PAR­QUES MA­RI­NOS DE CHI­LE

Ex­pe­di­cio­nes a los rin­co­nes más re­mo­tos de la cos­ta chi­le­na re­ve­lan ma­ra­vi­llas ma­ri­nas que han ins­pi­ra­do al go­bierno de Chi­le pa­ra pro­te­ger­las.

National Geographic (Chile) - - Contenido - Por En­ric Sa­la y Alex Mu­ñoz Fo­to­gra­fías de En­ric Sa­la

El es­fuer­zo que lo­gró que 29 % de las aguas ma­ri­nas chi­le­nas es­tén pro­te­gi­das.

Ba­jo un cie­lo de nu­bes dra­má­ti­cas, nos acer­ca­mos a unos acan­ti­la­dos ver­ti­ca­les y agres­tes. De le­jos, la ba­se de los acan­ti­la­dos es­ta­ba bor­da­da con ro­cas par­das, pe­ro, al apro­xi­mar­nos, al­gu­nas de las ro­cas más os­cu­ras pa­re­cie­ron mo­ver­se.

De­tu­vi­mos nues­tra lan­cha a 100 me­tros de la cos­ta y nos acer­ca­mos con si­gi­lo des­de al agua, con vi­so­res y es­nór­quel. No eran ro­cas, sino ma­mí­fe­ros: lo­bos fi­nos de Juan Fer­nán­dez. Cien­tos de in­di­vi­duos, des­de ma­chos adul­tos enor­mes has­ta crías de dos me­ses, ta­pi­za­ban las ro­cas.

El lo­bo fino de Juan Fer­nán­dez es un ejem­plo úni­co de con­ser­va­ción ma­ri­na, una es­pe­cie que se ca­zó has­ta ca­si ex­tin­guir­la ha­ce un si­glo, pe­ro cu­ya po­bla­ción aho­ra es abun­dan­te y va al al­za aquí, en la is­la chi­le­na de Ro­bin­son Cru­soe. ¿Có­mo es po­si­ble que un país co­mo Chi­le que se ha de­di­ca­do tan in­ten­sa­men­te a la pes­ca al­ber­gue un ejem­plo tan no­ta­ble de re­cu­pe­ra­ción de vi­da ma­ri­na?

Chi­le es un país alar­ga­do, con la es­pi­na ver­te­bral de los An­des en su lí­mi­te orien­tal y un te­rri­to­rio que des­cien­de has­ta el Pacífico, don­de hay más de 4 000 ki­ló­me­tros de cos­ta. A par­tir de ahí y ha­cia el oes­te, Chi­le ex­pan­de su su­per­fi­cie en un aba­ni­co ma­rino de 3.6 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos, ca­si cin­co ve­ces más que su ex­ten­sión te­rres­tre. Chi­le es un país emi­nen­te­men­te oceá­ni­co.

Y tam­bién es un país emi­nen­te­men­te pes­que­ro. En 2010, Chi­le ocu­pó el sép­ti­mo lu­gar en el mun­do en cap­tu­ra to­tal de es­pe­cies ma­ri­nas, gra­cias a la pes­ca in­dus­trial de es­pe­cies co­mo an­cho­ve­ta,

ju­rel y sar­di­na del Pacífico. Pe­ro la ex­plo­ta­ción cre­cien­te des­de los años se­sen­ta se vol­vió so­bre­ex­plo­ta­ción. Se­gún la Sub­se­cre­ta­ría de Pes­ca de Chi­le, de las 25 pes­que­rías chi­le­nas, sie­te se en­cuen­tran en ple­na ex­plo­ta­ción, seis es­tán so­bre­ex­plo­ta­das y nue­ve se han ago­ta­do. Es de­cir, más de la mi­tad de las pes­que­rías de Chi­le se ha co­lap­sa­do o va en ca­mino a ello, in­clu­yen­do es­pe­cies de al­to in­te­rés co­mer­cial, co­mo la mer­lu­za aus­tral, el ba­ca­lao de pro­fun­di­dad y el mis­mo ju­rel, que tan abun­dan­te­men­te se pes­có en el pa­sa­do.

