SECUESTRAR EL CE­RE­BRO

National Geographic (Chile) - - Cerebro Adicto -

Nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes su­gie­ren que el sis­te­ma de re­com­pen­sa del ce­re­bro tie­ne me­ca­nis­mos dis­tin­tos pa­ra la com­pul­sión y el pla­cer. La com­pul­sión de­pen­de del neu­ro­trans­mi­sor do­pa­mi­na. El pla­cer es es­ti­mu­la­do por otros neu­ro­trans­mi­so­res en “pun­tos cla­ve he­dó­ni­cos”. La adicción ocu­rre cuan­do los cir­cui­tos com­pul­si­vos abru­man los pun­tos cla­ve del pla­cer y ha­cen que las per­so­nas per­sis­tan en una con­duc­ta o con­su­man una dro­ga, no obs­tan­te las con­se­cuen­cias.

que imi­tan la do­pa­mi­na na­tu­ral. La en­fer­me­dad de Par­kin­son des­tru­ye las cé­lu­las que pro­du­cen do­pa­mi­na y afec­ta, so­bre to­do, el mo­vi­mien­to. Los fár­ma­cos pa­ra re­em­pla­zo de do­pa­mi­na ali­vian los sín­to­mas, pe­ro ca­si 14 % de los pa­cien­tes con Par­kin­son tra­ta­dos con es­tas me­di­ci­nas desa­rro­lla adicción al jue­go, las com­pras, la por­no­gra­fía, la co­mi­da o los pro­pios fár­ma­cos.

De­bi­do al apren­di­za­je, las se­ña­les o los re­cor­da­to­rios de re­com­pen­sas des­en­ca­de­nan olea­das de do­pa­mi­na. Chil­dress ha de­mos­tra­do que las per­so­nas adic­tas no ne­ce­si­tan re­gis­trar una se­ñal cons­cien­te­men­te pa­ra que es­ta ac­ti­ve su sis­te­ma de re­com­pen­sa. En un estudio pu­bli­ca­do en PLOS ONE, in­ves­ti­ga­do­res es­ca­nea­ron los ce­re­bros de 22 co­cai­nó­ma­nos en re­cu­pe­ra­ción, al tiem­po que pro­yec­ta­ban fo­tos de pi­pas de crack y de­más pa­ra­fer­na­lia re­la­cio­na­da con la dro­ga du­ran­te 33 mi­li­se­gun­dos, ape­nas un dé­ci­mo de lo que se re­quie­re pa­ra par­pa­dear. Aque­llos hom­bres no “vie­ron” al­go de ma­ne­ra cons­cien­te, sin em­bar­go, las imá­ge­nes ac­ti­va­ron las mis­mas par­tes del cir­cui­to de re­com­pen­sa que sue­len es­ti­mu­lar las se­ña­les vi­si­bles de la dro­ga.

En opi­nión de Chil­dress, esos ha­llaz­gos res­pal­dan las anéc­do­tas de co­cai­nó­ma­nos que han re­caí­do y que, sin em­bar­go, no pue­den ex­pli­car qué pro­vo­có la re­in­ci­den­cia. “Se desen­vol­vían en am­bien­tes don­de es­ta­ban ro­dea­dos, ca­si con­ti­nua­men­te, por se­ña­les de co­caí­na –ex­po­ne–. En esen­cia, eran con­di­cio­na­dos y aquel an­ti­guo sis­te­ma de re­com­pen­sa re­ci­bía es­ti­mu­la­ción cons­tan­te. Cuan­do se die­ron cuen­ta, la bo­la de nie­ve ro­da­ba cues­ta aba­jo”.

por su­pues­to, el ce­re­bro es más que un ór­gano de re­com­pen­sa. Al­ber­ga la ma­qui­na­ria evo­lu­ti­va más com­ple­ja pa­ra pen­sar, eva­luar riesgos y con­tro­lar el im­pul­so de huir. ¿Có­mo es que la com­pul­sión y los há­bi­tos ava­sa­llan la ra­zón, las bue­nas in­ten­cio­nes y la con­cien­cia en cuan­to al pre­cio que co­bra la adicción?

“Hay un de­mo­nio muy fuer­te que te arrui­na”, di­ce un hom­bre cor­pu­len­to con voz es­ten­tó­rea, quien fu­ma crack con re­gu­la­ri­dad.

El in­di­vi­duo for­ma par­te de un estudio del la­bo­ra­to­rio de Ri­ta Z. Golds­tein, pro­fe­so­ra de psi­quia­tría y neu­ro­cien­cias, quien in­ves­ti­ga el pa­pel del cen­tro de con­trol eje­cu­ti­vo del ce­re­bro: la cor­te­za pre­fron­tal. Mien­tras el es­cá­ner re­gis­tra su ac­ti­vi­dad ce­re­bral, el hom­bre mi­ra­rá imá­ge­nes de co­caí­na y tra­ta­rá de ima­gi­nar los pla­ce­res o pe­li­gros que evo­ca ca­da una. Golds­tein y su equi­po tra­tan de de­ter­mi­nar si la neu­ro­rre­tro­ali­men­ta­ción, que per­mi­te ob­ser­var el ce­re­bro en ac­ción, ayu­da­rá a adic­tos a con­tro­lar me­jor sus há­bi­tos com­pul­si­vos.

