Los gorilas de Ka­ri­so­ke

National Geographic (Chile) - - Los Gorilas Que Salvó Dian Fossey -

En 1967, Dian Fossey mon­tó un cam­pa­men­to en las mon­ta­ñas Vi­run­ga y lo lla­mó Ka­ri­so­ke. Ahí es­tu­dió va­rias do­ce­nas de gorilas. A 50 años, el Fon­do In­ter­na­cio­nal pa­ra los Gorilas Dian Fossey con­ti­núa su la­bor. El fon­do ha ob­ser­va­do a más de 350 si­mios, lo cual con­vier­te di­cha po­bla­ción en una de las más es­tu­dia­das.

ani­ma­les pi­so­tea­ban las plan­tas fa­vo­ri­tas de los gorilas y, con ello, los obli­ga­ban a tre­par la la­de­ra ha­cia don­de ha­bía tem­pe­ra­tu­ras que no po­dían so­por­tar. Ca­da año des­truía mi­les de tram­pas y ce­pos que ser­vían pa­ra atra­par an­tí­lo­pes y bú­fa­los. Los ce­pos no ma­ta­ban a los gorilas, pe­ro en oca­sio­nes les las­ti­ma­ban miem­bros que se in­fec­ta­ban mor­tal­men­te o les cau­sa­ban gan­gre­na. Fossey cap­tu­ra­ba y gol­pea­ba a ca­za­do­res fur­ti­vos con or­ti­gas, que­ma­ba sus cho­zas, con­fis­ca­ba sus ar­mas e in­clu­so, en una oca­sión, to­mó co­mo rehén al hi­jo de uno de ellos. Sin em­bar­go, su tác­ti­ca más efec­ti­va –y un ele­men­to de su le­ga­do que per­du­ra– fue pa­gar a los lu­ga­re­ños pa­ra que pa­tru­lla­ran el par­que e in­sis­tir a las au­to­ri­da­des de Ruan­da pa­ra que hi­cie­ran cum­plir le­yes en con­tra de la ca­za fur­ti­va. Fossey fue una fi­gu­ra con­tro­ver­ti­da pe­ro, co­mo la ex­per­ta en chim­pan­cés Ja­ne Goo­dall di­jo al­gu­na vez: “Sin Dian, pro­ba­ble­men­te hoy no ha­bría gorilas de mon­ta­ña en Ruan­da”.

Al con­tem­plar la pla­ca sen­ci­lla en la lá­pi­da de Fossey me sor­pren­de lo ex­tra­or­di­na­rio de es­ta pio­ne­ra: sus 18 años en el bos­que, sus ba­ta­llas épi­cas pa­ra con­se­guir fon­dos, su lu­cha por ob­te­ner le­gi­ti­mi­dad aca­dé­mi­ca, sus pro­ble­mas de sa­lud y de co­ne­xión emo­cio­nal. Es más que iró­ni­co que Fossey le ha­ya mos­tra­do al mun­do un reino pa­cí­fi­co ha­bi­ta­do por fa­mi­lias afec­tuo­sas de gorilas, mien­tras que su pro­pia vi­da es­tu­vo ca­rac­te­ri­za­da por la amar­gu­ra y la des­con­fian­za. “Es­ta­ba so­la y mu­chos la odia­ban”, di­ce Ve­ce­llio.