En Pris­ti­ne Seas, de Na­tio­nal Geographic, bus­ca­mos los úl­ti­mos lu­ga­res sil­ves­tres del mar, si­tios re­mo­tos que nos pue­dan mos­trar có­mo era ha­ce 500 años, an­tes de que la pes­ca in­dus­trial lo va­cia­ra de ani­ma­les gran­des. Pa­ra ello uti­li­za­mos ba­ses de da­tos glo­ba­les so­bre po­bla­ción hu­ma­na, dis­tan­cias a gran­des puer­tos, es­fuer­zo pes­que­ro y otros fac­to­res, pa­ra ob­te­ner una lis­ta de lu­ga­res con el po­ten­cial pa­ra al­ber­gar eco­sis­te­mas ma­ri­nos en buen es­ta­do de sa­lud. De­bi­do a su his­to­ria de ex­plo­ta­ción pes­que­ra, Chi­le no pa­re­cía un can­di­da­to a esa lis­ta de lu­ga­res prís­ti­nos.

Pa­ra nues­tra sor­pre­sa, un pun­ti­to ver­de sur­gió en nues­tro ma­pa, a 850 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de la cos­ta nor­te de Chi­le: las is­las Des­ven­tu­ra­das. Una de ellas, San Fé­lix, al­ber­ga una pe­que­ña pe­ro es­tra­té­gi­ca ba­se de la Ar­ma­da de Chi­le. La otra is­la, San Am­bro­sio, se en­cuen­tra des­ha­bi­ta­da, ex­cep­to por un pu­ña­do de pes­ca­do­res de Juan Fer­nán­dez, que se des­pla­zan es­ta­cio­nal­men­te pa­ra pes­car lan­gos­ta des­de 1901.

En fe­bre­ro de 2013 rea­li­za­mos una ex­pe­di­ción a las Des­ven­tu­ra­das, en co­la­bo­ra­ción con la or­ga­ni­za­ción con­ser­va­cio­nis­ta Ocea­na, con el ob­je­ti­vo de ex­plo­rar los fon­dos ma­ri­nos y me­dir su es­ta­do de sa­lud, así co­mo pro­du­cir un do­cu­men­tal de Na­tio­nal Geographic pa­ra com­par­tir nues­tros ha­llaz­gos con el res­to de Chi­le. La Ar­ma­da de ese país nos pro­por­cio­nó un per­mi­so pa­ra vi­si­tar San Am­bro­sio, pe­ro San Fé­lix que­da­ba fue­ra de nues­tro al­can­ce, por tra­tar­se de una zo­na mi­li­tar.

Al lle­gar a San Am­bro­sio, tras dos días de na­ve­ga­ción des­de An­to­fa­gas­ta, ba­ja­mos a tie­rra pa­ra vi­si­tar la ca­se­ta de pes­ca­do­res, eri­gi­da en la úni­ca pla­ta­for­ma ro­co­sa con más de 10 me­tros cua­dra­dos ho­ri­zon­ta­les en la is­la. Se en­con­tra­ba ce­rra­da y va­cía. Es­ta­ba ro­dea­da de enor­mes tram­pas de lan­gos­ta, cons­trui­das con ba­rras de ma­de­ra y alam­bre. Pe­ro lo que más nos lla­mó la aten­ción fue el diá­me­tro de la aber­tu­ra por la que las lan­gos­tas en­tran en ellas. La ca­be­za nos ca­bían per­fec­ta­men­te por el agu­je­ro! Si las tram­pas eran de tal ta­ma­ño, ¿qué tan gran­des de­bían ser las lan­gos­tas?

Pa­ra com­pro­bar­lo, rea­li­za­mos la pri­me­ra in­mer­sión con el su­mer­gi­ble Deep­see. An­cla­mos nues­tro bu­que, el Ar­go, en la ca­ra nor­te de San Am­bro­sio. Sus pa­re­des ver­ti­ca­les ofre­cían el úni­co res­guar­do con­tra el po­ten­te mar de fon­do del su­r­oes­te. Des­de nues­tro pre­ca­rio re­fu­gio en me­dio del Pacífico rea­li­za­mos la pri­me­ra in­mer­sión con un su­mer­gi­ble en las Des­ven­tu­ra­das. El equi­po de apo­yo nos en­ce­rró en la bur­bu­ja de acrí­li­co y nos re­mol­có a cien­tos de me­tros de dis­tan­cia. Des­cen­di­mos a 110 me­tros de pro­fun­di­dad, don­de el azul os­cu­ro se con­vir­tió en un mo­sai­co de cla­ros y os­cu­ros. Na­ve­ga­mos a lo lar­go de un di­que ba­sál­ti­co, de un ne­gro que con­tras­ta­ba con la cla­ri­dad de la are­na.

