AC­TUAR EL PA­PEL DE UN GENIO

National Geographic (Chile) - - 3 Preguntas -

Sus pa­pe­les van des­de el ca­pi­tán Bar­bos­sa, en la sa­ga Pi­ra­tas del Ca­ri­be, has­ta el te­ra­peu­ta de len­gua­je de Jorge VI, en El dis­cur­so del rey. Pe­ro Geof­frey Rush, de 65 años, ase­gu­ra que re­tra­tar a Al­bert Eins­tein en la se­rie de te­le­vi­sión Ge­nius es “lo que los ac­to­res lla­man un gran pa­pel. Para un ac­tor de re­par­to se­xa­ge­na­rio, esos no lle­gan cada día”.

¿Có­mo era Eins­tein a di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de no­so­tros?

Al pre­pa­rar­me para el pa­pel en­con­tré la ci­ta más fan­tás­ti­ca del fi­ló­so­fo Art­hur Scho­pen­hauer: “El ta­len­to al­can­za un ob­je­ti­vo al que na­die más pue­de lle­gar. El genio al­can­za un ob­je­ti­vo que na­die más pue­de ver”. Es una des­crip­ción de la men­te de Eins­tein, por­que él le dio la vuel­ta a años de fí­si­ca clá­si­ca. Otro as­pec­to de ser vis­to co­mo genio es la per­se­ve­ran­cia. Él tra­ba­jó en la teo­ría de cam­po uni­fi­ca­do a sus 70 años y en su le­cho de muerte in­ten­tó en­con­trar lo que aho­ra lla­ma­ría­mos la teo­ría del to­do.

¿Qué po­dría­mos te­ner en co­mún?

Cuan­do Eins­tein mu­rió, di­sec­cio­na­ron su ce­re­bro y se en­con­tró que te­nía un pe­so nor­mal. Pien­so que es­pe­ra­ban en­con­trar una cor­te­za fron­tal enor­me o al­go así. Se de­cía que su co­cien­te in­te­lec­tual era muy al­to: 160, ca­si el mis­mo que [el del fí­si­co teó­ri­co Step­hen] Haw­king. Te­nía de­bi­li­da­des hu­ma­nas. Tu­vo ego, du­das, tris­te­za. Su­frió la muerte de se­res que­ri­dos, pro­ble­mas ma­tri­mo­nia­les, el ale­ja­mien­to de sus hi­jos. Fue vul­ne­ra­ble a todas las con­tra­dic­cio­nes que cada hu­mano pue­de te­ner.

¿Pue­des ima­gi­nar­te a ti en una con­ver­sa­ción con él o com­par­tien­do una co­mi­da?

Es un jue­go de me­sa, ¿no? La fan­ta­sía de te­ner una ce­na con in­vi­ta­dos his­tó­ri­cos. Él es­ta­ría en mi lis­ta jun­to con Pla­tón, Sha­kes­pea­re, Char­lie Cha­plin y la rei­na Isa­bel I. So­lo es­pe­ra­ría que acep­ta­ra mi in­vi­ta­ción, por­que es­ta­ba ob­se­sio­na­do con la ne­ce­si­dad de estar so­lo para que su ce­re­bro pu­die­ra tra­ba­jar. Pe­ro tam­bién era al­guien gre­ga­rio; bro­mea­ba con lo ab­sur­do y ha­cía chis­tes in­ge­nio­sos co­mo Grou­cho Marx. En tér­mi­nos de la co­mi­da, tam­bién ten­go as­cen­den­cia ale­ma­na y me gus­ta el sch­nit­zel, el stru­del, el sauer­kraut; así que pro­ba­ble­men­te su­ge­ri­ría eso. Y pien­so que él se uni­ría de co­ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.