ÁFRI­CA EN LLA­MAS

¿Es el fra­ca­so el des­tino de la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na?

National Geographic (Chile) - - Contenido - Por Pe­ter Gwin Fo­to­gra­fías de Mar­cus Bleas­da­le

Pa­ra lle­gar a la ca­sa del artista de las ma­ri­po­sas es ne­ce­sa­rio re­co­rrer un la­be­rin­to de ca­sas de ado­be cer­ca del an­cho y par­do río Uban­gui. Ha­ce cua­tro años, com­ba­tían en la zo­na re­bel­des mu­sul­ma­nes y mi­li­cias cris­tia­nas: pe­lea­ban por el con­trol de Ban­gui, la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na. Hoy, los gritos de ni­ños que jue­gan fut­bol y de ven­de­do­res par­lan­chi­nes lle­nan el ve­cin­da­rio. Sin em­bar­go, la vio­len­cia aún aso­la la ciu­dad y la gen­te per­ma­ne­ce ex­tre­ma­da­men­te aler­ta an­te el so­ni­do de dis­pa­ros o he­li­cóp­te­ros mi­li­ta­res.

A Phi­lip­pe An­dé le es ajeno to­do eso. Se en­cor­va so­bre una me­sa de tra­ba­jo cu­bier­ta de alas de ma­ri­po­sa, una cons­te­la­ción de co­lo­res eléc­tri­cos, for­mas ex­tra­va­gan­tes y pa­tro­nes exó­ti­cos. La Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na es ho­gar de 597 es­pe­cies de ma­ri­po­sas iden­ti­fi­ca­das y es co­mún en­con­trar­se de re­pen­te en me­dio de una nube de es­tas cria­tu­ras que ale­tean en si­len­cio, co­mo si uno an­du­vie­ra en un re­mo­lino de con­fe­ti. An­dé, un cam­pe­sino, las atra­pa en sus cam­pos y man­da a los ni­ños a que las re­co­lec­ten en las co­li­nas y jun­to al río.

Con pin­zas, una navaja de afei­tar y pe­ga­men­to pa­ra en­cua­der­nar, aco­mo­da me­ticu­losa­men­te las del­ga­dí­si­mas alas en es­ce­nas ra­dian­tes de la vi­da cen­troa­fri­ca­na; ca­da una es un vi­tral en mi­nia­tu­ra. Un hom­bre atra­pa un pes­ca­do ver­de mo­tea­do en un río tur­que­sa re­vuel­to. Mu­je­res en ves­ti­dos anaran­ja­dos y con be­bés dor­mi­dos ata­dos a sus es­pal­das ha­cen ha­ri­na de yu­ca. Hay cam­pos lle­nos de al­go­dón, re­tra­tos de ele­fan­tes, go­ri­las, pe­ri­cos, an­tí­lo­pes, in­clu­so un dia­man­te bien cor­ta­do, la ex­por­ta­ción más fa­mo­sa del país.

Es­ta es la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na que An­dé pre­fie­re ver cuan­do cie­rra los ojos: la épo­ca an­te­rior a 2013, año en que los se­le­kas –una alian­za de gru­pos re­bel­des, pre­do­mi­nan­te­men­te mu­sul­ma­nes– se abrió pa­so por el país me­dian­te sa­queos, vio­la­cio­nes, ase­si­na­tos e in­cen­dios; de­rro­ca­ron al go­bierno co­rrup­to, do­mi­na­do por cris­tia­nos, e ini­cia­ron una gue­rra ci­vil bru­tal, que to­da­vía ar­de y que ha ma­ta­do a mi­les, des­pla­za­do a ca­si un mi­llón y pro­vo­ca­do es­ca­sez de ali­men­tos.

Pa­ra ser ho­nes­to, las en­can­ta­do­ras imá­ge­nes de An­dé re­pre­sen­tan al­go de mis pro­pias im­pre­sio­nes idea­li­za­das de la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na. El país lla­mó mi aten­ción cuan­do lo vi des­ta­ca­do en

un ma­pa de con­ser­va­ción, una is­la de ver­dor ca­si del ta­ma­ño de Fran­cia. Me en­te­ré que gran­des tra­mos de sus bos­ques per­ma­ne­cen in­ha­bi­ta­dos y re­bo­san de vi­da sil­ves­tre. Ba­jo es­ta abun­dan­cia ya­ce una ri­que­za de re­cur­sos que in­clu­ye dia­man­tes, oro, ura­nio y, tal vez, pe­tró­leo. Pa­re­cía ra­zo­na­ble que un país tan es­ca­sa­men­te po­bla­do –ape­nas cin­co mi­llo­nes de per­so­nas, com­pa­ra­do con los 65 mi­llo­nes en Fran­cia– ha­bría de pros­pe­rar. Sin em­bar­go, es­ta­ba fa­llan­do. ¿Por qué?

