Ga­lá­pa­gos sub­ma­rino

El mun­do que Dar­win nun­ca vio

National Geographic (Chile) - - Por­ta­da - Tex­to y fo­to­gra­fías de En­ric Sa­la

Un nue­vo san­tua­rio pro­te­ge aho­ra la sin­gu­lar vi­da ma­ri­na al­re­de­dor de es­te ar­chi­pié­la­go.

Un ban­co de sa­le­mas le abre pa­so a su de­pre­da­dor, un lo­bo ma­rino, en la is­la Isa­be­la. Las aguas de las is­las Ga­lá­pa­gos tie­nen una pro­duc­ti­vi­dad ex­tra­or­di­na­ria, lo que per­mi­te gran abun­dan­cia de vi­da ma­ri­na.

La mo­re­na pin­ti­ta es un de­pre­da­dor muy abun­dan­te en la is­la Wolf, en el nue­vo san­tua­rio ma­rino de las Ga­lá­pa­gos. Las mo­re­nas se ali­men­tan de crus­tá­ceos, pul­pos y pe­ces, y no son agre­si­vas con los bu­zos, pe­se a su as­pec­to fe­roz.

Las olas nos sal­pi­ca­ban ca­da cin­co se­gun­dos y tu­ve que co­lo­car­me mi más­ca­ra de bu­ceo pa­ra po­der ver. Ape­nas a 100 me­tros de dis­tan­cia se er­guía un ar­co de ro­ca vol­cá­ni­ca, desafian­do el em­ba­te y la ero­sión im­pla­ca­bles del océano Pa­cí­fi­co. Mi­ré a mi co­le­ga Pe­la­yo Sa­li­nas de León, je­fe de in­ves­ti­ga­cio­nes ma­ri­nas de la Fun­da­ción Char­les Dar­win, quien brin­ca­ba de arri­ba aba­jo so­bre el tu­bo de go­ma fren­te a mí. Pe­la­yo pa­re­ce te­ner gra­ba­da una son­ri­sa eter­na, pe­ro aquel día la son­ri­sa no le ca­bía en el ros­tro. Nos en­con­trá­ba­mos en la is­la Dar­win, la más sep­ten­trio­nal de las Ga­lá­pa­gos, a la que él lla­ma “la jo­ya de la co­ro­na”.

Ba­jo el res­guar­do del ar­co, Pe­la­yo nos dio ins­truc­cio­nes a Ma­nu San Fé­lix, nues­tro di­rec­tor de ima­gen sub­ma­ri­na, y a mí. “Ba­jen al fon­do. Sí­gan­me has­ta el bor­de de la pla­ta­for­ma sub­ma­ri­na. Una vez allí, su­jé­ten­se de la ro­ca. Y es­pe­ren”.

Sal­ta­mos al agua y la co­rrien­te era tan fuer­te que tu­vi­mos que des­cen­der con ra­pi­dez. Una vez en el fon­do, a 20 me­tros de pro­fun­di­dad, nos afe­rra­mos a la ro­ca fren­te a un ci­lin­dro plás­ti­co de co­lor gris, ama­rra­do a una pe­que­ña bo­ya.

A su al­re­de­dor na­da­ba una do­ce­na de ma­ri­po­sas bar­be­ro, de co­lo­res ama­ri­llo bri­llan­te y ne­gro, y del ta­ma­ño de un pla­to pa­ra pos­tre. Pa­sa­ron cin­co mi­nu­tos y no ocu­rrió na­da ex­tra­or­di­na­rio. A los 10 mi­nu­tos mi­ré a Pe­la­yo y le se­ña­lé que era ho­ra de na­dar un po­co más allá pa­ra ver si veía­mos al­go más in­tere­san­te. Pe­ro, en ese pre­ci­so ins­tan­te, él abrió los ojos co­mo pla­tos den­tro de su más­ca­ra de bu­ceo y se­ña­ló a mi es­pal­da. Gi­ré rá­pi­da­men­te y vi una gran ma­sa mus­cu­lar de co­lor gris, con una de las ca­be­zas más ex­tra­ñas del reino ani­mal. Era un ti­bu­rón mar­ti­llo de más de dos me­tros de lon­gi­tud. De­trás de él apa­re­cie­ron otros dos, y así, has­ta lle­gar a 20. Es­to es jus­to lo que to­do aquel que vi­si­ta Dar­win es­pe­ra ver.

