COCOMBUSTIBLE EL FRU­TO HO­LÍS­TI­CO

En las sel­vas ama­zó­ni­cas de Pe­rú, el co­co re­pre­sen­ta una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra la con­ser­va­ción y el pro­gre­so sos­te­ni­ble de las co­mu­ni­da­des lo­ca­les.

National Geographic (Chile) - - Ngla 20 Aniversario | Lo Mejor De América Latina - Por Erick Pinedo Fo­to­gra­fías de Mau­ri­cio Ra­mos

Re­fres­can­te, nu­tri­ti­vo, sa­bro­so y has­ta em­bria­gan­te. El fru­to de la plan­ta cos­te­ra por ex­ce­len­cia tam­bién es uno de los más po­li­fa­cé­ti­cos. Por ello, en la Ama­zo­nía pe­rua­na, el co­co se ha con­ver­ti­do en mo­tor de desa­rro­llo eco­nó­mi­co pa­ra de­ce­nas de fa­mi­lias, gra­cias a la ini­cia­ti­va de una de sus co­mu­ni­da­des la cual creó un mo­de­lo eco­nó­mi­co sos­te­ni­ble y eco­ló­gi­co al­re­de­dor de es­ta bon­da­do­sa fru­ta tro­pi­cal.

Se­gún la Aso­cia­ción In­te­rét­ni­ca de Desa­rro­llo de la Sel­va Pe­rua­na, des­de que em­pe­zó es­te si­glo se han de­fo­res­ta­do en­tre 125 000 y 250 000 hec­tá­reas de los bos­ques de Pe­rú ca­da año, 75 % por el ex­ce­so de mo­no­cul­ti­vos. Plan­ta­cio­nes co­mo el ca­cao y la pal­ma de acei­te han oca­sio­na­do una gra­ve re­duc­ción del sis­te­ma fo­res­tal en el de­par­ta­men­to de San Mar­tín; sin em­bar­go, la co­mu­ni­dad de Pucacaca se ha or­ga­ni­za­do pa­ra fun­dar aso­cia­cio­nes que pro­mue­ven un pro­duc­to sos­te­ni­ble y eco­ló­gi­co, el cual pue­de dis­mi­nuir la pre­sión hu­ma­na en es­tos eco­sis­te­mas.

El car­bón a ba­se de cás­ca­ra de co­co es una ar­te­sa­nía ela­bo­ra­da por al­gu­nos po­bla­do­res de la lo­ca­li­dad des­de ha­ce más de 10 años. “Es una ini­cia­ti­va in­no­va­do­ra que co­men­zó pa­ra que la gen­te de­ja­ra de ta­lar el bos­que. En­tre menos ár­bo­les te­nía­mos, menos agua y ma­de­ra ha­bía pa­ra el ho­gar”, di­ce Wi­lliam Ro­drí­guez, miem­bro de la co­mu­ni­dad y vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción

Bos­que del Fu­tu­ro Ojos de Agua, que ha re­ci­bi­do una con­ce­sión pa­ra pro­te­ger más de 2 400 hec­tá­reas de sel­va ama­zó­ni­ca en una de las re­gio­nes con ma­yor ta­sa de de­fo­res­ta­ción na­cio­nal.

Hoy, Wi­lliam ha lo­gra­do per­fec­cio­nar y co­mer­cia­li­zar es­te pro­duc­to en va­rias ciu­da­des del país. “Es­te es nues­tro re­sul­ta­do, un car­bón ve­ge­tal que ge­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te menos hu­mo, no con­ta­mi­na co­mo el de ma­de­ra, du­ra más y ar­de por más tiem­po”, re­fie­re.

El pro­ce­so co­mien­za con la re­co­lec­ción del co­co, que es pe­la­do con ma­che­te por jó­ve­nes que acu­den a al­gu­na de las cin­co plan­tas des­hi­dra­ta­do­ras de la co­mu­ni­dad. La pul­pa se se­ca en frío y se con­vier­te en pol­vo, el cual se tras­la­da a Li­ma pa­ra su uso en re­pos­te­ría, pro­duc­tos cos­mé­ti­cos y tra­ta­mien­tos pa­ra la sa­lud. Mien­tras tan­to, las cás­ca­ras y la fi­bra van a los hor­nos pa­ra ob­te­ner pi­las de car­bo­ni­lla; lue­go, es­ta se fil­tra pa­ra ex­traer las pie­zas con ma­yor can­ti­dad de bio­ma­sa, que se tri­tu­ran y mez­clan con go­ma de yu­ca pa­ra com­pri­mir­se y for­mar bri­que­tas.

Tras unas ho­ras de se­ca­do, el car­bón de co­co es­tá lis­to: sin lla­ma, de al­ta tem­pe­ra­tu­ra, lar­ga

com­bus­tión, lim­pio y eco­ló­gi­co. To­dos los re­si­duos que se ob­tie­nen por la pro­duc­ción de es­te bio­com­bus­ti­ble se usan co­mo abono, de­bi­do a la gran can­ti­dad de nu­trien­tes en ellos, o bien pue­den ser­vir pa­ra dar ener­gía a los hor­nos don­de se pro­du­ce car­bón.

