Me­dia ho­ra an­tes de la sa­li­da del sol, el mar pa­re­ce tin­ta ne­gra al gol­pear con­tra la are­na.

National Geographic (Chile) - - Explora | Instintos Básicos - Por Erik Van­ce Fo­to­gra­fías de Tho­mas P. Pes­chak

Al­re­de­dor de una do­ce­na de pes­ca­do­res hol­ga­za­nea en la ofi­ci­na de la ca­pi­ta­nía de puer­to en Pun­ta Abreo­jos, rien­do y ha­blan­do so­bre la fies­ta que ten­drán esa no­che.

El áni­mo es fes­ti­vo en es­te ca­se­río, en el pun­to me­dio de la pe­nín­su­la me­xi­ca­na de Ba­ja Ca­li­for­nia, por­que hoy es un día que el pue­blo es­pe­ra du­ran­te to­do el año: la aper­tu­ra de la tem­po­ra­da de abu­lón. En reali­dad, la tem­po­ra­da se abrió cua­tro meses an­tes, pe­ro Pun­ta Abreo­jos cum­ple con una ve­da inusual au­to­im­pues­ta. En lu­gar de pes­car abu­lón en cuan­to el go­bierno lo per­mi­te, en enero, la co­mu­ni­dad es­pe­ra has­ta abril, cuan­do el mo­lus­co ha ga­na­do ma­yor pe­so.

Sal­go al mar con tres pes­ca­do­res de cin­cuen­ta y tan­tos años que han tra­ba­ja­do jun­tos des­de ado­les­cen­tes. Ca­ba­llo ma­ne­ja el mo­tor, To­po lle­va los sa­cos de abu­lón y Pez, na­tu­ral­men­te, es el bu­zo (ellos son Por­fi­rio Zú­ñi­ga, Eduar­do Lie­ra y Luis Ar­ce, pe­ro aquí na­die los llama así).

Pez es­tá es­pe­cial­men­te de muy buen hu­mor; aca­ba de vol­ver de Ca­li­for­nia, don­de prac­ti­có surf y ju­gó al golf. Se po­ne un tra­je de neo­preno nue­vo e im­pe­ca­ble. An­tes de lle­gar a su pun­to de pes­ca, Ca­ba­llo de­tie­ne el bo­te so­bre un arre­ci­fe re­ple­to de abu­lo­nes. “Son abu­lo­nes azu­les –in­di­ca To­po–. No es­ta­rán lis­tos an­tes de por lo me­nos un mes”.

Po­cos ki­ló­me­tros des­pués, Pez sal­ta al agua. Al ca­bo de dos ho­ras sube con un sa­co lleno de abu­lo­nes sa­lu­da­bles. En la ma­yo­ría de las ciu­da­des pes­que­ras de Mé­xi­co –o en gran par­te del res­to del mun­do en vías de de­sa­rro­llo–, hom­bres co­mo ellos ob­ten­drían una pes­ca es­ca­sa de aguas ago­ta­das.

¿Qué ha­ce que es­tos hom­bres es­tén tan op­ti­mis­tas? ¿Có­mo pue­den per­mi­tir­se te­ner equi­po nue­vo y to­mar va­ca­cio­nes en se­lec­tos cam­pos de golf?

La coope­ra­ti­va pes­que­ra del pue­blo em­pe­zó en 1948 y ope­ró co­mo las de­más, sa­can­do del mar tan­to co­mo po­día. Pe­ro, en los años se­ten­ta, des­pués de algunas ex­trac­cio­nes de­cep­cio­nan­tes, los pes­ca­do­res de­ci­die­ron ad­mi­nis­trar la lan­gos­ta ro­ja de Ca­li­for­nia (y lue­go el abu­lón) a lar­go pla­zo.

Hoy día, Abreo­jos y algunas co­mu­ni­da­des si­mi­la­res de Ba­ja Ca­li­for­nia, que si­guen la mis­ma es­tra­te­gia, pes­can más de 90 % de los abu­lo­nes de Mé­xi­co. Las ca­sas de Abreo­jos es­tán re­cién pin­ta­das. El pue­blo cuen­ta con un equi­po de beis­bol y uno de surf. La lan­gos­ta y el abu­lón se en­la­tan en una mo­der­na plan­ta de pro­ce­sa­mien­to y se ven­den di­rec­ta­men­te a Asia, lo que ma­xi­mi­za las ga­nan­cias. Las aguas del pue­blo es­tán vi­gi­la­das con ra­da­res, bar­cos y avio­nes. Los pes­ca­do­res re­ti­ra­dos re­ci­ben una pen­sión.

