LA ME­TA AU­DAZ DE DUBÁI

National Geographic (Chile) - - Contenido - Por Ro­bert Kun­zig Fo­to­gra­fías de Lu­ca Lo­ca­te­lli

Es­ta ciu­dad de al­to con­su­mo ener­gé­ti­co bus­ca vol­ver­se mu­cho más ver­de.

Ha­ce una dé­ca­da, la ca­pi­tal del emi­ra­to te­nía una de las ma­yo­res hue­llas eco­ló­gi­cas de to­das las ciu­da­des del mun­do. Pa­ra 2050 quie­re te­ner la me­nor. ¿Pue­de lo­grar­lo?

Dubái pre­go­na sus su­per­la­ti­vos. En el Pla­ne­ta Ver­de, los vi­si­tan­tes rodean un ár­bol ar­ti­fi­cial de 25 me­tros –del cual se afir­ma que es el más gran­de del mun­do–, en un há­bi­tat de sel­va tro­pi­cal que al­ber­ga 3 000 es­pe­cies de plan­tas y ani­ma­les. El bio­do­mo es uno de los nu­me­ro­sos “edi­fi­cios ver­des” de la ciu­dad que sa­tis­fa­cen un es­tán­dar ele­va­do de eficiencia ener­gé­ti­ca.

Pá­gi­nas an­te­rio­res: los tu­ris­tas acu­den en tro­pel a Burj Kha­li­fa, el ras­ca­cie­los más al­to del mun­do, con 828 me­tros, pa­ra es­ta vis­ta aé­rea. Al­gu­nos pla­nos ur­ba­nos re­quie­ren una re­duc­ción de es­ca­la; la se­de de la Ópe­ra (cen­tro, aba­jo) for­ma par­te de un nue­vo dis­tri­to de una so­la plan­ta di­se­ña­do pa­ra alen­tar los pa­seos y que se en­la­za con el trans­por­te pú­bli­co de la ciu­dad, la cual hoy de­pen­de del au­to­mó­vil.

Pa­ra zam­bu­llir­te de ca­be­za en la au­da­cia de Dubái –la ex­ten­sa eflo­res­cen­cia de con­cre­to, cris­tal y ace­ro que ha sur­gi­do a lo lar­go de las úl­ti­mas tres dé­ca­das en las cal­ci­na­das are­nas de Ara­bia– po­drías em­pe­zar por ir a es­quiar. Des­de afue­ra del Mall de los Emi­ra­tos, la pis­ta se ve co­mo una na­ve es­pa­cial pla­tea­da in­crus­ta­da en la plan­ta ba­ja. Aden­tro hay es­ca­pa­ra­tes de Pra­da, Dior y Ale­xan­der Mc­queen, an­tes de atra­ve­sar las puer­tas de cris­tal de Ski Du­bai.

La ca­mi­se­ta de re­cuer­do que com­pré tie­ne una ca­ri­ca­tu­ra de un ter­mó­me­tro en gra­dos Cel­sius. “Pa­sé de +50 a -8”, anun­cia. No se sien­te ese frío cuan­do es­tás en la pis­ta, sin em­bar­go, la tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior en Dubái pue­de lle­gar a cer­ca de los 50 °C en ve­rano. La hu­me­dad es so­fo­can­te de­bi­do a la pro­xi­mi­dad del mar. Sin em­bar­go, ra­ra vez llue­ve; Dubái re­ci­be me­nos de 100 mm de pre­ci­pi­ta­ción al año. No hay ríos per­ma­nen­tes. Ca­si no hay sue­los ade­cua­dos pa­ra la agri­cul­tu­ra.

¿Qué ti­po de asen­ta­mien­to tie­ne sen­ti­do en un lu­gar así? Du­ran­te si­glos, Dubái fue un pue­blo de pes­ca­do­res y un puer­to mer­can­te, pe­que­ño y po­bre. En­ton­ces, el pe­tró­leo y un au­ge sal­va­je de los bie­nes raí­ces lo trans­for­ma­ron en una ciu­dad que os­ten­ta un ho­ri­zon­te lleno de ma­ra­vi­llas ar­qui­tec­tó­ni­cas y el ter­cer ae­ro­puer­to de ma­yor ac­ti­vi­dad en el mun­do. “Des­de el pun­to de vis­ta de la sos­te­ni­bi­li­dad, us­ted pro­ba­ble­men­te no la ha­bría he­cho aquí”, di­ce Ja­nus Ros­tock, ar­qui­tec­to pro­mi­nen­te tras­plan­ta­do de Co­pen­ha­gue.

Y, sin em­bar­go, es pre­ci­sa­men­te una ciu­dad sos­te­ni­ble lo que el go­bierno de Dubái aho­ra pre­ten­de crear.

