Un país pe­que­ño ali­men­ta el mun­do

Los Paí­ses Ba­jos, el nue­vo gi­gan­te agrí­co­la, es­tá cam­bian­do la for­ma de cul­ti­var.

National Geographic (Chile) - - Los Gorilas Que Salvó Dian Fossey - Por Frank Vi­viano Fo­to­gra­fías de Lu­ca Lo­ca­te­lli

En un cam­po de pa­pas cer­ca de la fron­te­ra en­tre los Paí­ses Ba­jos y Bél­gi­ca, el agri­cul­tor neer­lan­dés Ja­cob van den Bor­ne es­tá en la ca­bi­na de un co­se­cha­dor in­men­so, sen­ta­do an­te un pa­nel de ins­tru­men­tos digno del En­ter­pri­se. Des­de su asien­to, a tres me­tros so­bre el sue­lo, Van den Bor­ne mo­ni­to­rea dos dro­nes –un trac­tor sin con­duc­tor que re­co­rre los cam­pos y un cua­dri­cóp­te­ro en el ai­re– que le pro­por­cio­nan lec­tu­ras de­ta­lla­das so­bre quí­mi­ca del sue­lo, con­te­ni­do de agua, nu­trien­tes y cre­ci­mien­to, lo cual mi­de el pro­gre­so de ca­da plan­ta has­ta lle­gar a la pa­pa in­di­vi­dual. Los nú­me­ros en la pro­duc­ción de Van den Bor­ne tes­ti­mo­nian la fuer­za de lo que se co­no­ce co­mo “agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión”. El pro­me­dio glo­bal de pro­duc­ción de pa­pas por hec­tá­rea es de ca­si 20 to­ne­la­das. Los cam­pos de Van den Bor­ne pro­du­cen con­fia­ble­men­te más de 47.

Esa pro­duc­ción abun­dan­te es to­da­vía más no­to­ria des­de el otro ex­tre­mo del ba­lan­ce ge­ne­ral: los re­cur­sos in­ver­ti­dos. Ha­ce ca­si dos dé­ca­das, los neer­lan­de­ses hi­cie­ron un com­pro­mi­so na­cio­nal con la agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble ba­jo la con­sig­na “El do­ble de co­mi­da con la mi­tad de los re­cur­sos”. Des­de 2000, Van den Bor­ne y mu­chos de sus co­le­gas agri­cul­to­res han re­du­ci­do has­ta en 90 % su de­pen­den­cia del agua pa­ra las co­se­chas cla­ve. Ca­si han eli­mi­na­do por com­ple­to el uso de pes­ti­ci­das quí­mi­cos en las plan­tas de in­ver­na­de­ros y, des­de 2009, los pro­duc­to­res de aves de co­rral y ga­na­do han dis­mi­nui­do el uso de an­ti­bió­ti­cos has­ta 60 por cien­to.

Una ra­zón más pa­ra ma­ra­vi­llar­se: los Paí­ses Ba­jos es un país pe­que­ño den­sa­men­te po­bla­do,

con más de 500 ha­bi­tan­tes por ki­ló­me­tro cua­dra­do. Ca­re­ce de ca­si to­dos los re­cur­sos des­de ha­ce mu­cho con­si­de­ra­dos ne­ce­sa­rios pa­ra la agri­cul­tu­ra a gran es­ca­la. Sin em­bar­go, es el se­gun­do ex­por­ta­dor de co­mi­da del mun­do por va­lor mo­ne­ta­rio, jus­to des­pués de Es­ta­dos Uni­dos, que tie­ne 270 ve­ces su su­per­fi­cie. ¿Có­mo lo lo­gra­ron los neer­lan­de­ses?

Vis­to des­de el ai­re, los Paí­ses Ba­jos no se pa­re­ce a nin­guno de los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res de ali­men­tos: un mo­sai­co frag­men­ta­do de cam­pos in­ten­sa­men­te cul­ti­va­dos, la ma­yo­ría di­mi­nu­tos pa­ra los es­tán­da­res de la in­dus­tria agra­ria, sal­pi­ca­dos de su­bur­bios y ciu­da­des bu­lli­cio­sas. Más de la mi­tad de la tie­rra del país se usa pa­ra la agri­cul­tu­ra y la hor­ti­cul­tu­ra.