De un agu­je­ro en la ro­ca sur­gían dos antenas. Nos apro­xi­ma­mos con cui­da­do y di­ri­gi­mos nues­tras lu­ces al in­te­rior de la pe­que­ña ca­ver­na. En­fo­ca­mos dos lá­se­res que pro­yec­tan pun­tos ro­jos a una dis­tan­cia exac­ta de 30 cen­tí­me­tros, lo que nos per­mi­te me­dir or­ga­nis­mos ba­jo el agua. ¡La lan­gos­ta me­día 54 cen­tí­me­tros! Sin du­da, se tra­ta­ba de la ma­yor lan­gos­ta que ha­bía­mos vis­to en la vi­da.

Du­ran­te nues­tras in­mer­sio­nes en el su­mer­gi­ble ob­ser­va­mos ti­bu­ro­nes de aguas pro­fun­das, can­gre­jos que se pa­sea­ban sos­te­nien­do una es­pon­ja de cris­tal so­bre sus ca­be­zas, nue­vas es­pe­cies de co­ra­les de pro­fun­di­dad y de pe­ces –in­clu­yen­do una qui­me­ra con for­ma de trans­bor­da­dor es­pa­cial–, y cien­tos de lan­gos­tas de has­ta sie­te ki­lo­gra­mos.

Las dos se­ma­nas si­guien­tes bu­cea­mos al­re­de­dor de San Am­bro­sio con es­ca­fan­dra au­tó­no­ma y su­mer­gi­ble, y des­cu­bri­mos un mun­do sub­ma­rino lleno de vi­da. Ban­cos de pe­ces, co­mo nun­ca ha­bían si­do re­por­ta­dos pa­ra las is­las chi­le­nas, nos ro­dea­ban ca­da vez que sal­tá­ba­mos al agua: des­de pam­pa­ni­tos pla­tea­dos con ale­tas ama­ri­llas has­ta ju­re­les de me­tro y me­dio de pu­ro múscu­lo que na­dan co­mo torpe­dos. No so­lo los pe­ces son abun­dan­tes, sino que ade­más for­man una co­mu­ni­dad úni­ca en el pla­ne­ta. Nues­tros es­tu­dios mos­tra­ron

que 96 % de los pe­ces ob­ser­va­dos du­ran­te la ex­pe­di­ción per­te­ne­cen a es­pe­cies que so­lo se en­cuen­tran en las is­las Des­ven­tu­ra­das y el ar­chi­pié­la­go de Juan Fer­nán­dez.

Tras la ex­pe­di­ción, com­par­ti­mos nues­tro in­for­me con el go­bierno de Chi­le y la co­mu­ni­dad de Juan Fer­nán­dez, en par­ti­cu­lar con los pes­ca­do­res de lan­gos­ta. Me­ses des­pués, la co­mu­ni­dad pro­pu­so al go­bierno un par­que ma­rino pa­ra las aguas al­re­de­dor de las is­las. En sep­tiem­bre de 2014, el can­ci­ller chi­leno He­ral­do Mu­ñoz y el mi­nis­tro de de­fen­sa Jo­sé An­to­nio Gó­mez via­ja­ron a San Fé­lix en un avión de la Ar­ma­da. En el tra­yec­to vie­ron el do­cu­men­tal que pro­du­ji­mos du­ran­te la ex­pe­di­ción, co­mo an­te­sa­la de lo que iban a pre­sen­ciar. Tras la vi­si­ta, el can­ci­ller di­jo: “Vi­mos co­sas que no se ven en otros lu­ga­res [...] las cua­les de­be­mos pro­te­ger”. Tam­bién va­lo­ró “el apo­yo de la so­cie­dad ci­vil pa­ra te­ner una gran área pro­te­gi­da allí”.

El 5 de oc­tu­bre de 2015, la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let anun­ció en la con­fe­ren­cia de al­to ni­vel “Nues­tro océano”, en Val­pa­raí­so, la crea­ción del Par­que Ma­rino Nazca-des­ven­tu­ra­das. Con 305 000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, se con­vir­tió en la ma­yor área pro­te­gi­da del con­ti­nen­te ame­ri­cano. Nues­tro gran ami­go, el con­tra­al­mi­ran­te An­drés Ro­dri­go, de la Ar­ma­da de Chi­le, nos ha ofre­ci­do apo­yo y consejo des­de nues­tra pri­me­ra ex­pe­di­ción en Chi­le a la is­la Sa­la y Gó­mez, en 2011. Nos di­jo que, tras su pro­tec­ción, las Des­ven­tu­ra­das de­be­rían pa­sar a lla­mar­se las Afor­tu­na­das.

