EL REPTIL DEL VENENO DE ORO

En­dé­mi­co de una de las zo­nas más se­cas de Cen­troa­mé­ri­ca, el va­lle del Mo­ta­gua, es­ta sub­es­pe­cie del gé­ne­ro He­lo­der­ma es el ani­mal más ame­na­za­do de Gua­te­ma­la.

National Geographic (Chile) - - News - Por Erick Pi­ne­do Fo­to­gra­fías de Ser­gio Iz­quier­do

Tam­bién se dice que es ca­paz de es­cu­pir fue­go y usar su co­la para in­yec­tar un veneno tan le­tal que in­clu­so pue­de atra­ve­sar la som­bra de sus víc­ti­mas para in­to­xi­car­las. Su alien­to pro­du­ce ma­reos y con­fu­sión, y se lo pue­de iden­ti­fi­car a lo le­jos de­bi­do a que los re­lám­pa­gos que caen du­ran­te las tor­men­tas im­pac­tan sus ma­dri­gue­ras en la sel­va.

Pe­ro no se tra­ta de un ser mi­to­ló­gi­co, sino del la­gar­to en­cha­qui­ra­do del va­lle del Mo­ta­gua, un sau­róp­si­do pa­rien­te del mons­truo de Gi­la, cu­ya con­cep­ción mí­ti­ca lo ha ori­lla­do al bor­de de la ex­tin­ción. Con menos de 250 ejemplares en vi­da sil­ves­tre, es­te reptil en­dé­mi­co del ma­to­rral es­pi­no­so del Mo­ta­gua es el ani­mal con ma­yor ries­go de des­apa­re­cer en el país, de­bi­do a la de­fo­res­ta­ción, los in­cen­dios, el trá­fi­co ile­gal de mas­co­tas exó­ti­cas y una ca­ce­ría des­me­di­da fun­da­men­ta­da en la su­pers­ti­ción.

DEL MI­TO A LA CON­SER­VA­CIÓN

Ape­nas en 1988, los cien­tí­fi­cos iden­ti­fi­ca­ron por pri­me­ra vez al He­lo­der­ma ho­rri­dum char­les­bo­ger­ti co­mo la más pe­que­ña de las sub­es­pe­cies del la­gar­to mo­tea­do me­xi­cano, pro­duc­to de la es­pe­cia­ción por ais­la­mien­to geo­grá­fi­co en el va­lle del río Mo­ta­gua. Des­de en­ton­ces y has­ta fi­na­les de la dé­ca­da de los no­ven­ta, la sub­es­pe­cie se cre­yó ex­tin­ta de­bi­do a la fal­ta de avis­ta­mien­tos. Hoy se sa­be que hi­ber­na du­ran­te me­ses gra­cias a los de­pó­si­tos de gra­sa en su co­la. Fue has­ta 2007, an­te la urgencia por los es­ca­sos ejemplares, re­sul­ta­do del ex­ter­mi­nio por su repu­tación in­jus­ta, que se es­ta­ble­ció la Re­ser­va Na­tu­ral para la Con­ser­va­ción del He­lo­der­ma.

Crea­do por la aso­cia­ción Zoo­tro­pic, Na­tu­re Con­ser­vacy y el Con­se­jo Na­cio­nal de Áreas Pro­te­gi­das de Gua­te­ma­la, el pro­yec­to tie­ne sus ba­ses en la in­ves­ti­ga­ción de cam­po, un pro­gra­ma de edu­ca­ción, un sis­te­ma de zo­nas pro­te­gi­das y po­lí­ti­cas de con­ser­va­ción. Gra­cias a ello, lue­go de cin­co años de desa­rro­llar la Es­tra­te­gia Na­cio­nal para la Con­ser­va­ción del He­lo­der­ma, en 2012 se pro­du­jo el pri­mer na­ci­mien­to en cau­ti­ve­rio de un la­gar­to es­cor­pión en Gua­te­ma­la; hoy, la re­ser­va ya re­ci­bió al ter­cer He­lo­der­ma char­les­bo­ger­ti en cau­ti­ve­rio, el dé­ci­mo pri­me­ro en el mun­do.

Es­te pro­gra­ma in­cen­ti­va a los lu­ga­re­ños a no ma­tar a los la­gar­tos cuan­do se en­cuen­tren con ellos y que, a cam­bio de al­gu­nos ví­ve­res, los cap­tu­ren para lle­var­los al re­cin­to. Aquí les pro­por­cio­nan las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias para fa­ci­li­tar su apa­rea­mien­to y lue­go li­be­rar­los con un mi­cro­chip y mo­ni­to­rear sus mo­vi­mien­tos den­tro de la zo­na pro­te­gi­da, donde en­cuen­tran re­fu­gio de sus prin­ci­pa­les ame­na­zas.