Gru­pos de lo que pa­re­ce­rían es­pe­jos gi­gan­tes se ex­tien­den por to­do el cam­po. Son los ex­tra­or­di­na­rios com­ple­jos de in­ver­na­de­ros: al­gu­nos cu­bren has­ta 70 hec­tá­reas.

Los neer­lan­de­ses son los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res de pa­pas y ce­bo­llas, y el se­gun­do ma­yor ex­por­ta­dor de ve­ge­ta­les en ge­ne­ral, en tér­mi­nos de va­lor mo­ne­ta­rio. Más de un ter­cio de to­do el co­mer­cio glo­bal de se­mi­llas de ve­ge­ta­les se ori­gi­na en los Paí­ses Ba­jos.

EL GRU­PO DE EX­PER­TOS de­trás de es­tas cifras asom­bro­sas se en­cuen­tra en la Uni­ver­si­dad y Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Wa­ge­nin­gen (WUR), 80 ki­ló­me­tros al su­r­es­te de Áms­ter­dam. Am­plia­men­te re­co­no­ci­da co­mo la me­jor ins­ti­tu­ción de in­ves­ti­ga­ción agrí­co­la del mun­do, la WUR es el pun­to no­dal de Food Va­lley, ex­ten­so gru­po de in­cu­ba­do­ras de em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas agrí­co­las y gran­jas ex­pe­ri­men­ta­les.

Ernst van den En­de, di­rec­tor ge­ne­ral del Gru­po de Cien­cias de las Plan­tas de la WUR, es la en­car­na­ción del en­fo­que com­bi­na­do de Food Va­lley. Él es una au­to­ri­dad mun­dial en pa­to­lo­gía de las plan­tas, pe­ro, ex­pli­ca, “no soy so­la­men­te el di­rec­tor de la uni­ver­si­dad. Una mi­tad de mí su­per­vi­sa las cien­cias de las plan­tas, pe­ro la otra mi­tad es­tá al tan­to de nue­ve uni­da­des de ne­go­cios se­pa­ra­das que tie­nen que ver con in­ves­ti­ga­ción ba­jo con­tra­tos co­mer­cia­les”. So­lo esa mez­cla, “la im­pul­sa­da por la ciencia, en com­bi­na­ción con aque­lla im­pul­sa­da por el mer­ca­do –sos­tie­ne–, pue­de afron­tar el re­to que se ave­ci­na”.

¿El re­to? En tér­mi­nos fran­ca­men­te apo­ca­líp­ti­cos, ex­pli­ca, el pla­ne­ta de­be pro­du­cir “más ali­men­to en las pró­xi­mas cua­tro dé­ca­das que la que ha­yan co­se­cha­do to­dos los agri­cul­to­res de la his­to­ria en los úl­ti­mos 8 000 años”.

Eso se de­be a que, pa­ra 2050, la Tie­rra se­rá el ho­gar de 10 000 mi­llo­nes de per­so­nas, por en­ci­ma de los 7 500 mi­llo­nes ac­tua­les. Si no se lo­gran in­cre­men­tos ma­si­vos en la pro­duc­ción agrí­co­la, au­na­dos al des­cen­so ma­si­vo del uso del agua y com­bus­ti­bles fó­si­les, 1 000 mi­llo­nes de per­so­nas o más po­drían en­fren­tar ham­bru­na: se­ría el pro­ble­ma más ur­gen­te del si­glo xxi y los vi­sio­na­rios que tra­ba­jan en Food Va­lley creen que han en­con­tra­do so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras. Los re­cur­sos pa­ra evi­tar una ham­bru­na ca­tas­tró­fi­ca es­tán dis­po­ni­bles, in­sis­te Van den En­de. Su op­ti­mis­mo se fun­da­men­ta en la re­tro­ali­men­ta­ción de más de

1 000 pro­yec­tos de la WUR en más de 140 paí­ses y en los pac­tos for­ma­les con go­bier­nos y uni­ver­si­da­des de cin­co con­ti­nen­tes pa­ra com­par­tir e im­ple­men­tar los avan­ces.

