Ama­ne­ce a 3 300 me­tros y, más aba­jo, los mo­nos em­pie­zan a in­quie­tar­se.

National Geographic (Chile) - - News - Por Craig Welch Fo­to­gra­fías de Jef­frey Kerby y Tre­vor Beck Frost

Ad­mas­su Ge­ta­neh avan­za entre plan­tas que flo­re­cen y un pas­to tu­pi­do a lo lar­go del bor­de de una pla­ni­cie en el cen­tro de las tie­rras al­tas de Etio­pía. El sol des­te­lla en su ri­fle Ka­lash­ni­kov. A sus pies, pi­la­res de ba­sal­to se hun­den en el Gran Va­lle del Rift, en Áfri­ca orien­tal. Pron­to, un chi­lli­do fan­tas­mal em­pe­za­rá a oír­se con­for­me cien­tos de pri­ma­tes se des­pier­ten de su sue­ño noc­turno en el acan­ti­la­do y sal­ten ha­cia la pla­ni­cie, co­mo un ejér­ci­to de ar­tis­tas cir­cen­ses pe­lu­dos. Pe­ro Ge­ta­neh no es­tá aquí para ver­lo.

Ge­ta­neh le da la es­pal­da a la es­car­pa­du­ra. Al­za sus bi­no­cu­la­res. “Pue­do ver to­da la ac­ción por es­te la­do”, ex­pli­ca. El The­ro­pit­he­cus ge­la­da, a ve­ces lla­ma­do mono de co­ra­zón san­gran­te, qui­zá no lla­me la aten­ción de Ge­ta­neh, cu­ya pre­sen­cia ayu­da a ex­pli­car por qué pros­pe­ran aquí los ge­la­das.

Du­ran­te ca­si 500 años, de ma­ne­ra in­ter­mi­ten­te, los en­car­ga­dos ru­ra­les de ha­cer cum­plir la ley han lle­va­do a ca­bo lo que él hace hoy: pa­tru­llar los más de 100 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de la sa­ba­na al­ta lla­ma­da Área de Con­ser­va­ción Co­mu­ni­ta­ria Menz-guas­sa o, sim­ple­men­te, Guas­sa. Ge­ta­neh, guar­dia y ex sol­da­do, es­tá aquí para ase­gu­rar­se de que na­die se ro­be o arrui­ne las plan­tas.

Si se quie­re pro­te­ger al úni­co mono ca­si ex­clu­si­va­men­te her­bí­vo­ro del pla­ne­ta, cuidar los pas­tos es in­du­da­ble­men­te un buen ini­cio. Sin em­bar­go, los an­te­pa­sa­dos de Ge­ta­neh no es­ta­ban ahí por los ge­la­das, sino que tra­ta­ban de sal­var­se a sí mis­mos. La ve­ge­ta­ción na­ti­va lo es to­do en las tie­rras al­tas. Los ta­llos del­ga­dos y re­sis­ten­tes se en­tre­te­jen para usar­se co­mo te­chos en las ca­ba­ñas. Los hom­bres tren­zan el pas­to para ha­cer cuer­das. Las mu­je­res y los ni­ños en­tre­te­jen ho­jas, vai­nas y ta­llos para fa­bri­car es­co­bas y an­tor­chas. Los col­cho­nes se re­lle­nan de pas­to.

Aun así, en las ne­bli­no­sas tie­rras al­tas, donde vi­ve 80 % de los etío­pes, pas­ti­za­les, pra­dos, ma­to­rra­les, pá­ra­mos y pan­ta­nos se de­te­rio­ran y se con­vier­ten en ro­ca y tie­rra muer­ta. La po­bla­ción se dis­pa­ra (Etio­pía, ho­gar de un es­ti­ma­do de 100 mi­llo­nes de per­so­nas, es, des­pués de Ni­ge­ria, el se­gun­do país más po­bla­do de Áfri­ca). Las gran­jas se ex­tien­den por to­da la tie­rra, ri­ca y hú­me­da, con lo que se des­pla­za a plan­tas na­ti­vas que ayu­dan a

que el sue­lo re­ten­ga hu­me­dad. La ero­sión eli­mi­na 1500 mi­llo­nes de to­ne­la­das de la ca­pa de sue­lo fér­til al año; ello em­pu­ja a los agri­cul­to­res de sub­sis­ten­cia ha­cia tie­rras to­da­vía más mar­gi­na­les. Los ani­ma­les de gran­ja api­so­nan el sue­lo y, con 49 mi­llo­nes de va­cas y 47 mi­llo­nes de ove­jas y ca­bras, Etio­pía tie­ne más ga­na­do que cual­quier otro país afri­cano. Eso tras­tor­na el de­li­ca­do equi­li­brio entre la flo­ra y los roe­do­res na­ti­vos, pues se re­du­ce la co­mi­da para to­dos, des­de la lie­bre de Etio­pía has­ta el ibis ca­run­cu­la­do.