En 2014, Elié­cer Cruz, hoy pre­si­den­te del Con­se­jo de Go­bierno de Ga­lá­pa­gos y an­ti­guo di­rec­tor del Par­que Na­cio­nal Ga­lá­pa­gos, ya me ha­bía aler­ta­do so­bre la ma­gia de Dar­win y de Wolf, otra is­la en el nor­te re­mo­to del ar­chi­pié­la­go:

ho­gar de la ma­yor con­cen­tra­ción de ti­bu­ro­nes mar­ti­llo del mun­do, el mar que ro­dea el mí­ti­co pa­raí­so evo­lu­ti­vo ha si­do con­ver­ti­do en un san­tua­rio pa­ra ga­ran­ti­zar su pro­tec­ción.

“No tie­nes una idea de la can­ti­dad de ti­bu­ro­nes que hay allí”. En su opi­nión, am­bas eran “la prio­ri­dad nú­me­ro uno de la con­ser­va­ción ma­ri­na en las is­las Ga­lá­pa­gos”.

Dar­win y Wolf son dos de las más de 100 is­las e is­lo­tes que con­for­man las Ga­lá­pa­gos, ar­chi­pié­la­go que se en­cuen­tra a la mi­tad del glo­bo y que per­te­ne­ce a la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor. Su pri­mer vi­si­tan­te ilus­tre fue Char­les Dar­win, quien re­co­rrió las is­las en 1835 du­ran­te el fa­mo­so via­je de cir­cun­na­ve­ga­ción del Bea­gle. Las ob­ser­va­cio­nes y mues­tras que re­co­gió aquí fue­ron la cla­ve pa­ra ins­pi­rar­lo a desa­rro­llar su teo­ría de la evo­lu­ción por se­lec­ción na­tu­ral.

Al vi­si­tar las is­las hoy, ima­gino lo que Dar­win de­bió ha­ber sen­ti­do al des­em­bar­car. Es un mun­do fue­ra de es­te mun­do. El pai­sa­je vol­cá­ni­co tie­ne un ca­rác­ter pri­mi­ge­nio, agres­te, for­ma­do por la vio­len­ta ener­gía del in­te­rior del pla­ne­ta. Al mis­mo tiem­po mues­tra la se­re­ni­dad que le otor­ga la in­men­si­dad del tiem­po de los pro­ce­sos geo­ló­gi­cos. Lo más ex­tra­or­di­na­rio es la fau­na má­gi­ca que ha­bi­ta las is­las: igua­nas que son co­mo dra­go­nes prehis­tó­ri­cos en mi­nia­tu­ra, aves que no pue­den vo­lar pe­ro que bu­cean, y tor­tu­gas gi­gan­tes.

El go­bierno de Ecua­dor tu­vo la vi­sión de pro­te­ger las is­las Ga­lá­pa­gos co­mo par­que na­cio­nal, el pri­me­ro del país, en 1959. Cons­cien­te de su va­lor

El cor­mo­rán de las Ga­lá­pa­gos es en­dé­mi­co de es­te ar­chi­pié­la­go y úni­co en su gé­ne­ro. Evo­lu­cio­nó en is­las sin de­pre­da­do­res na­tu­ra­les y con gran abun­dan­cia de ali­men­to en la zo­na cos­te­ra, por lo que per­dió la ca­pa­ci­dad de vo­lar.

Los man­gla­res de las Ga­lá­pa­gos pro­veen un há­bi­tat pa­ra in­di­vi­duos ju­ve­ni­les de par­gos y de otras es­pe­cies de pe­ces, pe­ro tam­bién son una zo­na de ali­men­ta­ción pa­ra par­gos adul­tos y tor­tu­gas ma­ri­nas. Al nor­te del ar­chi­pié­la­go, la is­la Dar­win al­ber­ga la ma­yor bio­ma­sa de ti­bu­ro­nes del pla­ne­ta (aba­jo); los ti­bu­ro­nes mar­ti­llo for­man ban­cos de has­ta más de 300 in­di­vi­duos.

mun­dial, la UNES­CO ins­cri­bió las is­las co­mo el pri­mer Si­tio Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, en 1978.