Ca­da una de las plan­tas des­hi­dra­tan­tes al­can­za a pro­ce­sar has­ta 5 000 co­cos pa­ra pro­du­cir 500 ki­lo­gra­mos de car­bón al día. Aun así, es­te fru­to pla­ye­ro to­da­vía no se apro­ve­cha en su to­ta­li­dad: “Es­ta­mos por in­cor­po­rar la ven­ta de agua, pul­pa y acei­te de co­co, uno de los más de­man­da­dos del mun­do e in­clu­so se pue­de usar en al­gu­nos tra­ta­mien­tos mé­di­cos”, se­ña­la Wi­lliam.

La es­truc­tu­ra mi­cro­po­ro­sa del car­bón pue­de ab­sor­ber una am­plia va­rie­dad de sus­tan­cias, in­clu­yen­do olo­res y con­ta­mi­nan­tes. Más aún, el car­bón pue­de in­cre­men­tar es­ta pro­pie­dad a tra­vés de un pro­ce­so lla­ma­do ac­ti­va­ción (fí­si­ca o quí­mi­ca) y usar­se pa­ra el tra­ta­mien­to y pu­ri­fi­ca­ción

de agua y ai­re (más­ca­ras an­ti­gás), fil­tros, re­cu­pe­ra­ción de sol­ven­tes, abono na­tu­ral, et­cé­te­ra.

“La idea es re­em­pla­zar la le­ña. Es una for­ma de pro­te­ger los bos­ques pa­ra evi­tar la de­fo­res­ta­ción. No for­ma­mos una em­pre­sa so­lo pa­ra te­ner in­gre­sos, que­re­mos mo­ti­var el cui­da­do del me­dio am­bien­te y cum­plir con una res­pon­sa­bi­li­dad so­cial”, reite­ra Wi­lliam. Así, otras or­ga­ni­za­cio­nes lo­ca­les, co­mo Eco­gue­rre­ros, com­pi­ten en el mer­ca­do na­cio­nal con es­tos pro­duc­tos y brin­dan un tra­ba­jo en pro de la con­ser­va­ción a mu­chas per­so­nas que so­lían sub­sis­tir de la tala ile­gal.

Hoy, unas 75 fa­mi­lias vi­ven de la aún pe­que­ña in­dus­tria co­co­te­ra de Pucacaca. Ade­más, par­te de las uti­li­da­des se des­ti­na a pro­te­ger el bos­que cir­cun­dan­te; los lu­ga­re­ños se ofre­cen co­mo vo­lun­ta­rios pa­ra ha­cer pa­tru­lla­jes. Es­ta al­ter­na­ti­va pa­ra evi­tar la de­fo­res­ta­ción y ob­te­ner ener­gía re­no­va­ble tam­bién de­mues­tra que la Ama­zo­nía pue­de desa­rro­llar­se por sus pro­pios po­bla­do­res.

Pe­rú es uno de los 10 paí­ses con más bio­di­ver­si­dad en el mun­do y el se­gun­do con ma­yor ex­ten­sión fo­res­tal en Amé­ri­ca La­ti­na. Re­du­cir la de­man­da de ma­de­ra es in­dis­pen­sa­ble pa­ra

con­ser­var los bos­ques, mer­mar el mer­ca­do ile­gal que vio­len­ta la in­te­gri­dad de los ha­bi­tan­tes lo­ca­les y ase­gu­rar el há­bi­tat de es­pe­cies en pe­li­gro –co­mo el he­le­cho co­ro­na de los án­ge­les o el mono to­cón de San Mar­tín, am­bos en­dé­mi­cos–. Ade­más, el ma­ne­jo de los cul­ti­vos de pal­ma per­mi­te de­li­mi­tar­los pa­ra que no in­va­dan más bos­que.

Co­co des­hi­dra­ta­do, ha­ri­na de co­co, acei­te, áci­dos y al­coho­les gra­sos, éter me­tí­li­co, car­bón ve­ge­tal y ac­ti­va­do, pro­duc­tos de fi­bra –col­cho­nes, so­gas, asien­tos–, cre­ma, le­che, pol­vo, na­ta, vi­na­gre, azú­car, mer­me­la­da, ja­bón, cera, pa­pel, tex­ti­les y has­ta bio­dié­sel, la lis­ta de sus usos es ex­ten­sa; no por na­da es el fru­to prin­ci­pal que te ayu­da­ría a so­bre­vi­vir en una is­la de­sier­ta.

¿Po­drá es­ta ser la ba­se pa­ra el desa­rro­llo ru­ral de los paí­ses pro­duc­to­res de co­co? El apro­ve­cha­mien­to de es­tas bon­da­des tie­ne el po­ten­cial pa­ra con­ver­tir­se en el com­bus­ti­ble óp­ti­mo que nos en­se­ñe có­mo vol­ver a vi­vir de la na­tu­ra­le­za.

Con una má­qui­na bri­que­ta­do­ra, que ejer­ce una pre­sión de has­ta 200 to­ne­la­das, se for­man bri­que­tas de car­bón con el ma­te­rial or­gá­ni­co cal­ci­na­do.

Los bio­pro­duc­tos no ma­de­ra­bles pro­veen ener­gía re­no­va­ble sin ne­ce­si­dad de de­fo­res­tar zo­nas na­tu­ra­les co­mo la Ama­zo­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.