Chi­le pa­só, con una so­la de­ci­sión, de te­ner 4 a 12% de sus aguas pro­te­gi­das en par­ques ma­ri­nos don­de no se per­mi­te la ex­trac­ción. Nues­tra pre­gun­ta in­me­dia­ta fue: ¿que­dan más lu­ga­res prís­ti­nos en aguas chi­le­nas? La re­gión can­di­da­ta a al­ber­gar­los sur­gió sin di­fi­cul­tad: la re­gión de Ma­ga­lla­nes, en el ex­tre­mo sur de Chi­le y del con­ti­nen­te.

Ma­ga­lla­nes es una tie­rra re­mo­ta y ca­si des­po­bla­da, de ca­de­nas mon­ta­ño­sas que se aden­tran en el mar del fin del mun­do co­mo de­dos re­ti­cu­la­dos, ex­ca­va­dos por mul­ti­tud de fior­dos y bahías. To­dos los in­gre­dien­tes pa­ra un mun­do ma­rino prís­tino. Dis­cu­ti­mos la idea con nues­tro so­cio Ted Waitt y de­ci­di­mos mon­tar una ex­pe­di­ción en el Plan B, bu­que de ex­plo­ra­ción de la Waitt Foun­da­tion pa­ra ex­plo­rar las aguas al­re­de­dor del ca­bo de Hor­nos. La Ar­ma­da chi­le­na pa­tro­ci­nó la ex­pe­di­ción y nos pro­por­cio­nó asis­ten­cia en la or­ga­ni­za­ción y la na­ve­ga­ción en la re­gión de Ma­ga­lla­nes.

El mar ru­gien­te en el ex­tre­mo sur de Chi­le ha co­bra­do más de 1 000 em­bar­ca­cio­nes y 15 000 vi­das. Di­cen en la Ar­ma­da de Chi­le que en el sur se ha­cen los ma­ri­nos. Pa­ra nues­tra for­tu­na, el ca­bo de Hor­nos nos abrió una ven­ta­na bon­da­do­sa, de vien­tos sua­ves y mar cal­mo.

Lle­ga­mos al ca­bo an­tes del ama­ne­cer y an­cla­mos fren­te al faro que ha si­do una se­ñal de es­pe­ran­za pa­ra tan­tos ma­ri­nos. Lo cir­cun­na­ve­ga­mos con nues­tra em­bar­ca­ción de bu­ceo, sim­bó­li­ca­men­te, an­tes de rea­li­zar nues­tra pri­me­ra in­mer­sión. Nos lan­za­mos al agua en el mis­mo ca­bo, con una son­ri­sa que se trans­for­mó en ad­mi­ra­ción en cuan­to se acla­ra­ron las bur­bu­jas. Es­tá­ba­mos en el do­sel de un bos­que sub­ma­rino, con co­lum­nas de hui­ros –o kelps gi­gan­tes– de 15 me­tros de al­tu­ra. El fon­do es­ta­ba ta­pi­za­do de in­ver­te­bra­dos: es­tre­llas de mar, ca­ra­co­les y al­gu­na cen­to­lla con pa­tas lar­gas y es­pi­no­sas. Des­de la su­per­fi­cie re­ci­bi­mos la vi­si­ta de un lo­bo ma­rino aus­tral, con un cue­llo y una ca­be­za enor­mes, se­gui­do por dos hem­bras que nos ob­ser­va­ron con mu­cha cu­rio­si­dad.