Pe­ro exis­te un mun­do que Dar­win nun­ca lle­gó a ima­gi­nar, un mun­do sub­ma­rino con una abun­dan­cia de vi­da que su­pera con cre­ces la que hay en tie­rra. En di­ciem­bre de 2015 li­de­ré la ex­pe­di­ción Pris­ti­ne Seas de Na­tio­nal Geo­grap­hic a las Ga­lá­pa­gos, pa­ra ex­plo­rar am­bien­tes na­tu­ra­les de los que to­da­vía sa­be­mos muy po­co. Nues­tra mi­sión fue, en co­la­bo­ra­ción con la Fun­da­ción Char­les Dar­win, re­co­lec­tar in­for­ma­ción cien­tí­fi­ca e imá­ge­nes pa­ra apo­yar un pro­ce­so que el Par­que Na­cio­nal Ga­lá­pa­gos rea­li­za­ba pa­ra ex­pan­dir la pro­tec­ción ma­ri­na al­re­de­dor del ar­chi­pié­la­go.

A pe­sar de que la par­te te­rres­tre de las is­las es­ta­ba pro­te­gi­da des­de 1956, la pes­ca in­dus­trial ame­na­za­ba esa vi­da ma­ri­na ex­tra­or­di­na­ria. Bar­cos cer­que­ros y pa­lan­gre­ros lle­gan a cap­tu­rar mi­les de atu­nes en un so­lo via­je y, con ellos, es­pe­cies ame­na­za­das y pro­te­gi­das, co­mo del­fi­nes, ti­bu­ro­nes, man­ta­rra­yas, lo­bos ma­ri­nos, tor­tu­gas y aves ma­ri­nas. Pa­ra evi­tar otra ma­tan­za a es­ca­la in­dus­trial, en 1998 el go­bierno de Ecua­dor creó una re­ser­va ma­ri­na que abar­ca­ba las aguas has­ta 40 mi­llas náu­ti­cas al­re­de­dor de las is­las. Esa re­ser­va prohi­bía la pes­ca in­dus­trial, pe­ro per­mi­tía la pes­ca a pes­ca­do­res lo­ca­les, quie­nes uti­li­zan mé­to­dos ar­te­sa­na­les. Me­nos de 1% de la re­ser­va ma­ri­na es­ta­ba to­tal­men­te ce­rra­da a la pes­ca.

Pe­ro, in­clu­so an­tes de 1998, el in­te­rés del mun­do por las Ga­lá­pa­gos era otro. En lu­gar de co­mer­se ani­ma­les ma­ri­nos, más y más gen­te que­ría ob­ser­var­los vi­vos, en su am­bien­te na­tu­ral. Las Ga­lá­pa­gos ofre­cían al­go úni­co, un via­je al pa­sa­do de nues­tro pla­ne­ta, un la­bo­ra­to­rio vi­vien­te de evo­lu­ción que no tie­ne ré­pli­ca en nin­gún otro lu­gar del mun­do.

Lind­blad Ex­pe­di­tions or­ga­ni­zó el pri­mer cru­ce­ro eco­tu­rís­ti­co en las Ga­lá­pa­gos en 1957, lo que abrió la puer­ta a un nue­vo ti­po de via­je de na­tu­ra­le­za. Hoy hay más de 25 000 ha­bi­tan­tes dis­tri­bui­dos en cua­tro is­las y unos 220000 tu­ris­tas al año vi­si­tan el ar­chi­pié­la­go. La ma­yo­ría vie­ne a ob­ser­var la fau­na ma­ri­na, lo que en 2015 pro­du­jo in­gre­sos de 178 mi­llo­nes de dó­la­res y em­pleó a un ter­cio de los ha­bi­tan­tes de las Ga­lá­pa­gos.

