¿ÚTERO ARTIFICIAL?

National Geographic (Chile) - - Explora | Salud - Por Eri­ka En­gel­haupt

Al­gún día, en el fu­tu­ro, los pa­dres ner­vio­sos de un be­bé pre­ma­tu­ro po­drían en­con­trar­se mi­ran­do el in­te­rior de al­go pa­re­ci­do a un acua­rio. Den­tro de un útero artificial, un be­bé pre­ma­tu­ro es­ta­ría su­mer­gi­do en una si­mu­la­ción de lí­qui­do am­nió­ti­co, el cual le da­ría tiem­po pa­ra desa­rro­llar la ha­bi­li­dad de res­pi­rar ai­re.

Un em­ba­ra­zo hu­mano du­ra unas 40 se­ma­nas y an­tes de las 37 los be­bés se con­si­de­ran pre­ma­tu­ros. Ca­da año, unos 15 mi­llo­nes de per­so­nas na­cen de ma­ne­ra an­ti­ci­pa­da en el mun­do. Los más jó­ve­nes con­si­de­ra­dos via­bles –de 22 a 23 se­ma­nas– sue­len pe­sar ape­nas me­dio ki­lo­gra­mo y tie­nen me­nos de 50% de opor­tu­ni­dad de so­bre­vi­vir. Una de las ra­zo­nes es que sus pul­mo­nes son de­ma­sia­dos frá­gi­les pa­ra res­pi­rar ai­re.

En abril, in­ves­ti­ga­do­res del Hos­pi­tal In­fan­til de Fi­la­del­fia re­por­ta­ron en Na­tu­re Com­mu­ni­ca­tions que ha­bían pro­ba­do un útero artificial con ocho cor­de­ros pre­ma­tu­ros, ele­gi­dos por­que sus pul­mo­nes se desa­rro­llan de ma­ne­ra si­mi­lar a los hu­ma­nos. Ca­da ove­ja cre­ció en una bol­sa lle­na con lí­qui­do am­nió­ti­co artificial y su co­ra­zón bom­beó san­gre por el cor­dón um­bi­li­cal ha­cia una má­qui­na que ac­tua­ba co­mo pla­cen­ta aña­dien­do oxí­geno y re­ti­ran­do el bi­óxi­do de car­bono.

El equi­po re­por­ta que los pul­mo­nes y otros ór­ga­nos se desa­rro­lla­ron co­mo si es­tu­vie­ran den­tro de una ver­da­de­ra ma­triz, una me­jo­ría en­ci­ma de otros mé­to­dos usa­dos hoy día pa­ra man­te­ner vi­vos a los pre­ma­tu­ros. Unas cuan­tas ove­jas cre­cie­ron des­de en­ton­ces has­ta la ma­du­rez y una tie­ne aho­ra más de un año y pa­re­ce nor­mal en to­dos sen­ti­dos, lo cual in­clu­ye su de­sa­rro­llo ce­re­bral.

“No te­ne­mos una prue­ba de in­te­li­gen­cia pa­ra bo­rre­gos –co­men­tó Alan Fla­ke, lí­der del estudio–, pe­ro pensamos que son bas­tan­te in­te­li­gen­tes”.

El ob­je­ti­vo de los vien­tres ar­ti­fi­cia­les no es desa­rro­llar be­bés fue­ra de sus ma­dres o am­pliar los lí­mi­tes de via­bi­li­dad a eda­des más tem­pra­nas. Los in­ves­ti­ga­do­res es­pe­ran ob­te­ner una ta­sa ma­yor de su­per­vi­ven­cia y sa­lud pa­ra los be­bés na­ci­dos an­tes de las 23 se­ma­nas, cuan­do sus pul­mo­nes es­tén lis­tos pa­ra res­pi­rar.

Du­ran­te los 28 días en que un bo­rre­go pre­ma­tu­ro cre­ció en un útero artificial fue ca­paz de mo­ver­se, abrir los ojos y ha­cer cre­cer la­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.