NA­DA MÁS QUE SAL

Al su­r­oes­te de Bolivia, en el de­par­ta­men­to de Po­to­sí, un de­sier­to sa­lino –tan am­plio que pue­de ver­se des­de el es­pa­cio– se ex­tien­de por 12 000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos so­bre el de­pó­si­to de li­tio más gran­de del mun­do: el sa­lar de Uyu­ni.

National Geographic (Chile) - - Lo Mejor De América Latina - Por Erick Pi­ne­do Fotografías de Ser­gio Iz­quier­do

En­tre tan­ta in­men­si­dad, la so­le­dad es ab­so­lu­ta y el silencio, to­tal. Una ga­vio­ta pa­sa vo­lan­do y me doy cuen­ta que pi­so una fi­na ca­pa de agua que re­fle­ja to­do al­re­de­dor. Ca­mino so­bre las nu­bes.

Al con­tem­plar la pla­ni­cie, el pai­sa­je se con­fun­de con es­pe­jis­mos en los de­sier­tos gé­li­dos de la An­tár­ti­da. Pe­ro bas­ta con to­car el sue­lo y lle­var­se la mano a la bo­ca pa­ra ate­rri­zar en la reali­dad sa­li­na de Uyu­ni. Con sus más de 12 000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos y a 3 650 me­tros so­bre el ni­vel del mar, es el sa­lar más ex­ten­so y alto del mun­do; tan vas­to que Neil Arms­trong vio el des­te­llo de es­ta enor­me man­cha blan­ca des­de la Lu­na, en 1969.

La his­to­ria geo­ló­gi­ca de es­te si­tio lo ubi­ca dos ve­ces ba­jo el agua sa­lo­bre: una ha­ce 40 000 años, cuan­do es­ta­ba cu­bier­to por el la­go Min­chín –de 36 000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos–, y la otra ha­ce 12 000, cuan­do el de­rre­ti­mien­to de los gla­cia­res an­di­nos for­mó el la­go Tau­ka. Am­bos cuer­pos de agua se eva­po­ra­ron por la fal­ta de afluen­tes y el ca­lor de la ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca, de­jan­do el sa­lar de Uyu­ni –así co­mo al de Coi­pa­sa y a los la­gos Poo­pó y Uru Uru– co­mo registro de su exis­ten­cia.

Así, la deseca­ción ayu­dó a que las ca­pas de sal ba­jo los an­ti­guos la­gos se so­li­di­fi­ca­ran has­ta

Con las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ade­cua­das y la ca­pa de agua pre­sen­te so­bre el sa­lar, las no­ches pue­den ser una ex­pe­rien­cia as­tral cuan­do se desen­vuel­ve la Vía Lác­tea. Al fon­do, la luz del pue­blo de Uyu­ni.

con­for­mar las extensiones blan­cas del al­ti­plano bo­li­viano. Los úni­cos tes­ti­gos de es­te pa­sa­do prehis­tó­ri­co son las 32 is­las de co­ral y es­tro­ma­to­li­tos pe­tri­fi­ca­dos (re­si­duos de cia­no­bac­te­rias). En­tre ellas, la más vi­si­ta­da se ubi­ca en la zo­na cen­tral, In­cahua­si, don­de es­pe­cies en­dé­mi­cas de la re­gión –co­mo roe­do­res lla­ma­dos viz­ca­chas y más de 16 000 cac­tus gi­gan­tes, de­no­mi­na­dos car­do­nes de la pu­na– ha­bi­tan las 24 hec­tá­reas de es­te y otros is­lo­tes per­di­dos en­tre la sal.

Des­de la ci­ma de la isla, la lla­nu­ra pa­re­ce un mar só­li­do, in­fi­ni­to y li­so, di­fe­ren­te de cuan­do se ob­ser­va de cer­ca, ya que al­gu­nas par­tes del sa­lar mues­tran un pa­trón pe­cu­liar ba­jo su cor­te­za. El fon­do se com­po­ne de 11 cos­tras de sal, de dos a 10 me­tros de es­pe­sor ca­da una, en­tre las cua­les hay es­pa­cios don­de se acu­mu­la el agua de llu­via, que pos­te­rior­men­te se con­vier­te en sal­mue­ra.

