CO­MER, BEBER Y CUIDARSE

National Geographic (Chile) - - Explora | Salud - By Cat­he­ri­ne Zuc­ker­man

Oja­lá fue­ra tan sim­ple co­mo “una man­za­na al día ale­ja al doc­tor de tu vi­da”. De he­cho, los cien­tí­fi­cos de la nu­tri­ción ana­li­zan las pro­pie­da­des pa­ra la sa­lud de los ali­men­tos. Ca­da ele­men­to en es­ta pá­gi­na, jun­to con el acei­te de oli­va y el té, fue ob­je­to de más de 20 es­tu­dios en los pa­sa­dos 25 años, se­gún Mi­chael Roi­zen, ofi­cial en jefe de sa­lud en la Clí­ni­ca Cle­ve­land. ¿Por qué? “Tie­nen be­ne­fi­cios ines­pe­ra­dos o son con­su­mi­dos co­mún­men­te, pe­ro pue­den pre­sen­tar riesgos”.

Al­gu­nos ali­men­tos ele­va­ron su fa­ma nu­tri­cio­nal por­que una com­pa­ñía gran­de, que do­mi­na la pro­duc­ción y ven­tas, pa­gó par­te de la in­ves­ti­ga­ción. Pe­ro los es­tu­dios pa­tro­ci­na­dos pue­den opa­car la ciencia. El Con­se­jo Na­cio­nal de Lác­teos de Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, tie­ne una gran mer­ca­do­tec­nia que le per­mi­te pro­mo­ver con am­pli­tud los ge­nui­nos as­pec­tos nu­tri­ti­vos de la le­che y sus de­ri­va­dos. Al­gu­nos pro­duc­tos lác­teos con­tie­nen le­ci­ti­na, con­si­de­ra­da sa­lu­da­ble des­de ha­ce tiem­po. Pe­ro es­ta in­ter­ac­túa con bac­te­rias del es­tó­ma­go e in­tes­ti­nos pa­ra pro­du­cir el com­pues­to da­ñino tri­me­ti­la­mi­na, que cau­sa in­fla­ma­ción y pue­de oca­sio­nar en­fer­me­da­des. Las ye­mas de hue­vo tam­bién con­tie­nen le­ci­ti­na, así que Roi­zen acon­se­ja una in­ges­ta mí­ni­ma.

Los ali­men­tos más es­tu­dia­dos no siem­pre son los me­jo­res. Roi­zen su­gie­re evi­tar las die­tas ba­jas en car­bohi­dra­tos. In­clu­so la res ali­men­ta­da con pas­to con­tie­ne car­ni­ti­na, otro pro­duc­tor de tri­me­ti­la­mi­na. “La pro­teí­na no cam­bia, aun­que fue­ra ali­men­ta­da con pas­to o gra­nos”. El vino tin­to y el acei­te de oli­va ex­tra vir­gen pue­den mi­ti­gar li­ge­ra­men­te los efec­tos ne­ga­ti­vos de car­ne y lác­teos. Pe­ro el acei­te de oli­va es al­to en ca­lo­rías, y el al­cohol, ries­go­so.

Lo me­jor, se­gún Roi­zen, es se­guir la ciencia. Co­me ve­ge­ta­les. En vez de car­nes ro­jas, eli­ge sal­món o tru­cha ma­ri­na: tie­nen más acei­te bueno que otras es­pe­cies al­tas en gra­sa y ba­jas en mer­cu­rio. Be­be ca­fé ne­gro (bueno pa­ra el hí­ga­do). Co­me nue­ces co­mo co­la­ción. Y, de pos­tre, una mor­di­da de cho­co­la­te os­cu­ro.

El DHA –ti­po de áci­do gra­so ome­ga-3 que se en­cuen­tra en el acei­te de pes­ca­do– au­men­ta la ca­pa­ci­dad ce­re­bral. Los com­pues­tos sul­fu­ro­sos acres en la col pa­re­cen dar­le pro­pie­da­des que com­ba­ten el cán­cer. Los fru­tos se­cos re­du­cen el ries­go de cán­cer y en­fer­me­da­des del co­ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.