TE­RA­PIA AR­TÍS­TI­CA

National Geographic (Chile) - - News - Por Cat­he­ri­ne Zuc­ker­man

Las ma­ri­po­sas abun­dan en la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, ho­gar de ca­si 600 es­pe­cies iden­ti­fi­ca­das, mu­chas de co­lo­res bri­llan­tes y al­gu­nas tan gran­des co­mo un pla­to. Nu­bes de es­tos in­sec­tos sue­len apa­re­cer de re­pen­te, un con­tras­te sor­pren­den­te con un pai­sa­je que ha sido de­vas­ta­do du­ran­te los úl­ti­mos cua­tro años por una guerra ci­vil bru­tal.

El gran­je­ro Phi­lip­pe An­dé en­cuen­tra su con­sue­lo en es­tas cria­tu­ras. Du­ran­te cua­tro dé­ca­das ha re­co­lec­ta­do alas de ma­ri­po­sas para con­ver­tir­las en pie­zas de ar­te. Con na­da más que una na­va­ja de afei­tar, unas pin­zas y al­go de go­ma, en­sam­bla sec­cio­nes de alas para re­crear es­ce­nas de la vi­da cen­troa­fri­ca­na: un ni­ño que co­se­cha co­cos, mu­je­res que gol­pean yu­ca para ha­cer ha­ri­na, la ban­de­ra mul­ti­co­lor de la na­ción (arri­ba). Cada cua­dro es co­mo un vi­tral, co­men­ta Pe­ter Gwin, edi­tor se­nior de Na­tio­nal Geo­grap­hic, quien es­cri­be so­bre el país en la edi­ción del pró­xi­mo mes.

An­dé co­men­zó a crear es­tas pie­zas para ven­der­las a los tu­ris­tas. Pe­ro, de­bi­do a que la zo­na se ha vuel­to vio­len­ta, los clien­tes es­ca­sean.

Aun así, él con­ti­núa con su ar­te. Es una for­ma de sa­na­ción, una ma­ne­ra de cap­tu­rar la be­lle­za de su país y de evo­car la tran­qui­li­dad que al­gu­na vez vi­vió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.