sas pu­bli­ca­cio­nes. En 1583, se pu­bli­có la Car­ta de los ju­díos de la si­na­go­ga de Cons­tan­ti­no­pla. Es­tá di­ri­gi­da a los ra­bi­nos de Za­ra­go­za, pi­dién­do­les que (co­mo ven­gan­za por el tra­to in­jus­to que re­ci­bie­ron los ju­díos en Es­pa­ña) se ha­gan abo­ga­dos pa­ra des­po­jar a los cris­tia­nos de “sus ha­zien­das”, o “mé­di­cos, ci­ru­ja­nos y bo­ti­ca­rios” pa­ra qui­tar­les la vi­da a los gen­ti­les y a sus des­cen­dien­tes.

La car­ta in­clu­ye es­ta jo­ya de ma­la le­che: “pues de­zis, que los di­chos Ch­ris­tia­nos os han vio­la­do y pro­fa­na­do vues­tras ce­re­mo­nias y Sy­na­go­gas, ha­zed vues­tros hi­jos clé­ri­gos, los qua­les con fa­ci­li­dad po­drán vio­lar sus tem­plos, y pro­fa­nar sus sa­cra­men­tos y be­ne­fi­cios”. An­tes de que al­gún des­pis­ta­do se tra­gue el cuen­to, acla­ro que es­ta car­ta es una fal­si­fi­ca­ción. Fue es­cri­ta por Juan Martínez Si­lí­ceo, el mis­mí­si­mo ar­zo­bis­po

de To­le­do. Su pan­fle­to pre­ten­día con­ven­cer al prín­ci­pe re­gen­te, el fu­tu­ro Fe­li­pe II, de que se apro­ba­ra un es­ta­tu­to de lim­pie­za de san­gre. Ca­si un si­glo más tar­de, en 1640, Francisco de Que­ve­do pu­bli­có La is­la de los Mo­no­pan­tos, una obra an­ti­se­mi­ta de fic­ción sa­tí­ri­ca. En ella na­rra una su­pues­ta reunión se­cre­ta ce­le­bra­da en Sa­ló­ni­ca en­tre los ju­díos de Eu­ro­pa y los “Mo­no­pan­tos”, cris­tia­nos sos­pe­cho­sa­men­te pa­re­ci­dos a los “he­breos di­si­mu­la­dos de cris­tia­nos”. Se­gún Que­ve­do, los Mo­no­pan­tos –tan hi­pó­cri­tas que “to­das las le­yes y na­cio­nes los tie­nen por su­yos”—co­la­bo­ra­ban con los ju­díos pa­ra aca­bar con la cris­tian­dad.

Ge­nea­lo­gía de la ca­lum­nia

Las “fa­ke news” an­tes men­cio­na­das son pre­cur­so­ras del tex­to an­ti­se­mi­ta más fa­mo­so y da­ñino de to­dos los tiem­pos: Los pro­to­co­los de los sa­bios de Sión, se­gún el cual “to­das las or­ga­ni­za­cio­nes a ni­vel glo­bal, son di­ri­gi­das e in­flui­das por una mi­no­ría ju­deo­sio­nis­ta. En vez de que en ca­da país sea su pro­pia gen­te la que abo­gue por sus de­ci­sio­nes y de­re­chos, es­ta mi­no­ría lo ha­ce en su lu­gar, im­plan­tan­do un des­or­den mo­ral, cul­tu­ral y éti­co en la so­cie­dad en que se ins­ta­lan”. (Pa­rá­fra­sis de la opi­nión de Da­vid Du­ke, ex­lí­der –es de­cir, “Gran Ma­go”— del Ku Klux Klan, y ad­mi­ra­dor de Trump.)

Los Pro­to­co­los de los sa­bios de Sión tie­ne 24 ca­pí­tu­los o “pro­to­co­los”, su­pues­ta­men­te ac­tas de las reunio­nes de los lí­de­res ju­díos, en don­de és­tos des­cri­ben sus pla­nes pa­ra do­mi­nar el pla­ne­ta me­dian­te el con­trol de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la ma­ni­pu­la­ción de los sis­te­mas eco­nó­mi­cos y la ins­ti­ga­ción de los con­flic­tos re­li­gio­sos. Al igual que otros frau­des por el es­ti­lo, es­te tex­to sue­le cir­cu­lar co­mo si se tra­ta­ra de un do­cu­men­to an­ces­tral ur­di­do “en lo os­cu­ri­to” por se­res ma­lé­vo­los. La ver­dad –que ha si­do am­plia­men­te do­cu­men­ta­da gra­cias a in­ves­ti­ga­do­res co­mo el ya men­cio­na­do Jo­seph Pé­rez– es mu­cho más sim­ple:

En 1864, el abo­ga­do fran­cés Mau­ri­ce Joly es­cri­bió Diá­lo­go en el In­fierno en­tre Ma­quia­ve­lo y Mon­tes­quieu, una sá­ti­ra en con­tra del go­bierno de Na­po­león III. Lue­go, en 1868, el es­cri­tor ale­mán Her­mann Goeds­che –co­no­ci­do por su an­ti­se­mi­tis­mo– pla­gió la obra de Joly.

