Pro­ble­ma la­ti­noa­me­ri­cano

Muy Interesante (Chile) - - DOCUMENTO -

Po­dría de­cir­se que El Sal­va­dor es “la ove­ja ne­gra de la fa­mi­lia” si ha­bla­mos en cues­tio­nes de la in­dus­tria mi­ne­ra. En mar­zo de 2017, es­ta na­ción se con­vir­tió en la pri­me­ra en prohi­bir la mi­ne­ría de oro y otros me­ta­les, en un mun­do don­de ca­si en to­dos los paí­ses se lle­va a ca­bo al­gu­na ac­ti­vi­dad re­la­cio­na­da con ella.

La de­ci­sión se de­bió a cues­tio­nes me­dioam­bien­ta­les: tie­ne la se­gun­da peor de­fo­res­ta­ción en el he­mis­fe­rio, el eco­sis­te­ma más de­te­rio­ra­do de Cen­troa­mé­ri­ca y el 96% de su agua su­per­fi­cial es­tá con­ta­mi­na­da. Si se per­mi­tía pro­ce­der con al­gu­nos pro­yec­tos en la re­gión, se te­mía un gran da­ño al río Lem­pa, un afluen­te cru­cial, el cual abar­ca Gua­te­ma­la, Hon­du­ras y El Sal­va­dor.

Aun­que pa­ra mu­chos paí­ses la in­dus­tria mi­ne­ra re­pre­sen­ta una bue­na fuen­te de in­gre­sos, tam­bién ha sig­ni­fi­ca­do un pe­li­gro cons­tan­te no so­la­men­te pa­ra el me­dio am­bien­te, co­mo el ca­so de El Sal­va­dor, sino tam­bién pa­ra los tra­ba­ja­do­res e in­clu­so las per­so­nas que vi­ven cer­ca de don­de se lle­va a ca­bo. En Amé­ri­ca La­ti­na la mi­ne­ría ha si­do cau­san­te de gran­des ac­ci­den­tes:

No­che in­fer­nal

En 1899 se des­cu­brió que la re­gión de Tlal­pu­jahua, en Mé­xi­co, era ri­ca en oro y pla­ta; y es­tos me­ta­les fue­ron ex­plo­ta­dos por la com­pa­ñía de ori­gen fran­cés Las Dos Es­tre­llas. Su mi­na se con­so­li­dó no só­lo co­mo la prin­ci­pal de oro y pla­ta en el país, tam­bién co­mo la pro­duc­to­ra de oro más im­por­tan­te en el mun­do en­tre los años 1908 y 1913.

La no­che del 27 de ma­yo de 1937 un des­plo­me de la pre­sa de la­mas (don­de se co­lo­ca­ba tie­rra, agua y cia­nu­ro pa­ra que los mi­ne­ra­les subie­ran a la su­per­fi­cie) pro­vo­có que una ava­lan­cha de lo­do se­pul­ta­ra una ter­ce­ra par­te del pue­blo de Tlal­pu­jahua; se­gún las ci­fras ofi­cia­les 300 per­so­nas mu­rie­ron.

Aque­llo de­jó to­tal­men­te des­trui­dos los ba­rrios El Car­men y La Cua­dri­lla y le cos­tó a la em­pre­sa la des­truc­ción de par­te de sus ins­ta­la­cio­nes, tam­bién mi­nas en ac­ti­vo que­da­ron blo­quea­das, inun­da­das o da­ña­das. A pe­sar de que la mi­ne­ra pa­gó in­dem­ni­za­ción a los po­bla­do­res y a sus tra­ba­ja­do­res, no se otor­gó la can­ti­dad que los afec­ta­dos so­li­ci­ta­ban.

Bús­que­da im­pla­ca­ble

En 2010 la mi­na San Jo­sé, ubi­ca­da en el de­sier­to de Ata­ca­ma, Chi­le, co­lap­só y de­jó atra­pa­dos a 33 mi­ne­ros que tra­ba­ja­ban en ella ex­tra­yen­do oro y co­bre a ca­si 800 me­tros de pro­fun­di­dad. Tras 70 días de bús­que­da, fue­ron en­con­tra­dos vi­vos.

El res­ca­te de es­tos tra­ba­ja­do­res chi­le­nos, que so­bre­vi­vie­ron co­mien­do las po­cas pro­vi­sio­nes a la mano, co­mo la­tas de atún y ga­lle­tas, con­sis­tió en per­fo­rar la tie­rra y sa­car a uno por uno den­tro de una pe­que­ña cáp­su­la lla­ma­da Fé­nix.

Con el pa­so del tiem­po, al­gu­nos si­guen te­nien­do pe­sa­di­llas que les re­cuer­dan los an­gus­tio­sos días en­ce­rra­dos en las pro­fun­di­da­des, en tan­to, lo úni­co que re­ci­ben pa­ra so­bre­vi­vir es una pen­sión, la cual ape­nas se ase­me­ja a la mi­tad del suel­do que te­nían cuan­do tra­ba­ja­ban en la mi­na.

Es­te ca­so no de­jó muer­tos, pe­ro tam­po­co res­pon­sa­bles por el de­rrum­be, ya que tras una lar­ga in­ves­ti­ga­ción, en 2013 se de­ter­mi­nó que no ha­bía su­fi­cien­tes prue­bas pa­ra le­van­tar car­gos pe­na­les con­tra los due­ños del ya­ci­mien­to ni a las au­to­ri­da­des del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Geo­lo­gía y Mi­ne­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.