“No de­jo de pen­sar en to­do el mal­di­to di­ne­ro que des­per­di­cié en dro­gas –re­cuer­da el hom­bre, mien­tras lo con­du­cen a la má­qui­na de IRM–. Ja­más se com­pen­sa lo que ga­nas con­tra lo que pier­des”.

Las neu­ro­imá­ge­nes de Golds­tein con­tri­bu­ye­ron a ex­pan­dir el co­no­ci­mien­to so­bre el sis­te­ma de re­com­pen­sa del ce­re­bro al ex­plo­rar có­mo se aso­cia la adicción con la cor­te­za pre­fron­tal y otras re­gio­nes cor­ti­ca­les. Los cam­bios en es­ta par­te del ce­re­bro afec­tan el jui­cio, el au­to­con­trol y otras fun­cio­nes cog­ni­ti­vas vin­cu­la­das con la adicción. “La re­com­pen­sa es im­por­tan­te al ini­cio del ci­clo de la adicción, pe­ro la res­pues­ta a la re­com­pen­sa dis­mi­nu­ye con­for­me per­sis­te el tras­torno”, ex­pli­ca Golds­tein. Y las per­so­nas adic­tas sue­len se­guir usan­do dro­gas pa­ra ali­viar el su­fri­mien­to que ex­pe­ri­men­tan al in­te­rrum­pir el con­su­mo.

En 2002, du­ran­te su co­la­bo­ra­ción con No­ra Vol­kow, ac­tual di­rec­to­ra del NIDA, Golds­tein pu­bli­có lo que se ha con­ver­ti­do en un mo­de­lo de adicción in­flu­yen­te, lla­ma­do IRISA, si­glas en in­glés de in­hi­bi­ción de­fi­cien­te de la res­pues­ta y atri­bu­ción de la re­le­van­cia. Tér­mino com­ple­jo pa­ra una idea bas­tan­te sim­ple. A me­di­da que las se­ña­les de los fár­ma­cos ad­quie­ren pro­mi­nen­cia, el cam­po de aten­ción se es­tre­cha, co­mo una cá­ma­ra que en­fo­ca un ob­je­to y de­ja fue­ra de cua­dro to­do lo de­más. En­tre tan­to, dis­mi­nu­ye la ca­pa­ci­dad del ce­re­bro pa­ra con­tro­lar la con­duc­ta fren­te a esas se­ña­les.

Golds­tein ha de­mos­tra­do que, co­mo gru­po, los co­cai­nó­ma­nos tie­nen me­nor vo­lu­men de ma­te­ria gris en la cor­te­za pre­fron­tal, al­te­ra­ción es­truc­tu­ral aso­cia­da con una fun­ción eje­cu­ti­va de­fi­cien­te. Asi­mis­mo, su desem­pe­ño en pruebas psi­co­ló­gi­cas pa­ra me­mo­ria, to­ma de de­ci­sio­nes y pro­ce­sa­mien­to de re­com­pen­sas no re­la­cio­na­das con dro­gas –co­mo el di­ne­ro– es dis­tin­to

res­pec­to de las per­so­nas no adic­tas. En ge­ne­ral, se desem­pe­ñan peor, aun­que no siem­pre. De­pen­de del con­tex­to.

Por ejem­plo, en una ta­rea es­tán­dar pa­ra me­dir la flui­dez ver­bal –¿cuán­tos ani­ma­les de gran­ja pue­des nom­brar en un mi­nu­to?–, los adic­tos tien­den a ser más len­tos. Pe­ro cuan­do Golds­tein les pi­de que enu­me­ren pa­la­bras re­la­cio­na­das con dro­gas, sue­len su­pe­rar a los de­más. Los to­xi­có­ma­nos cró­ni­cos a me­nu­do son es­tu­pen­dos pa­ra pla­ni­fi­car y eje­cu­tar ta­reas que im­pli­can el uso de dro­gas, aun­que es­ta ten­den­cia pue­de in­ter­fe­rir con otros pro­ce­sos cog­ni­ti­vos, in­clui­da la ca­pa­ci­dad pa­ra de­ter­mi­nar có­mo y cuán­do de­te­ner­se. Las de­fi­cien­cias con­duc­tua­les y ce­re­bra­les a ve­ces son más su­ti­les que en otros tras­tor­nos ce­re­bra­les y de­pen­den más de la si­tua­ción.

“Cree­mos que es una ra­zón de que la adicción ha­ya si­do, y aún lo sea, una de las úl­ti­mas afec­ta­cio­nes re­co­no­ci­das co­mo tras­torno ce­re­bral”, di­ce Golds­tein.