“Sin turismo no exis­ti­rían las Ga­lá­pa­gos co­mo hoy las co­no­ce­mos”, me di­jo Fer­nan­do Al­va­ra­do, mi­nis­tro de Turismo de Ecua­dor, tras un bu­ceo en Dar­win en di­ciem­bre de 2015. So­bre la cu­bier­ta del Ar­go, nues­tro bar­co, me ex­pli­có que el turismo sal­vó la na­tu­ra­le­za sil­ves­tre de las is­las. Aun­que pue­den aca­rrear pro­ble­mas, co­mo la in­tro­duc­ción ac­ci­den­tal de es­pe­cies in­va­so­ras, los re­co­rri­dos tu­rís­ti­cos en las Ga­lá­pa­gos es­tán es­tric­ta­men­te re­gu­la­dos y se li­mi­tan a una su­per­fi­cie muy pe­que­ña. “Ade­más, co­mo en mu­chos otros lu­ga­res, la con­ti­nua pre­sen­cia de eco­tu­ris­tas di­sua­de a bar­cos atu­ne­ros fur­ti­vos”, afir­ma Al­va­ra­do. ¿Sig­ni­fi­ca eso que las Ga­lá­pa­gos se en­cuen­tran a sal­vo de la hue­lla hu­ma­na?

Es­tu­dios re­cien­tes mues­tran que Dar­win y Wolf al­ber­gan la bio­ma­sa de ti­bu­ro­nes más al­ta del pla­ne­ta. A pe­sar de ello, su abun­dan­cia ha dis­mi­nui­do en las úl­ti­mas dé­ca­das, ya que no so­lo se han pes­ca­do ti­bu­ro­nes ile­gal­men­te en la re­ser­va ma­ri­na de las Ga­lá­pa­gos, sino tam­bién en to­do el Pa­cí­fi­co tro­pi­cal orien­tal.

El ci­lin­dro gris que ob­ser­va­mos du­ran­te nues­tro bu­ceo en Dar­win es un ins­tru­men­to que de­tec­ta la pre­sen­cia de ti­bu­ro­nes mar­ca­dos con trans­mi­so­res acús­ti­cos. El ci­lin­dro es una es­ta­ción de es­cu­cha mu­cho más efec­ti­va que un bu­zo: se an­cla en el fon­do y so­lo re­quie­ren cam­bio de ba­te­rías –y re­cu­pe­ra­ción de da­tos – una vez al año. Los re­cep­to­res nos in­di­can si un ti­bu­rón mar­ca­do en la is­la X ha lle­ga­do a la is­la Y, pe­ro no nos di­cen na­da so­bre el ca­mino que ha to­ma­do. Pa­ra eso, los cien­tí­fi­cos tam­bién uti­li­zan mar­cas que to­man su po­si­ción pe­rió­di­ca­men­te y la trans­mi­ten a un sa­té­li­te, las cua­les ayu­dan a di­bu­jar el ma­pa de las mi­gra­cio­nes de los ti­bu­ro­nes.

In­ves­ti­ga­do­res des­de Es­ta­dos Uni­dos has­ta Ecua­dor han mar­ca­do de­ce­nas de ti­bu­ro­nes de

Las Ga­lá­pa­gos ofre­cían al­go úni­co: un via­je al pa­sa­do de la Tie­rra, un la­bo­ra­to­rio vi­vien­te de evo­lu­ción que no tie­ne ré­pli­ca en nin­gún otro lu­gar del mun­do.

di­fe­ren­tes es­pe­cies a lo lar­go de las cos­tas del Pa­cí­fi­co, en Cen­tro y Nor­tea­mé­ri­ca, pa­ra es­tu­diar sus mo­vi­mien­tos. Los in­ves­ti­ga­do­res, que for­man par­te de una red lla­ma­da Mi­gra­mar, han des­cu­bier­to que las Ga­lá­pa­gos, y en es­pe­cial las re­mo­tas is­las Dar­win y Wolf, son pa­ra­das obli­ga­to­rias en la mi­gra­ción anual de ti­bu­ro­nes en la re­gión. Los trans­mi­so­res han mos­tra­do que ti­bu­ro­nes mar­ti­llo mi­gran en­tre las Ga­lá­pa­gos y las re­ser­vas ma­ri­nas de la is­la del Co­co, en Cos­ta Ri­ca, y Mal­pe­lo, en Co­lom­bia. Ade­más, Dar­win y Wolf han re­gis­tra­do la ma­yor mi­gra­ción de hem­bras en es­ta­do de ges­ta­ción del gi­gan­tes­co ti­bu­rón ba­lle­na.

