ADIC­TOS DE NACIMIENTO

National Geographic (Chile) - - Cerebro Adicto -

Los be­bés que ex­pe­ri­men­tan la abs­ti­nen­cia de opioi­des tie­nen un llan­to dis­tin­ti­vo: un ge­mi­do cor­to, an­gus­tio­so y agu­do re­pe­ti­do con­ti­nua­men­te. Su eco re­sue­na en la uni­dad de te­ra­pia neo­na­tal del Hos­pi­tal Ca­bell Hun­ting­ton en Hun­ting­ton, Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal. La cre­cien­te cri­sis de opioi­des de Es­ta­dos Uni­dos es do­lo­ro­sa­men­te pa­ten­te en es­te hos­pi­tal, don­de uno de ca­da cin­co re­cién na­ci­dos fue ex­pues­to in ute­ro a la he­roí­na u otras dro­gas. “Lo que ves aquí es la pun­ta del ice­berg en cuan­to al abu­so de sus­tan­cias”, afir­ma el neo­na­tó­lo­go Sean Lou­din, di­rec­tor mé­di­co de la uni­dad.

Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal tie­ne la ta­sa de mor­ta­li­dad por so­bre­do­sis de opioi­des más al­ta de Es­ta­dos Uni­dos. Y Ca­bell County, que has­ta 2012 pro­me­dia­ba unas 130 lla­ma­das de emer­gen­cia anua­les por so­bre­do­sis, re­gis­tró 1476 el año pa­sa­do.

En 2012, des­pués de que la uni­dad de te­ra­pia in­ten­si­va neo­na­tal se vie­ra tan abru­ma­da por be­bés de­pen­dien­tes que tu­vo que re­cha­zar a re­cién na­ci­dos con otras ne­ce­si­da­des mé­di­cas, el hos­pi­tal de­ci­dió abrir es­ta uni­dad, que sue­le aten­der unos 18 ni­ños. Es­te día hay 23 be­bés.

To­dos lu­chan por su­pe­rar los po­de­ro­sos efec­tos ce­re­bra­les de las dro­gas adic­ti­vas. Los ni­ños tiem­blan, su­dan, vo­mi­tan y man­tie­nen sus cuer­pos rí­gi­dos. Co­men y duer­men de ma­ne­ra in­ter­mi­ten­te. Es­tos be­bés ne­ce­si­tan tran­qui­li­dad y si­len­cio. Mu­chos tam­bién re­quie­ren me­ta­do­na pa­ra ali­viar sus sín­to­mas y de­ben re­ti­rar­les esa sus­tan­cia en un lap­so de días o se­ma­nas.

El gran pro­ble­ma so­lía ser la ex­po­si­ción a los anal­gé­si­cos. Des­pués fue la he­roí­na. Aho­ra es he­roí­na com­bi­na­da con co­caí­na, me­tan­fe­ta­mi­nas y, úl­ti­ma­men­te, un an­ti­con­vul­si­vo lla­ma­do ga­ba­pen­ti­na. Mu­chos be­bés es­tán más en­fer­mos y ne­ce­si­tan cui­da­dos más pro­lon­ga­dos.

“Ya, to­do es­tá bien”, di­ce Mu­rray, con ter­nu­ra, po­nien­do con­tra su pe­cho a un ni­ño de 41 días, quien gri­ta de­ses­pe­ra­da­men­te. Le po­ne un chu­pe­te en la bo­ca. Mien­tras el be­bé suc­cio­na co­mo un pis­tón –con fuer­za, rá­pi­da­men­te–, lo acu­na en sus bra­zos y lo me­ce de ma­ne­ra ca­si im­per­cep­ti­ble. El pe­que­ño re­la­ja la man­dí­bu­la, sus pár­pa­dos tiem­blan y se que­da dor­mi­do. —FS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.