LE­GA­DO PREHISTORICO

Muy Interesante (Chile) - - EN PORTADA -

La evi­den­cia más an­ti­gua que se tie­ne de una in­ter­ven­ción cra­neal da­ta de ha­ce unos 10,000 años, a co­mien­zos del Neo­lí­ti­co. En es­ta épo­ca, su desa­rro­llo –o al me­nos la evi­den­cia al res­pec­to– se con­cen­tra prin­ci­pal­men­te en Eu­ro­pa, con osa­men­tas pro­ve­nien­tes de Aus­tria, Sui­za, Gran Bre­ta­ña, Es­pa­ña, Por­tu­gal, Bél­gi­ca, Po­lo­nia, Di­na­mar­ca, Sue­cia, No­rue­ga y Ru­sia. No obs­tan­te, fue en Fran­cia don­de se lo­ca­li­zó el ma­yor nú­me­ro de crá­neos in­ter­ve­ni­dos de es­te pe­rio­do, su­man­do al­re­de­dor de un cen­te­nar. Una gran can­ti­dad fue lo­ca­li­za­da en la re­gión de Se­na y Oi­se (en fran­cés Sei­ne-et-Oi­se) si­tua­do en la par­te oc­ci­den­tal de la is­la de Fran­cia.

Es­ta prác­ti­ca es­tu­vo tan ex­ten­di­da que pue­de ras­trear­se has­ta ini­cios de la Edad de Bron­ce. Al­gu­nos au­to­res co­mo el ex­per­to en his­to­ria de la me­di­ci­na, el ita­liano Pli­nio Prio­res­chi (1930-2014), es­ti­man que en­tre el 5 y 10% de quie­nes ha­bi­ta­ron el Neo­lí­ti­co eu­ro­peo po­drían ha­ber si­do so­me­ti­dos a es­ta in­ter­ven­ción con di­ver­sos gra­dos de éxi­to. Sin em­bar­go, no exis­te una res­pues­ta ob­via pa­ra ex­pli­car es­ta al­ta fre­cuen­cia de tre­pa­na­cio­nes, aun­que se cree que pu­do ser cau­sa­da por una di­fu­sión cul­tu­ral de la téc­ni­ca de al­gu­nos “cen­tros es­pe­cia­li­za­dos” que po­drían ha­ber­se lo­ca­li­za­do en Fran­cia y Ru­sia.

Los ca­sos más an­ti­guos co­no­ci­dos in­di­can que la per­fo­ra­ción del crá­neo se hi­zo ha­bi­tual du­ran­te el Neo­lí­ti­co (4500-1800 a. C.) o al co­mien­zo de la Edad de Bron­ce (ha­cia 1800-850 a. C.), es­pe­cial­men­te en to­da la cuen­ca me­di­te­rrá­nea, así co­mo en la re­gión de los Bal­ca­nes.

De igual mo­do, va­le la pe­na se­ña­lar que, en con­tras­te con la ri­ca his­to­ria de las tre­pa­na­cio­nes en la An­ti­güe­dad, los ves­ti­gios de ho­ra­da­cio­nes qui­rúr­gi­cas me­die­va­les son mu­cho me­nos co­mu­nes y só­lo se co­no­cen unos po­cos ca­sos en to­da Eu­ro­pa. En tan­to, en Eu­ro­pa Cen­tral y Orien­tal, las tre­pa­na­cio­nes post mor­tem “sim­bó­li­cas” o ri­tua­les se aso­cian con al­gu­nas cul­tu­ras co­mo los hún­ga­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.