OSEOGRAMAS

National Geographic (Chile) - - Explora Progreso - Por Ni­na Stro­chlic

En 2014, el pro­fe­sor de ra­dio­lo­gía Mark Griswold bus­ca­ba una nueva manera de en­se­ñar ana­to­mía. Ma­ne­jar un ca­dá­ver en un la­bo­ra­to­rio es ca­ro y los res­tos ofre­cen vis­tas li­mi­ta­das del cuer­po. A la mi­tad de su bús­que­da, lo in­vi­ta­ron a las ins­ta­la­cio­nes pa­ra prue­bas se­cre­tas de Mi­cro­soft. Es­pe­ra­ba que le mos­tra­ran un vi­sor de reali­dad vir­tual, una he­rra­mien­ta con po­ten­cial pa­ra la en­se­ñan­za. En su lu­gar, los téc­ni­cos lo equi­pa­ron con al­go más in­no­va­dor: un vi­sor de reali­dad mix­ta lla­ma­do Ho­lo­lens, la pri­me­ra compu­tado­ra au­tó­no­ma que le per­mi­te al usua­rio ver ho­lo­gra­mas en sus alrededores.

Cuan­do Griswold se co­lo­có el vi­sor, fue trans­por­ta­do a una mon­ta­ña en Mar­te; de pie jun­to a él es­ta­ba un cien­tí­fi­co de NASA. Pla­ti­ca­ron e hi­cie­ron con­tac­to vi­sual, pe­ro el cien­tí­fi­co era un ho­lo­gra­ma –una per­so­na real trans­mi­ti­da des­de otra ha­bi­ta­ción–, al igual que Mar­te, re­crea­do con imá­ge­nes de un ro­ver. “Supe de in­me­dia­to que mi mun­do cam­bió ese día”, di­ce.

Griswold y sus co­le­gas en la Uni­ver­si­dad Ca­se Wes­tern Reserve y la Clínica Cle­ve­land se pro­pu­sie­ron di­se­ñar un pro­gra­ma pa­ra Ho­lo­lens que re­vo­lu­cio­na­ría las lec­cio­nes de ana­to­mía. El año pa­sa­do lan­za­ron Ho­loa­na­tomy, apli­ca­ción de de­mos­tra­ción que pue­de trans­for­mar imá­ge­nes en mo­de­los 3D del cuer­po hu­mano, y que per­mi­te a los es­tu­dian­tes ex­plo­rar su for­ma y mo­vi­mien­to des­de cual­quier án­gu­lo.

La reali­dad vir­tual su­mer­ge a los usua­rios en un mun­do al­ter­na­ti­vo. El Ho­lo­lens es di­fe­ren­te. “Los ob­je­tos fí­si­cos y ho­lo­grá­fi­cos co­exis­ten e in­ter­ac­túan en tiem­po real”, ex­pli­ca Lo­rrai­ne Bar­deen, de Mi­cro­soft. En las au­las, es­to sig­ni­fi­ca que los es­tu­dian­tes pue­den co­mu­ni­car­se con los pro­fe­so­res, sus pa­res y un es­ce­na­rio ho­lo­grá­fi­co du­ran­te la cla­se.

Ho­lo­lens ya se em­plea en va­rios cam­pos, des­de la avia­ción has­ta el di­se­ño de mo­das. Los téc­ni­cos de ele­va­do­res lo usan pa­ra ubi­car pro­ble­mas y los ar­qui­tec­tos crean ver­sio­nes ho­lo­grá­fi­cas de los pla­nos pa­ra ayu­dar a con­cep­tua­li­zar los edi­fi­cios. Una com­pa­ñía de tec­no­lo­gía mé­di­ca co­men­zó a usar­lo pa­ra rein­ven­tar la sa­la de ope­ra­cio­nes, de for­ma que al­gún día los es­tu­dian­tes de me­di­ci­na que apren­die­ron ana­to­mía con ho­lo­gra­mas po­drán rea­li­zar una ci­ru­gía en una sa­la di­se­ña­da pa­ra Ho­lo­lens.

En 2019, la Uni­ver­si­dad Ca­se Wes­tern pla­nea abrir un la­bo­ra­to­rio de ana­to­mía di­se­ña­do con ayu­da del Ho­lo­lens y el uso de un plan de es­tu­dios desa­rro­lla­do al­re­de­dor del dis­po­si­ti­vo. “No veo una cla­se que no sea in­fluen­cia­da por la tec­no­lo­gía”, co­men­ta Griswold. Es­tu­dian­tes en la Uni­ver­si­dad Ca­se Wes­tern prue­ban Ho­lo­lens, vi­sor ho­lo­grá­fi­co de reali­dad au­men­ta­da. Aba­jo, la ilustración de la pan­ta­lla mues­tra un cuer­po en 3D.

“DE IN­ME­DIA­TO SUPE QUE MI MUN­DO CAM­BIÓ ESE DÍA”.

MARK GRISWOLD, UNI­VER­SI­DAD CA­SE WES­TERN RESERVE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.