La tum­ba de Fossey es­tá a unos pa­sos de la de Di­git, el lo­mo pla­tea­do al que, muy a su pe­sar, le sa­có pro­ve­cho pa­ra re­cau­dar fon­dos –me­dian­te la crea­ción del Fon­do Di­git–, des­pués de que ca­za­do­res fur­ti­vos lo apu­ña­la­ran y de­ca­pi­ta­ran. A Fossey le ur­gía el di­ne­ro pa­ra pa­gar­les a sus equi­pos ras­trea­do­res y con­tra la ca­za fur­ti­va, pe­ro odia­ba la idea de ob­te­ner in­gre­sos con el eco­tu­ris­mo; creía que los tu­ris­tas atraí­dos por los gorilas –que co­men­za­ron a lle­gar a Ka­ri­so­ke en 1979 con­tra su vo­lun­tad– eran una de las cau­sas de su ex­tin­ción. No obs­tan­te, la ha­bi­li­dad de Fossey pa­ra pu­bli­ci­tar sus es­tu­dios con con­fe­ren­cias y ar­tícu­los con­vir­tió a los gorilas en cau­sas fa­mo­sas. Tam­bién des­cu­brió có­mo acos­tum­brar­los a la pre­sen­cia hu­ma­na, sin lo cual no exis­ti­ría el ne­go­cio del tu­ris­mo.

Cuan­do Fossey vi­vía, Ruan­da ape­nas la to­le­ra­ba: las au­to­ri­da­des le ne­ga­ron sus so­li­ci­tu­des de vi­sa re­pe­ti­da­men­te y obs­ta­cu­li­za­ron sus es­fuer­zos pa­ra de­te­ner la ca­za fur­ti­va. No obs­tan­te, el país no tar­dó en dar­se cuen­ta de que su muer­te y en­tie­rro den­tro de un par­que na­cio­nal “tu­vo un va­lor sim­bó­li­co enor­me. Creó un sen­ti­do de ur­gen­cia y sig­ni­fi­có apo­yo in­ter­na­cio­nal pa­ra la con­ser­va­ción de los gorilas”, cuen­ta Ve­ce­llio. El año pa­sa­do, más de 30 000 per­so­nas hi­cie­ron sen­de­ris­mo en el par­que, ca­da una de las cua­les pa­gó al De­par­ta­men­to de De­sa­rro­llo de Ruan­da, que su­per­vi­sa el tu­ris­mo na­cio­nal, 750 dó­la­res por un en­cuen­tro de una ho­ra con un gru­po de gorilas. Las ta­ri­fas –que re­cien­te­men­te au­men­ta­ron a 1500 dó­la­res– cu­bren su se­gu­ri­dad, el mo­ni­to­reo y ga­ran­ti­zan el com­pro­mi­so del go­bierno pa­ra pro­te­ger la es­pe­cie.

Cuan­tos más vi­si­tan­tes ha­ya, más di­ne­ro se ca­na­li­za a las co­mu­ni­da­des lo­ca­les por me­dio de un plan de in­gre­sos com­par­ti­dos. Es­to crea opor­tu­ni­da­des en ca­de­na pa­ra dis­tin­tos ne­go­cios.

Las opor­tu­ni­da­des de tu­ris­mo po­drían au­men­tar aún más. El go­bierno de Ruan­da, con el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts, con­si­de­ra cons­truir una es­ta­ción de in­ves­ti­ga­ción cli­má­ti­ca en la ci­ma del mon­te Ka­ri­sim­bi, a 4507 me­tros de al­ti­tud. Un te­le­fé­ri­co trans­por­ta­ría a los cien­tí­fi­cos con sus ins­tru­men­tos y a los tu­ris­tas has­ta ti­ro­le­sas en la ci­ma del crá­ter. Gru­pos con­ser­va­cio­nis­tas se preo­cu­pan de que el pro­yec­to des­tru­ya el hábitat de los gorilas, por lo que han so­li­ci­ta­do que se reali­ce un estudio ex­haus­ti­vo del im­pac­to am­bien­tal.

tar­de por la Ma­ña­na, mi guía lo­ca­li­za al gru­po Sab­yin­yo, des­pués de una ca­mi­na­ta bre­ve des­de los con­fi­nes del par­que y a tra­vés de un bos­que som­brío de bam­bú. Una mon­ta­ña de múscu­lo, el lo­mo pla­tea­do Gihis­ham­wot­si, se sien­ta en un