Den­tro de las zo­nas pro­te­gi­das, los ti­bu­ro­nes go­zan de pro­tec­ción pe­ro, en cuan­to cru­zan la lí­nea in­vi­si­ble del lí­mi­te de la re­ser­va, en­tran en un mar sin per­dón, re­ple­to de cam­pos de an­zue­los –mi­llo­nes de an­zue­los– y cien­tos de ki­ló­me­tros de re­des. Pe­ro no so­lo las es­pe­cies mi­gra­to­rias han ex­pe­ri­men­ta­do un des­cen­so en su abun­dan­cia. Hay otros es­tu­dios re­cien­tes que mues­tran que la abun­dan­cia de es­pe­cies cap­tu­ra­das por la pes­ca ar­te­sa­nal en Ga­lá­pa­gos tam­bién ha dis­mi­nui­do a lo lar­go del tiem­po.

El mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te de Ecua­dor, Da­niel Or­te­ga, y el ar­tis­ta de fa­ma in­ter­na­cio­nal y de­di­ca­do con­ser­va­cio­nis­ta ma­rino Miguel Bo­sé nos acom­pa­ña­ron du­ran­te nues­tra ex­pe­di­ción en di­ciem­bre de 2015. En la is­la Dar­win tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de des­cen­der en el sub­ma­rino Deep­see has­ta 200 me­tros de pro­fun­di­dad. Tras su pri­me­ra in­mer­sión, Bo­sé ex­cla­mó que es­pe­ra­ba ver más. “Vi­mos mu­chos ti­bu­ro­nes y pe­ces pe­que­ños, pe­ro fal­ta la mi­tad de la ca­de­na ali­men­ta­ria, pe­ces gran­des, co­mo me­ros y par­gos”.

En­tre 2011 y 2013, Sa­li­nas de León y al­gu­nos co­le­gas su­yos via­ja­ron con pes­ca­do­res y ob­tu­vie­ron mues­tras en el pe­que­ño mer­ca­do de pes­ca­do en la is­la San­ta Cruz. Re­gis­tra­ron el ta­ma­ño, la edad y el se­xo de unos 300 ejem­pla­res que los lu­ga­re­ños lla­man “ba­ca­laos”, es­pe­cie de me­ro que so­lo se en­cuen­tra en las Ga­lá­pa­gos y en la is­la del Co­co. “De ca­da 100 in­di­vi­duos que exa­mi­na­mos, so­lo uno era ma­cho –me con­tó Sa­li­nas de León tras nues­tro bu­ceo en Dar­win–. Eso sig­ni­fi­ca que a los ma­chos, que son de ma­yor ta­ma­ño, los han so­bre­pes­ca­do”. Su son­ri­sa per­ma­nen­te se con­vir­tió en una tris­te in­te­rro­gan­te. Me mos­tró unas fo­tos de los años se­ten­ta, con “ba­ca­laos” mu­cho más gran­des de los que ob­ser­vo hoy en la lon­ja de San­ta Cruz. Los aná­li­sis de Sa­li­nas de León de­mues­tran que el ta­ma­ño me­dio del “ba­ca­lao” ha dis­mi­nui­do más de 30 cen­tí­me­tros (40 %) de­bi­do a la pes­ca ex­ce­si­va. Al­go pa­re­ci­do le ocu­rrió al pe­pino de mar, cu­ya pes­ca (que se ex­por­ta­ba en su to­ta­li­dad a Asia) se tu­vo que ce­rrar a fi­na­les de los años no­ven­ta, ya que se co­lap­só de­bi­do a cap­tu­ras ex­ce­si­vas.