Es­te pa­trón se desa­rro­lla en to­da Etio­pía, al pa­re­cer ca­si en todas par­tes, ex­cep­to aquí. En Guas­sa, la hier­ba es al­ta y on­du­la­da, el li­rio an­tor­cha y la lo­be­lia gi­gan­te se de­jan cre­cer por años. No es un par­que. Los al­dea­nos lo­ca­les ad­mi­nis­tran el lu­gar. Un com­ple­jo sis­te­ma co­mu­nal de­ter­mi­na dón­de pas­ta el ga­na­do, quién y cuán­do cor­ta la hier­ba. Co­mo re­sul­ta­do, es­te pai­sa­je, de una sex­ta par­te del ta­ma­ño de Nai­ro­bi, se en­cuen­tra entre los más saludables del es­te de Áfri­ca. Ca­si una cuar­ta par­te de las es­pe­cies en­dé­mi­cas de ma­mí­fe­ros del país vi­ve aquí. Hay cer­ca de dos do­ce­nas de

una de las es­pe­cies de cá­ni­dos en ma­yor pe­li­gro de ex­tin­ción, el lo­bo abi­si­nio, de piel ro­ji­za. Guas­sa es una re­gión con al­ta bio­di­ver­si­dad, que in­clu­ye al sal­ta­rro­cas, la ci­ve­ta afri­ca­na, el lo­bo do­ra­do afri­cano y la hie­na. A di­fe­ren­cia de otros si­tios de Etio­pía, los cer­ca de 800 es­can­da­lo­sos ge­la­das del lu­gar vi­ven de ma­ne­ra muy pa­re­ci­da a co­mo lo han he­cho du­ran­te mi­les de años.

Es­ta his­to­ria de éxi­to del reino ani­mal, pe­que­ña pe­ro es­pec­ta­cu­lar, es, en otras pa­la­bras, un ac­ci­den­te fe­liz. Vi­ne a Etio­pía para ver si Guas­sa po­día ser­vir co­mo mo­de­lo de con­ser­va­ción. Lo que en­con­tré fue una re­gión que cam­bia tan rá­pi­do que no me que­dó más que pre­gun­tar­me si los agri­cul­to­res y los mo­nos de Guas­sa po­drían so­por­tar las pre­sio­nes que se les ave­ci­nan.

se­ma­nas an­tes de en­con­trar­me con Ge­ta­neh, hui­mos de las mul­ti­tu­des y el pol­vo de la ca­pi­tal, Adís Abe­ba, y re­co­rri­mos las ca­rre­te­ras que suben en es­pi­ral por las mon­ta­ñas ha­cia Guas­sa. El cien­tí­fi­co y fo­tó­gra­fo Jef­frey Kerby y yo pa­sa­mos por gran­jas se­cas y ca­ba­ñas de ro­ca. Etio­pía qui­zá

evo­que imá­ge­nes de ca­me­llos y sa­li­nas in­hós­pi­tas, pe­ro en reali­dad es mon­ta­ño­so en su ma­yo­ría. Los pri­me­ros arro­yue­los del Ni­lo Azul em­pie­zan en las tie­rras al­tas de Etio­pía, adon­de nos di­ri­gía­mos y donde Kerby for­ma par­te de un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción so­bre los ge­la­das, de una dé­ca­da de an­ti­güe­dad, fun­da­do y coor­di­na­do por Pe­ter Fas­hing y Nga Ngu­yen, an­tro­pó­lo­gos de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­li­for­nia en Fu­ller­ton.

Lle­ga­mos a la cús­pi­de de la úl­ti­ma ele­va­ción. La tie­rra par­ce­la­da y los ár­bo­les die­ron pa­so a un al­fom­bra­do ver­de y exuberante. Ca­si de in­me­dia­to, apa­re­cie­ron nues­tros an­fi­trio­nes. Tres ge­la­das cru­za­ron el ca­mino a to­da ve­lo­ci­dad, el más pe­que­ño ha­cía unas rít­mi­cas se­mi­vuel­tas de ca­rro. Uno ate­rri­zó en una ro­ca a unos tres me­tros de dis­tan­cia. Una me­le­na pa­ji­za le caía so­bre los hom­bros. Pa­re­cía que sus bra­zos y ma­nos es­ta­ban cu­bier­tos por guan­tes de coc­tel. Se veía ca­si ma­jes­tuo­so.