Con­ver­sar con Van den En­de es co­mo ir en una mon­ta­ña ru­sa de llu­vias de ideas, es­ta­dís­ti­cas y pre­dic­cio­nes. ¿Se­quía en Áfri­ca? “El agua no es el pro­ble­ma fun­da­men­tal. Es el sue­lo de­fi­cien­te –ex­pli­ca–. La au­sen­cia de nu­trien­tes pue­de con­tra­rres­tar­se cul­ti­van­do plan­tas que ac­túen en sim­bio­sis con cier­tas bac­te­rias pa­ra pro­du­cir su pro­pio fer­ti­li­zan­te”. ¿El ele­va­do cos­to de los gra­nos pa­ra ali­men­tar a los ani­ma­les? “Ali­mén­ten­los con sal­ta­mon­tes”, di­ce.

Rá­pi­da­men­te, la con­ver­sa­ción se di­ri­ge ha­cia el uso de lu­ces led pa­ra per­mi­tir cul­ti­vos de 24 ho­ras en in­ver­na­de­ros con cli­ma con­tro­la­do con gran pre­ci­sión. Des­pués, se des­vía ha­cia la idea erró­nea de que la agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble significa una in­ter­ven­ción mí­ni­ma de los hu­ma­nos en la na­tu­ra­le­za.

“¡Mi­ra la is­la de Ba­li!”, ex­cla­ma. Al me­nos du­ran­te 1000 años, sus cam­pe­si­nos han cria­do pa­tos y pe­ces en los mis­mos cam­pos inun­da­dos don­de cul­ti­van su arroz. Es un sis­te­ma ali­men­ta­rio au­to­su­fi­cien­te, irri­ga­do por in­trin­ca­dos sis­te­mas de ca­na­les que co­rren en­tre las te­rra­zas, he­chos por los hu­ma­nos en las mon­ta­ñas.

por to­dos los rin­co­nes de los Paí­ses Ba­jos co­bra for­ma el fu­tu­ro de la agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble; no en las sa­las de jun­tas de las gran­des cor­po­ra­ti­vos, sino en mi­les de gran­jas fa­mi­lia­res mo­des­tas. Pue­de ver­se ví­vi­da­men­te en el pa­raí­so te­rre­nal de Ted Duij­ves­tijn y sus her­ma­nos Pe­ter, Ro­nald y Rem­co. Igual que los ba­li­ne­ses, los Duij­ves­tijn cons­tru­ye­ron un sis­te­ma ali­men­ta­rio.

En el com­ple­jo de in­ver­na­de­ros de 14.5 hec­tá­reas de los Duij­ves­tijn, cer­ca de la an­ti­gua ciu­dad de Delft, los vi­si­tan­tes pa­sean en­tre las plan­tas ver­des de to­ma­tes de seis me­tros de al­to. Arrai­ga­das no en el sue­lo sino en fi­bras he­chas de ba­sal­to y ca­li­za, las plan­tas es­tán car­ga­das de to­ma­tes –15 va­rie­da­des en to­tal– pa­ra sa­tis­fa­cer el gus­to de los pa­la­da­res más exi­gen­tes. En 2015, un ju­ra­do in­ter­na­cio­nal de ex­per­tos en hor­ti­cul­tu­ra de­cla­ró a los Duij­ves­tijn los cul­ti­va­do­res de to­ma­tes más in­no­va­do­res del mun­do.