Qui­zá na­die re­fle­je me­jor es­te éxi­to que Za­ca­rías Zú­ñi­ga, de 67 años. Su pa­dre ayu­dó a fun­dar la coope­ra­ti­va, pe­ro aun así le cos­ta­ba tra­ba­jo con­se­guir su pes­ca dia­ria. Zú­ñi­ga tra­ba­ja en la fá­bri­ca de con­ser­vas. Gra­cias a una be­ca otor­ga­da por la coope­ra­ti­va, su hi­jo es pro­fe­sor en cien­cias de la compu­tación.

“To­dos tra­ba­ja­mos y, al mis­mo tiem­po, to­dos so­mos pro­pie­ta­rios”, ex­pli­ca.

Pun­ta Abreo­jos no es la úni­ca his­to­ria de éxi­to en es­ta par­te de Mé­xi­co. Al­re­de­dor del mun­do, las po­bla­cio­nes de pe­ces van en pi­ca­da y es­pe­cies co­mo el atún, la tor­tu­ga ma­ri­na y el me­ro son aún más es­ca­sas. Sin em­bar­go, en el no­roes­te de Mé­xi­co, unas cuan­tas co­mu­ni­da­des han con­se­gui­do pro­te­ger sus re­cur­sos sub­ma­ri­nos. Es­tas zo­nas de mi­cro­con­ser­va­ción fue­ron crea­das por o con el apo­yo de las co­mu­ni­da­des, lo que mu­chos am­bien­ta­lis­tas ven co­mo la cla­ve pa­ra una con­ser­va­ción que fun­cio­na. LA his­to­ria PES­QUE­RA de Ba­ja Ca­li­for­nia es una sa­ga de au­ges y caí­das. Cuan­do el au­tor John Stein­beck vi­si­tó la pe­nín­su­la en 1940, se ma­ra­vi­lló de la in­creí­ble bio­di­ver­si­dad: enor­mes ban­cos de man­ta­rra­yas, le­chos de os­tras per­le­ras y tan­tas tor­tu­gas que los an­cia­nos del lu­gar di­cen que po­dían cru­zar el mar ca­mi­nan­do so­bre sus ca­pa­ra­zo­nes. Pe­ro, al ca­bo de un par de dé­ca­das, el hom­bre ha­bía en­con­tra­do los lí­mi­tes y diez­ma­do los le­chos sil­ves­tres de os­tras. Des­pués de eso, cen­tró su aten­ción en tor­tu­gas, atu­nes, ti­bu­ro­nes, me­ros y una do­ce­na de otras es­pe­cies.

Du­ran­te dé­ca­das el go­bierno me­xi­cano alen­tó a los tra­ba­ja­do­res des­em­plea­dos a con­ver­tir­se en pes­ca­do­res, con un pro­gra­ma lla­ma­do La Mar­cha al Mar. En Ba­ja Ca­li­for­nia Sur, que ape­nas en 1974 re­ci­bió el estatus de es­ta­do, es­to lle­vó a una cul­tu­ra de lla­ne­ro so­li­ta­rio que aún per­du­ra.

“La gen­te es­tá acos­tum­bra­da a ha­cer las co­sas por su cuen­ta –co­men­ta Oc­ta­vio Abur­to, bió­lo­go

Oc­ta­vio Abur­to bu­cea cer­ca de la is­la Es­pí­ri­tu San­to, en el gol­fo de Ca­li­for­nia. El bió­lo­go marino es­tu­dia por qué algunas re­ser­vas pros­pe­ran y otras fra­ca­san. En­con­tró que el se­cre­to es­tá en las co­mu­ni­da­des que vi­ven ahí. “Se em­pie­za crean­do or­gu­llo –di­ce–, un com­pro­mi­so pa­ra la re­cu­pe­ra­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.