Un an­ti­hé­roe mal­di­to

Muy Interesante (Chile) - - HISTORIA -

B ien pue­de ser John Fran­klin el ma­rino más bus­ca­do en la his­to­ria de la na­ve­ga­ción. Ca­si una vein­te­na de ex­pe­di­cio­nes fue­ron or­ga­ni­za­das pa­ra dar con su pa­ra­de­ro, en un em­pe­ño de res­ca­te e in­ves­ti­ga­ción de lo ocu­rri­do sin pre­ce­den­tes. Na­ci­do en la lo­ca­li­dad in­gle­sa de Spilsby, en 1786, Fran­klin se enamo­ró del mar a bor­do de un bu­que mer­can­te. Con ape­nas 14 años de­ci­dió, con el con­sen­ti­mien­to pa­terno, en­ro­lar­se en la Ro­yal Navy y de­di­car su vi­da a sur­car los océa­nos. Su pri­me­ra ex­pe­di­ción fue a bor­do del HMS In­ves­ti­ga­tor pa­ra car­to­gra­fiar la cos­ta de Aus­tra­lia. Po­co des­pués par­ti­ci­pó en las gue­rras na­po­leó­ni­cas, lle­gan­do a to­mar par­te en la ba­ta­lla de Tra­fal­gar en 1805. Tre­ce años más tar­de to­mó par­te en su pri­me­ra in­cur­sión al Ár­ti­co, en ca­li­dad de te­nien­te, a las ór­de­nes de John Ross, uno de los gran­des de la ex­plo­ra­ción bri­tá­ni­ca. Lue­go ob­tu­vo su pri­me­ra ca­pi­ta­nía y lle­vó a su ex­pe­di­ción ár­ti­ca en el no­roes­te de Ca­na­dá al desas­tre: mu­rie­ron 11 de los 20 miem­bros de la tri­pu­la­ción, la ma­yo­ría por ham­bre. Se so­bre­pu­so a los ru­mo­res de ca­ni­ba­lis­mo que ro­dea­ron a su ac­ci­den­ta­da em­pre­sa, y des­de en­ton­ces vi­vió ob­se­sio­na­do por el Pa­so del No­roes­te. Su es­po­sa in­ten­tó por to­dos los me­dios que re­nun­cia­ra a via­jar al Ár­ti­co, pe­ro no tu­vo éxi­to. Nom­bra­do ca­ba­lle­ro del Im­pe­rio bri­tá­ni­co por el rey, en 1818, fue al­gu­nos años go­ber­na­dor de Tas­ma­nia, an­tes de aco­me­ter en 1845 la trá­gi­ca aven­tu­ra que le cos­ta­ría la vi­da a él y a to­dos sus hom­bres, y que lo con­ver­ti­ría en le­yen­da.

SIN SA­LI­DA. Los su­per­vi­vien­tes del Te­rror y el Ere­bus se vie­ron obli­ga­dos a bus­car un pa­sa­je en el hie­lo pa­ra sal­var­se.

JOHN FRAN­KLIN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.