Su la­bo­ra­to­rio ha des­cu­bier­to pruebas su­ge­ren­tes de que las re­gio­nes fron­ta­les del ce­re­bro em­pie­zan a sa­nar cuan­do las per­so­nas de­jan de usar dro­gas. Un estudio de 2016 si­guió el ras­tro de 19 adic­tos a la co­caí­na que se abs­tu­vie­ron o re­du­je­ron el con­su­mo, drás­ti­ca­men­te, du­ran­te seis meses y mos­tra­ron in­cre­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos en el vo­lu­men de ma­te­ria gris de dos re­gio­nes im­pli­ca­das en la in­hi­bi­ción de con­duc­tas y eva­lua­ción de re­com­pen­sas.

MARC POTENZA CRUZA a gran­des pa­sos el es­pa­cio­so ca­sino Ve­ne­tian de Las Ve­gas. Psi­quia­tra cor­dial y vi­go­ro­so de la Uni­ver­si­dad de Ya­le, y di­rec­tor de su Pro­gra­ma de In­ves­ti­ga­ción so­bre Im­pul­si­vi­dad y Tras­tor­nos del Con­trol de Im­pul­sos, Potenza des­cien­de por una es­ca­le­ra me­cá­ni­ca y con­ti­núa por un lar­go ves­tí­bu­lo has­ta una tran­qui­la sa­la de reunio­nes en el Cen­tro de Con­ven­cio­nes y Ex­po­si­cio­nes Sands, don­de pre­sen­ta­rá su in­ves­ti­ga­ción so­bre la adicción al jue­go an­te una con­cu­rren­cia de un cen­te­nar de cien­tí­fi­cos e in­ves­ti­ga­do­res clí­ni­cos.

El en­cuen­tro ha si­do or­ga­ni­za­do por el Cen­tro Na­cio­nal pa­ra el Jue­go Res­pon­sa­ble, gru­po in­dus­trial que ha fi­nan­cia­do a Potenza y otros cien­tí­fi­cos que ha­cen es­tu­dios en el te­ma de los jue­gos de azar. La se­sión tie­ne lu­gar la vís­pe­ra de Glo­bal Ga­ming Ex­po, una gran con­ven­ción de la in­dus­tria. Potenza to­ma el po­dio y em­pie­za a ha­blar de la in­te­gri­dad de la ma­te­ria blan­ca y so­bre el flu­jo san­guí­neo cor­ti­cal de los ju­ga­do­res. Fue­ra del sa­lón, los ex­po­si­to­res de la con­ven­ción mon­tan ex­hi­bi­cio­nes in­no­va­do­ras idea­das pa­ra ha­cer que flu­ya la do­pa­mi­na de los mi­llen­nials. Apues­tas en de­por­tes elec­tró­ni­cos. Jue­gos de ca­sino ins­pi­ra­dos en la con­so­la de vi­deo­jue­gos Xbox. Asis­ti­rán más de 27000 fa­bri­can­tes de jue­gos, di­se­ña­do­res y ope­ra­do­res de ca­si­nos.

Potenza y otros cien­tí­fi­cos pug­na­ron por que el ca­non psi­quiá­tri­co acep­ta­ra el con­cep­to de la adicción con­duc­tual. En 2013, la Aso­cia­ción Psi­quiá­tri­ca Es­ta­dou­ni­den­se re­ti­ró el jue­go pa­to­ló­gi­co de la ca­te­go­ría “Tras­torno del con­trol de los im­pul­sos no cla­si­fi­ca­dos en otros apar­ta­dos”, con­tem­pla­da en el Ma­nual diag­nós­ti­co y es­ta­dís­ti­co, pa­ra co­lo­car­lo en otro ca­pí­tu­lo de­no­mi­na­do “Tras­tor­nos re­la­cio­na­dos con sus­tan­cias y tras­tor­nos adic­ti­vos”. No fue un sim­ple tec­ni­cis­mo. “Ha ro­to el di­que al con­tem­plar otras con­duc­tas co­mo adic­cio­nes”, se­ña­la Jud­son Bre­wer, di­rec­tor de in­ves­ti­ga­cio­nes en el Cen­tro pa­ra la Con­cien­cia Ple­na de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Mas­sa­chu­setts.

La aso­cia­ción re­fle­xio­nó en el asun­to du­ran­te más de una dé­ca­da, mien­tras se acu­mu­la­ban las in­ves­ti­ga­cio­nes en torno a las se­me­jan­zas en­tre el jue­go pa­to­ló­gi­co y la adicción a las dro­gas. El de­seo in­sa­cia­ble, la preo­cu­pa­ción y los im­pul­sos in­con­tro­la­bles; la emo­ción rá­pi­da y la ne­ce­si­dad de se­guir au­men­tan­do la apues­ta pa­ra ex­pe­ri­men­tar los fue­gos ar­ti­fi­cia­les; la in­ca­pa­ci­dad de pa­rar, pe­se a las pro­me­sas y la de­ter­mi­na­ción. Potenza lle­vó a ca­bo al­gu­nos de los pri­me­ros es­tu­dios con

CA­DA DÍA MUE­REN 91 ESTADOUNIDENSES POR SO­BRE­DO­SIS DE OPIOI­DES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.