CE­RE­BRO ADICTO

Des­cu­bri­mos más so­bre la com­pul­sión que ins­ti­ga há­bi­tos au­to­des­truc­ti­vos y so­bre lo que pue­de ha­cer la ciencia pa­ra com­ba­tir­la.

National Geographic (Chile) - - Islas Revillagigedo - Por Fran Smith Fo­to­gra­fías de Max Agui­le­ra-hell­weg

Pa­trick Pe­rot­ti se mo­fó cuan­do su ma­dre le ha­bló de un doc­tor que usa on­das elec­tro­mag­né­ti­cas pa­ra tra­tar la adicción a las dro­gas. “Pen­sé que era un es­ta­fa­dor”, di­ce Pe­rot­ti. El ge­no­vés de 38 años co­men­zó a in­ha­lar co­caí­na a los 17. Po­co a po­co, su com­pla­cen­cia se con­vir­tió en un há­bi­to co­ti­diano que dio pa­so al con­su­mo com­pul­si­vo. Se enamo­ró, tu­vo un hi­jo y abrió un res­tau­ran­te. Sin em­bar­go, su fa­mi­lia y su ne­go­cio ter­mi­na­ron por co­lap­sar ba­jo el pe­so de su adicción.

Es­tu­vo tres meses en reha­bi­li­ta­ción y re­ca­yó 36 ho­ras des­pués de sa­lir. Pa­só ocho meses en otro pro­gra­ma y el día que re­gre­só a ca­sa vio a su dea­ler y se pe­gó un via­je. “Em­pe­cé a usar co­caí­na con fer­vor –con­fie­sa–. Me vol­ví pa­ra­noi­co, ob­se­si­vo, lo­co. No en­con­tra­ba la ma­ne­ra de pa­rar”.

Cuan­do su ma­dre lo pre­sio­nó pa­ra que lla­ma­ra al doc­tor, Pe­rot­ti ce­dió. Se en­te­ró que so­lo ten­dría que sen­tar­se en una si­lla co­mo de den­tis­ta y de­jar que el mé­di­co, Lui­gi Ga­llim­ber­ti, co­lo­ca­ra un dis­po­si­ti­vo cer­ca del la­do iz­quier­do de su ca­be­za, el cual, en teo­ría, su­pri­mi­ría su de­seo de con­su­mir co­caí­na. “Era caer por el pre­ci­pi­cio o el doc­tor Ga­llim­ber­ti”, re­cuer­da.

Ga­llim­ber­ti es un psi­quia­tra y to­xi­có­lo­go de ca­be­llo en­tre­cano y an­te­ojos, quien du­ran­te 30 años ha tra­ta­do adic­cio­nes y tie­ne una clí­ni­ca en Pa­dua. Su de­ci­sión de pro­bar con esa téc­ni­ca, lla­ma­da es­ti­mu­la­ción mag­né­ti­ca trans­cra­neal (EMT), sur­gió de los im­pre­sio­nan­tes lo­gros en la ciencia con­tra las adic­cio­nes y de su frus­tra­ción an­te los tra­ta­mien­tos tra­di­cio­na­les. Hay me­di­ca­men­tos que ayu­dan a que las per­so­nas de­jen de beber, fu­mar o usar he­roí­na, pe­ro las re­caí­das son fre­cuen­tes y no exis­te re­me­dio mé­di­co efi­caz pa­ra tra­tar la adicción a es­ti­mu­lan­tes co­mo la co­caí­na. “Es muy pe­ro muy di­fí­cil tra­tar a esos pa­cien­tes”, afir­ma Ga­llim­ber­ti.

Se­gún la Ofi­ci­na de las Na­cio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el De­li­to, en to­do el mun­do mue­ren, ca­da año, más de 200000 per­so­nas co­mo re­sul­ta­do de so­bre­do­sis y en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con las dro­gas, co­mo VIH; mu­chas más pier­den la

vi­da a cau­sa del ta­ba­co y el al­cohol. Más de 1000 mi­llo­nes de per­so­nas fu­man y el ta­ba­co es­tá im­pli­ca­do en las cin­co prin­ci­pa­les cau­sas de mor­ta­li­dad: en­fer­me­dad car­dia­ca, ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar, in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias, en­fer­me­dad pul­mo­nar obs­truc­ti­va cró­ni­ca y cán­cer pul­mo­nar. En to­do el mun­do, ca­si uno de ca­da 20 adul­tos es adicto al al­cohol. Y to­da­vía na­die ha con­ta­do a las per­so­nas ob­se­sio­na­das con el jue­go y otras ac­ti­vi­da­des com­pul­si­vas que em­pie­zan a re­co­no­cer­se co­mo adic­cio­nes.