¿Sos­te­ni­ble? ¿Dubái? Los años del au­ge con­vir­tie­ron la ciu­dad en un mo­de­lo del ex­ce­so que re­sul­ta cuan­do la ener­gía ba­ra­ta se en­cuen­tra con la in­di­fe­ren­cia am­bien­tal. El es­quí en in­te­rio­res es so­lo un sím­bo­lo: Dubái que­ma mu­cho más com­bus­ti­ble fó­sil pa­ra te­ner ai­re acon­di­cio­na­do en sus to­rres de cris­tal. Pa­ra man­te­ner fun­cio­nan­do los gri­fos de to­dos esos edi­fi­cios, esen­cial­men­te hier­ve al día el equi­va­len­te a cien­tos de al­ber­cas olím­pi­cas lle­nas de agua de mar. Y, pa­ra crear más pla­yas pa­ra más ho­te­les y vi­llas de lu­jo, ha en­te­rra­do arre­ci­fes de co­ral ba­jo in­men­sas is­las artificiales.

En 2006, el Fon­do Mun­dial pa­ra la Na­tu­ra­le­za (WWF) de­cla­ró a los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos co­mo el país con la ma­yor hue­lla eco­ló­gi­ca per cá­pi­ta, en par­ti­cu­lar de­bi­do a sus emi­sio­nes de car­bono. Sin du­da, el sa­co le que­da­ba a Dubái. Tras una dé­ca­da,

la po­bla­ción de la ciu­dad se ha du­pli­ca­do a más de 2.8 mi­llo­nes. Y, sin em­bar­go, al­go más ha pa­sa­do des­de 2006. Dubái ha em­pe­za­do a cam­biar.

Los re­lu­cien­tes tre­nes sin con­duc­tor del me­tro co­rren aho­ra a lo lar­go de la au­to­pis­ta Je­que Za­yed. Un desa­rro­llo ha­bi­ta­cio­nal nue­vo, lla­ma­do The Sus­tai­na­ble City [Ciu­dad Sos­te­ni­ble], re­ci­cla su agua y desechos, y pro­du­ce más ener­gía que la que con­su­me. Afue­ra, en el de­sier­to, Dubái cons­tru­ye una gi­gan­tes­ca plan­ta de ener­gía so­lar. “La di­ri­gen­cia ha re­co­no­ci­do que el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía no es sos­te­ni­ble si no se to­man me­di­das so­bre las emi­sio­nes”, se­ña­la Tan­zeed Alam,

di­rec­tor de cli­ma y ener­gía de la So­cie­dad de Vi­da Sil­ves­tre de los Emi­ra­tos, so­cio lo­cal de WWF.

En Dubái, “la di­ri­gen­cia” es Su Al­te­za, el je­que Moha­med bin Ras­hid Al Mak­toum, el emir he­re­di­ta­rio de 68 años, tam­bién co­no­ci­do co­mo el So­be­rano. El je­que Moha­med en­tró en fun­cio­nes en 2006. Ha de­cre­ta­do que su ciu­dad re­ci­ba 75% de su ener­gía de fuen­tes lim­pias pa­ra 2050. Quie­re te­ner la me­nor hue­lla de car­bono del mun­do. Mu­chas de las per­so­nas que co­no­cí en una vi­si­ta re­cien­te, en­tre ellas Ros­tock y Alam, creen que la ciu­dad real­men­te po­dría con­se­guir­lo. Y si ocu­rre aquí, di­cen, pue­de ocu­rrir en cual­quier par­te.

el je­que moha­med cre­ció en una ca­sa ilu­mi­na­da por lám­pa­ras de acei­te, don­de el agua era traí­da des­de el po­zo del pue­blo en una ca­rre­ta ti­ra­da por un bu­rro. La ca­sa per­te­ne­cía a su abue­lo, el emir; la fa­mi­lia Al Mak­toum ha go­ber­na­do Dubái des­de 1833. La ca­sa to­da­vía se en­cuen­tra cer­ca de la bo­ca de la ría de Dubái, un puer­to na­tu­ral que es la ra­zón de que exis­ta la ciu­dad. El pa­dre del je­que Moha­med, el je­que Ras­hid bin Said Al Mak­toum, cre­ció en la mis­ma ca­sa y, cuan­do era jo­ven, so­por­tó años en los que la gen­te de Dubái pa­de­cía ham­bre; la Gran De­pre­sión y las per­las cul­ti­va­das ha­bían aca­ba­do con el mer­ca­do del bu­ceo de per­las, la prin­ci­pal em­pre­sa de la ciu­dad.

El je­que Ras­hid em­pe­zó a mo­der­ni­zar Dubái des­pués de asu­mir el go­bierno en 1958 y, en par­ti­cu­lar, des­pués de que el pe­tró­leo co­men­za­ra a fluir a fi­na­les de los años se­sen­ta. Rá­pi­da­men­te trajo elec­tri­ci­dad, agua co­rrien­te y ca­mi­nos pa­vi­men­ta­dos. Cons­tru­yó es­cue­las, un ae­ro­puer­to y, en 1979, el World Tra­de Cen­tre de 39 pi­sos (hoy To­rre Je­que Ras­hid), en esa épo­ca el edi­fi­cio más al­to de Me­dio Orien­te.