En mi pri­mer via­je a Ban­gui le plan­teé la pre­gun­ta a un ofi­cial del ejér­ci­to fran­cés mien­tras es­pe­rá­ba­mos en un avión de Air Fran­ce, a pun­to de des­pe­gar de Pa­rís. Pue­de ser un te­ma sen­si­ble pa­ra los fran­ce­ses, que co­lo­ni­za­ron el país du­ran­te la in­va­sión eu­ro­pea de Áfri­ca en el si­glo XIX. La Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na ga­nó su in­de­pen­den­cia en 1960, pe­ro los fran­ce­ses se han man­te­ni­do muy in­vo­lu­cra­dos en sus asun­tos. Hoy, los cen­troa­fri­ca­nos de­pen­den de To­tal, una com­pa­ñía fran­ce­sa, pa­ra

La mez­qui­ta prin­ci­pal de Ber­bé­ra­ti fue sa­quea­da y aban­do­na­da cuan­do las mi­li­cias guia­das por cris­tia­nos ex­pul­sa­ron a los mu­sul­ma­nes en 2014. An­tes del con­flic­to, los mu­sul­ma­nes con­for­ma­ban un cuar­to de la po­bla­ción de la ciu­dad y te­nían mu­chos ne­go­cios. “Que­re­mos que vuel­van”, di­ce el al­cal­de Al­bert Eus­ta­che Na­kom­bo.

ob­te­ner gran par­te de su ga­so­li­na y la di­vi­sa que usa el país es­tá res­pal­da­da por el Te­so­ro fran­cés.

El ofi­cial, un cua­ren­tón de es­pal­das an­chas, se em­bar­ca­ba en su se­gun­do via­je de pre­ser­va­ción de la paz. “La lo­gís­ti­ca es un pro­ble­ma –me di­jo–. Es un país sin li­to­ral y los ca­mi­nos son una mier­da”. Des­cri­bió có­mo du­ran­te la tem­po­ra­da de llu­vias, de ma­yo a oc­tu­bre, las al­deas del no­res­te pan­ta­no­so que­dan com­ple­ta­men­te ais­la­das, ce­rran­do ru­tas co­mer­cia­les im­por­tan­tes. “La eco­no­mía en el nor­te no pue­de cre­cer y las per­so­nas se enojan –aña­dió–. Ahí fue don­de na­ció Se­le­ka”.

En ese mo­men­to nos in­te­rrum­pie­ron los gritos de una mu­jer cen­troa­fri­ca­na que era de­por­ta­da. La acom­pa­ña­ban al avión dos po­li­cías que la es­po­sa­ron a su asien­to. Se es­for­za­ba por qui­tar­se las es­po­sas y gri­ta­ba his­té­ri­ca­men­te. Los otros pa­sa­je­ros eran una mez­cla de cen­troa­fri­ca­nos que re­gre­sa­ban a su país, me­dia­do­res de paz, tra­ba­ja­do­res hu­ma­ni­ta­rios y di­plo­má­ti­cos.

Las pa­la­bras de la mu­jer per­tur­ba­ban a los cen­troa­fri­ca­nos. “Es una he­chi­ce­ra”, se que­jó uno. “Es­tá mal­di­cien­do el avión”, di­jo otro. Los asis­ten­tes de vue­lo tra­ta­ban de cal­mar a los pa­sa­je­ros, pe­ro pron­to mu­chos em­pe­za­ron a re­ti­rar sus ma­le­tas de los com­par­ti­men­tos y exi­gían ba­jar­se. Tras una ho­ra de re­tra­so, el pi­lo­to le or­de­nó a la po­li­cía que se lle­va­ra a la mu­jer. Anun­ció que, de­bi­do al re­tra­so,

ten­dría­mos que ate­rri­zar esa no­che en Ca­me­rún. “No po­de­mos ate­rri­zar en Ban­gui –ex­pli­có–, por­que las lu­ces del ae­ro­puer­to no fun­cio­nan”. El ofi­cial se in­cli­nó ha­cia mí y me di­jo: “Tam­bién por­que no es se­gu­ro via­jar de no­che por el ca­mino del ae­ro­puer­to a la ciu­dad –son­rió re­sig­na­do–. Así fun­cio­nan las co­sas en la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na”.