Gra­cias al buen tiem­po, de­ci­di­mos aven­tu­rar­nos al lu­gar más ex­tre­mo de Chi­le, las is­las Die­go Ra­mí­rez, 60 mi­llas náu­ti­cas al su­r­oes­te del ca­bo de Hor­nos. Tras una tra­ve­sía nocturna, su­bi­mos al puen­te a las seis de la ma­ña­na. El día ama­ne­ció cal­ma­do, un día en­tre 1 000 en es­ta re­gión in­hós­pi­ta. La ca­le­ta ba­jo el faro de Die­go Ra­mí­rez era una al­fom­bra de al­gas par­das, tal era su den­si­dad. Nos abri­mos pa­so en­tre las fron­das en la su­per­fi­cie y pe­ne­tra­mos en un bos­que má­gi­co, con hui­ros gi­gan­tes y un den­so so­to­bos­que de Les­so­nia, al­gas par­das de ta­llo ro­bus­to. El le­ve mo­vi­mien­to del agua en la su­per­fi­cie abría agu­je­ros en el do­sel por los que se fil­tra­ban ra­yos de sol, crean­do un efec­to ca­lei­dos­có­pi­co y ca­te­dra­li­cio. En­tre los ta­llos de hui­ro ob­ser­va­mos una man­cha os­cu­ra. Al apro­xi­mar­nos des­cu­bri­mos que se tra­ta­ba de kril, los pe­que­ños ca­ma­ro­nes ro­ji­zos que sus­ten­tan la red ali­men­ta­ria en es­te eco­sis­te­ma. Den­tro del bos­que, el kril se re­fu­gia­ba de sus mu­chos de­pre­da­do­res: pe­ces, pin­güi­nos, al­ba­tros, pe­tre­les, ba­lle­nas y lo­bos ma­ri­nos.

Tras la in­mer­sión nos en­tre­vis­ta­mos con los ma­ri­nos que cui­dan el faro. Uno de ellos nos lle­vó a lo al­to de la is­la. Des­de el faro se abre una jun­gla

de coirón, una hier­ba den­sa de la al­tu­ra de una per­so­na. Ca­mi­na­mos si­guien­do los tú­ne­les que de­jan los pin­güi­nos, que anidan ba­jo la hier­ba, y lle­ga­mos a un cla­ro. De­ce­nas de po­llue­los de al­ba­tros de ca­be­za gris nos ob­ser­va­ron, per­ple­jos, ca­da uno de ellos sen­ta­do en un ni­do de ba­rro y hier­bas, co­mo pe­que­ños ta­bu­re­tes. En fe­bre­ro, los po­llue­los tie­nen ca­si me­dio me­tro de al­tu­ra y es­tán re­cu­bier­tos de un plu­ma­je blan­co y al­go­do­no­so. En el cie­lo, mi­les de al­ba­tros nos so­bre­vo­la­ban. Al atar­de­cer, de­ce­nas de mi­les de pe­tre­les re­gre­sa­ron a la is­la a ras del agua, tras pa­sar las ho­ras de luz pes­can­do en al­ta mar. Las is­las Die­go Ra­mí­rez son un lu­gar sal­va­je, prís­tino, con un eco­sis­te­ma in­tac­to. Cuan­do de­ja­mos las is­las pa­ra re­gre­sar a la re­gión del ca­bo de Hor­nos, nues­tro pri­mer pen­sa­mien­to fue que es­te lu­gar úni­co me­re­cía ser pro­te­gi­do.

Nues­tra ex­pe­di­ción nos lle­vó a más lu­ga­res en el ar­chi­pié­la­go al­re­de­dor del ca­bo de Hor­nos. Se ha bu­cea­do muy po­co allí y no exis­te una guía de bu­ceo pa­ra esa re­gión. Ca­da lu­gar don­de nos su­mer­gi­mos fue una sor­pre­sa. El ma­yor re­ga­lo fue al sur de una de las is­las, cu­yo nom­bre pre­fe­ri­mos no re­ve­lar, don­de al su­mer­gir­nos en el bos­que de hui­ro nos pa­re­ció que el fon­do se mo­vía. Al des­cen­der nos di­mos cuen­ta de que el fon­do es­ta­ba re­cu­bier­to por mi­les y mi­les de cen­to­llo­nes, can­gre­jos de cuer­po trian­gu­lar re­chon­cho del ta­ma­ño de un pla­to de pos­tre. Nun­ca, en nues­tros mi­les de bu­ceos al­re­de­dor del mun­do, ha­bía­mos pre­sen­cia­do es­pec­tácu­lo se­me­jan­te. In­clu­so nos llo­vían cen­to­llo­nes, que subían por los ta­llos del hui­ro y lue­go, por al­gu­na ra­zón que des­co­no­ce­mos, se lan­za­ban al lí­qui­do va­cío. En­tre los cen­to­llo­nes me­ro­dea­ba al­gu­na cen­to­lla de lar­gas pa­tas, va­rias ve­ces ma­yor, co­mo si se fue­ra un mons­truo que aplas­ta­ba edi­fi­cios en una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción.