Los es­fuer­zos son ar­duos e in­ce­san­tes; de­ben ser­lo. Con una so­la tem­po­ra­da de apa­rea­mien­to al año, una ta­sa de fer­ti­li­dad de cua­tro a ocho hue­vos y su po­bla­ción re­du­ci­da a ni­ve­les crí­ti­cos, la pro­ba­bi­li­dad de que un ma­cho en­cuen­tre una hem­bra para apa­rear­se en es­ta­do sil­ves­tre es muy ba­ja. Aun así, la re­ser­va ya cuen­ta con 70 es­pe­cí­me­nes que se mo­ni­to­rean con chips y ra­dio­te­le­me­tría.

El eco­sis­te­ma del Mo­ta­gua al­gu­na vez ocu­pó 200 000 hec­tá­reas. Hoy, la ma­yor par­te es tie­rra de cul­ti­vo; so­lo que­dan al­gu­nos par­ches que su­man menos de 20 000 hec­tá­reas de há­bi­tat

ade­cua­do para las es­pe­cies en­dé­mi­cas del va­lle. Así, a los rep­ti­les les es más di­fí­cil ali­men­tar­se de los hue­vos de pa­lo­mas y co­to­rras, ade­más de in­sec­tos y roe­do­res. Sin em­bar­go, par­te fun­da­men­tal de su die­ta son los hue­vos de otros rep­ti­les, co­mo la igua­na co­la es­pi­no­sa de Gua­te­ma­la, tam­bién en­dé­mi­ca de la re­gión y en pe­li­gro crí­ti­co.

PONZOÑA MEDICINAL

Aun­que pa­re­ci­do a un dra­gón, no es­cu­pe fue­go, pe­ro sí es da­ñino. Al mor­der, es­te reptil se man­tie­ne an­cla­do a su víc­ti­ma mien­tras in­yec­ta la ma­yor can­ti­dad de veneno po­si­ble. Los efec­tos co­mien­zan con un se­ve­ro do­lor, ma­reos, su­do­ra­ción, vó­mi­tos, pa­res­te­sia e hi­po­ten­sión. Con to­do, el ata­que a hu­ma­nos es im­pro­ba­ble, ya que son ani­ma­les len­tos y tran­qui­los.

Le­jos de mi­tos y pre­jui­cios, se ha des­cu­bier­to que el la­gar­to en­cha­qui­ra­do del va­lle del Mo­ta­gua po­dría re­vo­lu­cio­nar la me­di­ci­na. Su veneno se usa en ex­pe­ri­men­tos para com­ba­tir la en­fer­me­dad de

Alz­hei­mer, el vi­rus de in­mu­no­de­fi­cien­cia hu­ma­na (VIH) y la dia­be­tes ti­po 2; es­ta úl­ti­ma se tra­ta con un me­di­ca­men­to sin­te­ti­za­do de la hor­mo­na exen­din-4, pre­sen­te en el He­lo­der­ma char­les­bo­ger­ti.

A pe­sar de los es­fuer­zos, aún se des­co­no­ce mu­cho so­bre la es­pe­cie. El pro­gra­ma de re­pro­duc­ción en cau­ti­ve­rio tie­ne el in­con­ve­nien­te de que el com­por­ta­mien­to re­pro­duc­ti­vo del la­gar­to no se ha ob­ser­va­do ni do­cu­men­ta­do en la na­tu­ra­le­za. Pe­ro las le­yen­das acer­ca de es­te reptil co­mo un ser ma­ligno van que­dan­do atrás gra­cias a los pro­gra­mas de edu­ca­ción y la pro­mo­ción de la es­pe­cie por par­te de or­ga­nis­mos ofi­cia­les.

El lla­ma­do la­gar­to es­cor­pión ha pa­sa­do de ser una cria­tu­ra des­pre­cia­ble a un mo­ti­vo de or­gu­llo na­cio­nal, a la vez que el pro­gra­ma se vol­vió un ejem­plo para los es­fuer­zos con­ser­va­cio­nis­tas al­re­de­dor del mun­do. Una mues­tra de có­mo el co­no­ci­mien­to rom­pe ba­rre­ras, nos lla­ma a la ac­ción y abre nues­tros ojos a la vi­da sil­ves­tre que, po­co a po­co, se des­va­ne­ce.

La Uni­ver­si­dad de Gua­te­ma­la rea­li­za ex­pe­ri­men­tos para sin­te­ti­zar el exen­din-4, hor­mo­na que com­po­ne el veneno del H. char­les­bor­ge­ti y con la cual se ela­bo­ran me­di­ca­men­tos para tra­tar el Alz­hei­mer, VIH y dia­be­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.