EN UNO DE MIS PRI­ME­ROS DÍAS en Ban­gui, un guía lo­cal me lle­vó a una pla­za pe­que­ña con seis es­ta­tuas pin­ta­das de do­ra­do. Aquel hom­bre exu­be­ran­te, en un das­hi­ki co­lo­ri­do, me ex­pli­có que la pla­za ilus­tra­ba to­da la his­to­ria que yo ne­ce­si­ta­ba co­no­cer. La pla­za hon­ra a los seis hom­bres que lle­va­ron al país des­de su mo­vi­mien­to de in­de­pen­den­cia has­ta la Cri­sis. Las es­ta­tuas es­ta­ban des­por­ti­lla­das y ha­bía ca­bras que mor­dis­quea­ban las hier­bas que cre­cían en las grie­tas del pa­vi­men­to cer­cano. “Es­te es Bart­hé­lémy Bo­gan­da –em­pe­zó an­te la pri­me­ra es­ta­tua, co­mo si fue­ra un maes­tro que da­ba cla­se–. Re­pre­sen­ta pa­ra los cen­troa­fri­ca­nos lo que Geor­ge Washington y Mar­tin Lut­her King, Jr., pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses”.

De mis lec­tu­ras co­no­cía la his­to­ria de Bo­gan­da, que se des­cri­bía a sí mis­mo co­mo hi­jo de un ca­ní­bal y fue fa­mo­so por ne­go­ciar con Char­les de Gau­lle la in­de­pen­den­cia del país, pe­ro no in­te­rrum­pí a mi guía. Se veía có­mo­do ha­blan­do del úni­co lí­der al

que ca­si to­dos los cen­troa­fri­ca­nos se re­fie­ren co­mo un san­to. Na­ció en lo que en­ton­ces era la co­lo­nia fran­ce­sa de Uban­gui-cha­ri, cu­yo nom­bre pro­ve­nía de los ríos que de­fi­nían sus fron­te­ras nor­te y sur. Com­pa­ñías pri­va­das di­ri­gían la co­lo­nia con im­pu­ni­dad y cual­quier no­ción de jus­ti­cia que­da­ba a cri­te­rio de sus ad­mi­nis­tra­do­res. El Día de la Bas­ti­lla de 1903, en Ka­ga Ban­do­ro, un ofi­cial fran­cés les per­mi­tió a sus hom­bres que eje­cu­ta­ran a un pri­sio­ne­ro afri­cano in­ser­tán­do­le en el ano un car­tu­cho de di­na­mi­ta que en­cen­die­ron des­pués.

La vi­da de Bo­gan­da se pa­re­ce a la de un pro­fe­ta del Vie­jo Tes­ta­men­to. Jus­to an­tes de su na­ci­mien­to, en 1910, las fuer­zas fran­ce­sas ma­ta­ron a su pa­dre du­ran­te un ata­que a su al­dea. Los guar­dias de la com­pa­ñía apa­lea­ron a su ma­dre has­ta la muer­te cuan­do se rehu­só a re­co­ger cau­cho sil­ves­tre. Un sa­cer­do­te ca­tó­li­co aco­gió al huér­fano Bo­gan­da, quien con­ti­nua­ría con él has­ta to­mar los vo­tos y con­ver­tir­se así en el pri­mer sa­cer­do­te na­ti­vo de Uban­gui-cha­ri. Des­pués fun­gió co­mo el pri­mer re­pre­sen­tan­te na­ti­vo en la Asam­blea Na­cio­nal Fran­ce­sa y se con­vir­tió en crí­ti­co abier­to del go­bierno fran­cés. Cuan­do la in­de­pen­den­cia era in­mi­nen­te, Bo­gan­da fue la elec­ción más ob­via de la gen­te pa­ra que fue­ra su lí­der.

Bo­gan­da bau­ti­zó la na­ción co­mo Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, di­se­ñó su ban­de­ra y es­cri­bió el le­ma na­cio­nal: “Igual­dad pa­ra to­dos”. Pe­ro el 29 de mar­zo de 1959, jus­to an­tes de las elec­cio­nes, el avión en el que via­ja­ba ex­plo­tó en pleno vue­lo. Hoy, la gen­te de to­do el país cree que los fran­ce­ses es­tu­vie­ron de­trás de su muer­te, a pe­sar de que Fran­cia lo ne­gó. El in­ci­den­te ha mar­ca­do las re­la­cio­nes en­tre am­bos paí­ses des­de en­ton­ces.