Los cien­tí­fi­cos han desa­rro­lla­do una ima­gen de­ta­lla­da de có­mo la adicción al­te­ra las vías y pro­ce­sos sub­ya­cen­tes al de­seo, la for­ma­ción de há­bi­tos, el pla­cer, el apren­di­za­je, la re­gu­la­ción emo­cio­nal y la cog­ni­ción. De­bi­do a que apro­ve­cha la ma­ra­vi­llo­sa plas­ti­ci­dad del ce­re­bro, la adicción re­mo­de­la cir­cui­tos neu­ro­na­les asig­nan­do un va­lor su­pre­mo a la co­caí­na, la he­roí­na o la gi­ne­bra, a ex­pen­sas de otros in­te­re­ses, co­mo la sa­lud, el tra­ba­jo, la fa­mi­lia o la vi­da mis­ma.

“En un sen­ti­do, la adicción es una for­ma de apren­di­za­je pa­to­ló­gi­co”, co­men­ta An­to­ne­llo Bon­ci, neu­ró­lo­go del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal so­bre el Abu­so de Dro­gas (NIDA) de Es­ta­dos Uni­dos.

ga­llim­ber­ti que­dó fas­ci­na­do lue­go de leer un ar­tícu­lo pe­rio­dís­ti­co so­bre los ex­pe­ri­men­tos que ha­cían Bon­ci y sus co­le­gas en NIDA y en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en San Fran­cis­co. Al me­dir la ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca en las neu­ro­nas de ra­tas adic­tas a la co­caí­na, des­cu­brie­ron una ac­ti­vi­dad anor­mal en una re­gión ce­re­bral im­pli­ca­da en la in­hi­bi­ción de con­duc­tas. Me­dian­te op­to­ge­né­ti­ca –la com­bi­na­ción de fi­bra óp­ti­ca e ingeniería ge­né­ti­ca pa­ra ma­ni­pu­lar ce­re­bros ani­ma­les con ra­pi­dez y pre­ci­sión an­ta­ño inima­gi­na­bles–, los in­ves­ti­ga­do­res ac­ti­va­ron aque­llas cé­lu­las apá­ti­cas en las ra­tas. “En esen­cia, des­apa­re­ció su in­te­rés en la co­caí­na”, in­for­ma Bon­ci. Los in­ves­ti­ga­do­res su­gi­rie­ron que, si se es­ti­mu­la­ba la re­gión del ce­re­bro hu­mano en­car­ga­da de in­hi­bir con­duc­tas, en la cor­te­za pre­fron­tal, po­dría re­pri­mir­se la ne­ce­si­dad in­sa­cia­ble de usar dro­gas del adicto.

Ga­llim­ber­ti pen­só que la EMT po­dría ofre­cer un me­dio prác­ti­co pa­ra ha­cer­lo. Nues­tros ce­re­bros fun­cio­nan con im­pul­sos eléc­tri­cos que via­jan en­tre las neu­ro­nas con ca­da pen­sa­mien­to y mo­vi­mien­to. Y la es­ti­mu­la­ción ce­re­bral, uti­li­za­da des­de ha­ce años pa­ra tra­tar de­pre­sión y mi­gra­ñas, apro­ve­cha esos cir­cui­tos. El dis­po­si­ti­vo no es más que una bo­bi­na den­tro de un trans­duc­tor. Cuan­do pa­sa la co­rrien­te eléc­tri­ca, el trans­duc­tor emi­te un pul­so mag­né­ti­co que al­te­ra la ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca del ce­re­bro. Ga­llim­ber­ti con­clu­yó que pul­sos re­pe­ti­dos po­drían ac­ti­var las vías neu­ra­les da­ña­das por las dro­gas, Tal co­mo si se re­ini­cia­ra una compu­tado­ra.

Él y su so­cio, el psi­có­lo­go neu­ro­cog­ni­ti­vo Alberto Te­rra­neo, for­ma­ron equi­po con Bon­ci pa­ra pro­bar la téc­ni­ca. Pa­ra tal fin, re­clu­ta­ron un gru­po de adic­tos a la co­caí­na: 16 se so­me­tie­ron a un mes de es­ti­mu­la­ción ce­re­bral, en tan­to que 13 re­ci­bie­ron aten­ción es­tán­dar, que in­clu­yó me­di­ca­men­tos pa­ra la an­sie­dad y la de­pre­sión. Al fi­na­li­zar el estudio clí­ni­co, 11 per­so­nas del gru­po de es­ti­mu­la­ción, pe­ro so­la­men­te tres del otro, se ha­lla­ban li­bres de dro­gas.

