LA PIE­DRA DE LO­CU­RA

Muy Interesante (Chile) - - EN PORTADA -

En su obra La ex­trac­ción de la pie­dra de la lo­cu­ra (1501-1505), el pin­tor fla­men­co El Bos­co (1450-1516) re­tra­ta una ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca me­die­val, con­sis­ten­te en la re­mo­ción de una pie­dra que se creía era la cau­san­te de los pro­ble­mas men­ta­les. Es­to se lo­gra­ba me­dian­te el ra­nu­ra­do en la bóveda cra­neal.

En reali­dad, ex­pli­ca el neu­ro­bió­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca y di­vul­ga­dor, Jo­sé R. Alon­so, “a lo lar­go de la his­to­ria ha ha­bi­do di­ver­sos in­ten­tos pa­ra co­rre­gir la dis­fun­ción men­tal me­dian­te la ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca del ce­re­bro”.

Es­ta in­ter­ven­ción, rea­li­za­da du­ran­te el me­die­vo, te­nía co­mo ob­je­ti­vo cu­rar la lo­cu­ra que en aquel en­ton­ces se pen­sa­ba era re­sul­ta­do de la for­ma­ción de es­truc­tu­ras mi­ne­ra­les (co­mo si se tra­ta­ra de cálcu­los re­na­les) den­tro de la ca­be­za de los afec­ta­dos. El pro­ble­ma, a su pa­re­cer, era cla­ro: las pie­dras pre­sio­na­ban el ce­re­bro o in­ter­cep­ta­rían ve­nas, ge­ne­ran­do una dis­fun­ción neu­ral que al­te­ra­ría el com­por­ta­mien­to del in­di­vi­duo.

La de El Bos­co, hoy ex­hi­bi­da en el Mu­seo del Pra­do, en Es­pa­ña, es só­lo una de las va­rias obras en las que ar­tis­tas de ese tiem­po cap­tu­ran la in­ter­ven­ción, si bien la del fla­men­co más que un re­co­no­ci­mien­to al sa­ber mé­di­co de su épo­ca es una crí­ti­ca a quie­nes to­ma­ban por ver­dad tal creen­cia. No obs­tan­te, di­ce Alon­so, “en la épo­ca en que es­tos cua­dros fue­ron pin­ta­dos, la tre­pa­na­ción era re­co­men­da­da por va­rios tra­ta­dis­tas mé­di­cos pa­ra abor­dar una gran va­rie­dad de en­fer­me­da­des y tras­tor­nos re­la­cio­na­dos con el ce­re­bro: des­de las frac­tu­ras de crá­neo a la epi­lep­sia, de la lo­cu­ra a la de­pre­sión. Tam­bién hay quien ha pen­sa­do que la ex­trac­ción fue­ra una es­pe­cie de ope­ra­ción ‘pla­ce­bo’ pa­ra ha­cer sa­lir a una per­so­na de un pro­ble­ma men­tal se­rio co­mo una de­pre­sión”. Los pa­cien­tes con gran­des su­fri­mien­tos (mi­gra­ñas, neu­ral­gia fa­cial) se au­to­in­fli­gían pro­fun­das he­ri­das pa­ra dis­traer con ese da­ño el ma­yor do­lor de su en­fer­me­dad.

(1561), de Pie­ter Huys. UN CI­RU­JANO EX­TRAE LA PIE­DRA DE LA LO­CU­RA

BAR­BE­RO CI­RU­JANO EX­TRAE PIE­DRAS DE LA CA­BE­ZA DE UNA MU­JER (1787), Ja­cob Cats.

PE­LI­GRO­SO TI­MO. La obra de El Bos­co fue una de las pri­me­ras en las que se hi­zo re­fe­ren­cia a la ho­ra­da­ción del crá­neo y el tra­ta­mien­to pa­ra un po­si­ble ca­so de epi­lep­sia. En aquel en­ton­ces se creía que la ca­be­za era la fuen­te de la lo­cu­ra, de la psi­co­sis, la dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual o la de­pre­sión.

EL CI­RU­JANO (1550), Jan San­ders Van He­mes­sen.

UNA OPE­RA­CIÓN EN LA CA­BE­ZA (1568), Pie­ter Brueg­hel, el Vie­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.