Los ge­la­das, una de las es­pe­cies in­sig­nia de los pas­ti­za­les al­pi­nos de Áfri­ca, se en­cuen­tran so­la­men­te en las tie­rras al­tas de Etio­pía. Son el ves­ti­gio más pe­que­ño de un gé­ne­ro que hace mi­llo­nes de años se ex­ten­día des­de Su­dá­fri­ca has­ta Es­pa­ña e In­dia. Al­gu­na vez es­tu­vie­ron entre los pri­ma­tes más pro­mi­nen­tes y pro­ba­ble­men­te se ex­tin­guie­ron por los cam­bios cli­má­ti­cos, la com­pe­ten­cia con los ba­bui­nos, más adap­ta­bles, y nues­tros an­ces­tros, que los ma­ta­ron. Hoy día, to­do lo que que­da del gé­ne­ro The­ro­pit­he­cus son los ge­la­das, que ofre­cen in­for­ma­ción va­lio­sa, aun­que im­per­fec­ta, acer­ca del mun­do que ha­bi­ta­ron nues­tros pre­de­ce­so­res. No hay otro ani­mal co­mo ellos.

Ho­ras des­pués de lle­gar al campamento de in­ves­ti­ga­ción, Kerby y yo nos pu­si­mos en mar­cha. Se­sen­ta y cin­co mo­nos es­ta­ban sen­ta­dos en un pra­do. El ai­re olía a tomillo. Los mo­nos no al­za­ron la vis­ta mien­tras pa­sá­ba­mos.

La ca­rac­te­rís­ti­ca más re­co­no­ci­ble de los ge­la­das es un seg­men­to car­me­sí de piel sin pe­lo en el pe­cho. En las hem­bras, es­ta par­te cam­bia de co­lor y pe­que­ños sa­cos al­re­de­dor de ella se lle­nan de flui­do, lo que sue­le in­di­car que es­tán lis­tas para el apa­rea­mien­to. El co­lor ro­sa­do de los ma­chos do­mi­nan­tes se con­vier­te en ro­jo. Otros pri­ma­tes mues­tran su dis­po­si­ción se­xual con sus tra­se­ros, pe­ro es­tos mo­nos pa­san la ma­yor par­te del día arras­trán­do­los mien­tras se ati­bo­rran de co­mi­da. La ma­yo­ría de los pri­ma­tes tre­pa los ár­bo­les para co­mer fru­tos y ho­jas; los ge­la­das usan sus pul­ga­res opo­ni­bles para arran­car hier­ba y pas­to. Al igual que las ce­bras, tri­tu­ran la co­mi­da con los mo­la­res. Kerby ex­pli­ca que, en teo­ría, “los pri­ma­tes no de­be­rían co­mer pas­to”. Des­de un pun­to de vis­ta nu­tri­men­tal, el pas­to apor­ta po­ca ener­gía y se ne­ce­si­ta tiem­po y es­fuer­zo para ob­te­ner su­fi­cien­te. Es­ta in­efi­ca­cia ha­bría di­fi­cul­ta­do la evo­lu­ción de un ce­re­bro gran­de. Eso po­dría ex­pli­car por qué los ge­la­das son menos cu­rio­sos que, di­ga­mos, el pa­pión chac­ma, cuan­do se les mues­tran mu­ñe­cos o pe­lo­tas de plás­ti­co, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que es­tos mo­nos no sean as­tu­tos.

Kerby y yo nos acu­cli­lla­mos y es­cu­cha­mos. El ai­re se lle­nó del rui­do chi­llón que ha­cen al mas­ti­car. Un ani­mal emi­tió un graz­ni­do gu­tu­ral, co­mo de ga­vio­ta. Es­cu­ché graz­ni­dos co­mo de cuer­vos que pe­lea­ban. Los ge­la­das for­man ciu­da­des iti­ne­ran­tes de pri­ma­tes y se aco­mo­dan en ma­na­das de va­rios cien­tos. Se co­mu­ni­can usan­do uno de los re­per­to­rios vo­ca­les más am­plios de cual­quier pri­ma­te no hu­mano. El “tem­blo­ro­so” chas­qui­do de sus la­bios po­dría in­clu­so ofre­cer evi­den­cia de que los rui­dos fa­cia­les fue­ron pre­cur­so­res del ha­bla hu­ma­na. Para do­cu­men­tar la di­ná­mi­ca fa­mi­liar y con­duc­tual, los in­ves­ti­ga­do­res bau­ti­zan a los ge­la­das con nom­bres me­mo­ra­bles.