Los in­ves­ti­ga­do­res pu­bli­ca­ron sus ha­llaz­gos en la edi­ción de enero de 2016 de la re­vis­ta Eu­ro­pean Neu­ropsy­chop­har­ma­co­logy, lo que desató una pu­bli­ci­dad tre­men­da que atra­jo cien­tos de usua­rios de co­caí­na a su clí­ni­ca. Pe­rot­ti lle­gó ner­vio­so y agi­ta­do. Di­ce que, des­pués de la pri­me­ra se­sión, se sin­tió cal­ma­do. Muy pron­to per­dió el de­seo de con­su­mir co­caí­na y así se man­tu­vo seis meses des­pués. “Fue un cam­bio to­tal –afir­ma–. Sen­tí una vi­ta­li­dad y un de­seo de vi­vir que no ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do en mu­cho tiem­po”.

Ha­rán fal­ta mu­chos es­tu­dios clí­ni­cos con pla­ce­bos co­mo mé­to­do de con­trol pa­ra de­mos­trar que el tra­ta­mien­to fun­cio­na y que los be­ne­fi­cios son per­du­ra­bles. El equi­po pre­ten­de lle­var a ca­bo nue­vos es­tu­dios e in­ves­ti­ga­do­res de to­do el mun­do en­sa­yan con la es­ti­mu­la­ción ce­re­bral pa­ra ayu­dar a per­so­nas a de­jar de fu­mar, beber, apos­tar, atra­car­se de co­mi­da y abu­sar de opioi­des. “Es muy pro­me­te­dor –ase­gu­ra Bon­ci–. Los pa­cien­tes me di­cen: ‘La co­caí­na so­lía ser par­te de mí. Aho­ra es al­go dis­tan­te que ya no me con­tro­la’”.

no ha­ce mu­cho, la idea de re­pa­rar el ca­blea­do del ce­re­bro pa­ra com­ba­tir la adicción ha­bría pa­re­ci­do des­ca­be­lla­da. Sin em­bar­go, los ade­lan­tos

en neu­ro­cien­cias han tras­for­ma­do los con­cep­tos tra­di­cio­na­les so­bre la adicción; es de­cir, qué la des­en­ca­de­na y por qué es di­fí­cil de­jar una adicción. Si ha­ce 30 años hu­bie­ras abier­to un li­bro de tex­to mé­di­co, ha­brías leído que adicción significa de­pen­den­cia a una sus­tan­cia con to­le­ran­cia cre­cien­te, la cual exi­ge ca­da vez más sus­tan­cia pa­ra sen­tir sus efec­tos y pro­vo­ca una abs­ti­nen­cia ho­rri­ble al in­te­rrum­pir su uso. Eso ex­pli­ca­ba bas­tan­te bien el pro­ble­ma del al­cohol, la ni­co­ti­na y la he­roí­na, aun­que no jus­ti­fi­ca­ba los efec­tos de la ma­ri­gua­na y la co­caí­na, que no sue­len oca­sio­nar los tem­blo­res, la náu­sea y el vó­mi­to de la abs­ti­nen­cia por he­roí­na.

El mo­de­lo an­te­rior tam­po­co acla­ra­ba lo que po­dría ser el as­pec­to más in­si­dio­so de la adicción: la re­caí­da.

El in­for­me del se­cre­ta­rio de Sa­lud de Es­ta­dos Uni­dos re­afir­ma lo que la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca ha di­cho du­ran­te años: más allá de una de­bi­li­dad mo­ral, la adicción es una en­fer­me­dad. No se ca­rac­te­ri­za, ne­ce­sa­ria­men­te, por la de­pen­den­cia fí­si­ca o la abs­ti­nen­cia, sino por la re­pe­ti­ción com­pul­si­va de una ac­ti­vi­dad, pe­se a las con­se­cuen­cias que po­nen en ries­go la vi­da. Es­ta pos­tu­ra ha ori­lla­do a mu­chos cien­tí­fi­cos a acep­tar la an­ta­ño he­ré­ti­ca teo­ría de que es po­si­ble que exis­ta adicción sin dro­gas.

La re­vi­sión más re­cien­te del Ma­nual diag­nós­ti­co y es­ta­dís­ti­co de los tras­tor­nos men­ta­les, ins­tru­men­to de la psi­quia­tría es­ta­dou­ni­den­se, re­co­no­ce por pri­me­ra vez una adicción con­duc­tual: el jue­go. Al­gu­nos cien­tí­fi­cos creen que mu­chos atrac­ti­vos de la vi­da mo­der­na –co­mi­da cha­ta­rra, com­pras, te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes– tie­nen un po­ten­cial adic­ti­vo de­bi­do a sus efec­tos po­de­ro­sos en el sis­te­ma de re­com­pen­sa ce­re­bral, los cir­cui­tos re­la­cio­na­dos con la com­pul­sión.