Un aná­li­sis eco­nó­mi­co li­de­ra­do por la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en San­ta Bár­ba­ra y Na­tio­nal

Geo­grap­hic mos­tró que el va­lor de un ti­bu­rón a lo lar­go de su vi­da en las Ga­lá­pa­gos es de más de cin­co mi­llo­nes de dó­la­res, que in­gre­san por el turismo de bu­ceo. En cam­bio, ese mis­mo ti­bu­rón muer­to pro­por­cio­na me­nos de 200 dó­la­res al pes­ca­dor que lo cap­tu­ra. Una ale­ta de ti­bu­rón so­lo se pue­de ven­der una vez. Un ti­bu­rón vi­vo se pue­de “ven­der” mi­les de ve­ces, a mi­les de bu­cea­do­res que via­jan des­de to­do el mun­do pa­ra ob­ser­var al­go úni­co.

Los es­tu­dios cien­tí­fi­cos mos­tra­ban que la ges­tión de la re­ser­va no pre­ve­nía el de­cli­ve de ti­bu­ro­nes y otras es­pe­cies que son la ba­se de la eco­no­mía y el em­pleo en las Ga­lá­pa­gos. En­fren­ta­do con es­te di­le­ma, y cons­cien­te del va­lor eco­ló­gi­co y eco­nó­mi­co de la vi­da ma­ri­na en las is­las, el Par­que Na­cio­nal Ga­lá­pa­gos co­men­zó en 2014 un pro­ce­so pa­ra re­eva­luar la pro­tec­ción de la re­ser­va ma­ri­na, con par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de en­ti­da­des científicas y con­ser­va­cio­nis­tas, y de to­dos los sec­to­res pro­duc­ti­vos de las Ga­lá­pa­gos, in­clu­yen­do a los pes­ca­do­res ar­te­sa­na­les. El mi­nis­tro Or­te­ga nos di­jo a bor­do del Ar­go que “a pe­sar del ex­tra­or­di­na­rio va­lor glo­bal de las Ga­lá­pa­gos, sus aguas ad­ya­cen­tes no es­tán su­fi­cien­te­men­te pro­te­gi­das, lo que ame­na­za la fu­tu­ra pre­ser­va­ción de es­ta jo­ya mun­dial de la na­tu­ra­le­za”.

Los mi­nis­tros Or­te­ga y Al­va­ra­do or­ga­ni­za­ron una reunión en Qui­to, en fe­bre­ro de 2016, con el pre­si­den­te de Ecua­dor, Ra­fael Co­rrea. Miguel Bo­sé y yo acu­di­mos pa­ra dis­cu­tir la im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca de un me­dio am­bien­te ma­rino sa­lu­da­ble pa­ra Ecua­dor, así co­mo su re­le­van­cia eco­ló­gi­ca glo­bal. El pre­si­den­te Co­rrea ya es­ta­ba al co­rrien­te y nos in­di­có la im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca de una na­tu­ra­le­za sa­lu­da­ble pa­ra Ecua­dor.

El 21 de mar­zo de 2016, tras reunio­nes en­tre el Par­que Na­cio­nal Ga­lá­pa­gos, los mi­nis­tros de Am­bien­te, Turismo y Agri­cul­tu­ra, el Con­se­jo de Go­bierno de Ga­lá­pa­gos, or­ga­ni­za­cio­nes con­ser­va­cio­nis­tas y los sec­to­res pro­duc­ti­vos en las Ga­lá­pa­gos, el pre­si­den­te Co­rrea fir­mó en Qui­to un de­cre­to pa­ra crear un san­tua­rio ma­rino en las aguas al­re­de­dor de Dar­win y Wolf. El san­tua­rio, el pri­me­ro de su cla­se en Ecua­dor, prohí­be cual­quier ac­ti­vi­dad ex­trac­ti­va en un área de unos 40 000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Ade­más, se pro­te­gió una vein­te­na de áreas de me­nor ta­ma­ño, lo que ele­va la zo­na de mar to­tal­men­te pro­te­gi­da de las Ga­lá­pa­gos a un ter­cio de la re­ser­va ma­ri­na. Du­ran­te la fir­ma del de­cre­to, el pre­si­den­te Co­rrea di­jo que la nue­va pro­tec­ción “be­ne­fi­cia­rá el turismo, las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas sus­ten­ta­bles, la cien­cia, pe­ro, so­bre to­do, ra­ti­fi­ca nues­tro com­pro­mi­so con el desa­rro­llo sus­ten­ta­ble y la con­ser­va­ción”.

