POS HU­MANO

CO­MO CUAL­QUIER OTRA ES­PE­CIE, SO­MOS EL PRO­DUC­TO DE MI­LLO­NES DE AÑOS DE EVO­LU­CIÓN. HOY TO­MA­MOS EL ASUN­TO EN NUES­TRAS MA­NOS.

National Geographic (Chile) - - News - POR D. T. MAX ILUS­TRA­CIO­NES DE OWEN FREE­MAN

CUAN­DO CONOCÍ AL CÍBORG NEIL HARBISSON, EN BARCELONA, SE VEÍA CO­MO CUAL­QUIER

HIPSTER, SAL­VO POR LA AN­TE­NA NE­GRA QUE SE ARQUEABA, IMPRESIONANTEMENTE, DES­DE ATRÁS DE SU CRÁNEO SO­BRE SU PE­LO RUBIO.

Era di­ciem­bre y Harbisson, de 34 años, lle­va­ba una ca­mi­sa gris con cie­rre bajo un cha­que­tón ne­gro y pantalones gri­ses ajus­ta­dos. Na­ció en Bel­fast y se crió en Es­pa­ña; pa­de­ce una en­fer­me­dad ra­ra lla­ma­da acro­ma­top­sia: no pue­de per­ci­bir el co­lor. Su an­te­na, la cual ter­mi­na en un sen­sor de fi­bra óp­ti­ca que se mue­ve jus­to so­bre sus ojos, ha cam­bia­do eso.

Harbisson nun­ca sin­tió que vi­vir en un mun­do en blan­co y ne­gro fue­ra una dis­ca­pa­ci­dad. “Veo a ma­yor dis­tan­cia. Tam­bién me­mo­ri­zo for­mas con ma­yor fa­ci­li­dad, por­que el co­lor no me dis­trae”, me di­jo en su in­glés neu­tro y cui­da­do­so.

Pe­ro tam­bién te­nía mu­cha cu­rio­si­dad so­bre có­mo se veían las co­sas a co­lor. Gra­cias a su en­tre­na­mien­to co­mo mú­si­co, al fi­nal de su ado­les­cen­cia que­ría tra­tar de des­cu­brir el co­lor me­dian­te el so­ni­do. Tras al­gu­nos in­ten­tos fa­lli­dos po­co so­fis­ti­ca­dos, a prin­ci­pios de sus vein­te en­con­tró a un ci­ru­jano (quien per­ma­ne­ce anó­ni­mo) dis­pues­to a im­plan­tar­le un po­ten­cia­dor ci­ber­né­ti­co para su ser bio­ló­gi­co.

El sen­sor de fi­bra óp­ti­ca re­co­ge los co­lo­res que tie­ne en­fren­te y un mi­cro­chip en su cráneo con­vier­te la fre­cuen­cia de es­tos en vi­bra­cio­nes que van a la par­te tra­se­ra de su ca­be­za. Es­tas se trans­for­man en fre­cuen­cias so­no­ras y ha­cen de su cráneo una suer­te de ter­cer oí­do. Harbisson iden­ti­fi­có co­rrec­ta­men­te el azul de mi saco y, al apun­tar su an­te­na ha­cia su ami­ga Moon Ri­bas, una cíborg ar­tis­ta y bai­la­ri­na, di­jo que su cha­que­ta era ama­ri­lla (en reali­dad era ama­ri­llo mos­ta­za, pe­ro, co­mo me ex­pli­có, en Ca­ta­lu­ña “no cre­ci­mos con mos­ta­za”).

Cuan­do le pre­gun­té a Harbisson có­mo el doc­tor le ha­bía co­lo­ca­do el ar­te­fac­to, se se­pa­ró ale­gre­men­te el pe­lo de la par­te tra­se­ra de la ca­be­za para mos­trar­me el pun­to de en­tra­da de la an­te­na. La car­ne ro­sá­cea es­ta­ba bajo una pla­ca rec­tan­gu­lar su­je­ta con dos an­cla­jes. Un im­plan­te sos­te­nía el mi­cro­chip vi­bran­te y otro era un cen­tro de co­mu­ni­ca­ción para Blue­tooth, para que sus ami­gos pu­die­ran en­viar­le co­lo­res me­dian­te su smartp­ho­ne.