Sus ca­pí­tu­los 1 a 19 son ca­si la trans­crip­ción di­rec­ta del Diá­lo­go en el In­fierno... Pe­ro, Goeds­che aña­dió uno: “En el ce­men­te­rio

ju­dío de Pra­ga”, don­de des­cri­be la reunión se­cre­ta del con­se­jo de re­pre­sen­tan­tes de las Do­ce Tri­bus de Is­rael, pa­ra... adi­vi­na­ron: es­ta­ble­cer la do­mi­na­ción mun­dial.

A me­dia­dos de la dé­ca­da de 1890, Piotr Rach­kovs­ki (je­fe de la Oj­ra­na, el cuer­po de la po­li­cía se­cre­ta del Im­pe­rio ru­so) or­de­nó la pu­bli­ca­ción por en­tre­gas de un tex­to an­ti­se­mi­ta ba­sa­do en la obra de Goeds­che.

En di­ciem­bre de 1903, Ser­gei Ni­lus, es­cri­tor ru­so au­to­pro­cla­ma­do mís­ti­co (y agen­te de la Oj­ra­na), pre­sen­tó la pri­me­ra ver­sión com­ple­ta de Los pro­to­co­los de los sa­bios de Sión, ba­sa­da en las obras an­te­rio­res. Fue pu­bli­ca­da en San Pe­ters­bur­go por el edi­tor ul­tra­de­re­chis­ta y an­ti­se­mi­ta Pa­vel Krus­he­van (quien par­ti­ci­pa­ra en va­rios lin­cha­mien­tos).

En 1917, los ru­sos blan­cos lle­va­ron Los pro­to­co­los... a Oc­ci­den­te. La pren­sa völ­kisch (po­pu­lis­ta y con­ser­va­do­ra) los di­fun­dió. A par­tir de ese año se ven­die­ron mi­llo­nes de ejem­pla­res en más de 20 idio­mas, y an­tes de la lle­ga­da de Hitler al po­der ya ha­bían apa­re­ci­do 33 edi­cio­nes ale­ma­nas. La me­sa es­ta­ba pues­ta pa­ra acep­tar que los ju­díos ha­bían ates­ta­do una “pu­ña­la­da por la es­pal­da” al or­be, y que es­ta­ban uti­li­zan­do la franc­ma­so­ne­ría co­mo he­rra­mien­ta prin­ci­pal pa­ra erra­di­car la ci­vi­li­za­ción cris­tia­na y as­cen­der al po­der... se­gún.

Por lo tan­to…

So­bran evi­den­cias de que Los pro­to­co­los... es una ela­bo­ra­da ca­lum­nia ur­di­da pa­ra cul­par a los ju­díos de to­dos los ma­les. Has­ta un

aná­li­sis su­per­fi­cial re­ve­la que ca­re­ce de raí­ces lin­güís­ti­cas y cul­tu­ra­les ju­días; es de­cir, que no fue es­cri­ta por ellos. La úni­ca pa­la­bra en he­breo que fi­gu­ra den­tro el tex­to es goy (gen­til) y su plu­ral go­yim. En 1935, un tri­bu­nal sui­zo dic­ta­mi­nó que es­ta obra es una “fal­si­fi­ca­ción ob­via” y una “ton­te­ría ri­dí­cu­la”.

Más tar­de, en 1964, el Se­na­do de EUA emi­tió un in­for­me ca­li­fi­can­do Los Pro­to­co­los... de “ga­li­ma­tías” y “fa­bri­ca­cio­nes”. Lo trá­gi­co es que, a pe­sar de ser una men­ti­ra bur­da, echó raí­ces en tie­rra fér­til. No­ra Le­vin, his­to­ria­do­ra y es­cri­to­ra del Ho­lo­caus­to, afir­ma que “Hitler uti­li­zó Los Pro­to­co­los... co­mo ma­nual en su gue­rra de ex­ter­mi­nio”. Y du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Jo­seph Goeb­bels (mi­nis­tro de pro­pa­gan­da na­zi), ayu­dó a au­to­ri­zar el ge­no­ci­dio ex­pli­can­do que “los pro­to­co­los de los sio­nis­tas son tan ac­tua­les hoy co­mo lo fue­ron el día en que fue­ron pu­bli­ca­dos por pri­me­ra vez”.

“¿Echó raí­ces?” Co­rri­jo. Si­gue echán­do­las. Es­te ma­nual del odio se pu­bli­ca y se co­men­ta hoy co­mo si no hu­bie­ra si­do des­acre­di­ta­do una y otra vez. En el mun­do ára­be exis­ten li­bros de tex­to que ex­po­nen Los Pro­to­co­los... co­mo cier­tos. Y en 2002, la te­le­vi­sión es­ta­tal de Egip­to trans­mi­tió una mi­ni­se­rie ba­sa­da en di­cha obra. Pa­ra zan­jar cual­quier du­da, ci­to las pa­la­bras del es­cri­tor Elie Wie­sel, su­per­vi­vien­te de los cam­pos de Bu­chen­wald y Ausch­witz y ga­na­dor del Pre­mio No­bel de la Paz en 1986: “Si al­gu­na vez un tex­to pu­do pro­du­cir un odio ma­si­vo, es és­te… Es­te li­bro no es sino men­ti­ras y di­fa­ma­ción”.

MA­NI­FES­TA­CIO­NES DE NEO­NA­ZIS EN EUA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.