BEBEDORES OCASIONALES

National Geographic (Chile) - - Cerebro Adicto -

Syl­vie Im­bert e Yves Bra­sey di­cen ha­ber­se li­be­ra­do de su afi­ción a la bo­te­lla gra­cias al ba­clo­feno, me­di­ca­men­to uti­li­za­do pa­ra tra­tar es­pas­mos mus­cu­la­res. Di­ver­sos es­tu­dios han de­mos­tra­do que el ba­clo­feno pue­de tra­tar la de­pen­den­cia al al­cohol. Mien­tras to­ma una cer­ve­za en el Ho­tel Lu­xem­bourg Parc de Pa­rís, Bra­sey re­ve­la que aho­ra so­lo be­be unas cuan­tas co­pas a la vez. An­tes de to­mar ba­clo­feno, Im­bert so­lía in­ge­rir de seis a nue­ve tra­gos ca­si to­dos los días. Hoy so­lo be­be oca­sio­nal­men­te. Im­bert y Bra­sey se han vuel­to gran­des pro­mo­to­res del fár­ma­co.

imá­ge­nes ce­re­bra­les de ju­ga­do­res y des­cu­brió que lu­cían si­mi­la­res a los es­ca­neos de dro­ga­dic­tos, con ac­ti­vi­dad len­ta en las re­gio­nes ce­re­bra­les en­car­ga­das del con­trol de im­pul­sos.

aho­ra que el ca­non psi­quiá­tri­co acep­ta la idea de que pue­de ha­ber adicción sin dro­gas, los in­ves­ti­ga­do­res in­ten­tan de­ter­mi­nar qué ti­pos de con­duc­tas ca­li­fi­can co­mo adic­cio­nes.

En Es­ta­dos Uni­dos, el Ma­nual diag­nós­ti­co y es­ta­dís­ti­co in­clu­ye aho­ra el tras­torno de jue­go en in­ter­net co­mo per­tur­ba­ción que ame­ri­ta más estudio, igual que el due­lo cró­ni­co y de­bi­li­tan­te, y el tras­torno por uso de ca­feí­na. En cam­bio, la adicción a in­ter­net no se in­clu­yó en nin­gu­na cla­si­fi­ca­ción.

Sin em­bar­go, es­tá ins­cri­ta en la lis­ta de adic­cio­nes del psi­quia­tra Jon Grant, así co­mo las com­pras com­pul­si­vas y la adicción al se­xo o a la co­mi­da, y la clep­to­ma­nía. “Cual­quier co­sa que re­sul­te ex­ce­si­va­men­te gra­ti­fi­can­te, cual­quier co­sa que in­duz­ca eu­fo­ria o cal­ma pue­de ser adic­ti­va”, afir­ma Grant, quien di­ri­ge la Clí­ni­ca de Tras­tor­nos Adic­ti­vos, Com­pul­si­vos e Im­pul­si­vos de la Uni­ver­si­dad de Chica­go. Que al­guien se vuel­va adic­ti­vo de­pen­de de la vul­ne­ra­bi­li­dad de la per­so­na, la cual es afec­ta­da por la ge­né­ti­ca, un trau­ma y la de­pre­sión, en­tre otros tan­tos fac­to­res. “No to­dos nos vol­ve­mos adic­tos”, agre­ga.

De las adic­cio­nes “nue­vas”, qui­zá las más con­tro­ver­sia­les son la co­mi­da y el se­xo. ¿Es po­si­ble que un de­seo ele­men­tal sea adic­ti­vo? La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ha re­co­men­da­do in­cluir el se­xo com­pul­si­vo co­mo tras­torno del con­trol de los im­pul­sos en su pró­xi­ma edi­ción de Cla­si­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal de en­fer­me­da­des, por pu­bli­car­se en 2018. No obs­tan­te, tras un se­rio de­ba­te so­bre si es un pro­ble­ma real, la Aso­cia­ción Psi­quiá­tri­ca Es­ta­dou­ni­den­se re­cha­zó la in­clu­sión del se­xo com­pul­si­vo en su ma­nual diag­nós­ti­co más re­cien­te. Y ni si­quie­ra con­si­de­ró la adicción a la co­mi­da.

Ni­co­le Ave­na, neu­ro­cien­tí­fi­ca del Hos­pi­tal Mon­te Si­naí St. Lu­ke’s en Nue­va York, ha de­mos­tra­do que las ra­tas se­gui­rán co­mien­do azú­car si tie­nen opor­tu­ni­dad y que desa­rro­llan to­le­ran­cia, com­pul­sión y abs­ti­nen­cia, igual que cuan­do se vuel­ven adic­tas a la co­caí­na. Ha­ce po­co, Ave­na y unos in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Mí­chi­gan en­cues­ta­ron 384 adul­tos: 92 % in­for­mó te­ner un de­seo per­sis­ten­te de co­mer cier­tos ali­men­tos y re­pe­ti­dos in­ten­tos fa­lli­dos pa­ra ya no con­su­mir­los, sig­nos ca­rac­te­rís­ti­cos de la adicción. Los en­cues­ta­dos ca­li­fi­ca­ron la piz­za –ca­si siem­pre he­cha con cor­te­za de ha­ri­na blan­ca y cu­bier­ta con sal­sa de to­ma­te, re­ple­ta de azú­car– co­mo el ali­men­to más adic­ti­vo, con las pa­ta­tas fri­tas y el cho­co­la­te em­pa­ta­dos en se­gun­do lu­gar. Ave­na no tie­ne du­da de que la adicción a la co­mi­da es real. “Es una cau­sa im­por­tan­te de que las per­so­nas ten­gan que lu­char con­tra la obe­si­dad”.

