VALOSO CO­NO­CI­MIEN­TO

Muy Interesante (Chile) - - EN PORTADA -

Ape­sar de la aplas­tan­te evi­den­cia apor­ta­da por John Ve­rano y su equi­po, den­tro de la co­mu­ni­dad mé­di­ca aún hay quie­nes du­dan en acep­tar la des­tre­za de los an­ti­guos pe­rua­nos: “La ta­chan de primitiva y, por ello, no se le dio la im­por­tan­cia que real­men­te me­re­ce”, acu­sa. Pe­ro es in­ne­ga­ble que la tre­pa­na­ción es un te­ma in­tere­san­te, que a pe­sar de que ha si­do in­ves­ti­ga­da a lo lar­go de más de un si­glo si­gue ge­ne­ran­do in­cóg­ni­tas. “En mi opi­nión fue una prác­ti­ca tan bien aten­di­da y di­fun­di­da con gran éxi­to du­ran­te mi­les de años que de­be to­mar su lu­gar co­mo el es­la­bón que es en la his­to­ria de la me­di­ci­na mun­dial”. De ha­cer­lo, di­ce, se­ría un gran acier­to en el re­co­no­ci­mien­to de los sa­be­res tra­di­cio­na­les no oc­ci­den­ta­les.

Una ex­pli­ca­ción es que ca­ye­ra en desuso. Fue un tiem­po de gue­rra y con­flic­to, di­ce Ve­rano. Pue­de que los es­pa­ño­les no lo vie­ran o no les im­pre­sio­na­ra. Ade­más, los ex­tran­je­ros ma­ta­ban con ace­ro y fue­go, no gol­pean­do el crá­neo co­mo ellos; “cuan­do el ar­ma­men­to cam­bió, tam­bién el ti­po de he­ri­das y tra­ta­mien­tos”.

Otra po­si­bi­li­dad es que de ma­ne­ra de­li­be­ra­da fue­ra ocul­ta­da por quie­nes la prac­ti­ca­ban o que és­tos hu­bie­ran si­do ex­ter­mi­na­dos. “Cuan­do los es­pa­ño­les lle­ga­ron eli­mi­na­ron a to­da la éli­te”, co­men­ta el es­tu­dian­te de Antropología por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Ma­yor de San Mar­cos, en Li­ma, Jo­sé Au­gus­to Sa­ra­via Ya­ta­co. “Es pro­ba­ble que en­tre es­ta éli­te se en­con­tra­ran los maes­tros que do­mi­na­ban las téc­ni­cas de tre­pa­na­ción.” La con­quis­ta de Pi­za­rro fue rá­pi­da y bru­tal, lo que des­tru­yó gran par­te de los co­no­ci­mien­tos re­co­pi­la­dos por los in­cas; la ope­ra­ción cra­neal, po­si­ble­men­te fue uno de esos sa­be­res ani­qui­la­dos.

Úl­ti­ma opor­tu­ni­dad

Aun­que has­ta aho­ra los crá­neos han si­do los úni­cos tes­ti­mo­nios que pue­den dar­nos in­for­ma­ción acerca de es­te co­no­ci­mien­to an­ti­guo, a de­cir de John Ve­rano, “he­mos lle­ga­do al pun­to en el que no se pue­de sa­ber más a par­tir de su es­tu­dio”. Ne­ce­si­ta­ría en­con­trar hue­sos in si­tu pa­ra sa­ber qué ocu­rrió con to­do es­te sa­ber qui­rúr­gi­co. Por des­gra­cia, se cree que to­dos los crá­neos con sig­nos de tre­pa­na­ción fue­ron sa­ca­dos del Pe­rú y Bo­li­via y lle­va­dos a mu­seos a fi­na­les del si­glo XIX e ini­cios del si­glo XX. El gran pro­ble­ma es que no se re­gis­tró el con­tex­to de don­de pro­ve­nían. “Si tú vas a uno de es­tos mu­seos la úni­ca in­for­ma­ción con­tex­tual que tie­nen esos hue­sos es el si­tio del vi­nie­ron –de­nun­cia el jo­ven an­tro­pó­lo­go–. Pe­ro pa­ra te­ner me­jo­res in­ter­pre­ta­cio­nes acerca de fe­nó­meno de la tre­pa­na­ción es muy im­por­tan­te el con­tex­to ar­queo­ló­gi­co. No só­lo la evi­den­cia os­teo­ló­gi­ca, el con­tex­to del si­tio tie­ne mu­cho va­lor.”

Sa­ra­via for­ma par­te de un gru­po de ar­queó­lo­gos y an­tro­pó­lo­gos que re­cien­te­men­te en­con­tró los que po­drían ser los úl­ti­mos ves­ti­gios de crá­neos ho­ra­da­dos in si­tu en el Pe­rú. És­tos se ha­llan a unas dos ho­ras de Li­ma en au­to, en la re­gión de Hua­ro­chi­rí, una de las tres prin­ci­pa­les zo­nas don­de pro­li­fe­ró la tre­pa­na­ción en el pa­sa­do (los otros fue­ron los pa­ra­cas del sur y los in­cas en Cuz­co).

“Ha­ce tres años des­cu­bri­mos una se­rie de abri­gos ro­co­sos co­no­ci­dos co­mo ma­chay”, ex­pli­ca Sa­ra­via vía Sky­pe. Se re­fie­re a sa­lien­tes que fue­ron usa­das por los an­ti­guos pe­rua­nos pa­ra de­po­si­tar es­que­le­tos. Pre­ci­sa­men­te los pri­me­ros crá­neos que John Ve­rano ana­li­zó ha­ce más de tres dé­ca­das en el Smith­so­nian pro­vie­nen de aquí, lle­va­dos por el an­tro­pó­lo­go y en­ton­ces cu­ra­dor del afa­ma­do mu­seo, Ales Hrd­lic­ka.

Guia­dos por los lu­ga­re­ños el equi­po es­cu­dri­ñó la ex­ten­sa y de­sola­da pro­vin­cia del cen­tro del país has­ta dar con ellos. A la fe­cha han en­con­tra­do una mo­mia en gran es­ta­do de con­ser­va­ción y cien­tos de crá­neos, va­rios con evi­den­cia de tre­pa­na­ción.

“Exis­te con­sen­so en que es­tas co­lec­cio­nes os­teo­ló­gi­cas de­ben con­ser­var­se en el lu­gar”, reite­ra el doc­tor Gui­do Lom­bar­di, de la Uni­ver­si­dad Pe­rua­na Ca­ye­tano He­re­dia, quien fun­ge co­mo ase­sor en es­te ha­llaz­go, el cual to­da­vía no se ha da­do a co­no­cer en la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca y cu­yo re­por­te aún se pre­pa­ra. A fin de pre­ser­var­lo só­lo ellos co­no­cen su ubi­ca­ción. Sa­ben que po­si­ble­men­te es­te ex­tra­or­di­na­rio des­cu­bri­mien­to re­pre­sen­te la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de re­ve­lar el gran mis­te­rio de la tre­pa­na­ción en el an­ti­guo Pe­rú.

MA­CHAY. En es­tas sa­lien­tes ro­co­sas de Hua­ro­chi­rí,Pe­rú, se lo­ca­li­zó evi­den­cia de tre­pa­na­ción que po­dría de­ve­lar el mis­te­rio de es­ta ci­ru­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.