Los Gorilas que sal­vó Dian Fossey

En Ruan­da, pa­ra al­gu­nos era una in­tru­sa ame­na­zan­te, pe­ro su tra­ba­jo ha evi­ta­do el ex­ter­mi­nio de los gorilas de mon­ta­ña. Hoy, es­tos si­mios en­fren­tan nue­vos re­tos.

National Geographic (Chile) - - Los Gorilas Que Salvó Dian Fossey - Por más de una dé­ca­da, Fossey vi­vió so­la en una ca­ba­ña re­mo­ta y hú­me­da que cons­tru­yó en­tre dos mon­ta­ñas. Pa­ra ba­ñar­se her­vía agua, co­mía ali­men­tos en­la­ta­dos y leía y es­cri­bía a la luz de una lin­ter­na. Por Eli­za­beth Roy­te Fo­to­gra­fías de Ro­nan Do­no­van FOTOG

Po­co des­pués del ama­ne­cer, dos gorilas de mon­ta­ña se ba­lan­cean pa­ra cru­zar el mu­ro de pie­dra que cer­ca el Par­que Na­cio­nal de los Vol­ca­nes, al no­roes­te de Ruan­da. Los gorilas de lo­mo pla­tea­do ate­rri­zan sua­ve­men­te, avan­zan a pa­so len­to cues­ta aba­jo por los cam­pos de cul­ti­vo; pri­me­ro an­dan so­bre los nu­di­llos y lue­go en dos pa­tas. Los ma­chos adul­tos se acer­can a los ár­bo­les de eu­ca­lip­to y ras­pan la cor­te­za con los in­ci­si­vos. Des­pués los al­can­zan las hem­bras y los jó­ve­nes del gru­po al que los in­ves­ti­ga­do­res han lla­ma­do Ti­tus, y jun­tos se apro­xi­man a una hi­le­ra de bam­bú.

Más tar­de esa ma­ña­na, Ve­ro­ni­ca Ve­ce­llio, di­rec­to­ra del pro­gra­ma de­di­ca­do a los gorilas por par­te del Fon­do In­ter­na­cio­nal pa­ra los Gorilas Dian Fossey, se aco­mo­da en un tron­co en el par­que, ubi­ca­do en lo al­to de una la­de­ra de las mon­ta­ñas Vi­run­ga, y ob­ser­va a un go­ri­la de lo­mo pla­tea­do al que lla­man Ur­wi­but­so, que do­bla ho­jas de car­do con cui­da­do an­tes de co­mer­las. Ur­wi­but­so sue­le tre­par el mu­ro pa­ra sa­lir. Cuan­do vol­tea a ver­la, ella le to­ma una foto y lue­go ha­ce un acer­ca­mien­to a una he­ri­da en su na­riz. “Hoy se pe­leó con otro lo­mo pla­tea­do del gru­po Ti­tus”, su­su­rra (se les llama gorilas de lo­mo pla­tea­do por el pe­lo blanco que re­cu­bre el lo­mo de los ma­chos al lle­gar a la ma­du­rez).

Ve­ce­llio cuen­ta que, des­de ha­ce una dé­ca­da, el gru­po Ti­tus sal­ta el mu­ro y ca­da año lle­ga más le­jos. La si­tua­ción no es ideal. Los gorilas no co­men las pa­pas ni los fri­jo­les que los al­dea­nos cul­ti­van. To­da­vía no. Sin em­bar­go, sí arra­san los ár­bo­les, un re­cur­so va­lio­so, y en­tran en con­tac­to con des­per­di­cios hu­ma­nos y ga­na­de­ros, los cua­les es­tán lle­nos de pa­tó­ge­nos. La po­si­bi­li­dad de trans­mi­sión de en­fer­me­da­des en­tre es­pe­cies es al­ta y la pro­ba­bi­li­dad de que los gorilas so­bre­vi­van a un bro­te vi­ru­len­to es ba­ja. Así que, cuan­do el gru­po Ti­tus se acer­ca mu­cho a las vi­vien­das de ado­be en Bi­sa­te, po­bla­do de unos 10 000 ha­bi­tan­tes, los guar­da­bos­ques los ahu­yen­tan on­dean­do va­ras de bam­bú.