Por ejem­plo, la pe­que­ña As­tral es co­no­ci­da por ini­ciar pe­leas, gol­pea a mo­nos más gran­des y lue­go se es­con­de de­trás de su ma­má, Au­tumn, co­mo si fue­ra una niña con­sen­ti­da y cruel. Ly­dia no es la me­jor madre para Lo­be­lia, así que Lox, her­ma­na de Ly­dia, en­tra en ac­ción a me­nu­do. Cuan­do Ly­dia aban­do­na a sus crías, lo cual ocu­rre a me­nu­do, Lox de­ja que Lo­be­lia se tre­pe en su es­pal­da.

Las hem­bras for­man una her­man­dad que se mue­ve en uni­da­des re­pro­duc­ti­vas con uno o unos cuan­tos ma­chos. Los ge­la­das no son mo­nó­ga­mos, así que los en­cuen­tros entre ma­chos a me­nu­do son pe­li­gro­sos. To­me­mos, por ejem­plo, a Re­ve­ren­do Ale­gría. Cuan­do es­te lí­der veía a un in­fan­te ri­val en el pas­ti­zal, gri­ta­ba. Par­pa­dea­ba rá­pi­da­men­te y

con­traía los la­bios. De­ja­ba al des­cu­bier­to sus im­pre­sio­nan­tes y afi­la­dos ca­ni­nos. Los ge­la­das no usan es­tos dien­tes para ca­zar. Sir­ven para ame­na­zar y pe­lear. Re­ve­ren­do Ale­gría se apre­su­ró para asus­tar al jo­ven, pe­ro en­ton­ces su ri­val se aba­lan­zó so­bre él. Se en­ca­ra­ron a unos cuan­tos cen­tí­me­tros, re­so­plan­do, has­ta que se re­ti­ró el ri­val.

Los in­ves­ti­ga­do­res de Guas­sa, de Etio­pía y otros paí­ses, han se­gui­do las mi­nu­tas de la vi­da dia­ria de al menos 500 in­di­vi­duos. Mo­ni­to­rean la ac­ti­vi­dad, es­tu­dian las re­la­cio­nes, ras­trean los na­ci­mien­tos y do­cu­men­tan las muer­tes.

Aun así, se des­co­no­cen mu­chos as­pec­tos de los ge­la­das. Des­pués de una re­vuel­ta en Etio­pía, con la que se des­ti­tu­yó al en­ton­ces em­pe­ra­dor Hai­le Se­las­sie en 1974, la guerra ci­vil di­fi­cul­tó el tra­ba­jo de cam­po. A prin­ci­pios de los no­ven­ta, los le­van­ta­mien­tos ex­pul­sa­ron a la jun­ta de go­bierno co­mu­nis­ta, la Derg, y los cien­tí­fi­cos re­gre­sa­ron. Hoy día no es­tá cla­ro cuán­tos ge­la­das que­dan. ¿Unos cien­tos de mi­les? ¿De­ce­nas de mi­les? La ma­yor par­te del te­rreno del país se ha con­ver­ti­do en tie­rra de la­bran­za. Sim­ple­men­te hay de­ma­sia­das gran­jas, de­ma­sia­da ero­sión, co­mo para sos­te­ner un con­jun­to nu­tri­do de pas­ti­za­les. La can­ti­dad de ge­la­das es ele­va­da en las mon­ta­ñas Si­mien, pe­ro esa re­gión del norte tie­ne de­ma­sia­do ga­na­do. Mu­chos de los de­pre­da­do­res na­tu­ra­les ahí han des­apa­re­ci­do. En las tie­rras al­tas, los cien­tí­fi­cos han en­con­tra­do pe­que­ñas po­bla­cio­nes de mo­nos que so­bre­vi­ven a pe­sar de ver­se aco­rra­la­dos por las gran­jas, pe­ro ¿cuán­to du­ra­rán?