“To­dos so­mos de­tec­to­res de re­com­pen­sas ex­qui­si­tos”, di­ce An­na Ro­se Chil­dress, neu­ro­cien­tí­fi­ca clí­ni­ca del Cen­tro pa­ra Es­tu­dios so­bre Adic­cio­nes en la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia.

Du­ran­te años, Chil­dress y otros cien­tí­fi­cos han in­ten­ta­do des­en­tra­ñar los mis­te­rios de la adicción es­tu­dian­do el me­ca­nis­mo de re­com­pen­sa. Bue­na par­te de la in­ves­ti­ga­ción de Chil­dress con­sis­te en prac­ti­car re­so­nan­cias mag­né­ti­cas (IRM) a per­so­nas adic­tas a las dro­gas, ya que esos es­tu­dios ras­trean el flu­jo ce­re­bral co­mo un me­dio pa­ra ana­li­zar la ac­ti­vi­dad neu­ral. Me­dian­te al­go­rit­mos com­ple­jos y có­di­gos de co­lor, con­vier­ten en imá­ge­nes los es­ca­neos ce­re­bra­les, las cua­les pre­ci­san los cir­cui­tos que se vuel­ven muy ac­ti­vos cuan­do el ce­re­bro ex­pe­ri­men­ta una com­pul­sión.

Chil­dress se sien­ta fren­te a la compu­tado­ra pa­ra mos­trar­me una ga­le­ría fo­to­grá­fi­ca de ce­re­bros. Pue­do ver es­tas imá­ge­nes du­ran­te ho­ras, y lo ha­go –con­fie­sa–. Son re­ga­li­tos. Es asom­bro­so que pue­das vi­sua­li­zar un es­ta­do ce­re­bral tan po­de­ro­so y, a la vez, tan pe­li­gro­so.

El sis­te­ma de re­com­pen­sa, par­te pri­mi­ti­va del ce­re­bro muy pa­re­ci­da a la de las ra­tas, nos im­pul­sa a bus­car co­sas que ne­ce­si­ta­mos, aler­tán­do­nos so­bre las imá­ge­nes, los so­ni­dos y los olo­res que anun­cian su pre­sen­cia. Fun­cio­na en el ám­bi­to del ins­tin­to y del re­fle­jo, y fue crea­do pa­ra una épo­ca en que la su­per­vi­ven­cia de­pen­día de nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra ob­te­ner co­mi­da y se­xo an­tes que la com­pe­ten­cia pu­die­ra al­can­zar­los. No obs­tan­te, ese sis­te­ma pue­de es­tor­bar­nos en un mun­do con opor­tu­ni­da­des inin­te­rrum­pi­das de sa­tis­fa­cer nues­tros de­seos.

El de­seo de­pen­de de una cas­ca­da com­ple­ja de ac­cio­nes ce­re­bra­les, pe­ro los cien­tí­fi­cos creen que el de­to­na­dor po­dría ser un in­cre­men­to del neu­ro­trans­mi­sor do­pa­mi­na. Es­te men­sa­je­ro quí­mi­co trans­por­ta se­ña­les en­tre las si­nap­sis y desem­pe­ña mu­chas fun­cio­nes en el ce­re­bro. Su pa­pel más im­por­tan­te en la adicción es acen­tuar lo que los cien­tí­fi­cos lla­man re­le­van­cia de un es­tí­mu­lo. Ca­da dro­ga afec­ta la quí­mi­ca ce­re­bral de ma­ne­ra par­ti­cu­lar, pe­ro to­das dis­pa­ran los ni­ve­les de do­pa­mi­na muy por arri­ba del ni­vel na­tu­ral.

¿Cuán po­de­ro­so? Con­si­de­re­mos el ex­tra­ño efec­to co­la­te­ral de los me­di­ca­men­tos con­tra el Par­kin­son

HAY 1100 MI­LLO­NES DE FUMADORES DE TA­BA­CO EN TO­DO EL MUN­DO.

Jan­na Rai­ne se hi­zo adic­ta a la he­roí­na ha­ce dos dé­ca­das, lue­go de to­mar anal­gé­si­cos re­ce­ta­dos pa­ra una le­sión la­bo­ral. El año pa­sa­do vi­vía en un cam­pa­men­to pa­ra des­am­pa­ra­dos ba­jo una au­to­pis­ta de Seattle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.