Fossey le mos­tró al mun­do gorilas afec­tuo­sos, pe­ro su vi­da es­tu­vo mar­ca­da por la amar­gu­ra.

cla­ro de he­le­chos aplas­ta­dos y lo­be­lias gi­gan­tes, su­per­vi­san­do se­re­na­men­te un ha­rén de hem­bras y sus crías. De vez en cuan­do gru­ñe, lo que pro­vo­ca res­pues­tas gu­tu­ra­les. Cuan­do de re­pen­te se le­van­ta pa­ra gol­pear­se el pe­cho, con­si­gue una reac­ción de alar­ma, so­bre to­do de mi par­te.

Ha­bía creí­do que, des­pués de to­da una vi­da de ver do­cu­men­ta­les de na­tu­ra­le­za y tras sa­ber que los gorilas y los hu­ma­nos com­par­ten 98% de su ADN, dis­mi­nui­ría la emo­ción de ver a es­tos ani­ma­les en car­ne y hue­so. Sin em­bar­go, a dos me­tros de dis­tan­cia, me asom­bran las pa­tas de las crías, tan sua­ves y car­no­sas co­mo ca­mo­tes, los de­dos de la ma­dre son del ta­ma­ño de sal­chi­chas po­la­cas. La fa­mi­lia­ri­dad de sus ges­tos tam­bién me em­be­le­sa: ¡se ras­can, co­mo no­so­tros! ¡Jue­gan con los de­dos de sus pa­tas! ¡Se pe­gan a las ca­ras de sus crías! Po­co des­pués de es­ta epi­fa­nía vie­ne la cul­pa por en­tro­me­ter­me en su pri­va­ci­dad.

Cuan­do se ter­mi­na mi ho­ra, ba­jo la mon­ta­ña pa­ra re­unir­me con Win­nie Ec­kardt en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Ka­ri­so­ke. Ella ha es­tu­dia­do gorilas de mon­ta­ña des­de 2004 y aho­ra su­per­vi­sa la co­lec­ción men­sual y el pro­ce­sa­mien­to de muestras fe­ca­les –que con­tie­nen hor­mo­nas, en­zi­mas y ADN, así co­mo vi­rus y pa­rá­si­tos– de 130 ani­ma­les.

“La en­do­cri­no­lo­gía de la vi­da sil­ves­tre es un cam­po ca­da vez más im­por­tan­te –afir­ma Ec­kardt– y una he­rra­mien­ta muy po­de­ro­sa”. Los in­ves­ti­ga­do­res de Ka­ri­so­ke ex­traen la hor­mo­na del es­trés, el cor­ti­sol, de las he­ces de los gorilas y la re­la­cio­nan con in­ter­ac­cio­nes ob­ser­va­das.

En 2014, in­ves­ti­ga­do­res com­pa­ra­ron ob­ser­va­cio­nes de­mo­grá­fi­cas y con­duc­tua­les en gru­pos de gorilas con aná­li­sis de ADN ex­traí­do de muestras fe­ca­les. Sus re­sul­ta­dos ilus­tran las di­fe­ren­cias cla­ve en­tre qué tan­to se ale­jan los ma­chos y las hem­bras de su gru­po na­tal, uno de los fac­to­res que de­ter­mi­nan la es­truc­tu­ra ge­né­ti­ca de una po­bla­ción.