Guas­sa es di­fe­ren­te. Los car­ní­vo­ros abun­dan. La die­ta de los ge­la­das ge­ne­ral­men­te con­sis­te 90 % en hier­ba, pe­ro aquí tam­bién co­men más de 60 ti­pos de plan­tas, así que la hier­ba cons­ti­tu­ye ape­nas po­co más de la mi­tad de lo que co­men, lo que tal vez sea si­mi­lar a la die­ta de al­gu­nos ho­mí­ni­dos tem­pra­nos. Los The­ro­pit­he­cus ayu­dan a los cien­tí­fi­cos a en­ten­der có­mo el Pa­ranth­ro­pus boi­sei, an­te­pa­sa­do de los hu­ma­nos, que al­gu­na vez fue co­no­ci­do erró­nea­men­te co­mo Hom­bre Cas­ca­nue­ces, pudo ha­ber pros­pe­ra­do con una ve­ge­ta­ción si­mi­lar. “Es­tu­diar a los ge­la­das aquí no es co­mo es­tu­diar­los en otras par­tes –in­di­ca Kerby–. Es­te lu­gar es una ven­ta­na a una épo­ca pa­sa­da.

ge­ta­neh me re­ga­la una son­ri­sa pa­cien­te y tor­ci­da. Él, Kerby y yo estamos pa­tru­llan­do. Su­bi­mos y ba­ja­mos pe­que­ñas me­se­tas. Ca­mi­na­mos entre la ma­le­za. Bus­ca­mos la­dro­nes. De­be­mos man­te­ner­nos en mo­vi­mien­to, pues nos que­dan ca­si 20 ki­ló­me­tros por re­co­rrer.

Ge­ta­neh ad­mi­nis­tra la ofi­ci­na de con­ser­va­ción de Guas­sa. Él la pro­te­ge de quie­nes quie­ran da­ñar­la. Na­die vi­ve en Guas­sa, pe­ro 45 000 al­dea­nos aba­rro­tan sus al­re­de­do­res. Los re­si­den­tes plan­tan ce­ba­da, len­te­jas, pa­pas y, a ve­ces, tri­go. Crían va­cas y ove­jas, y que­man el es­tiér­col del ga­na­do para co­ci­nar in­je­ra, un pan plano tí­pi­co de Etio­pía. Los pe­que­ños gru­pos de gran­jas, a los que lla­man ke­be­les, eli­gen re­pre­sen­tan­tes para vi­gi­lar el pai­sa­je. Los ad­mi­nis­tra­do­res cie­rran las tie­rras de pas­to­reo du­ran­te me­ses o años has­ta que la hier­ba de Fes­tu­ca –a la que Guas­sa de­be su nom­bre– es­tá ma­du­ra y lis­ta para cor­tar­se. Pe­ro eso no de­tie­ne a to­do mun­do. Los la­dro­nes, con gua­da­ñas, cru­zan las co­li­nas a to­da ve­lo­ci­dad para cor­tar hier­ba ile­gal­men­te y ven­der­la en lu­ga­res tan le­ja­nos co­mo De­bre Ber­han. Los re­co­lec­to­res ile­ga­les ex­traen las raí­ces de plan­tas en flor para usar­las co­mo le­ña. Ge­ta­neh a ve­ces ras­trea a los fo­ra­ji­dos con equi­pos de vi­gi­lan­tes. A me­nu­do, es­tos vi­gi­lan­tes pa­tru­llan sin él. Cuan­do Ge­ta­neh es­tá so­lo, de­pen­de de su si­gi­lo. Es un fan­tas­ma fu­rio­so.

La éti­ca en cuan­to al uso de la tie­rra en Guas­sa es­tá im­bui­da por le­yen­das y la igle­sia. Los re­cur­sos com­par­ti­dos sin una ad­mi­nis­tra­ción ri­gu­ro­sa sue­len ser víc­ti­mas de ac­tos egoís­tas por par­te de in­di­vi­duos. Pa­re­ce que la pre­sión de los com­pa­ñe­ros y la aso­cia­ción con la igle­sia ayu­dó en Guas­sa. La con­ser­va­ción era ca­si una obli­ga­ción es­pi­ri­tual.

Si se quie­re pro­te­ger al úni­co mono ca­si ex­clu­si­va­men­te her­bí­vo­ro del pla­ne­ta, cuidar la hier­ba es un buen ini­cio.

Los al­dea­nos se enor­gu­lle­cían de su ma­yor­do­mía. In­clu­so las tem­po­ra­das de pas­to­reo ter­mi­na­ban en los días de ce­le­bra­cio­nes re­li­gio­sas (“por lo ge­ne­ral, cuan­do es­te ti­po de pro­pie­da­des co­mu­nes se apo­yan en ins­ti­tu­cio­nes sa­gra­das, se vuel­ven sa­gra­das tam­bién”, se­ña­la el cien­tí­fi­co etío­pe Ze­lea­lem Te­fe­ra As­he­na­fi, ex­per­to en Guas­sa). Y cuan­do to­do eso fa­lla, que­dan hom­bres co­mo Ge­ta­neh.

