LA VI­DA EN LA CUER­DA FLO­JA

Los né­nets, pas­to­res de re­nos in­dí­ge­nas de la Ru­sia ár­ti­ca, en­fren­tan dos obs­tácu­los mo­der­nos en su lar­ga mi­gra­ción anual: el cam­bio climático y un cam­po de gas na­tu­ral gi­gan­te.

National Geographic (Chile) - - Contenido - Por Gleb Ray­go­ro­detsky

Los pas­to­res né­nets sue­len rea­li­zar mi­gra­cio­nes anua­les de más de 1200 ki­ló­me­tros ha­cia el Ár­ti­co ru­so. El cam­bio climático y ya­ci­mien­tos de gas na­tu­ral po­drían aca­bar con eso.

Yu­ri Ju­di se acu­cli­lla fren­te al fue­go den­tro de su chum. En el ex­te­rior, otras sie­te de es­tas tien­das si­mi­la­res a ti­pis se agru­pan en un se­mi­círcu­lo. La tun­dra si­be­ria­na se ex­tien­de ha­cia el nor­te, ha­cia el océano Ár­ti­co; una ma­na­da de re­nos pas­ta en una co­li­na dis­tan­te. Es­ta­mos a me­dia­dos de ju­lio y un gru­po de pas­to­res né­nets, en­ca­be­za­dos por Yu­ri, es­tá a la mi­tad de un via­je anual que los lle­va 600 ki­ló­me­tros al nor­te, en la pe­nín­su­la de Ya­mal, ha­cia la cos­ta ár­ti­ca…, eso en años nor­ma­les.

“Han pa­sa­do tres años des­de que lo­gra­mos re­co­rrer to­do el ca­mino has­ta nues­tros pas­ti­za­les de ve­rano en el mar de Ka­ra –ex­pli­ca Yu­ri, mien­tras su es­po­sa, Kat­ya, le sir­ve una ta­za de té–. Nues­tros re­nos es­ta­ban de­ma­sia­do dé­bi­les pa­ra un via­je tan lar­go”. En el in­vierno de 2013-2014, una on­da cá­li­da po­co co­mún pro­vo­có llu­vias en el sur de Ya­mal; el con­ge­la­mien­to pro­fun­do que si­guió cu­brió con una grue­sa ca­pa de hie­lo la ma­yor par­te de los pas­ti­za­les de in­vierno. Los re­nos, acos­tum­bra­dos a es­car­bar en la nie­ve pa­ra en­con­trar li­quen, su prin­ci­pal ali­men­to in­ver­nal, no pu­die­ron ha­cer­lo. En es­ta y otras ma­na­das, de­ce­nas de mi­les pa­de­cie­ron ham­bre ex­tre­ma. Hoy día, en el ve­rano de 2016, los so­bre­vi­vien­tes to­da­vía se es­tán re­cu­pe­ran­do.

La lo­na de la en­tra­da de su chum se agi­ta y se abre; un reno, con las as­tas por de­lan­te, irrum­pe en el in­te­rior. Ha­ce una pau­sa fren­te al fue­go, se sa­cu­de con vi­gor y se de­ja caer pa­ra ru­miar me­di­ta­ti­va­men­te.

“Es­ta hem­bra per­dió a su ma­dre, así que la cria­mos no­so­tros den­tro de la tien­da. Con suer­te, pa­ra el año pró­xi­mo ten­drá su pro­pia cría. Ac­tual­men­te te­ne­mos 3000 re­nos, la mi­tad de nues­tra ma­na­da ha­bi­tual”.

Los né­nets han rea­li­za­do es­ta mi­gra­ción anual du­ran­te si­glos, la cual, con 1 200 ki­ló­me­tros en un via­je re­don­do, es una de las más lar­gas del mun­do. El gru­po de Yu­ri, lla­ma­do Bri­ga­da 4, es una re­li­quia de un co­lec­ti­vo so­vié­ti­co: du­ran­te el go­bierno de la Unión So­vié­ti­ca, los né­nets so­por­ta­ron dé­ca­das de co­lec­ti­vi­za­ción for­za­da y per­se­cu­ción re­li­gio­sa. So­bre­vi­vie­ron a si­glos de do­mi­nio ru­so an­tes de eso. A pe­sar de to­do, han lo­gra­do man­te­ner su len­gua, su vi­sión ani­mis­ta del mun­do y sus tra­di­cio­nes nó­ma­das.