Des­de 2004, tras la re­ubi­ca­ción y re­es­truc­tu­ra­ción de su gran­ja de 70 años, los Duij­ves­tijn han de­cla­ra­do su in­de­pen­den­cia de re­cur­sos en to­dos los fren­tes. La gran­ja pro­du­ce ca­si to­da su ener­gía y fer­ti­li­zan­tes, in­clu­so al­gu­nos de los ma­te­ria­les de em­pa­que ne­ce­sa­rios pa­ra la dis­tri­bu­ción y ven­ta de la co­se­cha. El am­bien­te fa­vo­ra­ble pa­ra el cre­ci­mien­to se man­tie­ne to­do el año a tem­pe­ra­tu­ras óp­ti­mas, con el ca­lor ge­ne­ra­do por acuí­fe­ros geo­ter­ma­les que hier­ven de­ba­jo de por lo me­nos la mi­tad de los Paí­ses Ba­jos.

La úni­ca fuen­te de irri­ga­ción es el agua de llu­via, afir­ma Ted, en­car­ga­do del pro­gra­ma de cul­ti­vo. Ca­da ki­lo­gra­mo de to­ma­te re­quie­re me­nos de 14 li­tros de agua, a di­fe­ren­cia de los 60 li­tros que re­quie­re a cam­po abier­to. A las po­cas pla­gas que lo­gran en­trar a los in­ver­na­de­ros de los Duij­ves­tijn las re­ci­be un ham­brien­to ejér­ci­to de de­fen­so­res, co­mo el fe­roz Phy­to­seiu­lus per­si­mi­lis, un áca­ro de­pre­da­dor que no mues­tra in­te­rés en los to­ma­tes, pe­ro que le en­can­ta ati­bo­rrar­se con cien­tos de des­truc­ti­vos áca­ros ara­ña.

Unos cuan­tos días an­tes de que vi­si­ta­ra las ins­ta­la­cio­nes de los Duij­ves­tijn, Ted ha­bía asis­ti­do a un en­cuen­tro de agri­cul­to­res e in­ves­ti­ga­do­res en Wa­ge­nin­gen. “Así en­con­tra­mos for­mas in­no­va­do­ras de avan­zar y se­guir me­jo­ran­do –me co­men­tó–. Per­so­nas de to­das par­tes de los Paí­ses Ba­jos se reúnen pa­ra dis­cu­tir pers­pec­ti­vas di­fe­ren­tes y me­tas co­mu­nes. Na­die sa­be to­das las res­pues­tas de ma­ne­ra in­di­vi­dual”.

la Bús­que­da De res­pues­tas a una cues­tión de vi­da o muer­te dio pie a una de las com­pa­ñías más in­no­va­do­ras de los Paí­ses Ba­jos. Ha­ce me­dio si­glo, Jan Kop­pert cul­ti­va­ba pe­pi­nos y uti­li­za­ba ae­ro­so­les quí­mi­cos tó­xi­cos pa­ra ahu­yen­tar pla­gas. Cuan­do un mé­di­co le diag­nos­ti­có aler­gia a los pes­ti­ci­das, Kop­pert se dio a la ta­rea de apren­der to­do lo que pu­do so­bre los enemi­gos na­tu­ra­les de in­sec­tos y arác­ni­dos.

Hoy día, su com­pa­ñía, Kop­pert Bio­lo­gi­cal Sys­tems, mar­ca el pa­so a es­ca­la mun­dial en el con­trol bio­ló­gi­co de pes­tes y en­fer­me­da­des. Ven­de sus pro­duc­tos en 96 paí­ses. La com­pa­ñía de Kop­pert le pue­de pro­por­cio­nar bol­sas de al­go­dón con lar­vas de ma­ri­qui­tas que, al ma­du­rar, se con­vier­ten en con­su­mi­do­ras vo­ra­ces de áfi­dos. ¿O una ca­ja de 500 mi­llo­nes de ne­ma­to­dos que em­pren­den ata­ques mor­ta­les con­tra lar­vas de mos­cas que de­pre­dan los cham­pi­ño­nes co­mer­cia­les?