La an­te­na ha sido una re­ve­la­ción para Harbisson. El mun­do es más emo­cio­nan­te para él aho­ra. Con el tiem­po, di­jo, los da­tos que re­ci­be han em­pe­za­do a sen­tir­se no co­mo vis­ta ni au­di­ción, sino co­mo un sex­to sen­ti­do.

La par­te que más in­tri­ga de la an­te­na, sin em­bar­go, es que le da una ha­bi­li­dad que el res­to no te­ne­mos. Vio las lám­pa­ras en la te­rra­za y per­ci­bió que las lu­ces in­fra­rro­jas que las ac­ti­van es­ta­ban apa­ga­das. Mi­ró ha­cia las ma­ce­tas y pudo “ver” las mar­cas ul­tra­vio­le­tas que mues­tran dón­de se ubi­ca el néc­tar en el cen­tro de las flo­res. No so­lo ha al­can­za­do las ca­pa­ci­da­des hu­ma­nas or­di­na­rias, las ha so­bre­pa­sa­do.

Él es, en­ton­ces, un pri­mer pa­so ha­cia el ob­je­ti­vo que los fu­tu­ris­tas vi­sio­na­rios siem­pre han te­ni­do, un ejem­plo tem­prano de lo que, en su muy co­no­ci­do li­bro La sin­gu­la­ri­dad es­tá cer­ca, Ray Kurz­weil lla­ma “la vas­ta ex­pan­sión del po­ten­cial hu­mano”. Harbisson no ha­bía te­ni­do en par­ti­cu­lar la in­ten­ción de dar­le un em­pu­jón al sue­ño de Kurz­weil: su vi­sión del fu­tu­ro es más bu­có­li­ca que de si­li­cio. Pe­ro, des­de que se con­vir­tió en el pri­mer cíborg ofi­cial del mun­do (con­ven­ció al go­bierno bri­tá­ni­co de que le per­mi­tie­ra usar su an­te­na en la fo­to del pa­sa­por­te, ar­gu­men­tan­do que no era un apa­ra­to

elec­tró­ni­co sino una ex­ten­sión de su ce­re­bro), tam­bién se ha con­ver­ti­do en un pro­se­li­tis­ta. Ri­bas pron­to lo si­guió, en lo que a me­nu­do se lla­ma trans­hu­ma­nis­mo, al ha­cer que co­nec­ta­ran un mo­ni­tor sís­mi­co a un imán vi­bra­dor en­te­rra­do en su bra­zo. Ob­tie­ne re­por­tes en tiem­po real de te­rre­mo­tos, lo que le per­mi­te sen­tir­se co­nec­ta­da a los mo­vi­mien­tos te­rres­tres e in­ter­pre­tar­los me­dian­te el bai­le.

“Tras­cen­de­re­mos todas las li­mi­ta­cio­nes de nues­tra bio­lo­gía –pro­me­tió Kurz­weil–. Es lo que sig­ni­fi­ca ser hu­ma­nos, ex­ten­der quie­nes so­mos”.

Cla­ra­men­te, la an­te­na de Harbisson es so­lo el prin­ci­pio. Pe­ro ¿estamos en ca­mino de re­de­fi­nir có­mo evo­lu­cio­na­mos? ¿La evo­lu­ción hoy sig­ni­fi­ca no so­lo la len­ta la­bor de la se­lec­ción na­tu­ral que di­se­mi­na los ge­nes desea­bles, sino tam­bién to­do lo que po­da­mos ha­cer para ex­ten­der nues­tras ca­pa­ci­da­des y las de las co­sas que fa­bri­ca­mos; una unión de ge­nes, cul­tu­ra y tec­no­lo­gía? Y, de ser así, ¿ adón­de nos lle­va es­to?