“Los né­nets son uno de los gru­pos in­dí­ge­nas más re­si­lien­tes del Ár­ti­co”, me di­ce el geó­gra­fo Bru­ce For­bes, de la Uni­ver­si­dad de La­po­nia en Fin­lan­dia, quien ha es­tu­dia­do es­te gru­po du­ran­te dé­ca­das.

Sin em­bar­go, hoy esa re­si­lien­cia se po­ne a prue­ba en for­mas nue­vas. Los científicos del cli­ma afir­man que el ti­po de even­to de “llu­via so­bre nie­ve” que mer­mó las ma­na­das ha­ce tres años se volverá ca­da vez más fre­cuen­te e in­ten­so en el Ár­ti­co a

me­di­da que el cli­ma se ca­lien­te. Mien­tras pla­ti­co con Yu­ri, la re­gión pa­de­ce otro ve­rano cá­li­do con tem­pe­ra­tu­ras ré­cord: el ter­mó­me­tro lle­gó a los 34 °C. No ha llo­vi­do en se­ma­nas y a los re­nos les re­sul­ta di­fí­cil ti­rar de los tri­neos y su car­ga a tra­vés de la tun­dra se­ca. An­tes de que el ve­rano ter­mi­ne, un ni­ño y más de 2300 re­nos mo­ri­rán por án­trax en el sur de Ya­mal co­mo re­sul­ta­do del des­hie­lo del per­ma­frost, lo que per­mi­tió que re­sur­gie­ran los ca­dá­ve­res de ani­ma­les en­te­rra­dos du­ran­te una epi­de­mia en la dé­ca­da de los años cua­ren­ta del si­go xx, to­da­vía con mi­cro­bios in­fec­cio­sos.

Sin em­bar­go, la ma­yor ame­na­za pa­ra los né­nets no es el cam­bio climático, es el desa­rro­llo. La bús­que­da de Ru­sia por en­con­trar fuen­tes nue­vas de hi­dro­car­bu­ros ha in­va­di­do tie­rras de pas­to­reo que ya eran es­ca­sas pa­ra los 255000 re­nos y los 6 000 pas­to­res nó­ma­das que, se cal­cu­la, vi­ven en Ya­mal. Tam­bién ha res­trin­gi­do la mi­gra­ción esen­cial de al­gu­nas de las ma­na­das. El cam­po de gas Bo­va­nén­ko­vo, el ma­yor de Ya­mal, se en­cuen­tra di­rec­ta­men­te en el ca­mino de la Bri­ga­da 4. La ma­na­da de­be cru­zar el cam­po, con sus ca­mi­nos y sus tu­be­rías, pa­ra lle­gar a los pas­ti­za­les de ve­rano.

Los né­nets siem­pre han vi­vi­do ro­zan­do los con­fi­nes; en su len­gua, Ya­mal sig­ni­fi­ca “al bor­de del mun­do”, pe­ro es­tos días al­gu­nos de ellos es­tán muy cer­ca de caer.

SEN­TA­DO En EL LA­DO iz­quier­do del tri­neo, con las pier­nas fir­me­men­te plan­ta­das en uno de los rie­les, Nyad­ma Ju­di gol­pea las an­cas de su reno con un tyur, una va­ra lar­ga de ma­de­ra pu­li­da que re­ma­ta en una aga­rra­de­ra he­cha de as­ta. Con gru­ñi­dos sua­ves, ha­ce que los cua­tro re­nos avan­cen en­tre sau­ces ar­bus­to y nu­bes de mos­qui­tos. Nyad­ma es el her­mano ma­yor de Yu­ri y fue je­fe de la bri­ga­da. Co­mo se­ñal de res­pe­to, su ca­ra­va­na de va­rios tri­neos se co­lo­ca al fren­te mien­tras la Bri­ga­da 4 avan­za ha­cia Bo­va­nén­ko­vo.

