CA­RRE­RA CONTRA EL DESHIELO

Tem­pe­ra­tu­ras cada vez más cá­li­das en Alas­ka sa­can a la luz uten­si­lios an­ces­tra­les que es­ta­ban con­ge­la­dos en el tiem­po.

National Geographic (Chile) - - News - Por A. R. Wi­lliams Fo­to­gra­fías de Eri­ka Lar­sen

Al­re­de­dor del pe­rí­me­tro de lo que al­gu­na vez fue una vas­ta es­truc­tu­ra con pi­so cu­bier­to de cés­ped se en­cuen­tran ras­tros del fue­go uti­li­za­do para ahu­yen­tar con el hu­mo a los re­si­den­tes: unas 50 per­so­nas, pro­ba­ble­men­te una alian­za de fa­mi­lias ex­ten­di­das que vi­vían aquí cuan­do no es­ta­ban ca­zan­do fue­ra, de pes­ca o re­co­lec­tan­do plan­tas. Al pa­re­cer na­die se sal­vó. Los es­que­le­tos de mu­je­res, ni­ños y an­cia­nos se en­con­tra­ron jun­tos, bo­ca­ba­jo so­bre el lo­do, lo que su­gie­re que fue­ron cap­tu­ra­dos y ase­si­na­dos.

Co­mo sue­le ocu­rrir en la ar­queo­lo­gía, una an­ti­gua tragedia es una ben­di­ción para la cien­cia mo­der­na. Los ar­queó­lo­gos han re­cu­pe­ra­do más de 2500 ar­te­fac­tos in­tac­tos en Nu­na­lleq, des­de uten­si­lios tí­pi­cos para co­mer has­ta ob­je­tos ex­tra­or­di­na­rios, co­mo más­ca­ras ri­tua­les de ma­de­ra, agu­jas de mar­fil para ta­tuar y un cin­tu­rón de dien­tes de ca­ri­bú. Más allá de su can­ti­dad y va­rie­dad, los ob­je­tos es­tán asom­bro­sa­men­te bien con­ser­va­dos, des­pués de ha­ber es­ta­do con­ge­la­dos en la tie­rra des­de el año 1660 apro­xi­ma­da­men­te.

Los res­tos de ca­nas­tas y es­te­ras aún con­ser­van la in­trin­ca­da tra­ma de sus pa­tro­nes te­ji­dos. Si se abrie­ra un far­do en­lo­da­do y fi­bro­so, se en­con­tra­rían en él las cru­jien­tes briz­nas ver­des de hier­ba con­ser­va­das en su in­te­rior. “Es­ta hier­ba se cor­tó cuan­do Sha­kes­pea­re ca­mi­na­ba so­bre la Tie­rra”, se ma­ra­vi­lla el ar­queó­lo­go en je­fe Rick Knecht, un ve­te­rano tran­qui­lo y ca­no­so, de­di­ca­do des­de hace dé­ca­das a las ex­ca­va­cio­nes.

Knecht, de la Uni­ver­si­dad de Aber­deen en Es­co­cia, ve una co­ne­xión entre la des­truc­ción que pre­sen­ta el si­tio y los vie­jos re­la­tos de los yu­piks mo­der­nos. La tra­di­ción oral pre­ser­va la me­mo­ria de un tiem­po al que los his­to­ria­do­res lla­man las

“gue­rras de ar­co y fle­cha”, cuan­do las co­mu­ni­da­des pe­lea­ron san­grien­tas ba­ta­llas entre ellas, en al­gún mo­men­to an­tes de la lle­ga­da de los ex­plo­ra­do­res ru­sos a Alas­ka, en la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo XVIII. Nu­na­lleq ofre­ce la pri­me­ra evi­den­cia ar­queo­ló­gi­ca, y la pri­me­ra fe­cha cer­te­ra, de es­te es­pan­to­so pe­rio­do que afec­tó a va­rias ge­ne­ra­cio­nes de yu­piks.

Knecht cree que los ata­ques fue­ron re­sul­ta­do del cam­bio cli­má­ti­co –un en­fria­mien­to de la Tie­rra que du­ró 550 años, co­no­ci­do aho­ra co­mo Pe­que­ña Edad de Hie­lo–, que coin­ci­dió con la ocu­pa­ción de Nu­na­lleq. Los años más fríos en Alas­ka, en el si­glo XVII, de­ben ha­ber sido apre­mian­tes, con pro­ba­bles sa­queos or­ques­ta­dos para ro­bar co­mi­da.

“Siem­pre que hay cam­bios rá­pi­dos se tras­tor­nan mu­cho los ci­clos es­ta­cio­na­les de sub­sis­ten­cia –dice Knecht–. Si se lle­ga a un ex­tre­mo, co­mo en la Pe­que­ña Edad del Hie­lo, o co­mo aho­ra, los cam­bios pue­den ocu­rrir con una ve­lo­ci­dad ma­yor a la que la gen­te se pue­de ajus­tar”.

Hoy día, el cli­ma cada vez más ex­tre­mo ha lle­va­do a Nu­na­lleq al bor­de del ol­vi­do. To­do pa­re­ce ir bien du­ran­te el ve­rano, cuan­do la tie­rra se vis­te con su ba­ta pe­ren­ne de mi­len­ra­mas de flo­res blan­cas y ra­mi­tos de hier­ba al­go­do­ne­ra, que se ilu­mi­nan co­mo ve­las cuan­do el sol de la ma­ña­na al­can­za la tun­dra. Pe­ro la es­ce­na se tor­na alar­man­te al lle­gar el in­vierno, cuan­do el mar de Be­ring arro­ja

Em­ma Fran­ces Echuck y su hi­ja Va­le­rie se to­man un des­can­so des­pués de se­car sal­món en el po­bla­do de Quin­ha­gak. En un si­tio ar­queo­ló­gi­co cer­cano sur­gen ar­te­fac­tos co­mo es­ta máscara, de­bi­do al deshielo del per­ma­frost.

Es­te ulú o he­rra­mien­ta de cor­tar, de si­glos de an­ti­güe­dad, fue arran­ca­do del sue­lo des­con­ge­la­do en Nu­na­lleq. Su man­go pue­de ver­se co­mo una fo­ca o una ba­lle­na, lo que en­car­na la creen­cia yu­pik de que to­do se en­cuen­tra en cons­tan­te tran­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.