La se­cuen­cia­ción del ADN tam­bién les re­ve­la a los in­ves­ti­ga­do­res in­for­ma­ción so­bre la pa­ter­ni­dad de los gorilas. “A par­tir de es­tos es­tu­dios he­mos apren­di­do que el lo­mo pla­tea­do do­mi­nan­te es pa­dre de la ma­yo­ría de los be­bés en un gru­po, pe­ro no de to­dos”, cuen­ta Ec­kardt. Los lo­mos pla­tea­dos se­gun­do y ter­ce­ro tam­bién trans­mi­ten sus ge­nes. Es­to plan­tea pre­gun­tas más in­tere­san­tes: ¿có­mo de­ci­den los lo­mos pla­tea­dos no do­mi­nan­tes si per­ma­ne­cen en un gru­po o in­ten­tan se­du­cir a las hem­bras pa­ra ini­ciar un gru­po nue­vo? ¿Qué fac­to­res es­tán re­la­cio­na­dos con su éxi­to re­pro­duc­ti­vo? ¿Có­mo man­tie­nen la do­mi­nan­cia?

Al re­ve­lar evi­den­cia de en­do­ga­mia y el éxi­to de va­rios li­na­jes fa­mi­lia­res, el aná­li­sis de ADN tam­bién in­flu­ye en las de­ci­sio­nes de con­ser­va­ción. “Si los di­rec­to­res pue­den res­ca­tar so­lo unos cuan­tos gru­pos de gorilas, que­rrán ele­gir los gru­pos que son pa­rien­tes le­ja­nos. Si son en­gen­dra­dos por en­do­ga­mia, no se com­por­ta­rán con nor­ma­li­dad y ten­drán com­pli­ca­cio­nes de sa­lud”, cuen­ta Ec­kardt. Una me­nor di­ver­si­dad ge­né­ti­ca tam­bién significa que los gorilas son más vul­ne­ra­bles a las en­fer­me­da­des y las al­te­ra­cio­nes por el cam­bio cli­má­ti­co.

IN­VES­TI­GA­DO­RES HAN pu­bli­ca­do ca­si 300 ar­tícu­los ba­sa­dos en in­for­ma­ción re­co­pi­la­da en Ka­ri­so­ke, aun­que aún hay mu­cho por apren­der. “Si hu­bie­ras he­cho un estudio de 1997 a 2007, es de­cir, un estudio ex­ten­so, cree­rías que aquí no hay in­fan­ti­ci­dio. Pe­ro sa­be­mos, des­de an­tes y des­pués de ese pe­rio­do, que no es un com­por­ta­mien­to inusual”, ase­gu­ra Ta­ra Stoins­ki, pre­si­den­ta y di­rec­to­ra eje­cu­ti­va cien­tí­fi­ca del Fon­do Fossey.

Du­ran­te los años se­ten­ta, los gorilas vi­vían en gru­pos de ba­ja den­si­dad po­bla­cio­nal y con mu­cha in­tro­mi­sión hu­ma­na –co­mo la ca­za fur­ti­va o el pas­to­reo–, lo cual des­tro­zó los gru­pos y mo­ti­vó a los ma­chos so­li­ta­rios a atraer hem­bras a sus gru­pos pa­ra des­pués ma­tar a sus crías y así pro­vo­car el ce­lo. Con­for­me la ca­za dis­mi­nu­yó, tam­bién el in­fan­ti­ci­dio. “Aho­ra te­ne­mos al­ta den­si­dad de gru­pos y po­ca in­tro­mi­sión hu­ma­na –cuen­ta Stoins­ki–, y el in­fan­ti­ci­dio ha au­men­ta­do por­que las in­ter­ac­cio­nes en­tre gru­pos tam­bién lo han he­cho. Es fas­ci­nan­te ver có­mo reac­cio­nan los gorilas”.

Qui­zá una de las ma­yo­res sor­pre­sas pa­ra los guar­da­bos­ques y Stoins­ki, quien ha pu­bli­ca­do ca­si 100 ar­tícu­los so­bre la con­duc­ta y con­ser­va­ción de los pri­ma­tes, fue la reapa­ri­ción en enero de un lo­mo pla­tea­do al que se da­ba por muer­to. Can­ts­bee, uno de los úl­ti­mos dos gorilas a los que Fossey nom­bró, era el ma­cho más lon­ge­vo re­gis­tra­do. Era lí­der de Pa­blo, el gru­po más nu­me­ro­so de Ka­ri­so­ke, y, se­gún un aná­li­sis que con­clu­yó en

2013, fue pa­dre de por lo me­nos 28 crías, un ré­cord en­tre los gorilas es­tu­dia­dos. Lue­go de que la le­yen­da des­apa­re­cie­ra en oc­tu­bre del año pa­sa­do a los 37 años, mon­to­nes de ras­trea­do­res pa­sa­ron un mes in­fruc­tuo­so bus­can­do su cuer­po en el bos­que.