dian fossey, es­ta­dou­ni­den­se sin ex­pe­rien­cia en la in­ves­ti­ga­ción de ani­ma­les sil­ves­tres, lle­gó a Áfri­ca a fi­na­les de los se­sen­ta pa­ra es­tu­diar los gorilas de mon­ta­ña, ani­ma­da por el an­tro­pó­lo­go Louis Lea­key y con fi­nan­cia­mien­to de Na­tio­nal Geo­grap­hic So­ciety. Pa­ra 1973, la po­bla­ción de es­tos gran­des si­mios en las mon­ta­ñas Vi­run­ga ha­bía des­cen­di­do a me­nos de 275 in­di­vi­duos. Sin em­bar­go, gra­cias a las me­di­das de con­ser­va­ción ex­tre­mas –mo­ni­to­reo cons­tan­te, es­fuer­zos in­ten­si­vos pa­ra com­ba­tir la ca­za fur­ti­va e in­ter­ven­cio­nes ve­te­ri­na­rias de emer­gen­cia–, aho­ra hay al­re­de­dor de 480.

Más gorilas han si­do un gran be­ne­fi­cio pa­ra la di­ver­si­dad ge­né­ti­ca: por años, in­ves­ti­ga­do­res han do­cu­men­ta­do evi­den­cia de la re­pro­duc­ción en­do­gá­mi­ca, co­mo pa­la­da­res hen­di­dos y de­dos

fu­sio­na­dos de ma­nos y pa­tas. Sin em­bar­go, el re­pun­te en la po­bla­ción tie­ne un as­pec­to ne­ga­ti­vo. “Los gru­pos son más nu­me­ro­sos”, afir­ma Ve­ce­llio. El gru­po Pa­blo lle­gó a te­ner 65 miem­bros en 2006; aun­que aho­ra ha dis­mi­nui­do a unos 25, aún es ca­si tres ve­ces más nu­me­ro­so que los gru­pos pro­me­dio que ha­bi­tan en las mon­ta­ñas Vi­run­ga en Ugan­da y la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go. “La den­si­dad de los gru­pos en cier­tas zo­nas tam­bién ha au­men­ta­do”, ase­gu­ra Ve­ce­llio.

Los en­fren­ta­mien­tos en­tre gru­pos, que au­men­tan la pro­ba­bi­li­dad de que los gorilas su­fran he­ri­das o co­me­tan in­fan­ti­ci­dio pa­ra erra­di­car los ge­nes de un ma­cho ri­val, son seis ve­ces más fre­cuen­tes hoy que ha­ce 10 años. “Tam­bién han subido los ni­ve­les de es­trés”, cuen­ta Ve­ce­llio, y con ello es pro­ba­ble que se ha­ya in­ten­si­fi­ca­do la ex­po­si­ción a en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el es­trés. Es­tos pro­ble­mas no se­rían tan gra­ves si los gorilas de mon­ta­ña con­ta­ran con es­pa­cio ili­mi­ta­do. Sin em­bar­go, el Par­que Na­cio­nal de los Vol­ca­nes cuen­ta so­lo con 160 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, mien­tras que ca­da vez más gen­te ávi­da de tie­rras pa­ra cul­ti­vo y pas­to­reo se acer­ca a sus fron­te­ras. Los al­dea­nos in­cum­plen las re­glas del par­que de for­ma ru­ti­na­ria y se sal­tan el mu­ro de pie­dra pa­ra cor­tar le­ña, ca­zar, re­co­lec­tar miel y, en la tem­po­ra­da de se­quía, agua.

A juz­gar por el bo­tín ma­tu­tino de eu­ca­lip­to y bam­bú, que­da cla­ro que el gru­po Ti­tus se sien­te có­mo­do fue­ra del bos­que, pe­ro los gorilas tie­nen

po­ca in­mu­ni­dad a las en­fer­me­da­des hu­ma­nas y su in­di­fe­ren­cia ha­cia la gen­te los ha­ce vul­ne­ra­bles.

Pa­ra los vi­si­tan­tes del par­que es­tas di­ná­mi­cas no son vi­si­bles. Sin em­bar­go, los in­ves­ti­ga­do­res que es­tu­dian los gorilas de mon­ta­ña de Ruan­da en­tien­den que es­tán do­cu­men­tan­do un mo­men­to úni­co, no so­lo por el in­cre­men­to po­bla­cio­nal de una es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción, sino tam­bién por el po­si­ble cam­bio en las re­glas que, se creía, dic­tan su con­duc­ta so­cial.