la ciencia ha Si­do más exi­to­sa pa­ra ras­trear lo que su­ce­de en el ce­re­bro adicto que pa­ra en­con­trar la ma­ne­ra de arre­glar­lo. Muy con­ta­dos me­di­ca­men­tos ayu­dan a las per­so­nas a su­pe­rar cier­tas adic­cio­nes. Por ejem­plo, se em­pleó nal­tre­xo­na pa­ra tra­tar el abu­so de opioi­des, aun­que tam­bién se re­ce­tó pa­ra re­du­cir o com­ba­tir el ta­ba­quis­mo, los atra­co­nes de co­mi­da y el jue­go com­pul­si­vo.

La bu­pre­nor­fi­na ac­ti­va los re­cep­to­res de opioi­des del ce­re­bro, aun­que en me­nor gra­do que la he­roí­na. “Es un mi­la­gro”, afir­ma Jus­tin Nat­han­son, ci­neas­ta y pro­pie­ta­rio de una ga­le­ría en Char­les­ton, Ca­ro­li­na del Sur, quien con­su­mió he­roí­na du­ran­te años y pro­bó suer­te dos ve­ces con la reha­bi­li­ta­ción, pe­ro re­ca­yó. En­ton­ces, un mé­di­co le re­ce­tó bu­pre­nor­fi­na. “En cin­co mi­nu­tos me sen­tí com­ple­ta­men­te nor­mal”, ase­gu­ra. No ha usa­do he­roí­na en 13 años.

Ha­ce años que se co­no­ce la ma­yo­ría de los me­di­ca­men­tos uti­li­za­dos pa­ra tra­tar adic­cio­nes, pe­ro los ade­lan­tos más re­cien­tes en el cam­po de neu­ro­cien­cias to­da­vía no pro­du­cen una cu­ra re­vo­lu­cio­na­ria. Los in­ves­ti­ga­do­res han pro­ba­do do­ce­nas de com­pues­tos y, si bien mu­chos pa­re­cen pro­me­te­do­res en el la­bo­ra­to­rio, los re­sul­ta­dos de los en­sa­yos clí­ni­cos son mix­tos, en el me­jor de los ca­sos. Y la es­ti­mu­la­ción ce­re­bral pa­ra tra­tar la adicción –fru­to de des­cu­bri­mien­tos neu­ro­cien­tí­fi­cos re­cien­tes– aún se en­cuen­tra en eta­pa ex­pe­ri­men­tal.

Aun­que los pro­gra­mas de 12 pa­sos, la te­ra­pia cog­ni­ti­va y otros en­fo­ques psi­co­te­ra­péu­ti­cos han cam­bia­do la vi­da de mu­chas per­so­nas, no re­sul­tan en to­dos y son muy al­tas las ta­sas de re­caí­da.

Hay dos ban­dos pa­ra el tra­ta­mien­to de las adic­cio­nes. Uno opi­na que la cu­ra­ción es­tri­ba en co­rre­gir la quí­mi­ca de­fec­tuo­sa o el ca­blea­do del ce­re­bro adicto re­cu­rrien­do a me­di­ca­men­tos o téc­ni­cas co­mo la EMT, y com­ple­men­tán­do­los con apo­yo psi­co­so­cial. El otro con­si­de­ra que la me­di­ca­ción es el com­ple­men­to, un me­dio pa­ra re­du­cir la com­pul­sión y el su­fri­mien­to de la abs­ti­nen­cia mien­tras las per­so­nas rea­li­zan el tra­ba­jo psi­co­ló­gi­co esen­cial pa­ra su­pe­rar la adicción. Con to­do, am­bas fac­cio­nes con­cuer­dan en al­go: el tra­ta­mien­to ac­tual es in­su­fi­cien­te. “Por lo pron­to, mis pa­cien­tes su­fren”, afir­ma Bre­wer, el in­ves­ti­ga­dor de con­cien­cia ple­na en Mas­sa­chu­setts.

Bre­wer es­tu­dia psi­co­lo­gía bu­dis­ta. Tam­bién es un psi­quia­tra es­pe­cia­li­za­do en adic­cio­nes y cree que la me­jor ex­pec­ta­ti­va pa­ra tra­tar­las ra­di­ca en la fu­sión de la ciencia mo­der­na con la an­ti­gua prác­ti­ca con­tem­pla­ti­va. Es un evan­ge­lis­ta de la con­cien­cia ple­na, prác­ti­ca que re­cu­rre a la me­di­ta­ción y otras téc­ni­cas pa­ra di­ri­gir la con­cien­cia ha­cia lo que ha­ce­mos y sen­ti­mos, y, de ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca, ha­cia los há­bi­tos que im­pul­san con­duc­tas au­to­des­truc­ti­vas.

