ZO­NAS FRONTERIZAS

Una me­di­ta­ción vi­sual acer­ca de los mu­ros y las cer­cas que se­pa­ran Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co, y que di­vi­den la opi­nión pú­bli­ca.

National Geographic (Chile) - - Diario De Un Fotógrafo - TEX­TO Y FO­TO­GRA­FÍAS DE RI­CHARD MIS­RACH

En 2009, al per­ca­tar­me de un in­cre­men­to en la construcción de mu­ros y to­rres de vi­gi­lan­cia, y en otras ac­ti­vi­da­des del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se a lo lar­go de los 3145 ki­ló­me­tros de la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, em­pe­cé a fo­to­gra­fiar en se­rio. Tam­bién des­cu­brí que aquel ba­rril era una es­ta­ción de agua co­lo­ca­da por un gru­po hu­ma­ni­ta­rio pa­ra evi­tar la des­hi­dra­ta­ción de los mi­gran­tes que cru­za­ban la fron­te­ra.

La for­ma en la que sue­lo tra­ba­jar es cen­trán­do­me en el pai­sa­je. Aun­que ra­ra vez mis imá­ge­nes re­pre­sen­tan a per­so­nas, su pa­so siem­pre se sien­te. La pre­sen­cia de la au­sen­cia.

Pa­ra es­te pro­yec­to so­lía ren­tar un to­do­te­rreno pa­ra ex­plo­rar las re­gio­nes más re­mo­tas de la fron­te­ra. A ve­ces ac­ti­va­ba un sen­sor que ha­cía apa­re­cer a los agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za de Es­ta­dos Uni­dos. Al­gu­nos de ellos eran ge­nia­les, in­clu­so una me acom­pa­ñó pa­ra pro­te­ger­me, por­que le preo­cu­pa­ba que hu­bie­ra ac­ti­vi­dad cer­ca­na de los car­te­les, pe­ro otros po­dían ser hos­ti­les.

Quie­nes no vi­ven cer­ca de la fron­te­ra qui­zá no se den cuen­ta de que ya hay mu­ro en mu­chos tra­mos, al­re­de­dor de 1 125 ki­ló­me­tros. Es ca­ro y la­bo­rio­so. Se de­be di­se­ñar, fa­bri­car, pa­gar los de­re­chos por do­mi­nio emi­nen­te a los due­ños del te­rreno e ins­ta­lar­lo. Un ki­ló­me­tro y me­dio de mu­ro cues­ta en­tre cua­tro mi­llo­nes y 12 mi­llo­nes de dó­la­res.

Pe­ro, ¿qué tan efi­caz es? La gen­te pue­de sal­tar­lo, ex­ca­var tú­ne­les de­ba­jo de él y, cuan­do el mu­ro ter­mi­na abrup­ta­men­te, dar­le la vuel­ta.

En tér­mi­nos fun­cio­na­les, un mu­ro fron­te­ri­zo tie­ne dos ob­je­ti­vos. Uno es de­te­ner la mi­gra­ción, la gen­te que vie­ne a Es­ta­dos Uni­dos en bus­ca de me­jo­res opor­tu­ni­da­des. Pe­ro ellos de­ja­rán de ve­nir so­lo cuan­do desis­ta­mos de con­tra­tar­los. Otro es im­pe­dir que en­tren dro­gas, pe­ro los estadounidenses son los que crean la de­man­da. Mien­tras no re­sol­va­mos el pro­ble­ma aquí, los car­te­les en­con­tra­rán for­mas de in­tro­du­cir­las. Un mu­ro no de­tie­ne los mo­ti­vos de lo que su­ce­de.

Se ar­gu­men­ta que la idea de so­be­ra­nía na­cio­nal –que el Es­ta­do-na­ción tie­ne fron­te­ras im­permea­bles– ya ha si­do que­bran­ta­da por to­do, des­de in­ter­net y el ca­pi­ta­lis­mo mun­dial, has­ta los vi­rus. Las fron­te­ras se de­rrum­ban en un ni­vel exis­ten­cial. A mí la construcción de mu­ros me pa­re­ce más bien sim­bó­li­ca, un ges­to de­ses­pe­ra­do. Es­tas imá­ge­nes exis­ten don­de la po­lí­ti­ca, la cul­tu­ra y la na­tu­ra­le­za se cru­zan. Aun­que no ten­go res­pues­tas pa­ra es­tos pro­ble­mas com­ple­jos, es­pe­ro que mi tra­ba­jo pro­vo­que una re­fle­xión se­ria so­bre los te­mas en cues­tión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.