El re­gre­so de Can­ts­bee tras­to­có mu­chas su­po­si­cio­nes so­bre la con­duc­ta de un ma­cho do­mi­nan­te. “Nun­ca se ha­bía vis­to que un lí­der de su edad y estatus se fue­ra y vol­vie­ra –di­ce Stoins­ki–. Ade­más, se veía ma­ra­vi­llo­so, en for­ma es­tu­pen­da”.

En la au­sen­cia de Can­ts­bee, su hi­jo Gi­cu­ra­si se ha­bía vuel­to lí­der de Pa­blo. A su re­gre­so, a ve­ces Can­ts­bee li­de­ra­ba el gru­po, pe­ro nun­ca lo do­mi­nó. En fe­bre­ro, vi­si­ble­men­te dé­bil, des­apa­re­ció por úl­ti­ma vez. En­con­tra­ron su cuer­po en ma­yo.

Pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res de Ka­ri­so­ke, to­do lo que su­ce­de en el par­que hoy de­mues­tra cuán fle­xi­bles pue­den ser los gorilas de mon­ta­ña. En la épo­ca de Fossey, en los gru­pos en ob­ser­va­ción ha­bía so­lo dos o tres ma­chos. En los no­ven­ta y prin­ci­pios de los dos mil, cuan­do ba­jó la in­ter­fe­ren­cia hu­ma­na, los gru­pos cre­cie­ron de for­ma con­si­de­ra­ble y te­nían has­ta ocho lo­mos pla­tea­dos. Más re­cien­te­men­te, in­ves­ti­ga­do­res han no­ta­do la se­pa­ra­ción de mu­chos gru­pos, con fre­cuen­cia des­pués de la muer­te de un ma­cho do­mi­nan­te, lo que ha re­sul­ta­do en gru­pos que se pa­re­cen más a los de la épo­ca de Fossey. “Es­to de­mues­tra que el com­por­ta­mien­to no exis­te en el va­cío, de­pen­de de un con­tex­to más am­plio –ase­gu­ra Stoins­ki–.

Con­for­me su en­torno y las cir­cuns­tan­cias cam­bian, tam­bién lo ha­cen co­sas co­mo su or­ga­ni­za­ción so­cial”. Y co­mo los gorilas tar­dan mu­cho tiem­po en ma­du­rar, se re­quie­ren es­tu­dios a lar­go pla­zo pa­ra ape­nas in­si­nuar el sig­ni­fi­ca­do de “nor­mal”.

SI BIEN LAS AC­TI­VI­DA­DES hu­ma­nas lle­van a cer­ca de 60 % de las es­pe­cies de pri­ma­tes sil­ves­tres a la ex­tin­ción, una po­bla­ción de gran­des si­mios au­men­ta. Con to­do, los gorilas de mon­ta­ña de Vi­run­ga aún son vul­ne­ra­bles. “La po­bla­ción es in­creí­ble­men­te es­ca­sa y frá­gil”, di­ce Stoins­ki. Así que el Fon­do Fossey si­gue mo­ni­to­rean­do ani­ma­les y ayu­dan­do a re­ti­rar tram­pas, al tiem­po que in­vier­te en pro­gra­mas so­cia­les. La or­ga­ni­za­ción creó una bi­blio­te­ca es­co­lar y un cen­tro de cómpu­to en Bi­sa­te, don­de tam­bién cons­tru­yó una sa­la de ma­ter­ni­dad; or­ga­ni­za pro­gra­mas edu­ca­ti­vos de con­ser­va­ción que be­ne­fi­cian a unos 13000 ruan­de­ses al año y pla­nea ayu­dar a los po­bla­do­res a en­con­trar ma­ne­ras de ga­nar­se el sus­ten­to.