la evo­lu­ción con­ven­cio­nal es­tá vi­va y en bue­na for­ma en nues­tra es­pe­cie. No hace mu­cho co­no­cía­mos la con­for­ma­ción de so­lo un pu­ña­do de los ca­si 20000 ge­nes que co­di­fi­can pro­teí­nas en nues­tras cé­lu­las; hoy co­no­ce­mos la fun­ción de apro­xi­ma­da­men­te 12000. Pe­ro los ge­nes son so­lo un por­cen­ta­je mi­núscu­lo del ADN en nues­tro ge­no­ma. Sin du­da, y pron­to, ha­brá más des­cu­bri­mien­tos. De es­te te­so­ro de in­for­ma­ción ge­né­ti­ca, los in­ves­ti­ga­do­res ya han iden­ti­fi­ca­do do­ce­nas de ejem­plos de evo­lu­ción más o menos re­cien­te. Los hu­ma­nos anató­mi­ca­men­te mo­der­nos mi­gra­ron de Áfri­ca en al­gún mo­men­to hace entre 50000 y 80000 años. Nues­tra he­ren­cia ge­né­ti­ca ori­gi­nal era apro­pia­da para cli­mas cá­li­dos donde evo­lu­cio­na­mos de ho­mi­ni­nos tem­pra­nos a hu­ma­nos, de ca­mi­nan­tes so­bre los nu­di­llos a ca­za­do­res-re­co­lec­to­res. Pe­ro mu­cho ha su­ce­di­do des­de en­ton­ces con­for­me los hu­ma­nos se ex­pan­die­ron por to­do el mun­do y los re­que­ri­mien­tos que tra­je­ron los nue­vos re­tos al­te­ra­ron nues­tro ma­pa ge­né­ti­co.

En tiem­pos re­cien­tes abun­dan ejem­plos reales de es­te pro­ce­so. Los abo­rí­ge­nes aus­tra­lia­nos que vi­ven en cli­mas de­sér­ti­cos tie­nen una va­rian­te ge­né­ti­ca, desa­rro­lla­da en los úl­ti­mos 10000 años, que les per­mi­te adap­tar­se con ma­yor fa­ci­li­dad a tem­pe­ra­tu­ras al­tas ex­tre­mas. Prehis­tó­ri­ca­men­te, la ma­yo­ría de los hu­ma­nos, al igual que otros ma­mí­fe­ros, po­día di­ge­rir le­che so­lo en su in­fan­cia tem­pra­na; te­nía­mos ge­nes que apa­ga­ban la pro­duc­ción de la en­zi­ma que la di­gie­re cuan­do em­pe­zá­ba­mos nues­tro des­te­te. Sin em­bar­go, hace unos 9 000 años, al­gu­nos hu­ma­nos em­pe­za­ron a pas­to­rear ani­ma­les en vez de so­lo ca­zar­los. Es­tos pas­to­res desa­rro­lla­ron una al­te­ra­ción ge­né­ti­ca que les per­mi­tió se­guir pro­du­cien­do aque­lla en­zi­ma re­le­van­te du­ran­te to­da su vi­da, adap­ta­ción útil si su ga­na­do pro­du­ce una pro­teí­na ri­ca en vi­ta­mi­nas.

De ma­ne­ra si­mi­lar, los an­ces­tros de to­dos aque­llos no afri­ca­nos sa­lie­ron de Áfri­ca con piel os­cu­ra. De he­cho, in­clu­so hace 10000 años, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, la piel eu­ro­pea y afri­ca­na se veía más o menos igual. Pe­ro, con el tiem­po, los hu­ma­nos en los cli­mas más sep­ten­trio­na­les y con po­ca luz desa­rro­lla­ron una piel menos pig­men­ta­da, la cual les ayu­da­ba a ab­sor­ber los ra­yos ul­tra­vio­le­ta del sol y sin­te­ti­zar la vi­ta­mi­na D con ma­yor efi­cien­cia.

Los inuits de Groen­lan­dia tie­nen una adap­ta­ción que los ayu­da a di­ge­rir los áci­dos gra­sos ome­ga-3 del pes­ca­do mu­cho me­jor que el res­to de no­so­tros. Una po­bla­ción in­dí­ge­na cer­ca del po­bla­do ar­gen­tino de San Antonio de los Co­bres ha evolucionado para po­der be­ber los al­tos ni­ve­les de ar­sé­ni­co pre­sen­tes na­tu­ral­men­te en sus aguas freá­ti­cas.