Chi­le nos sor­pren­dió con re­gio­nes más prís­ti­nas de lo que ima­gi­na­mos. Pe­ro to­da­vía te­nía una sor­pre­sa guar­da­da. El in­vo­lu­cra­mien­to de la co­mu­ni­dad de Juan Fer­nán­dez al so­li­ci­tar la crea­ción del par­que ma­rino Nazca-des­ven­tu­ra­das, de enor­mes di­men­sio­nes, fue un hi­to iné­di­to en un con­ti­nen­te don­de la ma­yo­ría de las pes­que­rías cos­te­ras no go­za de un ma­ne­jo se­rio y es­tá so­bre­ex­plo­ta­da. De­ci­di­mos ave­ri­guar qué ha­ce que esa co­mu­ni­dad sea es­pe­cial. De nue­vo en co­la­bo­ra­ción con la

Waitt Foun­da­tion, nos di­ri­gi­mos a Juan Fer­nán­dez en mar­zo de 2017 pa­ra ex­plo­rar las is­las Ro­bin­son Cru­soe, Ale­jan­dro Sel­kirk y San­ta Cla­ra.

Lle­ga­mos a Ro­bin­son Cru­soe por ai­re y la is­la apa­re­ció, ári­da y agreste, en­tre las nu­bes. Tras ate­rri­zar en una pe­que­ña pis­ta, una ca­mio­ne­ta nos lle­vó a un mue­lle en una bahía de agua es­me­ral­da, ro­dea­da por un an­fi­tea­tro de ro­ca de co­lor ocre. En las ro­cas y en las aguas so­me­ras des­can­sa­ban y ju­ga­ban do­ce­nas de lo­bos fi­nos de Juan Fer­nán­dez de dos me­ses. El re­ci­bi­mien­to no po­día ha­ber si­do más pro­me­te­dor.

El can­ci­ller Mu­ñoz nos acom­pa­ñó a la is­la an­tes del ini­cio de la ex­pe­di­ción. Allí tu­vo la opor­tu­ni­dad de co­no­cer có­mo se pes­ca la lan­gos­ta en Juan Fer­nán­dez e in­clu­so sa­lir a le­van­tar unas tram­pas con pes­ca­do­res lo­ca­les. En 1935, los pes­ca­do­res de­ci­die­ron que, si iban a de­pen­der de la pes­ca, evi­ta­rían so­bre­ex­plo­tar la lan­gos­ta. Con una vi­sión ex­tra­or­di­na­ria, dé­ca­das an­tes de que el ma­ne­jo de la pes­ca ba­sa­do en in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca se im­ple­men­ta­ra en los paí­ses in­dus­tria­les, la co­mu­ni­dad de Juan Fer­nán­dez de­ci­dió que iban a te­ner una ve­da sin pes­ca de cua­tro me­ses, así co­mo de­vol­ver al mar las lan­gos­tas hem­bras con hue­vos y aque­llas cu­yo ce­fa­lo­tó­rax mi­die­ra me­nos de 12 cen­tí­me­tros (las lan­gos­tas tie­nen la ca­be­za y el tó­rax fu­sio­na­dos). Sin sa­ber­lo, es­cri­bie­ron los tres man­da­mien­tos pa­ra la pes­ca sos­te­ni­ble, que mu­chos paí­ses aún no han im­ple­men­ta­do se­ria­men­te. Es de­cir, los pes­ca­do­res de Juan Fer­nán­dez de­ci­die­ron dar un res­pi­ro a su es­pe­cie cla­ve du­ran­te par­te del año y de­jar que las lan­gos­tas crez­can y se re­pro­duz­can. Ade­más, in­ven­ta­ron un mé­to­do que aho­ra se con­si­de­ra in­no­va­dor en otros lu­ga­res: los pes­ca­do­res tie­nen sus pro­pias mar­cas o pun­tos de pes­ca –ro­cas su­mer­gi­das– don­de so­lo ellos pue­den pes­car. Por lo tan­to, son res­pon­sa­bles de su éxi­to en lo per­so­nal y en lo co­mu­ni­ta­rio.

