LA CIEN­CIA FICCIÓN SE HACE REALI­DAD

National Geographic (Chile) - - Poshumano -

Hace más de 50 años, dos cien­tí­fi­cos acu­ña­ron el tér­mino “cíborg” para un or­ga­nis­mo ima­gi­na­rio, par­te hu­mano, par­te má­qui­na. Hoy, al­re­de­dor de 20 000 per­so­nas tie­nen im­plan­tes que pue­den abrir puer­tas. Neil Harbisson, quien so­lo pue­de per­ci­bir co­lo­res tras trans­for­mar­los en so­ni­dos, los cua­les es­cu­cha me­dian­te una an­te­na im­plan­ta­da en la ca­be­za, ve un fu­tu­ro muy me­jo­ra­do por la am­plia­ción de nues­tros sen­ti­dos con di­cha tec­no­lo­gía. “La vi­sión noc­tur­na –dice– nos da­ría la ha­bi­li­dad de adap­tar­nos al am­bien­te: di­se­ñar­nos a no­so­tros mis­mos en vez del pla­ne­ta. Di­se­ñar el pla­ne­ta le es­tá ha­cien­do da­ño”.

Ge­nes aho­rra­ti­vos Al­gu­nos ge­nes entre is­le­ños tro­pi­ca­les los ayu­dan a so­bre­vi­vir

con re­cur­sos de co­mi­da li­mi­ta­dos, pe­ro po­drían lle­var­los a la obe­si­dad en am­bien­tes hi­per­ca­ló­ri­cos.

Pe­lo es­pe­so

Los asiá­ti­cos orien­ta­les desa­rro­lla­ron ta­llos pi­lo­sos grue­sos hace 35000 años, qui­zá me­dian­te la se­lec­ción se­xual o co­mo una ayu­da para

re­gu­lar el ca­lor. Di­ges­tión de al­gas En Ja­pón, donde pre­do­mi­na la die­ta cos­te­ra, los ge­nes en la mi­cro­bio­ta es­to­ma­cal hu­ma­na ayu­da­ron a

la po­bla­ción lo­cal a ex­traer nu­tri­men­tos

de las al­gas.

en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Mí­chi­gan y co­fun­da­dor del Cog­ni­ti­ve Ge­no­mics Lab en BGI (an­tes Bei­jing Ge­no­mics Ins­ti­tu­te), cal­cu­ló, para un ar­tícu­lo de 2014, que hay al­re­de­dor de 10 000 va­ria­cio­nes ge­né­ti­cas que po­drían in­fluir en la in­te­li­gen­cia. Eso pue­de pa­re­cer in­ti­mi­dan­te, pe­ro cree que la ca­pa­ci­dad de ma­ne­jar tan­tas va­ria­bles es­tá cer­ca –“den­tro de los pró­xi­mos 10 años”, es­cri­be– y otros con­si­de­ran que no se de­ben co­no­cer to­dos los ge­nes in­vo­lu­cra­dos para em­pe­zar a se­lec­cio­nar em­brio­nes más lis­tos. “La cues­tión no es cuán­to sa­be­mos o no –in­di­ca Church–. Es cuán­to ne­ce­si­ta­mos sa­ber para ha­cer un cam­bio. ¿Cuán­to tu­vi­mos que sa­ber de la vi­rue­la para ha­cer una va­cu­na?”.

Si Church y Hsu tie­nen ra­zón, pron­to lo úni­co que nos de­ten­drá se­re­mos no­so­tros mis­mos. Qui­zá no que­re­mos rea­li­zar la eu­ge­ne­sia en nues­tros ge­no­mas na­tu­ra­les. Pe­ro, ¿nos de­ten­dre­mos? De ser así, ¿por cuán­to tiem­po? Ha sur­gi­do una nue­va tec­no­lo­gía lla­ma­da CRISPR-CAS9, desa­rro­lla­da en par­te en el la­bo­ra­to­rio de Church, que exa­mi­na­rá las li­mi­ta­cio­nes de la cu­rio­si­dad hu­ma­na. Pro­ba­dos por pri­me­ra vez en 2013, los CRISPR son un pro­ce­di­mien­to que re­cor­ta una sec­ción de una se­cuen­cia de ADN en un gen y la re­em­pla­za con otra dis­tin­ta, con ra­pi­dez y pre­ci­sión. Lo que so­lía to­mar­les años a los in­ves­ti­ga­do­res, aho­ra to­ma una frac­ción del tiem­po (véa­se “La re­vo­lu­ción del ADN”, en el nú­me­ro de agos­to de 2016).