La evo­lu­ción es im­pla­ca­ble; cuan­do se pue­de in­cre­men­tar la po­si­bi­li­dad de so­bre­vi­vir, en­cuen­tra el mo­do de ha­cer un cam­bio; a ve­ces, mu­chos mo­dos di­fe­ren­tes. Al­gu­nas po­bla­cio­nes de Me­dio Orien­te po­seen una va­ria­ción ge­né­ti­ca dis­tin­ta de la que tie­nen los eu­ro­peos sep­ten­trio­na­les para pro­te­ger­se de la in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa. Y hay una me­dia do­ce­na de adap­ta­cio­nes ge­né­ti­cas que pro­te­gen a los afri­ca­nos contra la ma­la­ria (una tie­ne la des­ven­ta­ja sig­ni­fi­ca­ti­va de oca­sio­nar tam­bién anemia de las cé­lu­las fal­ci­for­mes cuan­do la for­ma al­te­ra­da del gen se he­re­da de am­bos padres).

Al Prin­ci­pio de el ori­gen de las es­pe­cies, Char­les Dar­win ar­gu­men­ta: “La se­lec­ción na­tu­ral, co­mo ve­re­mos a par­tir de aho­ra, es un po­der siem­pre listo para la ac­ción y es in­men­sa­men­te su­pe­rior a los dé­bi­les es­fuer­zos del hom­bre, co­mo lo son las obras de la na­tu­ra­le­za frente a las del ar­te”. El li­bro fue pu­bli­ca­do en 1859. ¿Es to­da­vía cier­to lo que era cier­to en­ton­ces? ¿Lo fue in­clu­so en tiem­pos de Dar­win? Qui­zá la evo­lu­ción bio­ló­gi­ca sea im­pla­ca­ble y de he­cho más há­bil que la evo­lu­ción ge­né­ti­ca que los hu­ma­nos pue­den efec­tuar con la hi­bri­da­ción en plan­tas y ani­ma­les, pe­ro ¿cuán im­por­tan­te es cuan­do se com­pa­ra con las adap­ta­cio­nes que po­de­mos con­ce­bir con nues­tros ce­re­bros? Pa­ra­fra­sean­do al pa­leo­an­tro­pó­lo­go Mil­ford Wol­poff, si pue­des mon­tar un ca­ba­llo, ¿im­por­ta que pue­das co­rrer rá­pi­do?

Hoy, en nues­tro mun­do, el mo­tor prin­ci­pal para el éxi­to re­pro­duc­ti­vo –y, por lo tan­to, para el cam­bio evo­lu­ti­vo– es la cul­tu­ra y su pri­ma ar­ma­da, la tec­no­lo­gía. Es­to se de­be a que la evo­lu­ción no es ri­val para la ve­lo­ci­dad y va­rie­dad de la vi­da mo­der­na. Pe­se a lo que la evo­lu­ción ha lo­gra­do en el pa­sa­do re­cien­te, pien­sa en lo po­co adap­ta­dos que estamos a las pan­ta­llas de nues­tras compu­tado­ras y agen­das de 24 ho­ras, a nues­tras bol­sas sa­la­das de fri­tu­ras de maíz y am­bien­tes de los que se han eli­mi­na­do los pa­tó­ge­nos. ¿Por qué son tan rí­gi­dos nues­tros re­lo­jes in­ter­nos? ¿Por qué no pue­de nues­tro apa­ren­te­men­te inú­til apén­di­ce, que al­gu­na vez pudo ha­ber­nos ayu­da­do a di­ge­rir gra­sa, trans­for­mar­se para des­com­po­ner azú­ca­res? Si la ge­né­ti­ca hu­ma­na fue­ra una com­pa­ñía de tec­no­lo­gía, ha­bría que­bra­do cuan­do lle­gó la má­qui­na de va­por. Su plan de ne­go­cios ne­ce­si­ta que apa­rez­ca un ras­go for­tui­to y en­ton­ces se es­par­za me­dian­te la re­pro­duc­ción se­xual.

Es­to fun­cio­na ágil­men­te en los ra­to­nes, los cua­les pue­den pro­du­cir una ca­ma­da nue­va en tres se­ma­nas, pe­ro los hu­ma­nos se con­du­cen con más par­si­mo­nia y pro­du­cen una nue­va ge­ne­ra­ción so­lo cada 25 o 30 años. A es­te rit­mo pue­de to­mar mi­les de años que un ras­go ven­ta­jo­so se di­se­mi­ne por to­da una po­bla­ción. Da­dos los en­go­rro­sos pro­to­co­los de la evo­lu­ción ge­né­ti­ca, no sor­pren­de que la tec­no­lo­gía la ha­ya des­ban­ca­do. La tec­no­lo­gía hoy rea­li­za bue­na par­te del mis­mo tra­ba­jo y lo hace mu­cho más rá­pi­do, re­for­zan­do nues­tras ha­bi­li­da­des fí­si­cas, au­men­tan­do nues­tro al­can­ce in­te­lec­tual y per­mi­tién­do­nos ex­ten­der­nos en am­bien­tes nue­vos y más desafian­tes.