Ca­da vez hay más evi­den­cia de que la con­cien­cia ple­na pue­de con­tra­rres­tar el to­rren­te de do­pa­mi­na en la vi­da con­tem­po­rá­nea. In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton de­mos­tra­ron que un pro­gra­ma ba­sa­do en la con­cien­cia ple­na era más efi­caz pa­ra pre­ve­nir re­caí­das en el con­su­mo de dro­gas que los pro­gra­mas de 12 pa­sos.

La con­cien­cia ple­na ca­pa­ci­ta a las per­so­nas pa­ra pres­tar aten­ción a las com­pul­sio­nes sin res­pon­der a ellas. La idea es so­bre­lle­var la olea­da del de­seo in­ten­so. La con­cien­cia ple­na tam­bién alien­ta a las per­so­nas a ana­li­zar por qué se sien­ten atraí­das a ce­der a la com­pul­sión. Bre­wer y otros in­ves­ti­ga­do­res han pro­ba­do que la me­di­ta­ción tran­qui­li­za la cor­te­za cin­gu­la­da pos­te­rior, es­pa­cio neu­ral im­pli­ca­do en el ti­po de pen­sa­mien­to re­fle­xi­vo que pue­de con­du­cir al ci­clo de la ob­se­sión.

Bre­wer ha­bla con la voz sua­ve que se es­pe­ra de un te­ra­peu­ta. Sus fra­ses com­bi­nan tér­mi­nos cien­tí­fi­cos –hi­po­cam­po, cor­te­za in­su­lar– y pa­li, el len­gua­je de los tex­tos bu­dis­tas. En una ve­la­da re­cien­te se pre­sen­ta fren­te a 23 in­di­vi­duos que co­men por es­trés.

Don­na­ma­rie La­rievy, con­sul­to­ra en mer­ca­do­tec­nia y en­tre­na­do­ra eje­cu­ti­va, se unió al gru­po se­ma­nal de con­cien­cia ple­na pa­ra aca­bar con su há­bi­to de co­mer he­la­dos y cho­co­la­te. Trans­cu­rri­dos cua­tro meses, se ali­men­ta de ma­ne­ra más sa­lu­da­ble y dis­fru­ta una ra­ción oca­sio­nal de he­la­do con do­ble cho­co­la­te, aun­que ra­ra vez sien­te la ne­ce­si­dad. “Me ha cam­bia­do la vi­da –ase­gu­ra–. En re­su­mi­das cuen­tas, mi com­pul­sión ha dis­mi­nui­do”.

nat­han ABELS ha DE­CI­DI­DO de­jar de beber. Va­rias ve­ces. En ju­lio de 2016 ter­mi­nó en la sa­la de emergencias de la Uni­ver­si­dad Mé­di­ca de Ca­ro­li­na del Sur, en Char­les­ton, alu­ci­nan­do des­pués de un atra­cón de gi­ne­bra que du­ró tres días. Mien­tras se so­me­tía al tra­ta­mien­to, se ofre­ció co­mo vo­lun­ta­rio pa­ra un estudio de EMT a car­go de la neu­ro­cien­tí­fi­ca Co­lleen A. Han­lon.

Pa­ra Abels, ar­te­sano y téc­ni­co en di­se­ño de ilu­mi­na­ción de 28 años, quien sa­be có­mo fun­cio­nan los cir­cui­tos, los ha­llaz­gos de la neu­ro­cien­cia pro­por­cio­nan una sen­sa­ción de ali­vio. No se sien­te atra­pa­do por la bio­lo­gía ni li­be­ra­do de la res­pon­sa­bi­li­dad por su con­su­mo de al­cohol. Sin em­bar­go, ex­pe­ri­men­ta me­nos ver­güen­za. “Siem­pre creí que beber era una de­bi­li­dad –co­men­ta–. Te em­po­de­ra sa­ber que se tra­ta de una en­fer­me­dad”.

Abels re­cu­rre a to­do lo que ofre­ce el cen­tro mé­di­co pa­ra lo­grar su re­cu­pe­ra­ción: me­di­ca­men­tos, psi­co­te­ra­pia, gru­pos de apo­yo y des­car­gas elec­tro­mag­né­ti­cas en su ca­be­za. “El ce­re­bro pue­de re­cons­truir­se –ase­gu­ra–. Es lo más asom­bro­so”. Fran Smith es es­cri­to­ra y edi­to­ra. Es­ta es su pri­me­ra co­la­bo­ra­ción pa­ra Na­tio­nal Geo­grap­hic. Max Agui­le­ra-hell­weg es un fo­tó­gra­fo que tam­bién es­tu­dió me­di­ci­na. Su úl­ti­mo tra­ba­jo pa­ra la re­vis­ta fue “Más allá de la du­da ra­zo­na­ble”, pu­bli­ca­do en la edi­ción de ju­lio de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.