Pe­ro su tra­ba­jo im­pli­ca pe­li­gros. Los ban­di­dos –shif­ta– pa­san por ahí y ven­den armas que que­da­ron de la guerra ci­vil o de los con­flic­tos con Eri­trea. A Ge­ta­neh le han dis­pa­ra­do y lo han ape­drea­do. Un ca­za­dor ile­gal bus­có co­men­zar una pe­lea con una na­va­ja. Bo­rra­chos de los ba­res cer­ca­nos de Mehal Me­da han ju­ra­do ma­tar­lo.

Hoy día, el ro­bo se cas­ti­ga con mul­tas o cár­cel, pe­ro hay mu­chos re­cuer­dos y la his­to­ria nun­ca se ale­ja. Du­ran­te si­glos, los cas­ti­gos fue­ron bru­ta­les para ser­vir co­mo di­sua­si­vos. Las mul­tas te­nían que pa­gar­se con pie­les de león o se­mi­llas de col, que no se en­cuen­tran en Guas­sa. Así pues, las au­to­ri­da­des gol­pea­ban y des­te­rra­ban a los la­dro­nes. Las va­cas que pas­ta­ban de ma­ne­ra ile­gal se sa­cri­fi­ca­ban y sus pie­les se es­ti­ra­ban para dár­se­las a la igle­sia para ha­cer tam­bo­res. Se in­cen­dia­ban las ca­sas cu­yos te­chos eran de hier­ba ro­ba­da.

Em­pe­za­mos a ca­mi­nar otra vez. Más o menos des­pués de un ki­ló­me­tro, Ge­ta­neh me se­ña­la un po­zo de ar­ci­lla. A su al­re­de­dor, la tie­rra es­tá cha­mus­ca­da. Ve­mos cortes en la hier­ba. Los re­co­lec­to­res ile­ga­les an­du­vie­ron por ahí. Ge­ta­neh se di­ri­ge ha­cia el te­rreno al­to y ob­ser­va la pla­ni­cie. “No es­tán aquí”, dice. Le pre­gun­to si cree que los atra­pa­re­mos. Se en­co­ge de hom­bros y se sien­ta. Si na­die vi­gi­la­ra, ase­gu­ra, el ro­bo de hier­ba se sal­dría de con­trol. Los gran­je­ros con va­cas en­fer­mas se irían ha­cia cam­pos ce­rra­dos. Si la tie­rra de pas­to­reo se re­du­je­ra, los mo­nos ten­drían que ro­bar más de las gran­jas, lo que sig­ni­fi­ca­ría más mo­nos muer­tos.

Al dar una vuel­ta en­con­tra­mos, pa­ra­do so­bre una ro­ca, cer­ca de un ma­to­rral de hi­pé­ri­co, un fran­co­lín ma­rrón que ob­ser­va el va­lle. En to­da Etio­pía aún que­da una frac­ción de la ve­ge­ta­ción na­ti­va de las tie­rras al­tas. Sin em­bar­go, Guas­sa es to­da­vía eco­ló­gi­ca­men­te ri­ca. Es­te eco­sis­te­ma ha so­bre­vi­vi­do re­vo­lu­cio­nes, in­va­sio­nes, ham­bru­na y co­rrup­ción. Ha du­ra­do más que los go­bier­nos del país. En las con­di­cio­nes apro­pia­das, la con­ser­va­ción lo­cal fun­cio­na, pe­ro los eco­sis­te­mas son frá­gi­les. El go­bierno bajo la Derg y los cam­bios su­ti­les que se han da­do des­de en­ton­ces ofre­cen una idea de cuán fá­cil es que se des­con­tro­len las co­sas.

los agri­cul­to­res De guas­sa no es­tán en­can­ta­dos con los mo­nos. Los al­dea­nos los to­le­ran. Los ge­la­das in­te­li­gen­tes tre­pan so­bre las pi­las de ce­ba­da re­cién cor­ta­da para co­mer. Los al­dea­nos ahu­yen­tan a los mo­nos ham­brien­tos. Cuan­do la hier­ba se ad­mi­nis­tra bien, hay su­fi­cien­te para hu­ma­nos y mo­nos. Cuan­do la Derg es­ta­ba en el po­der, se­gún al­gu­nos al­dea­nos, la hier­ba no es­ta­ba para na­da bien ad­mi­nis­tra­da.

Una ma­ña­na, Kerby y yo em­pren­di­mos nues­tro ca­mino por una la­de­ra bajo una llu­via li­ge­ra, para ver a Tas­so Wu­di­ma­gegn, agri­cul­tor y ex­plo­ra­dor del Pro­yec­to de In­ves­ti­ga­ción de los Ge­la­das de Guas­sa, quien ha sido tes­ti­go de la trans­for­ma­ción en Guas­sa y él mis­mo ha pa­sa­do por una.