“La gen­te se ob­se­sio­na con Dar­win y el ADN –co­men­ta Geor­ge Church, in­ge­nie­ro mo­le­cu­lar con un nom­bra­mien­to con­jun­to en Har­vard y el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT)–. Pe­ro la ma­yor par­te de la se­lec­ción ocu­rre ac­tual­men­te en la cul­tu­ra y el len­gua­je, las compu­tado­ras y la ro­pa. An­tes, en los días del ADN, si te­nías una lin­da mu­ta­ción, po­día ex­ten­der­se en la ra­za hu­ma­na en 100000 años. Hoy, si tie­nes un ce­lu­lar nue­vo o un pro­ce­so de ma­nu­fac­tu­ra trans­for­ma­ti­vo, se pue­de di­se­mi­nar en una se­ma­na”.

Sin du­da, el pa­no­ra­ma es más com­pli­ca­do. Co­mo se­ña­ló el escritor ci­ber­punk Wi­lliam Gib­son: “El fu­tu­ro ya es­tá aquí. Pe­ro to­da­vía no es­tá dis­tri­bui­do equi­ta­ti­va­men­te”. Al­gu­nos de no­so­tros vi­vi­mos en el mun­do de Church, con via­jes en avión y ma­tri­mo­nios in­ter­so­cia­les, me­di­ci­na mo­le­cu­lar y te­ra­pia gé­ni­ca, y pa­re­ce­mos di­ri­gir­nos ha­cia una épo­ca en la que nues­tra cons­ti­tu­ción ge­né­ti­ca ori­gi­nal sea un sim­ple bo­rra­dor que se pue­de co­rre­gir. Pe­ro, fue­ra de las par­tes más desa­rro­lla­das del mun­do, el ADN a me­nu­do to­da­vía equi­va­le a des­tino.

Sin em­bar­go, no todas las ten­den­cias son irre­ver­si­bles. Hay es­ce­na­rios en los que la se­lec­ción na­tu­ral tam­bién vol­ve­ría a ser pro­ta­go­nis­ta para el res­to de no­so­tros. Si hu­bie­ra un bro­te global de una en­fer­me­dad, por ejem­plo, en los tér­mi­nos de la gran pan­de­mia de in­fluen­za de 1918, aque­llos con una re­sis­ten­cia al pa­tó­geno (gra­cias a un sis­te­ma in­mu­ne ro­bus­to o a bac­te­rias pro­tec­to­ras que po­drían vol­ver ino­cuo ese pa­tó­geno) ten­drían una enor­me ven­ta­ja evo­lu­ti­va y sus ge­nes se­rían trans­mi­ti­dos a las ge­ne­ra­cio­nes si­guien­tes, mien­tras que el res­to de no­so­tros se ex­tin­gui­ría.

Hoy hay me­di­ci­nas para com­ba­tir mu­chas en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, pe­ro re­cien­te­men­te han apa­re­ci­do bac­te­rias vi­ru­len­tas que no res­pon­den a los an­ti­bió­ti­cos. Los via­jes en avión pue­den en­viar un agen­te in­fec­cio­so por to­do el mun­do en un día o dos. El cam­bio cli­má­ti­co po­dría im­pe­dir que las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras ma­ten cual­quier ani­mal que lo trans­por­te, co­mo el in­vierno po­dría ha­ber ma­ta­do en su mo­men­to las pul­gas que al­ber­ga­ban la pes­te.