Así, el ca­lor del sol oca­sio­na eva­po­ra­ción, que in­ten­ta sa­lir ha­cia la su­per­fi­cie al rom­per la sal y crear frac­tu­ras que se pre­sen­tan co­mo una se­rie de he­xá­go­nos en el sue­lo. Es­to ocu­rre me­dian­te un pro­ce­so lla­ma­do dia­cla­sa, el cual per­mi­te que el va­por es­ca­pe con ma­yor fa­ci­li­dad.

Sin em­bar­go, es­ta sal­mue­ra no so­lo brin­da un am­bien­te ex­tra­te­rres­tre a es­te de­sier­to sa­li­tro­so. Tam­bién con­tie­ne mi­ne­ra­les im­por­tan­tes, co­mo bo­ro, mag­ne­sio y clo­ru­ro de so­dio, y so­bre to­do li­tio, con el que se fa­bri­can ba­te­rías, compu­tado­ras, ce­lu­la­res, te­le­vi­sio­nes y va­rios dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos. Es­to ha lla­ma­do la aten­ción de em­pre­sas de Ja­pón, Fran­cia y Co­rea del Sur, así co­mo de los go­bier­nos de Ru­sia, Irán y Chi­na –alia­dos del pre­si­den­te bo­li­viano Evo Morales–, quie­nes rea­li­zan per­fo­ra­cio­nes pa­ra al­can­zar los de­pó­si­tos de agua, ex­traer el li­tio y pro­ce­sar es­te re­cur­so, con­si­de­ra­do es­tra­té­gi­co pa­ra el futuro de las na­cio­nes in­dus­tria­li­za­das y en desa­rro­llo.

Exis­ten unos 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das de li­tio ba­jo los más de 12 000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie del sa­lar; es­to lo con­vier­te en la re­ser­va más gran­de del mun­do, con más de 50 % del to­tal mundial. Por eso, aquí ope­ra una plan­ta de car­bo­na­to de li­tio que lo pro­du­ce y ex­por­ta a es­ca­la in­dus­trial. Pe­ro no es lo úni­co que pro­vee Uyu­ni: los ar­te­sa­nos lo­ca­les pue­den pro­ce­sar has­ta 5 000 ki­los de sal al día, tan­to pa­ra con­su­mo hu­mano co­mo pa­ra la ela­bo­ra­ción de es­cul­tu­ras y cons­truc­ción de vi­vien­das.

In­clu­so con la ex­plo­ta­ción cre­cien­te de los re­cur­sos, en una bue­na tem­po­ra­da de llu­via la na­tu­ra­le­za del sa­lar per­mi­te que es­te re­cu­pe­re has­ta cin­co cen­tí­me­tros de gro­sor y cin­co me­tros de pe­rí­me­tro ca­da año. Así, de­bi­do a la cons­tan­te ex­pan­sión del de­sier­to, no es el sa­lar sino el pue­blo de Uyu­ni el que se en­cuen­tra en pe­li­gro, pues en al­gún mo­men­to que­da­rá en­te­rra­do ba­jo la sal.

Pe­ro gra­cias al ejem­plo de la fau­na na­ti­va, no hay mu­cho de qué preo­cu­par­se: fla­men­cos, ga­vio­tas, ibis de pu­na, ocas, avo­ce­tas an­di­nas, pa­tos sil­ves­tres, co­me­to­ci­nos pa­ta­gó­ni­cos, et­cé­te­ra, se han adap­ta­do a los cam­bios a lo lar­go de los años pa­ra so­bre­vi­vir a las con­di­cio­nes ex­tre­mas por en­ci­ma de los 3 600 me­tros so­bre el ni­vel del mar.

Co­mo ejem­plo es­tá el ani­mal más em­ble­má­ti­co de las me­se­tas de Bolivia, el fla­men­co andino, la úni­ca ca­paz de ali­men­tar­se de las bac­te­rias

pre­sen­tes en el agua del sa­lar de­bi­do a los fil­tros de sus pi­cos, con los cua­les evitan con­su­mir aque­llos mi­ne­ra­les tó­xi­cos.