“Éra­mos su co­lo­nia y no nos que­rían de­jar ir –di­jo el guía, guar­da­bos­ques de pro­fe­sión–. Pue­de ci­tar es­to, pe­ro, por fa­vor, no use mi nom­bre. Los fran­ce­ses to­da­vía creen que so­mos su co­lo­nia”. Se­ña­ló las es­ta­tuas de los otros cin­co hom­bres, que ha­bían si­do pre­si­den­tes del país. “Cuan­do ca­da uno de es­tos ti­pos de­ci­dió lu­char con­tra los fran­ce­ses, fue re­em­pla­za­do por el si­guien­te”.

Sin em­bar­go, los lí­de­res que si­guie­ron a Bo­gan­da tie­nen sus pro­pios pe­ca­dos por los cua­les res­pon­der, sos­tu­vo. Al ca­mi­nar por la fi­la de es­ta­tuas se­ña­ló con de­do acu­sa­dor el ros­tro se­ve­ro de ca­da uno de los hom­bres, co­mo si les ha­bla­ra di­rec­ta­men­te. Des­cri­bió có­mo des­pil­fa­rra­ron la ri­que­za de la na­ción, tu­vie­ron favoritos en­tre los nu­me­ro­sos gru­pos ét­ni­cos del país y agi­ta­ron el re­sen­ti­mien­to pro­fun­do en­tre el 15 % de la po­bla­ción que es mu­sul­ma­na (el res­to prac­ti­ca el cris­tia­nis­mo o ani­mis­mo). Se de­tu­vo an­te la úl­ti­ma es­ta­tua, la del hom­bre a quien la ma­yo­ría de los cen­troa­fri­ca­nos acu­sa de ha­ber em­pe­za­do la Cri­sis, Fra­nçois Bo­zi­zé, ofi­cial del ejér­ci­to que to­mó el po­der en 2003. “Les pro­me­tió a los mu­sul­ma­nes que los in­clui­ría en el go­bierno si ellos lo ayu­da­ban a to­mar el po­der. Des­pués los trai­cio­nó y así se for­mó Se­le­ka”, ex­pli­có el guía.

Los es­tu­dian­tes co­mien­zan el día en una es­cue­la de Ban­gui que es­tu­vo ce­rra­da du­ran­te dos años de­bi­do a los con­flic­tos. Los re­bel­des guia­dos por mu­sul­ma­nes des­tru­ye­ron es­cue­las en to­do el país. Ya ha­bía es­ca­sez de maes­tros an­tes de los com­ba­tes y mu­chos de los que hu­ye­ron del con­flic­to no han re­gre­sa­do.

los com­ba­tien­tes de se­le­ka lo­gra­ron su me­ta de des­ti­tuir a Bo­zi­zé, pe­ro no te­nían mu­cha idea de có­mo go­ber­nar. Con­tro­la­ron Ban­gui por menos de un año an­tes de que la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das en­via­ra fuer­zas de paz. Se­le­ka se re­ti­ró a las re­gio­nes do­mi­na­das por mu­sul­ma­nes y su alian­za pron­to se frac­tu­ró. Los gru­pos re­bel­des dis­cre­pan­tes di­vi­die­ron sus te­rri­to­rios en feu­dos, ca­da uno con­tro­la­do por un ex lí­der se­le­ka que apro­ve­chó los re­cur­sos lo­ca­les pa­ra re­cau­dar di­ne­ro,

pa­gar com­ba­tien­tes y com­prar ar­mas. El año pa­sa­do em­pe­za­ron a ata­car­se en­tre sí, lo que pro­vo­có que 70 000 per­so­nas hu­ye­ran de sus ca­sas.

El fo­tó­gra­fo Mar­cus Bleas­da­le y yo que­ría­mos in­ves­ti­gar có­mo es­tos re­cur­sos, que guar­dan una pro­me­sa tan gran­de pa­ra el país, se han vuel­to la sa­via de las fuer­zas que lo man­tie­nen di­vi­di­do. De­ci­di­mos vi­si­tar Bam­ba­ri, la se­gun­da po­bla­ción más gran­de des­pués de Ban­gui y van­guar­dia del te­rri­to­rio con­tro­la­do por los an­ti­guos lí­de­res se­le­kas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.