Elo­die Ghe­din, mi­cro­bió­lo­ga en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, y yo dis­cu­ti­mos el ejem­plo del si­da, el cual ha ma­ta­do a 35 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do, un to­tal se­me­jan­te al de la pan­de­mia de 1918. Re­sul­ta que un por­cen­ta­je pe­que­ño de gen­te –no más de 1%– tie­ne una mu­ta­ción del gen que al­te­ra el com­por­ta­mien­to de la pro­teí­na ce­lu­lar con la que el VIH, el vi­rus que oca­sio­na el si­da, de­be en­la­zar­se, lo que vuel­ve ca­si im­po­si­ble que ellos se in­fec­ten. Si vi­ves en Green­wich Vi­lla­ge, en Nue­va York, con ac­ce­so a los me­jo­res me­di­ca­men­tos an­ti­vi­ra­les, es­to no po­dría de­ci­dir si vi­ves o mue­res. Pe­ro si eres se­ro­po­si­ti­vo en el Áfri­ca ru­ral, sin du­da pue­de ha­cer­lo.

Hay mu­chos es­ce­na­rios más por los que los ge­nes po­drían re­gre­sar al pro­ta­go­nis­mo en el dra­ma hu­mano. Ch­ris Im­pey, pro­fe­sor de as­tro­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na y ex­per­to en via­jes espaciales, an­ti­ci­pa un asen­ta­mien­to mar­ciano per­ma­nen­te en el tiem­po de vi­da de nues­tros nie­tos, con un gru­po de entre 100 y 150 per­so­nas ne­ce­sa­rias para con­for­mar una co­mu­ni­dad ge­né­ti­ca­men­te via­ble. Con­si­de­ra que una ola ini­cial y más pe­que­ña de asen­ta­mien­tos se­ría más fac­ti­ble. Una vez que que­de es­ta­ble­ci­do, aña­de, “vas a ace­le­rar el pro­ce­so evo­lu­ti­vo na­tu­ral. Vas a te­ner un am­bien­te muy ar­ti­fi­cial y fí­si­ca­men­te di­fí­cil que va a con­for­mar la in­fra­es­truc­tu­ra de los via­je­ros o

co­lo­ni­za­do­res de una ma­ne­ra muy agre­si­va”. El te­rrí­co­la vuel­to un mar­ciano óp­ti­mo, dice, se­ría lar­go y del­ga­do, por­que la gra­ve­dad en el pla­ne­ta ro­jo tie­ne al­re­de­dor de un ter­cio de la fuer­za de la te­rres­tre. Con el pa­so de las ge­ne­ra­cio­nes, las pes­ta­ñas y el ve­llo cor­po­ral po­drían des­va­ne­cer­se en un am­bien­te en el que la gen­te nun­ca entre en con­tac­to di­rec­to con el pol­vo. Im­pey pre­di­ce –su­po­nien­do que los hu­ma­nos mar­cia­nos no se cru­cen con los te­rres­tres– cam­bios bio­quí­mi­cos sig­ni­fi­ca­ti­vos en “de­ce­nas de ge­ne­ra­cio­nes, cam­bios fí­si­cos en cien­tos de ge­ne­ra­cio­nes”.

UN RAS­GO HU­MANO CON UN fuer­te com­po­nen­te ge­né­ti­co si­gue in­cre­men­tan­do su va­lor, in­clu­so con­for­me la tec­no­lo­gía se vuel­ve más do­mi­nan­te. La am­bi­ción uni­ver­sal de la hu­ma­ni­dad aún es al­can­zar ma­yor in­te­li­gen­cia. Nin­gún otro atri­bu­to es más desea­ble; nin­gún otro es más ven­ta­jo­so ni va­ria­do en sus apli­ca­cio­nes, aquí y en cual­quier otro mun­do que ima­gi­ne­mos. Fue in­dis­pen­sa­ble para nues­tros an­te­pa­sa­dos en Áfri­ca y se­rá útil para nues­tros des­cen­dien­tes en el pla­ne­ta que or­bi­ta la es­tre­lla Pró­xi­ma Cen­tau­ri, en ca­so de que lle­gue­mos ahí al­gún día. A lo lar­go de cien­tos de mi­les de años, nues­tros ge­nes han evolucionado para de­di­car más y más re­cur­sos a nues­tros ce­re­bros, pe­ro la ver­dad es que nun­ca so­mos su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­tes.