Ade­más de una pes­ca sos­te­ni­ble, nos sor­pren­dió que, du­ran­te nues­tros bu­ceos por las tres is­las, ob­ser­va­mos más abun­dan­cia de pe­ces que en nin­gún otro lu­gar re­por­ta­do pa­ra Chi­le. Nues­tros es­tu­dios mos­tra­ron que ca­si 99 % de los es­pe­cí­me­nes de pe­ces que ob­ser­va­mos per­te­ne­ce a es­pe­cies en­dé­mi­cas de Juan Fer­nán­dez y las Des­ven­tu­ra­das. Los dos ar­chi­pié­la­gos son un mun­do

apar­te, is­las de bio­di­ver­si­dad úni­ca en el océano Pacífico. Es­to se de­be a su ais­la­mien­to, pe­ro tam­bién a que es­tas aguas son ex­tre­ma­da­men­te pro­duc­ti­vas, gra­cias a la co­rrien­te de Hum­boldt una ban­da trans­por­ta­do­ra gi­gan­te de agua an­tár­ti­ca que flu­ye ha­cia el nor­te, a lo lar­go de las cos­tas de Chi­le y Pe­rú. La co­rrien­te des­pla­za el agua su­per­fi­cial ha­cia mar abier­to, lo que pro­vo­ca la sur­gen­cia de agua pro­fun­da ri­ca en nu­trien­tes. Esa ri­que­za de las pro­fun­di­da­des vuel­ve las aguas chi­le­nas muy pro­duc­ti­vas.

Los bu­cea­do­res ex­plo­ran las zo­nas cos­te­ras, pe­ro ra­ra­men­te se aden­tran en aguas abier­tas. Pa­ra la ma­yo­ría de los ex­per­tos, esas son aguas por las que se na­ve­ga, por lo que re­sul­tan prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­das. Pa­ra ob­te­ner una mues­tra de lo que vi­ve en ese mun­do azul uti­li­za­mos unas cá­ma­ras de vi­deo su­je­tas a una es­truc­tu­ra de plás­ti­co con una bo­ya y un po­co de ce­bo den­tro de un con­te­ne­dor agu­je­rea­do. La den­si­dad de or­ga­nis­mos en aguas abier­tas es muy ba­ja, así que, con un po­co de co­mi­da, es­pe­ra­mos atraer al­gu­nos de esos es­pe­cí­me­nes. Es co­mo pes­car sin an­zue­lo. Las cá­ma­ras se lan­zan, los in­ves­ti­ga­do­res se re­ti­ran y, tras una ho­ra de gra­ba­ción, se re­co­gen. A bor­do, por la no­che, re­vi­sa­mos los vi­deos.

Las fil­ma­cio­nes fue­ron una sor­pre­sa. En ca­si ca­da lan­ce ob­ser­va­mos la pre­sen­cia de ti­bu­ro­nes ma­ko y azu­le­jos, dos es­pe­cies ame­na­za­das. Los azu­le­jos eran ju­ve­ni­les y adul­tos, lo que su­gie­re que las aguas al­re­de­dor de Juan Fer­nán­dez son una zo­na de re­pro­duc­ción y cría. Es­tos ti­bu­ro­nes es­tán en pe­li­gro por la pes­ca in­dus­trial. A me­nu­do, los pa­lan­gres con mi­les de an­zue­los en aguas abier­tas cap­tu­ran más ti­bu­ro­nes que los pe­ces es­pa­da que es­tán au­to­ri­za­dos a pes­car.

Los pes­ca­do­res de Juan Fer­nán­dez, el gre­mio de tu­ris­mo y la co­mu­ni­dad en pleno tu­vie­ron reunio­nes pa­ra dis­cu­tir los re­sul­ta­dos de la ex­pe­di­ción. Al­gu­nas dis­cu­sio­nes fue­ron in­ten­sas, pe­ro el acuer­do fue uná­ni­me. Los ha­bi­tan­tes de Juan Fer­nán­dez desean con­ti­nuar pes­can­do de ma­ne­ra sos­te­ni­ble y que las es­pe­cies ame­na­za­das se pro­te­jan. En una nue­va de­mos­tra­ción de vi­sión a lar­go tér­mino, Juan Fer­nán­dez re­mi­tió una pe­ti­ción a la pre­si­den­ta Ba­che­let. En ella se pe­día la ex­pan­sión de su zo­na de pes­ca ex­clu­si­va has­ta las 24 mi­llas náu­ti­cas, pa­ra que so­lo los pes­ca­do­res lo­ca­les ope­ren

ahí, con su pro­ba­do ma­ne­jo sos­te­ni­ble de la pes­ca de lan­gos­ta. Ade­más, so­li­ci­ta­ron la crea­ción de un par­que ma­rino des­de las 24 has­ta las 200 mi­llas, el lí­mi­te de la zo­na eco­nó­mi­ca ex­clu­si­va de Chi­le al­re­de­dor de Juan Fer­nán­dez. Eso sig­ni­fi­ca­ría el área pro­te­gi­da, en mar o tie­rra, más gran­de de to­do el con­ti­nen­te ame­ri­cano. Nin­gu­na otra co­mu­ni­dad en el pla­ne­ta ha si­do tan cons­cien­te acer­ca de la ne­ce­si­dad de pro­te­ger pa­ra se­guir vi­vien­do del mar, ni tan va­lien­te al de­ci­dir su fu­tu­ro.