Den­tro de su ca­sa de pie­dra y lo­do, su es­po­sa hier­ve ca­fé en una fo­ga­ta. Nos sen­ta­mos jun­to a las pa­re­des ta­pi­za­das con pe­da­zos de revistas que mues­tran imá­ge­nes de to­do el mun­do: jue­gos de beis­bol, ni­ños son­rien­tes, pla­yas tran­qui­las. Cuan­do es­ta­ba cre­cien­do, Wu­di­ma­gegn odia­ba a los ge­la­das. Cul­pa­ba a la Derg por ha­ber in­ci­ta­do el odio, pues ha­bía na­cio­na­li­za­do la tie­rra y ha­bía eli­mi­na­do la vi­gi­lan­cia en Guas­sa. El pas­to­reo y la ta­la au­men­ta­ron. Mu­chos agri­cul­to­res creen que las tie­rras de pas­to­reo dis­mi­nu­ye­ron y que, gra­cias a que más hu­ma­nos in­va­dían los te­rre­nos na­tu­ra­les de ali­men­ta­ción de los mo­nos, los ge­la­das asal­ta­ban las gran­jas más se­gui­do.

Es­te eco­sis­te­ma ha so­bre­vi­vi­do in­va­sio­nes, ham­bru­na y co­rrup­ción..., y ha du­ra­do más que los go­bier­nos del país.

A los seis años, Wu­di­ma­gegn tra­ta­ba de ahu­yen­tar a los mo­nos. Los ni­ños les gri­ta­ban y les ti­ra­ban pie­dras, pe­ro los ge­la­das les mos­tra­ban los dien­tes y los ni­ños sa­lían co­rrien­do. Cuan­do Wu­di­ma­gegn cre­ció, cons­tru­yó tram­pas y gol­pea­ba a los ge­la­das con una va­ra que en Etio­pía lla­man du­la.

En la ac­tua­li­dad, Wu­di­ma­gegn se sien­te aver­gon­za­do por aque­llos mal­tra­tos. La vi­gi­lan­cia en Guas­sa es­tá me­jor que nun­ca, pe­ro la co­mu­ni­dad se en­cuen­tra en mo­vi­mien­to. El sis­te­ma de pro­pie­dad ha cam­bia­do. Al­gu­na vez de­pen­dió de la igle­sia y es­ta­ba li­mi­ta­do a los des­cen­dien­tes de sus fun­da­do­res; aho­ra, la ad­mi­nis­tra­ción de Guas­sa es más se­cu­lar. La di­ná­mi­ca sub­ya­cen­te que hace que la con­ser­va­ción lo­cal fun­cio­ne par­te de la per­cep­ción de que to­dos es­tán jun­tos en es­to. Sin em­bar­go, em­pie­zan a sur­gir re­sen­ti­mien­tos. El sen­ti­do de per­te­nen­cia se es­tá ero­sio­nan­do. des­pués de Una ago­ta­do­ra ca­mi­na­ta de nue­ve ho­ras, Ge­ta­neh, Kerby y yo lle­ga­mos al fi­nal de Guas­sa. Via­ja­mos de aven­tón ha­cia Mehal Me­da. A lo lar­go del ca­mino se nos pre­sen­tó un pai­sa­je di­fe­ren­te: hec­tá­rea tras hec­tá­rea de cul­ti­vos on­du­lan­tes y tie­rra des­mo­ro­na­da, cada par­ce­la ara­da se unía a la si­guien­te en un mar con­ti­nuo de agri­cul­tu­ra. Kerby me di­jo que así es co­mo se ve el res­to de las tie­rras al­tas.