Los gorilas ya se es­tán mu­dan­do a zo­nas del par­que con gru­pos me­nos nu­me­ro­sos. Sin em­bar­go, es pro­ba­ble que los hu­ma­nos tam­bién de­ban ce­der­les te­rri­to­rio a los gorilas. El go­bierno ha pro­pues­to una zo­na de amor­ti­gua­mien­to que obli­ga­ría a la gen­te a des­pla­zar­se, jun­to con su ga­na­do y sus tie­rras de cul­ti­vo, co­li­na aba­jo. Es­to se­ría muy con­tro­ver­ti­do, pues el dis­tri­to de Mu­san­ze es ho­gar de 700 per­so­nas por ki­ló­me­tro cua­dra­do. “De­be­mos ase­gu­rar­nos de que las co­mu­ni­da­des en­tien­dan el va­lor del par­que”, afir­ma Stoins­ki. A fin de cuen­tas, el sen­de­ris­mo pa­ra ob­ser­var gorilas es el pi­lar de la in­dus­tria na­cio­nal de tu­ris­mo, la cual su­pu­so in­gre­sos de 367 mi­llo­nes de dó­la­res en 2015; el par­que com­par­te 10% de sus ga­nan­cias con las co­mu­ni­da­des lo­ca­les.

Al mi­rar a una go­ri­la ma­dre me­cer a una cría, mien­tras un par de ado­les­cen­tes for­ce­jean, es fá­cil ol­vi­dar los ma­la­ba­ris­mos hu­ma­nos que po­si­bi­li­tan es­te cua­dro en­can­ta­dor. Los crí­ti­cos pre­gun­tan si es­tos es­fuer­zos de con­ser­va­ción tan ex­tre­mos con­su­men di­ne­ro que po­dría in­ver­tir­se me­jor en otras es­pe­cies, al­gu­nos in­clu­so han su­ge­ri­do que po­drían per­tur­bar la se­lec­ción na­tu­ral al fo­men­tar la su­per­vi­ven­cia de in­di­vi­duos me­nos ap­tos.

Sin em­bar­go, Ve­ce­llio de­fien­de el tra­ba­jo de ma­ne­ra ta­jan­te. “Man­te­ne­mos a es­tos gorilas con vi­da, re­vir­tien­do los efec­tos hu­ma­nos, por­que jus­to los hu­ma­nos los han pues­to en pe­li­gro”, afir­ma.

Eli­za­beth Roy­te es co­la­bo­ra­do­ra fre­cuen­te de Na­tio­nal Geo­grap­hic; es­cri­bió so­bre la dis­mi­nu­ción de las po­bla­cio­nes de bui­tres, pa­ra la edi­ción de enero de 2016. Ro­nan Do­no­van es bió­lo­go de vi­da sil­ves­tre y des­cu­brió la fo­to­gra­fía mien­tras in­ves­ti­ga­ba chim­pan­cés en Ugan­da.

RO­BERT M. CAMPBELL, NA­TIO­NAL GEO­GRAP­HIC CREATIVE

Fossey ca­mi­na con Co­co y Puc­ker. Las crías fue­ron cap­tu­ra­das en 1969 pa­ra lle­var­las a un zoo­ló­gi­co ale­mán; ya ha­bían su­fri­do mal­tra­to. Ella cui­dó a los huér­fa­nos has­ta que se re­cu­pe­ra­ron. Al fi­nal, per­dió la ba­ta­lla: no pu­do evi­tar que vi­vie­ran en cau­ti­ve­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.