¿Bus­cas a un an­ces­tro hu­mano per­di­do? Prue­ba en Fa­ce­book

National Geographic (Chile) - - Ex­plo­ra - MA­RI­NA ELLIOTT Ex­plo­ra­do­ra emer­gen­te

En oc­tu­bre de 2013, Ma­ri­na Elliott res­pon­dió un anun­cio en Fa­ce­book que bus­ca­ba ar­queó­lo­gos y pa­leon­tó­lo­gos ex­pe­ri­men­ta­dos con un fí­si­co en par­ti­cu­lar: “La per­so­na de­be ser del­ga­da y de pre­fe­ren­cia, pe­que­ña”, le­yó.

Al mes si­guien­te, Elliott se apre­tu­ja­ba por un pa­sa­je de 20 cen­tí­me­tros de an­cho en una cue­va sud­afri­ca­na re­ple­ta de fó­si­les de un pa­rien­te hu­mano ape­nas des­cu­bier­to: Ho­mo na­le­di.

El pa­leo­an­tro­pó­lo­go Lee Ber­ger ha­bía pu­bli­ca­do una so­li­ci­tud pa­ra in­te­grar nue­vos miem­bros a su equi­po de ex­ca­va­ción en una cue­va en la Cu­na de la Hu­ma­ni­dad, Pa­tri­mo­nio Mun­dial, si­tua­do a las afue­ras de Johan­nes­bur­go, don­de se han des­cu­bier­to mu­chos fó­si­les hu­ma­nos im­por­tan­tes. Elliott, en esos días es­tu­dian­te de doc­to­ra­do en an­tro­po­lo­gía bio­ló­gi­ca en Ca­na­dá, es es­ca­la­do­ra de­por­ti­va y ha­bía he­cho tra­ba­jo de campo en te­rre­nos in­hós­pi­tos de Si­be­ria y el nor­te de Alas­ka.

Ella fue la pri­me­ra de seis cien­tí­fi­cos ele­gi­dos pa­ra des­li­zar­se en la cá­ma­ra don­de se ha­bían ubi­ca­do los fó­si­les en un prin­ci­pio. El pa­sa­di­zo era tan es­tre­cho que no ha­bía es­pa­cio pa­ra usar ar­nés. “Pen­sa­mos: so­lo hay un es­que­le­to. Lo es­car­ba­re­mos y lue­go se­gui­mos con nues­tras vi­das –re­cuer­da–. Pe­ro, la pri­me­ra vez que en­tré, me hi­zo dar­me cuen­ta de con qué tra­tá­ba­mos. Di­ri­gí la luz de mi lin­ter­na del cas­co por la cá­ma­ra y en ca­da lu­gar que alum­bra­ba po­día ver pie­zas de hue­so”. Ca­da fó­sil fue en­vuel­to y lle­va­do a la su­per­fi­cie por una ca­de­na de cien­tí­fi­cos y es­pe­leó­lo­gos. Lue­go de tres se­ma­nas ha­bían des­en­te­rra­do 1550 fó­si­les per­te­ne­cien­tes a 15 in­di­vi­duos di­fe­ren­tes y aña­di­do una ra­ma al ár­bol ge­nea­ló­gi­co de la hu­ma­ni­dad.

Lue­go de ter­mi­nar su pos­gra­do, Elliott se mu­dó a Su­dá­fri­ca pa­ra se­guir con la ex­ca­va­ción y fe­char los hue­sos con Ber­ger. Diez años an­tes, una cá­te­dra so­bre los orí­ge­nes de la hu­ma­ni­dad la ins­pi­ra­ron a aban­do­nar su ca­rre­ra en me­di­ci­na ve­te­ri­na­ria y con­ver­tir­se en an­tro­pó­lo­ga. Es pro­ba­ble que los fu­tu­ros es­tu­dian­tes lean acer­ca de sus des­cu­bri­mien­tos. —Ni­na Stro­chlic

Ma­ri­na Elliott des­cien­de en una cue­va don­de se des­en­te­rró el Ho­mo na­le­di, pri­mo de los hu­ma­nos des­co­no­ci­do has­ta en­ton­ces. El “pun­to de en­cuen­tro” en la ru­ta te­nía unos 20 cen­tí­me­tros de an­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.