En que­chua, Uyu­ni sig­ni­fi­ca “por don­de co­rre el vien­to”, de­bi­do a las ven­tis­cas per­sis­ten­tes que no en­cuen­tran obs­tácu­los pa­ra cir­cu­lar. Sin em­bar­go, es­te si­tio an­te­rior­men­te se de­no­mi­na­ba sa­lar de Tu­nu­pa, nom­bre de un vol­cán cer­cano que la cul­tu­ra ai­ma­ra iden­ti­fi­có co­mo el acha­chi­la, su guar­dián y pro­tec­tor. Se­gún su cos­mo­go­nía, en tiem­pos an­ti­guos las mon­ta­ñas y vol­ca­nes eran seres di­vi­nos que po­dían ca­mi­nar e in­ter­ac­tuar; dos de ellos eran Cuz­co y Cu­su­ña, va­ro­nes y ami­gos in­se­pa­ra­bles, has­ta que el en­can­to de la her­mo­sa Tu­nu­pa los pu­so a com­pe­tir.

Fi­nal­men­te, Cu­su­ña ga­nó su amor, for­jó una vi­da con ella y tu­vie­ron un hi­jo. To­do trans­cu­rría con nor­ma­li­dad, has­ta que un día Cu­su­ña sa­lió a tra­ba­jar; a mi­tad del ca­mino, se dio cuen­ta de que ha­bía ol­vi­da­do una he­rra­mien­ta en su ca­sa, así que re­gre­só y en­con­tró a Tu­nu­pa en la ca­ma con

Cuz­co. En­fu­re­ci­do, Cu­su­ña to­mó a su hi­jo y hu­yó lejos, mien­tras la ma­dre sa­lía en bús­que­da de su be­bé. Al dar­se cuen­ta de la trai­ción, la om­ni­pre­sen­te Pa­cha­ma­ma (Ma­dre Tie­rra) mon­tó en có­le­ra y sen­ten­ció a to­das las mon­ta­ñas del mun­do a per­ma­ne­cer su­je­tas al sue­lo por la eter­ni­dad. Así, la bús­que­da de Tu­nu­pa se vio frus­tra­da y no tu­vo más que llorar, mien­tras sus pe­chos lac­tan­tes se lle­na­ron has­ta re­ven­tar. Las lá­gri­mas y la le­che se mez­cla­ron y flu­ye­ron cues­ta aba­jo, ori­gi­nan­do lo que hoy es el sa­lar.

Al atar­de­cer, la pla­ni­cie de­sér­ti­ca pa­re­ce ne­va­da. Los des­te­llos en­tre los gra­nos de sal po­co a po­co se co­mien­zan a apa­gar con­for­me se ocul­ta el sol. Con la os­cu­ri­dad cir­cun­dan­te, el cie­lo y el ho­ri­zon­te se en­tre­la­zan has­ta que co­mien­zan a sur­gir las pri­me­ras estrellas. Vol­teo a ver el sue­lo, de nue­vo pi­so agua. Mi­nu­tos des­pués, tan­to arri­ba co­mo aba­jo, el cen­te­lleo es­te­lar con­quis­ta la no­che y la Vía Lác­tea cor­ta de ta­jo la bó­ve­da ce­les­te. Aho­ra ca­mino en el es­pa­cio si­de­ral.

Cac­tus de has­ta 10 me­tros de al­tu­ra se ilu­mi­nan al atar­de­cer so­bre la isla In­cahua­si, uno de los is­lo­tes de co­ral pe­tri­fi­ca­do que per­ma­ne­cen co­mo evi­den­cia del pa­sa­do prehis­tó­ri­co de Uyu­ni.

A tan so­lo 20 ki­ló­me­tros de Uyu­ni, los ar­te­sa­nos lo­ca­les ex­traen sal pa­ra con­su­mo hu­mano, in­clui­do el pro­ce­so de yo­da­ción. Pue­den pro­du­cir has­ta 25 000 to­ne­la­das al año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.