Las le­gio­nes de Kop­pert ha­cen el amor y la gue­rra, dis­fra­za­das de abe­jo­rros en­tu­sias­tas. Nin­gu­na for­ma de po­li­ni­za­ción artificial igua­la la efi­cien­cia de las abe­jas que zum­ban de flor en flor pa­ra re­co­lec­tar el néc­tar con el que ali­men­tan a su rei­na y, de pa­so, fer­ti­li­zan los ova­rios de las plan­tas. Ca­da col­me­na de Kop­pert re­pre­sen­ta la vi­si­ta dia­ria a me­dio mi­llón de flo­res. Los agri­cul­to­res que uti­li­zan abe­jas ge­ne­ral­men­te re­por­tan in­cre­men­tos de en­tre 20 y 30% en las co­se­chas y pe­so de la fru­ta, con me­nos de la mi­tad del cos­to de la po­li­ni­za­ción artificial.

en nin­gu­na otra par­te de los Paí­ses Ba­jos su tec­no­lo­gía agrí­co­la es­tá más avan­za­da que en

el or­ga­nis­mo em­brio­na­rio don­de la ma­yo­ría de los ali­men­tos es­tán, li­te­ral­men­te, arrai­ga­dos: las se­mi­llas. Y, en nin­gu­na otra par­te son más aca­lo­ra­das las con­tro­ver­sias so­bre el fu­tu­ro de la agri­cul­tu­ra. La prin­ci­pal es acer­ca del de­sa­rro­llo de or­ga­nis­mos ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos (OGM) pa­ra pro­du­cir co­se­chas más gran­des y re­sis­ten­tes a pla­gas. Pa­ra sus crí­ti­cos, los OGM in­vo­can un es­ce­na­rio ti­po Fran­kens­tein, car­ga­do de in­cer­ti­dum­bre so­bre las con­se­cuen­cias de la ex­pe­ri­men­ta­ción ra­di­cal con en­tes vi­vos.

Las com­pa­ñías neer­lan­de­sas es­tán en­tre los lí­de­res mun­dia­les en el ne­go­cio de las se­mi­llas, con un va­lor de cer­ca de 1 700 mi­llo­nes de dó­la­res en ex­por­ta­cio­nes en 2016. Sin em­bar­go, no ven­den pro­duc­tos con OGM. Una va­rie­dad nue­va de se­mi­lla en la muy re­gu­la­da are­na de los OGM pue­de cos­tar 100 mi­llo­nes de dó­la­res y re­que­rir en­tre 12 y 14 años de in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo, se­gún Ar­jen van Tu­nen, de Key­ge­ne. En con­tras­te, los lo­gros más re­cien­tes en la ve­ne­ra­ble ciencia del cul­ti­vo molecular –que no in­tro­du­ce ge­nes aje­nos– pue­den pro­du­cir ga­nan­cias no­ta­bles en­tre cin­co y 10 años, con cos­tos de de­sa­rro­llo tan ba­jos co­mo 100 000 dó­la­res y ra­ra vez de más de un mi­llón. El cul­ti­vo molecular es des­cen­dien­te di­rec­to de los mé­to­dos em­plea­dos por agri­cul­to­res en el Cre­cien­te Fér­til ha­ce 10 000 años.

El ca­tá­lo­go de ven­tas de Rijk Zwaan, otro pro­duc­tor neer­lan­dés, ofre­ce se­mi­llas de al­to ren­di­mien­to en más de 25 gru­pos am­plios de ve­ge­ta­les, mu­chos de los cua­les se de­fien­den de ma­ne­ra na­tu­ral con­tra las prin­ci­pa­les pla­gas. He­leen Bos es res­pon­sa­ble de las cuen­tas or­gá­ni­cas de la com­pa­ñía y los pro­yec­tos de de­sa­rro­llo in­ter­na­cio­na­les. Se es­pe­ra­ría que ha­bla­ra del he­cho co­no­ci­do de que una so­la se­mi­lla de to­ma­te del in­ver­na­de­ro de al­ta tec­no­lo­gía de Rijk Zwaan, con un pre­cio me­nor a

0.50 cen­ta­vos de dó­lar, ha pro­du­ci­do la sor­pren­den­te can­ti­dad de 70 ki­lo­gra­mos; en vez de eso, ha­bla de los cien­tos de mi­llo­nes de per­so­nas, en su ma­yo­ría mu­je­res y ni­ños, que no tie­nen co­mi­da su­fi­cien­te.