A di­fe­ren­cia de nues­tros an­te­pa­sa­dos, pron­to po­dría­mos no te­ner que es­pe­rar a que la evo­lu­ción arre­gle el pro­ble­ma. En 2013, Nick Bos­trom y Carl Shul­man, in­ves­ti­ga­do­res del ins­ti­tu­to Fu­tu­re of Hu­ma­nity, en la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, se pu­sie­ron a in­ves­ti­gar el al­can­ce so­cial de po­ten­ciar la in­te­li­gen­cia, en un ar­tícu­lo para Global Po­licy. Se con­cen­tra­ron en la se­lec­ción de em­brio­nes me­dian­te la fer­ti­li­za­ción in vi­tro (FIV). Con ella, los padres pue­den ele­gir qué em­brión im­plan­tar. Se­gún sus cálcu­los, ele­gir “el em­brión más in­te­li­gen­te” entre 10 em­brio­nes cual­quie­ra in­cre­men­ta­ría el co­cien­te in­te­lec­tual (CI) del be­bé unos 11.5 pun­tos por en­ci­ma de la me­dia.

El ver­da­de­ro be­ne­fi­cio, no obs­tan­te, se en­con­tra­ría en la ga­nan­cia to­tal para la des­cen­den­cia del re­cep­tor: des­pués de 10 ge­ne­ra­cio­nes, de acuer­do con Shul­man, un des­cen­dien­te po­dría dis­fru­tar de un CI has­ta 115 pun­tos más al­to que el de su tras­ta­ra­tras­ta­ra­bue­la. Co­mo me se­ña­ló, tal be­ne­fi­cio se ba­sa en con­je­tu­ras ex­tre­ma­da­men­te op­ti­mis­tas, pe­ro por lo menos el re­cep­tor pro­me­dio de es­ta es­ti­mu­la­ción ge­né­ti­ca ten­dría una in­te­li­gen­cia equi­va­len­te a la de un genio ac­tual. Shul­man tam­bién men­cio­nó que el ar­tícu­lo omi­tió un he­cho ob­vio: “En 10 ge­ne­ra­cio­nes se­gu­ra­men­te ha­brá pro­gra­mas in­for­má­ti­cos que su­peren in­clu­so al hu­mano más me­jo­ra­do en el mun­do”.

Sin em­bar­go, hay ob­je­cio­nes más in­me­dia­tas para es­te pa­no­ra­ma: aún no sa­be­mos lo su­fi­cien­te so­bre las ba­ses ge­né­ti­cas de la in­te­li­gen­cia para se­lec­cio­nar­las. Los au­to­res re­co­no­cen el pro­ble­ma y afir­man que la ca­pa­ci­dad de ele­gir “una me­jo­ra cog­ni­ti­va mo­de­ra­da” po­dría estar a so­lo cin­co o 10 años.

En un pri­mer vis­ta­zo, es­to pa­re­ce­ría im­pro­ba­ble. La ba­se ge­né­ti­ca de la in­te­li­gen­cia es muy com­ple­ja. La in­te­li­gen­cia tie­ne múl­ti­ples com­po­nen­tes e, in­clu­so, as­pec­tos in­di­vi­dua­les –ha­bi­li­dad compu­tacio­nal, con­cien­cia es­pa­cial, ra­zo­na­mien­to ana­lí­ti­co, por no men­cio­nar em­pa­tía–, los cua­les son cla­ra­men­te mul­ti­ge­né­ti­cos y to­dos es­tán in­fluen­cia­dos por fac­to­res me­dioam­bien­ta­les tam­bién. Step­hen Hsu, vi­ce­pre­si­den­te de in­ves­ti­ga­ción

Me­ta­bo­lis­mo de al­mi­do­nes

Las die­tas al­tas en al­mi­do­nes, co­mo las que in­clu­yen mu­cho arroz, po­drían ha­ber fa­vo­re­ci­do ge­nes que ayu­dan a di­ge­rir es­tos

ali­men­tos.

Re­ten­ción de sal Al­gu­nas po­bla­cio­nes

tro­pi­ca­les tie­nen ge­nes que les im­pi­den per­der de­ma­sia­da sal con el su­dor

cuan­do es­tán ex­pues­tos a tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das.

Es­ta­tu­ra ba­ja

Los cuer­pos pe­que­ños entre los pue­blos pig­meos po­drían re­sul­tar

de la re­pro­duc­ción tem­pra­na, respuesta, a su vez, a en­fer­me­da­des tro­pi­ca­les y muerte pre­ma­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.