ELLA SE APAREA, ÉL INCUBA

National Geographic (Chile) - - Explora | Instintos Básicos - Por Pa­tri­cia Ed­monds

¿Qué cla­se de pa­dre se que­da en ca­sa con los ni­ños mien­tras la ma­dre sa­le a apa­rear­se? Un ja­ca­na, aun cuan­do sa­be que lo en­ga­ñan y la des­cen­den­cia que cui­da po­dría no ser su­ya.

Va­rias es­pe­cies del gé­ne­ro Ja­ca­na se en­cuen­tran en­tre los ca­sos de re­ver­sión más ex­tre­mos en cuan­to al rol se­xual, ase­gu­ra Pe­ter Wre­ge, ecó­lo­go con­duc­tual de la Uni­ver­si­dad Cor­nell. Una hem­bra reúne un ha­rén de has­ta cin­co ma­chos. En un lap­so de ca­si una se­ma­na, ella po­ne cua­tro hue­vos en el ni­do de un ma­cho mien­tras con­ti­núa apa­reán­do­se con él y otros: “tan­to co­mo 65 apa­rea­mien­tos por ni­da­da”, aña­de Wre­ge.

In­clu­so en­tre las aves mo­nó­ga­mas, una hem­bra po­dría “es­ca­bu­llir­se pa­ra co­pu­lar con otro”, co­men­ta. Pe­ro, co­mo ob­ser­va­ron Wre­ge y su co­le­ga Step­hen Em­len du­ran­te años de in­ves­ti­ga­ción, la in­fi­de­li­dad de la ja­ca­na hem­bra es pú­bli­ca y fre­cuen­te. Pa­ra ver có­mo afec­ta la pa­ter­ni­dad de la des­cen­den­cia, ras­trea­ron do­ce­nas de aves que pu­sie­ron hue­vos, to­ma­ron mues­tras de san­gre y rea­li­za­ron prue­bas de ADN.

Los cien­tí­fi­cos con­clu­ye­ron que por ca­da ja­ca­na ma­cho con una pa­re­ja pro­mis­cua, “el ries­go de cui­dar crías aje­nas es de has­ta 75%”. En otras pa­la­bras, él la ha vis­to apa­reán­do­se con otros y, aun así, incuba y cría po­llue­los que con pro­ba­bi­li­dad no se­rán to­dos su­yos.

¿Por qué ha­cen es­to? “Bá­si­ca­men­te, es­tán atra­pa­dos”, opi­na Wre­ge. Bus­car a una hem­bra menos pro­mis­cua to­ma­ría tiem­po, el cual em­plean me­jor en cui­dar las crías. Así, aun­que ter­mi­nen con los hi­jos de otros ma­chos, al­can­zan el im­pe­ra­ti­vo bio­ló­gi­co de te­ner los pro­pios.

FOTO: JOEL SARTORE FO­TO­GRA­FIÓ ES­TE JA­CA­NA EN EL ACUARIO MUN­DIAL DE DALLAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.