Co­mo mu­chos em­pre­sa­rios de las com­pa­ñías de Food Va­lley, Bos ha tra­ba­ja­do en cam­pos y ciu­da­des de los paí­ses más po­bres del mun­do. Con es­tan­cias lar­gas en Mo­zam­bi­que, Ni­ca­ra­gua y Ban­gla­desh, en los úl­ti­mos 30 años, Bos sa­be que ham­bre y ham­bru­nas de­vas­ta­do­ras no son ame­na­zas abs­trac­tas.

“Por su­pues­to que en esos lu­ga­res no po­de­mos im­ple­men­tar de in­me­dia­to el ti­po de agri­cul­tu­ra de al­ta tec­no­lo­gía que hay en los Paí­ses Ba­jos –di­ce–, pe­ro ya he­mos avan­za­do en la in­tro­duc­ción de so­lu­cio­nes de tec­no­lo­gía me­dia que pue­den ha­cer una gran di­fe­ren­cia”. Ci­ta la pro­li­fe­ra­ción de in­ver­na­de­ros de plás­ti­co re­la­ti­va­men­te ba­ra­tos que han tri­pli­ca­do la pro­duc­ción de algunas co­se­chas, com­pa­ra­das con las de cam­po abier­to, en don­de es­tán más ex­pues­tas a pla­gas y se­quía.

Des­de 2008, Rijk Zwaan ha apo­ya­do un pro­gra­ma de cul­ti­vo en Tan­za­nia, en un cam­po de prue­ba de 20 hec­tá­reas a la som­bra del mon­te Ki­li­man­ja­ro. Ya se lle­van a ca­bo pro­yec­tos co­la­bo­ra­ti­vos en Ke­nia, Pe­rú y Gua­te­ma­la.

“De ma­ne­ra cons­tan­te sos­te­ne­mos con­ver­sa­cio­nes muy im­por­tan­tes con los pe­que­ños pro­duc­to­res: acer­ca de sus ne­ce­si­da­des, so­bre las con­di­cio­nes del sue­lo y el cli­ma que en­fren­tan, so­bre cos­tos”, ex­pli­ca.

la preo­cu­pa­ción De los neer­lan­de­ses por las per­so­nas ame­na­za­das por el ham­bre o la des­nu­tri­ción de­ri­va en par­te de una ex­pe­rien­cia na­cio­nal: fue el úl­ti­mo país oc­ci­den­tal que pa­de­ció una ham­bru­na se­ria, cuan­do en­tre 10000 y 20 000 per­so­nas mu­rie­ron du­ran­te el úl­ti­mo año de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Dé­ca­das más tar­de, Rudy Rab­bin­ge, de la WUR, pro­fe­sor emé­ri­to de de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble y se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, se su­mó a la cau­sa cuan­do ayu­dó a idear cam­bios am­plios en el cuer­po do­cen­te, el cuer­po es­tu­dian­til y los pla­nes de estudio que trans­for­ma­ron la uni­ver­si­dad en lo que él llama “una uni­ver­si­dad pa­ra el mun­do, y no so­lo pa­ra los neer­lan­de­ses”.

Hoy, una par­te im­por­tan­te de las ac­ti­vi­da­des aca­dé­mi­cas y de in­ves­ti­ga­ción de la WUR es­tá en­fo­ca­da en los pro­ble­mas a los que se en­fren­tan los paí­ses po­bres.

Ca­si 45% de sus gra­dua­dos –in­clu­yen­do cer­ca de dos ter­cios de los can­di­da­tos a doc­to­ra­do– son re­clu­ta­dos en el ex­tran­je­ro, lo que re­pre­sen­ta a más de 100 paí­ses. Los asiá­ti­cos, en­ca­be­za­dos por Chi­na e In­do­ne­sia, su­pe­ran en nú­me­ro a to­dos los eu­ro­peos no neer­lan­de­ses com­bi­na­dos. Los alum­nos de la WUR ocu­pan los car­gos más al­tos de los mi­nis­te­rios de agri­cul­tu­ra en Áfri­ca, Asia y Amé­ri­ca La­ti­na.

