Tie­rra:

¿có­mo se vol­vió azul?

Muy Interesante (Chile) - - ESPACIO -

La ca­ni­ca azul es una icó­ni­ca fo­to­gra­fía de la Tie­rra cap­ta­da el 7 de di­ciem­bre de 1972 por la tri­pu­la­ción del Apo­lo 17. A 45.000 km de dis­tan­cia, su apa­rien­cia es, efec­ti­va­men­te, la de una pe­que­ña bo­la de cris­tal, un mun­do ce­les­te en­tre re­mo­li­nos de nu­bes. Los océa­nos cu­bren el 71% de la su­per­fi­cie, aun­que el agua ape­nas su­po­ne el 0.02% de la ma­sa to­tal del pla­ne­ta.

Du­ran­te su for­ma­ción, la par­te ex­ter­na de la Tie­rra es­tu­vo par­cial­men­te fun­di­da, a con­se­cuen­cia de una llu­via in­ce­san­te de agre­ga­cio­nes de gas y pol­vo –pla­ne­te­si­ma­les– gran­des co­mo mon­ta­ñas. La ma­yor par­te del agua pre­sen­te en aque­lla es­pe­cie de pro­to­tie­rra y en los ob­je­tos que la im­pac­ta­ban ha­bría es­ca­pa­do en for­ma de va­por y gas io­ni­za­do, pe­ro una pe­que­ña par­te que­dó atra­pa­da en la ro­ca. Pos­te­rior­men­te, ha­ce 4.500 mi­llo­nes de años, un cuer­po del ta­ma­ño de Mar­te arran­có una gran nu­be de ma­te­rial que dio lu­gar a la Lu­na.

Aquel im­pac­to tu­vo que ba­rrer bue­na par­te de la at­mós­fe­ra y eli­mi­nar ca­si to­da el agua pri­mor­dial. En­ton­ces, ¿de dón­de pro­ce­de la que lle­na los océa­nos? Al­gu­nos da­tos apun­tan a cho­ques de as­te­roi­des ri­cos en mi­ne­ra­les hi­dra­ta­dos, mien­tras que otros su­gie­ren un ori­gen co­me­ta­rio. “Creo que hu­bo tan­tos apor­tes de cuer­pos pla­ne­te­si­ma­les co­mo de co­me­tas y as­te­roi­des. A con­ti­nua­ción se pro­du­jo la des­ga­si­fi­ca­ción del man­to, y la Tie­rra, una vez for­ma­da, su­frió otro bom­bar­deo, apro­xi­ma­da­men­te unos 3,800 mi­llo­nes de años. Por tan­to, ha­bría dos ti­pos de agua: una pri­ma­ria y otra con el pla­ne­ta ya he­cho”, ex­pli­ca Je­sús Martínez Frías, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Geo­cien­cias, en Es­pa­ña.

In­fan­cia tur­bu­len­ta

El deu­te­rio, un isó­to­po del hi­dró­geno, ha arro­ja­do luz a la cues­tión. En los co­me­tas ana­li­za­dos has­ta ha­ce sie­te años –pro­ce­den­tes de la le­ja­na nu­be de Oort–, di­cho áto­mo era dos ve­ces más abun­dan­te que en el agua te­rres­tre. Si esos gran­des cuer­pos ce­les­tes cho­ca­ron con nues­tro pla­ne­ta só­lo apor­ta­ron un pe­que­ño por­cen­ta­je a los océa­nos. De he­cho, los as­tró­no­mos em­pe­za­ron a sos­pe­char que el agua vino, so­bre to­do, a lo­mos de as­te­roi­des.

Pe­ro en 2011, el ob­ser­va­to­rio es­pa­cial Hers­chel de la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea, ana­li­zó el co­me­ta Hartley-2, ori­gi­na­rio del cin­tu­rón de Kui­per, y de­mos­tró que la pro­por­ción deu­te­rio/hi­dró­geno era muy si­mi­lar a la del H2O te­rres­tre. El ha­llaz­go su­gie­re que los cuer­pos pro­ce­den­tes de esa re­gión bien pu­die­ron con­tri­buir a la for­ma­ción de los océa­nos. Re­cien­te­men­te tam­bién han re­caí­do sos­pe­chas so­bre los pla­ne­tas enanos, muy abun­dan­tes en las fa­ses ini­cia­les del Sis­te­ma So­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.