Zo­nas sin pes­ca al­re­de­dor del mun­do han de­mos­tra­do que la pro­tec­ción no so­lo be­ne­fi­cia la vi­da ma­ri­na, sino que ade­más crean em­pleo y re­sul­tan en in­gre­sos tu­rís­ti­cos con­si­de­ra­bles, co­mo en las Ga­lá­pa­gos. Ade­más, los san­tua­rios ac­túan co­mo cuen­tas de in­ver­sión con las que se crían pe­ces que ayu­dan a re­po­blar las zo­nas ale­da­ñas, lo cual tam­bién be­ne­fi­cia a los pes­ca­do­res.

Tras la fir­ma del de­cre­to, Bo­sé y yo pre­gun­ta­mos al pre­si­den­te Co­rrea có­mo se sen­tía. “Creo que he­mos cum­pli­do con nues­tro de­ber: con­ser­var esa jo­ya úni­ca na­tu­ral, a ni­vel mun­dial, pa­ra el go­ce de las pre­sen­tes y las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes”, nos di­jo.

Mi me­mo­ria via­jó has­ta el día en que de­ja­mos la is­la Dar­win al fi­nal de nues­tra ex­pe­di­ción. El sol se pu­so tras el ar­co pé­treo de Dar­win, in­fla­man­do las nu­bes y el cie­lo. El ar­co de Dar­win sim­bo­li­za uno de triun­fo, de triun­fo de la na­tu­ra­le­za al per­sis­tir fren­te a las cre­cien­tes pre­sio­nes hu­ma­nas y de triun­fo pa­ra Ecua­dor, que ha sa­bi­do pro­te­ger al­go úni­co que, co­mo di­jo el pre­si­den­te Co­rrea, “no per­te­ne­ce a Ecua­dor, sino a to­da la hu­ma­ni­dad”.

Las zo­nas sin pes­ca han de­mos­tra­do que la pro­tec­ción no so­lo be­ne­fi­cia la vi­da ma­ri­na: crea em­pleo y re­sul­ta en in­gre­sos tu­rís­ti­cos con­si­de­ra­bles.

Un ca­ba­lli­to de mar se afe­rra a al­gas ro­jas cer­ca de la rom­pien­te en Fer­nan­di­na, la más jo­ven de las Ga­lá­pa­gos. Ayu­da­dos por su ca­mu­fla­je, los ca­ba­lli­tos de mar se acer­can a pe­que­ños ca­ma­ro­nes y los suc­cio­nan en­te­ros, ya que ca­re­cen de dien­tes.

n La ex­pe­di­ción Na­tio­nal Geo­grap­hic Pris­ti­ne Seas a las is­las Ga­lá­pa­gos en 2015 fue fi­nan­cia­da en par­te por Blanc­pain, Da­vi­doff Co­ol Wa­ter y Helms­ley Cha­ri­ta­ble Trust.

MA­NU SAN FÉ­LIX

Igua­nas ma­ri­nas des­can­san tras bu­cear en bus­ca de al­gas en la is­la Fer­nan­di­na. Con as­pec­to de dra­go­nes prehis­tó­ri­cos, es la úni­ca es­pe­cie de igua­na ma­ri­na y se en­cuen­tra so­lo en las Ga­lá­pa­gos.

El nue­vo san­tua­rio pro­te­ge las is­las de los efec­tos hu­ma­nos di­rec­tos, pe­ro so­lo ayu­da a mi­ti­gar los cli­má­ti­cos. En años de El Ni­ño, cuan­do el agua se ca­lien­ta y ba­ja la pro­duc­ti­vi­dad, las al­gas es­ca­sean, por lo que las igua­nas ma­ri­nas mue­ren o se en­co­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.