Tras las ex­pe­di­cio­nes tu­vi­mos plá­ti­cas con la pre­si­den­ta Ba­che­let, el can­ci­ller Mu­ñoz, Mar­ce­lo Mena, mi­nis­tro del Me­dio Am­bien­te, y Jor­ge Flíes, in­ten­den­te de la re­gión de Ma­ga­lla­nes, así co­mo con­sul­tas con la Ar­ma­da de Chi­le. El 1 de ju­nio de 2017, la pre­si­den­ta Ba­che­let anun­ció en su úl­ti­ma ren­di­ción de cuen­tas que Chi­le crea­ría dos nue­vos par­ques ma­ri­nos, uno en las aguas al­re­de­dor del ca­bo de Hor­nos y Die­go Ra­mí­rez, y otro en Juan Fer­nán­dez, co­mo lo so­li­ci­tó la co­mu­ni­dad lo­cal. El can­ci­ller Mu­ñoz lo ra­ti­fi­có en la reunión ple­na­ria de la con­fe­ren­cia so­bre el océano de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das, el 7 de ju­nio de 2017. Pa­ra el can­ci­ller Mu­ñoz, es­te go­bierno ha rea­li­za­do “una con­tri­bu­ción a Chi­le, pe­ro tam­bién al mun­do, por­que el océano tam­bién es cla­ve en la lu­cha con­tra el cam­bio climático”.

A los tres par­ques ma­ri­nos crea­dos por el ac­tual go­bierno se une el Par­que Ma­rino Mo­tu Mo­ti­ro Hi­va, que de­cre­tó el pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra en 2010, en­ton­ces el ma­yor de Amé­ri­ca. Es­te hi­to his­tó­ri­co co­lo­ca a Chi­le co­mo lí­der mun­dial en con­ser­va­ción ma­ri­na: de un país que so­bre­ex­plo­tó sus ma­res a lí­der en la con­ser­va­ción ma­ri­na glo­bal. Más de un mi­llón de ki­ló­me­tros cua­dra­dos de mar es­tán aho­ra to­tal­men­te pro­te­gi­dos en Chi­le. En otras pa­la­bras, 29% de las aguas ma­ri­nas chi­le­nas se en­cuen­tra a sal­vo de la ex­plo­ta­ción hu­ma­na, pa­ra que es­tos eco­sis­te­mas úni­cos en el mun­do se re­cu­pe­ren y pre­ser­ven, y pa­ra que ayu­den a re­po­blar las zo­nas ale­da­ñas. Es­tas gran­des áreas son cuen­tas de in­ver­sión pa­ra Chi­le.

La pre­si­den­ta Ba­che­let nos di­jo: “Creo que el desa­rro­llo de la hu­ma­ni­dad so­lo va a ser po­si­ble si es un desa­rro­llo sus­ten­ta­ble. Ne­ce­si­ta­mos cui­dar de nues­tra eco­no­mía, pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta­mos cui­dar de nues­tra na­tu­ra­le­za”.

“El Ca­pi­tán” de la is­la Ale­jan­dro Sel­kirk y su nie­to Iván abar­can tres ge­ne­ra­cio­nes de pes­ca sos­te­ni­ble de lan­gos­ta en Juan Fer­nán­dez. Los pes­ca­do­res lo­ca­les han ma­ne­ja­do la pes­que­ría con mé­to­dos in­no­va­do­res des­de 1935.

La lan­gos­ta de Juan Fer­nán­dez (Ja­sus fron­ta­lis) se en­cuen­tra so­lo en esa is­la y en las Des­ven­tu­ra­das, y cre­ce has­ta un ta­ma­ño má­xi­mo de 54 cm, co­mo es­te ejem­plar que ha­lla­mos en la is­la San Am­bro­sio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.