Is­las Re­vi­lla­gi­ge­do Có­mo sal­var el pa­raí­so

Si se ex­pan­die­ra el área de no ex­trac­ción de es­te ar­chi­pié­la­go, se pro­te­ge­ría la zo­na de ma­yor ri­que­za ma­ri­na de Amé­ri­ca del Nor­te.

National Geographic (Chile) - - Islas Revillagigedo - Oc­ta­vio Abur­to es Ex­plo­ra­dor de Na­tio­nal Geo­grap­hic. Sue­le de­di­car mu­cho de su tiem­po a fo­to­gra­fiar eco­sis­te­mas ma­ri­nos y cos­te­ros de Mé­xi­co. En ma­yo de 2011 pu­bli­có en nues­tra re­vis­ta un ar­tícu­lo so­bre Ca­bo Pul­mo.

Aquel día go­zá­ba­mos de una vi­si­bi­li­dad de 30 me­tros. Mi­les de pe­ces mul­ti­co­lo­res con­tras­ta­ban con el fon­do vol­cá­ni­co de los acan­ti­la­dos de una de las is­las. Era el ini­cio de nues­tro pri­mer bu­ceo y una de­ce­na de ti­bu­ro­nes se­do­sos acu­die­ron a nues­tro en­cuen­tro, co­mo una pro­me­te­do­ra bien­ve­ni­da por par­te del di­ver­so mun­do sub­acuá­ti­co al­re­de­dor del ar­chi­pié­la­go de Re­vi­lla­gi­ge­do (ma­pa en la p. 29). Con­for­má­ba­mos el gru­po 10 cien­tí­fi­cos ex­per­tos en dis­tin­tas dis­ci­pli­nas, con­gre­ga­dos por En­ric Sa­la, fun­da­dor y di­rec­tor de la ini­cia­ti­va Ma­res Prís­ti­nos de Na­tio­nal Geo­grap­hic. Nues­tra mi­sión era es­tu­diar el hábitat marino de So­co­rro, San Be­ne­dic­to y Ro­ca Par­ti­da, tres de las cua­tro is­las que con­for­man es­te con­jun­to in­su­lar ubi­ca­do a po­co me­nos de 1000 ki­ló­me­tros de Man­za­ni­llo, en el oc­ci­den­te de Mé­xi­co.

A lo le­jos, vis­lum­bré un or­ga­nis­mo de gran­des di­men­sio­nes. Aun­que no po­día ver­lo con ni­ti­dez, al­can­za­ba a dis­tin­guir sus mo­vi­mien­tos gra­cio­sos y pau­sa­dos. Re­pen­ti­na­men­te, el co­lo­so re­du­jo de gol­pe la dis­tan­cia que nos se­pa­ra­ba y, cuan­do me di cuen­ta, me en­con­tra­ba ba­jo una enor­me si­lue­ta ne­gra. Se tra­ta­ba de una Man­ta bi­ros­tris o man­ta­rra­ya gi­gan­te, de unos cin­co me­tros. Fue el co­mien­zo de una dan­za que es­tos ti­tá­ni­cos ani­ma­les rea­li­za­ron en torno a no­so­tros, qui­zá atraí­dos por el cos­qui­lleo de las bur­bu­jas de nues­tros tan­ques de oxí­geno en sus vien­tres.

Es ver­dad que el en­cuen­tro no ha­bía si­do for­tui­to. De he­cho, las Man­ta bi­ros­tris eran uno de nues­tros ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les. Se es­ti­ma que la po­bla­ción en la zo­na al­can­za los 350 in­di­vi­duos. La co­lo­ca­ción de trans­mi­so­res sa­te­li­ta­les en al­gu­nos de ellos nos ha per­mi­ti­do re­gis­trar sus

mo­vi­mien­tos en pe­rio­dos de en­tre seis meses a un año. Con ello he­mos des­cu­bier­to que, a pe­sar de ser or­ga­nis­mos con gran po­ten­cial de des­pla­za­mien­to, son re­si­den­tes de las is­las.

Una ra­zón por la que es­te da­to es im­por­tan­te es que las man­tas gi­gan­tes son la atrac­ción prin­ci­pal del ar­chi­pié­la­go y ca­da año al­re­de­dor de 2000 tu­ris­tas acu­den a ob­ser­var­las. Es­ta ac­ti­vi­dad se tra­du­ce en una de­rra­ma de 14 mi­llo­nes de dó­la­res. Es de­cir, ca­da man­ta re­pre­sen­ta un in­gre­so anual de unos 30000 dó­la­res, su­ma que pue­de in­cre­men­tar­se has­ta un mi­llón de dó­la­res si con­si­de­ra­mos los 40 años de vi­da que ca­da es­pé­ci­men tie­ne en pro­me­dio. En con­tras­te, te­ne­mos una tris­te reali­dad: ca­da man­ta atra­pa­da y ani­qui­la­da por la pes­ca in­ci­den­tal es ven­di­da en 500 dó­la­res.

Por su­pues­to, es­te no es ni de­be ser el úni­co ar­gu­men­to pa­ra pro­te­ger el ar­chi­pié­la­go de Re­vi­lla­gi­ge­do. Gra­cias a nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes, hoy sa­be­mos que es­ta zo­na pre­sen­ta la ma­yor abun­dan­cia de ti­bu­ro­nes en Amé­ri­ca del Nor­te, su­peran­do otras áreas pro­te­gi­das del mun­do, co­mo la Gran Ba­rre­ra de Arre­ci­fes, Fi­yi y Be­li­ce. Ade­más, ocu­pa el pri­mer lu­gar re­gio­nal en cuan­to al ta­ma­ño y nú­me­ro de pe­ces (bio­ma­sa), ri­que­za com­pa­ra­ble so­lo con la is­la del Co­co, en Cos­ta Ri­ca, y so­lo por de­ba­jo de las em­ble­má­ti­cas is­las Ga­lá­pa­gos.

Des­de 1994, el ar­chi­pié­la­go fue de­cla­ra­do Re­ser­va de la Bios­fe­ra. No obs­tan­te, la res­tric­ción a la pes­ca so­lo ocu­rre en un ra­dio de seis mi­llas, lo que re­sul­ta a to­das lu­ces in­su­fi­cien­te pa­ra una zo­na con tal bio­di­ver­si­dad. El año pa­sa­do, la UNESCO re­gis­tró el ar­chi­pié­la­go co­mo Pa­tri­mo­nio Mun­dial, pe­ro la ac­ción no se tra­du­jo en un in­cre­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en cuan­to a su pro­tec­ción. Nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes re­ve­lan que, si real­men­te que­re­mos pre­ser­var la in­te­gri­dad del eco­sis­te­ma, es ne­ce­sa­rio ex­pan­dir el área de no ex­trac­ción a un po­lí­gono ex­po­nen­cial­men­te ma­yor. So­la­men­te así ga­ran­ti­za­re­mos que el pa­raí­so sub­acuá­ti­co de Re­vi­lla­gi­ge­do for­me par­te del pa­tri­mo­nio que desea­mos y de­be­mos he­re­dar a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

El Bói­ler, una mon­ta­ña sub­ma­ri­na cer­ca de la is­la San Be­ne­dic­to, es uno de los prin­ci­pa­les pun­tos de ob­ser­va­ción de man­ta­rra­yas gi­gan­tes. Es­ta es­pe­cie es con­si­de­ra­da co­mo vul­ne­ra­ble por la Unión In­ter­na­cio­nal pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za (UICN).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.