Ni re­mo­ta­men­te ha ha­bi­do una tec­no­lo­gía tan po­de­ro­sa para ma­ni­pu­lar el ge­no­ma hu­mano. Com­pa­ra los CRISPR con la FIV. Con es­ta se­lec­cio­nas el em­brión que quie­res entre los que la na­tu­ra­le­za te ha pro­por­cio­na­do, pe­ro ¿qué pa­sa si nin­guno de los em­brio­nes en un lo­te cual­quie­ra es, por ejem­plo, inusual­men­te in­te­li­gen­te? La re­pro­duc­ción es un ca­ra o cruz. Una his­to­ria, qui­zá apó­cri­fa, ilus­tra el pun­to: cuan­do la bai­la­ri­na Isa­do­ra Dun­can le su­gi­rió al dra­ma­tur­go Geor­ge Ber­nard Shaw que tu­vie­ran un hi­jo con la apa­rien­cia de ella y el ce­re­bro de él, se dice que él re­vi­ró: “Pe­ro, ¿y si sa­lie­ra con tu ce­re­bro y mi apa­rien­cia?”. Los CRISPR eli­mi­na­rían ese ries­go. Si la FIV re­pre­sen­ta or­de­nar de un me­nú, los CRISPR sono co­mo co­ci­nar. De he­cho, con los CRISPR, los in­ves­ti­ga­do­res pue­den in­ser­tar un ras­go ge­né­ti­co nue­vo di­rec­ta­men­te en el óvu­lo o el es­per­ma, para pro­du­cir, di­ga­mos, no so­lo un ni­ño con la in­te­li­gen­cia de Shaw y la apa­rien­cia de Dun­can, sino una ra­za in­fi­ni­ta de ellos.

Has­ta aho­ra, mu­chos ex­pe­ri­men­tos que uti­li­zan CRISPR se han rea­li­za­do en ani­ma­les. El la­bo­ra­to­rio de Church ha con­se­gui­do usar el pro­ce­di­mien­to para re­di­se­ñar em­brio­nes de cer­do con el fin de ha­cer sus ór­ga­nos más se­gu­ros para tras­plan­tar­los a hu­ma­nos. Un co­le­ga de Church, Kevin Es­velt, del MIT Me­dia Lab, tra­ba­ja para al­te­rar el ge­no­ma del ra­tón y que es­te ani­mal ya no pue­da al­ber­gar la bac­te­ria que oca­sio­na la en­fer­me­dad de Ly­me. Un ter­cer in­ves­ti­ga­dor, Ant­hony Ja­mes, de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ir­vi­ne, in­ser­tó ge­nes en mos­qui­tos Anop­he­les para evi­tar que trans­por­ten el pa­rá­si­to de la ma­la­ria.

Por las mis­mas fe­chas, sin em­bar­go, in­ves­ti­ga­do­res en Chi­na sor­pren­die­ron a to­do el mun­do cuan­do anun­cia­ron que ha­bían usa­do CRISPR en em­brio­nes hu­ma­nos in­via­bles para tra­tar de re­pa­rar el de­fec­to ge­né­ti­co que oca­sio­na la be­ta-ta­la­se­mia, tras­torno de la san­gre po­ten­cial­men­te mor­tal.

Su in­ten­to fa­lló, pe­ro los acer­có al ha­llaz­go de una cu­ra. Mien­tras tan­to, hay una mo­ra­to­ria internacional en todas las te­ra­pias que reali­cen cam­bios he­re­di­ta­rios en ge­nes hu­ma­nos has­ta que se ha­ya de­mos­tra­do que son se­gu­ros y efec­ti­vos. Los CRISPR no son la ex­cep­ción.

¿du­ra­rá ESA SUS­PEN­SIÓN? Na­die con quien ha­blé pa­re­cía pen­sar que sí. Al­gu­nos hi­cie­ron re­fe­ren­cia a la his­to­ria de la FIV co­mo un pre­ce­den­te. Pri­me­ro fue pro­mo­cio­na­da co­mo un pro­ce­di­mien­to mé­di­co para pa­re­jas de otro mo­do in­fér­ti­les. Pron­to que­dó cla­ro su po­ten­cial para erra­di­car en­fer­me­da­des ge­né­ti­cas de­vas­ta­do­ras. Fa­mi­lias con mu­ta­cio­nes que cau­sa­ban las en­fer­me­da­des de Hun­ting­ton o de Tay-sachs uti­li­za­ron la téc­ni­ca para ele­gir em­brio­nes li­bres de en­fer­me­dad para que la madre los ges­ta­ra. No so­lo se le aho­rró mu­cho su­fri­mien­to al fu­tu­ro be­bé, sino a su des­cen­den­cia po­ten­cial. A mu­cha gen­te le pa­re­ció ra­zo­na­ble. “Prohi­bir o evi­tar el uso de es­te ti­po de tec­no­lo­gía –apun­ta Lin­da Mac­do­nald Glenn, bio­éti­ca en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­li­for­nia en la bahía de Mon­te­rey– su­gie­re que la evo­lu­ción ha sido be­nig­na, que de al­gu­na ma­ne­ra ha sido po­si­ti­va. ¡Oh, Dios, no lo ha sido! Si pien­sas en el su­fri­mien­to oca­sio­na­do por tan­tos erro­res, que­das atur­di­do”.