EN UNA MA­ÑA­NA NUBLADA, con tem­pe­ra­tu­ras en­tre los 13 y 16 °C, me to­ma ca­si dos ho­ras atra­ve­sar, con el lo­do has­ta las ro­di­llas, un tra­yec­to lleno de or­ti­gas que va de las fal­das de Bi­sa­te al cen­tro de in­ves­ti­ga­ción que fun­dó Fossey en 1967, en el co­lla­do ele­va­do en­tre los montes Ka­ri­sim­bi y Vi­so­ke. El cam­pa­men­to, al que Fossey de­no­mi­nó Ka­ri­so­ke, co­men­zó con dos tien­das de cam­pa­ña y cre­ció has­ta in­cluir más de una do­ce­na de ca­ba­ñas y edi­fi­cios anexos, en me­dio de una ar­bo­le­da de ha­ge­nias que al­can­zan has­ta 25 me­tros de al­tu­ra. Hoy día, co­mo en la épo­ca de Fossey, una abun­dan­cia de he­le­chos, en­re­da­de­ras y hier­ba pa­re­ce te­ñir el ai­re hú­me­do de ver­de y un arro­yo co­rre por el cla­ro. Cuan­do el cuer­po de una cría de go­ri­la des­apa­re­ció, Fossey pa­só un sin­nú­me­ro de ho­ras en­cor­va­da a la ori­lla de es­te arro­yo, exa­mi­nan­do ex­cre­men­to de adul­tos pa­ra bus­car evi­den­cia irre­fu­ta­ble de ca­ni­ba­lis­mo, pe­ro nun­ca la en­con­tró.

Lue­go de que un in­tru­so ase­si­na­ra a Fossey en su ca­ma en 1985 –cri­men aún no re­suel­to–, los in­ves­ti­ga­do­res si­guie­ron tra­ba­jan­do en Ka­ri­so­ke. El cam­pa­men­to ce­rró en 1994 du­ran­te el ge­no­ci­dio de Ruan­da y los re­bel­des que re­co­rrían el bos­que lo sa­quea­ron. Hoy, el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Ka­ri­so­ke, muy am­plia­do, ope­ra en un mo­derno edi­fi­cio de ofi­ci­nas cer­ca de Mu­san­ze.

Pe­se al as­cen­so, las llu­vias to­rren­cia­les y las tem­pe­ra­tu­ras en oca­sio­nes ba­jo ce­ro, cer­ca de 500 pe­re­gri­nos vi­si­tan Ka­ri­so­ke ca­da año pa­ra ren­dir­le tri­bu­to a Fossey. Mu­chos la co­no­cen gra­cias a su li­bro Gorilas en la nie­bla, en el que se ba­só la pe­lí­cu­la de 1988. Aun­que, du­ran­te mi vi­si­ta, el lu­gar es­tá ca­si de­sier­to. Mien­tras ex­plo­ro el te­rri­to­rio e in­ten­to ima­gi­nar la vi­da de Fossey aquí, los con­ser­jes ras­pan li­quen de los le­tre­ros de ma­de­ra que mar­can las tum­bas de 25 gorilas. Afue­ra de es­te ce­men­te­rio rús­ti­co, una pla­ca de bron­ce se ele­va so­bre la tum­ba de Fossey.

Fossey no des­per­ta­ba el amor de to­dos. Mu­chos lu­ga­re­ños la con­si­de­ra­ban una in­tru­sa o una bru­ja, que su­po­nía una ame­na­za exis­ten­cial pa­ra quie­nes de­pen­dían del bos­que co­mo sus­ten­to. Des­de el prin­ci­pio, Fossey de­jó cla­ras sus prio­ri­da­des. Ahu­yen­tó a los pas­to­res y su ga­na­do del par­que: los

Fossey, quien lle­va una más­ca­ra de ca­la­ve­ra en es­ta se­sión de fo­tos de 1969, se apro­ve­chó de que los pas­to­res creían en la bru­je­ría pa­ra in­ten­tar ahu­yen­tar­los del bos­que jun­to con su ga­na­do. Tam­bién des­tru­yó tram­pas, gol­peó a los ca­za­do­res fur­ti­vos con or­ti­gas y sa­queó sus cam­pa­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.