En la ca­fe­te­ría del cam­pus me sien­to con tres es­tu­dian­tes de lo más pro­mi­so­rias, una des­crip­ción que, no ha­ce mu­cho, se ha­bría re­fe­ri­do a hom­bres y aque­llos na­ci­dos en los Paí­ses Ba­jos. Las tres son mu­je­res jó­ve­nes, pro­ve­nien­tes de Ugan­da, Ne­pal e In­do­ne­sia.

“Co­no­cí a una alum­na de Wa­ge­nin­gen cuan­do es­tu­dia­ba la li­cen­cia­tu­ra en Ugan­da –me di­ce Leah Nan­du­du, cuan­do le pre­gun­to có­mo aca­bó aquí–. Era ex­per­ta en fe­no­ti­pi­fi­ca­ción –el estudio avan­za­do que ofre­ce un per­fil de­ta­lla­do de las ca­rac­te­rís­ti­cas y el po­ten­cial de una plan­ta–. Me ins­pi­ró pa­ra des­cu­brir que una afri­ca­na po­día ha­cer es­tas co­sas. Ella era el fu­tu­ro. Ella era ha­cia don­de que­ría ir”.

Con el tiem­po, ese en­cuen­tro lle­vó a Nan­du­du a ob­te­ner una be­ca de la WUR. Su pa­dre cul­ti­va una hec­tá­rea, di­vi­di­da en­tre ca­fé y plá­ta­nos. Su ma­dre en­se­ña in­glés en una es­cue­la pri­ma­ria y ayu­da en el cam­po. “Te­ne­mos to­dos los pro­ble­mas a los que se en­fren­tan los cam­pe­si­nos en to­das par­tes, so­lo que mu­cho peor, en es­pe­cial de­bi­do a las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co”.

Prag­ya Sh­rest­ha se crió en los cam­pos de Ne­pal, de los cua­les algunas par­tes han si­do des­trui­das por años de de­pen­den­cia a pes­ti­ci­das y fer­ti­li­zan­tes. Has­ta aho­ra, al­gu­nos mé­to­dos más fir­mes y sos­te­ni­bles han lo­gra­do abrir­se ca­mino.

“Es un pro­ble­ma po­lí­ti­co”, me cuen­ta. Los nue­vos mé­to­dos de cul­ti­vo no pue­den im­ple­men­tar­se de­bi­do a la fal­ta de fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co. “Tam­bién es un pro­ble­ma de po­bla­ción, la frag­men­ta­ción de la tie­rra en par­ce­las ca­da vez más pe­que­ñas, ade­cua­das úni­ca­men­te pa­ra el uso de un tra­ba­jo hu­mano in­efi­cien­te que pro­du­ce muy po­cos in­gre­sos”.

Ren­na Elia­na War­jo­to es de Ban­dung, la ter­ce­ra ciu­dad más gran­de de In­do­ne­sia. “Las per­so­nas des­con­fían de las ideas que pro­vie­nen del ex­tran­je­ro –se­ña­la, al tiem­po que Sh­rest­ha y Nan­du­du asien­ten–. Los cam­pe­si­nos es­tán tan acos­tum­bra­dos a te­ner vi­das e in­gre­sos mar­gi­na­les que les cues­ta mu­cho tra­ba­jo creer que las co­sas pue­den ser di­fe­ren­tes”.

El nú­me­ro de per­so­nas ame­na­za­das por la ham­bru­na en tan so­lo tres paí­ses afri­ca­nos y a lo lar­go del mar Ro­jo, en Ye­men, ex­ce­de hoy los 20 mi­llo­nes y se ele­va de ma­ne­ra inexo­ra­ble, se­gún la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das. “Nos en­fren­ta­mos a la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria más gran­de des­de la crea­ción de la ONU”, ad­vir­tió en mar­zo Step­hen O’brien, coor­di­na­dor de Ayu­da de Emer­gen­cia de la or­ga­ni­za­ción.