Des­pués de ca­si una ho­ra, Nyad­ma se de­tie­ne re­pen­ti­na­men­te. “Va­mos a ha­cer una pau­sa por un mo­men­to, pa­ra que to­dos nos al­can­cen”, avi­sa, mien­tras sa­ca un te­lé­fono ce­lu­lar de su es­pa­cio­sa cha­que­ta de piel de reno. Otro tri­neo se de­tie­ne de­trás de no­so­tros. La ar­mo­nía del gol­pe­teo de los cas­cos de los re­nos ce­de el lu­gar a una ca­co­fo­nía de to­nos de te­lé­fono y la plá­ti­ca en­tre hu­ma­nos, a me­di­da que los né­nets dis­fru­tan uno de los po­cos be­ne­fi­cios: es­ta­mos den­tro del al­can­ce de la to­rre de te­le­fo­nía ce­lu­lar de Bo­va­nén­ko­vo.

Me se­pa­ro de los tri­neos pa­ra es­ti­rar las pier­nas. El sol de me­dia­no­che lle­na los la­gos y los ríos de un res­plan­dor am­ba­rino. Un zum­bi­do dis­tan­te me lla­ma la aten­ción; vie­ne del cam­po de gas, to­da­vía a mu­chos ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

El gas na­tu­ral de Ya­mal es la pie­dra an­gu­lar de la es­tra­te­gia ener­gé­ti­ca de Ru­sia –la fuen­te nue­va que re­em­pla­za­rá los cam­pos que se ago­tan en el sur y en el es­te– y Bo­va­nén­ko­vo es la pie­dra an­gu­lar de Ya­mal. Es­tá ope­ra­do por Gaz­prom, la com­pa­ñía es­ta­tal que pro­du­ce la ma­yor par­te del gas na­tu­ral de Ru­sia y su­mi­nis­tra más de un ter­cio de las im­por­ta­cio­nes de la Unión Eu­ro­pea. De acuer­do con Ale­xéi Mi­ller, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Gaz­prom, Ya­mal po­dría pro­du­cir has­ta 360 000 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de gas al año pa­ra 2030, más de un ter­cio del to­tal pro­yec­ta­do en Ru­sia. Tan so­lo en Bo­va­nén­ko­vo se han con­fir­ma­do re­ser­vas de ca­si cin­co bi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos. Uni­da a la ma­sa con­ti­nen­tal por su pro­pio ae­ro­puer­to y una red fe­rro­via­ria de 572 ki­ló­me­tros, y a la red de gas de Ru­sia por tu­be­rías de 1200 ki­ló­me­tros, Bo­va­nén­ko­vo tam­bién es la pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to pa­ra la fu­tu­ra ex­pan­sión de Gaz­prom en el Ár­ti­co ru­so.

El ca­len­ta­mien­to glo­bal es el obs­tácu­lo más gran­de de ese plan am­bi­cio­so. Ale­xéi Oso­kin es el sub­di­rec­tor del cen­tro de in­ge­nie­ría de Gaz­prom, que ha re­co­lec­ta­do y ana­li­za­do 25 años de da­tos so­bre el cli­ma y el per­ma­frost de las es­ta­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas y los po­zos de gas al­re­de­dor de la pe­nín­su­la de Ya­mal. “Uno no pue­de ale­gar con los da­tos –di­ce–. No hay du­da de que el cli­ma se es­tá ca­len­tan­do”. En el ve­rano, el des­hie­lo del per­ma­frost dis­mi­nu­ye la es­ta­bi­li­dad de las es­truc­tu­ras de Gaz­prom.

Fo­to­gra­fías de Ev­ge­nia Ar­bu­gae­va

Los Pui­ko, una fa­mi­lia de pas­to­res né­nets, dis­fru­tan un al­muer­zo de so­pa de ba­ca­lao en su chum, o tien­da de cam­pa­ña. En el ve­rano,

los né­nets de­pen­den del pes­ca­do que pue­dan atra­par en la­gos y ríos a lo lar­go de su via­je por la pe­nín­su­la de Ya­mal. En el in­vierno co­men más car­ne de reno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.