Con­for­me la FIV se ha vuel­to más fa­mi­liar, su pro­pó­si­to acep­ta­do se ex­ten­dió de pre­ve­nir en­fer­me­da­des a in­cluir la elec­ción del se­xo, ma­yor­men­te en Asia, donde el de­seo de te­ner va­ro­nes ha sido abru­ma­dor, pe­ro tam­bién en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, donde los padres ha­blan de las vir­tu­des de “equi­li­brar la fa­mi­lia”. De ma­ne­ra ofi­cial, has­ta ahí ha lle­ga­do la ten­den­cia en cuan­to a usos no mé­di­cos. Pe­ro so­mos la es­pe­cie que nun­ca sa­be cuán­do pa­rar. “Más de un es­pe­cia­lis­ta en FIV me ha di­cho que es ca­paz de bus­car otros ras­gos desea­bles, co­mo un co­lor de ojos o de pe­lo en par­ti­cu­lar –me di­jo Glenn–. No se pu­bli­ci­ta, so­lo se trans­mi­te de bo­ca en bo­ca”. En otras pa­la­bras, un ni­ño rubio de ojos ver­des, si es tu gus­to, po­dría estar a tu dis­po­si­ción.

Los CRISPR son una tec­no­lo­gía mu­cho más po­de­ro­sa que la FIV, con un ries­go ma­yor de abu­so, in­clu­yen­do la ten­ta­ción de tra­tar de di­se­ñar una suer­te de ra­za ge­né­ti­ca­men­te per­fec­ta. Una de sus des­cu­bri­do­res, Jen­ni­fer Doud­na, pro­fe­so­ra de quí­mi­ca y bio­lo­gía mo­le­cu­lar en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley, le re­la­tó a un en­tre­vis­ta­dor un sue­ño que tu­vo, en el que Adol­fo Hitler, con una máscara de cer­do, iba con ella para apren­der la téc­ni­ca. Hace po­co me man­dó un co­rreo elec­tró­ni­co para de­cir­me que es­pe­ra­ba que la mo­ra­to­ria du­ra­ra. “Le da­ría tiem­po a nues­tra sociedad –es­cri­bió– de in­ves­ti­gar, en­ten­der y dis­cu­tir las con­se­cuen­cias, tan­to las de­li­be­ra­das co­mo las in­vo­lun­ta­rias, de cam­biar nues­tro pro­pio ge­no­ma”.

Por otro la­do, son in­ne­ga­bles los be­ne­fi­cios po­ten­cia­les de apli­car CRISPR en hu­ma­nos. Glenn es­pe­ra pri­me­ro, por lo menos, una “dis­cu­sión ra­zo­na­da” so­bre có­mo se uti­li­za­rá la tec­no­lo­gía. “¿Cuál es la nue­va nor­ma cuan­do bus­ca­mos me­jo­rar­nos a no­so­tros mis­mos? –in­quie­re–. ¿Quién es­ta­ble­ce los pa­rá­me­tros y qué sig­ni­fi­ca me­jo­ra? Po­drías me­jo­rar a la gen­te para ha­cer­la más lis­ta, pe­ro ¿más lis­ta es igual a me­jor o más fe­liz?”.

Mu­chos otros cien­tí­fi­cos no creen que to­dos es­pe­ra­rán para ave­ri­guar­lo; ape­nas se de­mues­tre que los CRISPR son se­gu­ros, las cues­tio­nes éti­cas se des­va­ne­ce­rán, co­mo su­ce­dió con la FIV. Church pien­sa que es­to aún no da

Me­ta­bo­lis­mo

de la gra­sa

Las po­bla­cio­nes inuits tie­nen una va­rian­te ge­né­ti­ca que les per­mi­te di­ge­rir los ali­men­tos gra­sos de su die­ta re­gio­nal, co­mo ba­lle­nas y fo­cas. To­le­ran­cia al

ar­sé­ni­co Al­gu­nas po­bla­cio­nes

ar­gen­ti­nas se han adap­ta­do para to­le­rar al­tos ni­ve­les de ar­sé­ni­co ha­lla­dos co­mún­men­te en el agua freá­ti­ca donde vi­ven. Do­mes­ti­ca­ción

La do­mes­ti­ca­ción de plan­tas y ani­ma­les, que se es­par­ció de mano en mano, lle­vó a asen­ta­mien­tos per­ma­nen­tes y lue­go a ciu­da­des y ci­vi­li­za­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.