“Nues­tra ta­rea más di­fí­cil es cam­biar las per­cep­cio­nes de nues­tra pro­pia gen­te so­bre la cri­sis que en­fren­ta­mos y lo que ne­ce­si­ta­mos ha­cer pa­ra aten­der­la –re­ve­la Nan­du­du–. Ese se­rá mi tra­ba­jo cuan­do re­gre­se a ca­sa. No po­de­mos dar­le la es­pal­da a la reali­dad”.

UNOS 6 600 KI­LÓ­ME­TROS al sur de Wa­ge­nin­gen, en un sem­bra­dío de fri­jo­les fa­mi­liar en el va­lle del Rift, en Áfri­ca orien­tal, un equi­po de Soil­ca­res, com­pa­ñía de tec­no­lo­gía agrí­co­la neer­lan­de­sa, ex­pli­ca el fun­cio­na­mien­to de un pe­que­ño dis­po­si­ti­vo ma­nual. Jun­to con una apli­ca­ción de te­lé­fono ce­lu­lar, ana­li­za el ph, la ma­te­ria or­gá­ni­ca y otras pro­pie­da­des del sue­lo, des­pués sube los re­sul­ta­dos a una ba­se de da­tos en los Paí­ses Ba­jos y pre­sen­ta un in­for­me de­ta­lla­do so­bre el uso óp­ti­mo de fer­ti­li­zan­tes y los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios; to­do en me­nos de 10 mi­nu­tos. Con un cos­to de unos cuan­tos dó­la­res, pro­por­cio­na in­for­ma­ción que pue­de ayu­dar a re­du­cir las pér­di­das de las co­se­chas, con már­ge­nes enor­mes pa­ra los agri­cul­to­res que nun­ca han te­ni­do ac­ce­so a nin­gún ti­po de mues­treo de sue­lo.

Me­nos de 5 % de los 570 mi­llo­nes de gran­jas que, se cal­cu­la, exis­ten en el mun­do tie­ne ac­ce­so a aná­li­sis de sue­lo he­chos por la­bo­ra­to­rios. Es el ti­po de cifras que los neer­lan­de­ses con­si­de­ran un re­to.

“¿Qué significa nues­tro tra­ba­jo pa­ra los paí­ses en de­sa­rro­llo? Es una pre­gun­ta que siem­pre sur­ge por aquí –di­ce Mar­tin Schol­ten, quien di­ri­ge el Gru­po de Cien­cias de los Ani­ma­les–. Es par­te de to­das las con­ver­sa­cio­nes”.

¿Los to­ma­tes cre­cen me­jor cuan­do la luz led les da des­de arri­ba, de cos­ta­do o en al­gún ti­po de com­bi­na­ción?

Henk Kalk­man, cien­tí­fi­co de plan­tas, bus­ca la res­pues­ta en el Cen­tro de Me­jo­ra­mien­to Delphy, en Bleis­wijk. La co­la­bo­ra­ción en­tre aca­dé­mi­cos y em­pre­sa­rios es un mo­tor cla­ve de la in­no­va­ción neer­lan­de­sa.

Jas­per Ous­so­ren, pro­duc­tor de to­ma­tes, ve­ri­fi­ca un ge­ne­ra­dor que con­vier­te gas na­tu­ral en elec­tri­ci­dad pa­ra ilu­mi­na­ción. Los sub­pro­duc­tos –ca­lor y CO2– se cap­tu­ran pa­ra ca­len­tar los in­ver­na­de­ros y ace­le­rar el cre­ci­mien­to de las plan­tas.

Una gran­ja en­ci­ma de lo que era una fá­bri­ca en La Ha­ya pro­du­ce ve­ge­ta­les y pes­ca­do en un círcu­lo au­to­sos­te­ni­ble: el ex­cre­men­to de los pe­ces fer­ti­li­za las plan­tas, que fil­tran el agua pa­ra los pe­ces. Los res­tau­ran­tes lo­ca­les or­gu­llo­sa­men­te ofre­cen ve­ge­ta­les y “pe­ces de ciu­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.