Guas­sa evi­tó ese des­tino en par­te por­que los ha­bi­tan­tes lo­ca­les con­ser­va­ron el con­trol, las re­glas eran cla­ras, la vi­gi­lan­cia era es­tric­ta y los usua­rios es­ta­ban com­pro­me­ti­dos. Eli­nor Os­trom, ga­na­do­ra del Pre­mio No­bel de Eco­no­mía, en­con­tró que estrategias si­mi­la­res tam­bién te­nían éxi­to en si­tios tan dis­pa­res co­mo al­deas agrí­co­las de Sui­za, bos­ques ja­po­ne­ses y pes­que­rías de lan­gos­ta en Nue­va In­gla­te­rra. En Na­mi­bia se realizan es­fuer­zos com­pa­ra­bles para pro­te­ger la vi­da sil­ves­tre, pe­ro, du­ran­te si­glos, a Guas­sa la ha ayu­da­do su po­si­ción geo­grá­fi­ca ele­va­da y re­mo­ta, lo que man­tie­ne bajo con­trol a los re­cién lle­ga­dos. Ac­tual­men­te hay pre­sio­nes por todas par­tes. Ya no es­tá la Derg, pe­ro otras par­tes del país lu­chan de nue­vo contra la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. El cam­bio cli­má­ti­co hace que las tie­rras al­tas sean más ade­cua­das para su cul­ti­vo. Para 2050, la po­bla­ción de Etio­pía po­dría lle­gar a 10 ve­ces lo que era en 1950, a 188 mi­llo­nes. Los in­gre­sos se in­cre­men­tan, pe­ro un ter­cio de los etío­pes to­da­vía vi­ve en po­bre­za ex­tre­ma, así que el go­bierno pro­mue­ve la in­ver­sión chi­na.

Cuan­do re­gre­sá­ba­mos a Guas­sa, vi un pra­do po­pu­lar entre los ge­la­das. Los trac­to­res y las pa­las me­cá­ni­cas pa­vi­men­ta­ban un ca­mino de te­rra­ce­ría que ro­dea­ba al pra­do. Las má­qui­nas des­tro­za­ban los hu­me­da­les, ri­cos en ve­ge­ta­ción nu­tri­ti­va. En la úl­ti­ma dé­ca­da se cons­tru­ye­ron ten­di­dos eléc­tri­cos, to­rres de te­le­fo­nía ce­lu­lar y un al­ber­gue tu­rís­ti­co ru­di­men­ta­rio. ¿Y por qué no? Aquí la vi­da es di­fí­cil y hay po­cas opor­tu­ni­da­des. El desa­rro­llo, el eco­tu­ris­mo y el ac­ce­so a ma­yo­res mer­ca­dos

Con la lle­ga­da de trac­to­res y ten­di­dos eléc­tri­cos, ¿po­drán adap­tar­se es­tos mo­nos a las di­fi­cul­ta­des que se ave­ci­nan?

po­drían sa­car a las per­so­nas de la po­bre­za y ayu­dar a mo­der­ni­zar la eco­no­mía, pe­ro to­do eso pon­dría a prue­ba la re­gión y sus mo­nos.

De re­gre­so en el campamento, en una de mis úl­ti­mas tar­des, Kerby y yo se­gui­mos a los ge­la­das mo­vién­do­se en una for­ma­ción es­tre­cha bajo el sol po­nien­te. Uno por uno, entre chi­lli­dos y gru­ñi­dos, tre­pan de re­gre­so a los ris­cos em­pi­na­dos, donde se jun­tan has­ta el ama­ne­cer en sa­lien­tes ro­co­sas del­ga­das. Es­ta prác­ti­ca, re­fi­na­da a lo lar­go de mi­le­nios, los pro­te­ge, mien­tras duer­men, de las hie­nas y otros de­pre­da­do­res noc­tur­nos. Mien­tras veo a los re­za­ga­dos tro­tar lán­gui­da­men­te, no de­jo de sen­tir cier­ta in­co­mo­di­dad. La evo­lu­ción ha pre­pa­ra­do a nues­tros com­pa­ñe­ros pri­ma­tes para mu­chas ame­na­zas, pe­ro no ten­drán lu­gar para es­con­der­se de lo que estamos a pun­to de po­ner en su ca­mino. Tre­vor Beck Frost, fo­tó­gra­fo y be­ca­rio de Na­tio­nal Geo­grap­hic, dis­fru­ta los lu­ga­res “donde la na­tu­ra­le­za es sal­va­je y cual de­be ser”. Jef­frey Kerby, fo­tó­gra­fo y tam­bién be­ca­rio de Na­tio­nal Geo­grap­hic, es cien­tí­fi­co en Dar­mouth. Es­ta es su pri­me­ra co­la­bo­ra­ción para la re­vis­ta.

Los ge­la­das co­men bien en el Área de Con­ser­va­ción Co­mu­ni­ta­ria Menz-guas­sa por­que la ve­ge­ta­ción es va­ria­da. Ad­mas­su Ge­ta­neh, ex sol­da­do que ad­mi­nis­tra la zo­na co­no­ci­da co­mo Guas­sa, pa­tru­lla en bus­ca de gran­je­ros ile­ga­les que lle­van su ga­na­do a pas­tar o de ta­la­do­res ile­ga­les que van por la hier­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.