El ne­go­cio de las per­las no ha­bría du­ra­do pa­ra siem­pre y el je­que Ras­hid sa­bía que el pe­tró­leo tam­po­co lo ha­ría. Dubái cuen­ta con so­lo una par­te del pe­tró­leo de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU); Abu Da­bi tie­ne la ma­yor par­te. Así, aun­que Dubái no era un cen­tro de co­mer­cio mun­dial en 1979, cuan­do el je­que Ras­hid cons­tru­yó el cen­tro de co­mer­cio, de­ci­dió con­ver­tir a Dubái en uno de ellos. Ese mis­mo año abrió un se­gun­do puer­to más gran­de en Je­bel Ali, a 40 ki­ló­me­tros de la Ría, co­mo se le co­no­ce.

Su hi­jo Moha­med lle­nó el es­pa­cio va­cío en­tre am­bos y con­vir­tió a Dubái en un cen­tro no so­lo de co­mer­cio y fi­nan­zas, sino tam­bién, im­pro­ba­ble­men­te, de desa­rro­llo tu­rís­ti­co e in­mo­bi­lia­rio. Ca­da emi­ra­tí ha si­do du­ran­te mu­cho tiem­po due­ño de una par­ce­la pa­ra su pro­pia vi­lla. Pe­ro, a prin­ci­pios de los años dos mil, cuan­do Dubái em­pe­zó a per­mi­tir que ex­tran­je­ros fue­ran due­ños de pro­pie­da­des –ca­si to­dos atraí­dos por la fal­ta de im­pues­tos so­bre la ren­ta–, flu­yó el efec­ti­vo. Cua­tro gran­des desa­rro­lla­do­res se re­par­tie­ron la tie­rra. Los tra­ba­ja­do­res lle­ga­ron des­de el sur de Asia pa­ra cons­truir vi­llas y ras­ca­cie­los re­ves­ti­dos de cris­tal, que no es el ma­te­rial ideal en una tie­rra de sol im­pla­ca­ble, pe­ro era lo que exi­gía el mer­ca­do. Los tra­ba­ja­do­res vi­vían en cam­pos, con fre­cuen­cia mi­se­ra­bles, en con­di­cio­nes que al­gu­nos de­cían que re­cor­da­ban la es­cla­vi­tud.

La ciu­dad se ex­pan­dió rá­pi­da­men­te ha­cia la cos­ta. Se ex­ten­dió al gol­fo Pér­si­co en pe­nín­su­las artificiales cons­trui­das so­bre can­ti­da­des ti­tá­ni­cas de are­na dra­ga­da; se ex­ten­dió al de­sier­to de Ara­bia. “Cuan­do exa­mi­nas có­mo ha cre­ci­do Dubái, so­lo hay es­ta ob­se­sión por ex­pan­dir­se ha­cia el de­sier­to –afir­ma Yas­ser Els­hesh­tawy, ar­qui­tec­to egip­cio-es­ta­dou­ni­den­se que ha da­do cla­ses en la Uni­ver­si­dad de los EAU en Al Ain du­ran­te 20 años–. La ener­gía era ba­ra­ta. Te­nías au­to­mó­vi­les. Así que, ¿por qué no?”

La as­pi­ra­ción del je­que Moha­med era la mis­ma que la de su pa­dre, so­lo que más gran­de: que­ría que Dubái su­pe­rara al mun­do, pa­ra de­mos­trar­le a es­te que los ára­bes po­dían ser pio­ne­ros otra vez, co­mo lo fue­ron en la Edad Me­dia. Su es­tra­te­gia ha si­do atraer el mun­do a Dubái. Apro­xi­ma­da­men­te, 90% de los 2.8 mi­llo­nes de re­si­den­tes son ex­pa­tria­dos que vi­ven en un lu­gar don­de, has­ta no ha­ce mu­cho, unos cuan­tos mi­les de ára­bes lu­cha­ban por so­bre­vi­vir. Pe­ro to­da esa gen­te tie­ne que man­te­ner­se vi­va en el de­sier­to.

En es­tos días, Dubái con­su­me gran can­ti­dad de elec­tri­ci­dad y agua co­rrien­te. La ma­yo­ría pro­vie­ne de una so­la plan­ta in­dus­trial de cua­tro ki­ló­me­tros de lon­gi­tud en Je­bel Ali. Ahí, la Au­to­ri­dad de Elec­tri­ci­dad y Agua de Dubái (DEWA) que­ma gas na­tu­ral pa­ra ge­ne­rar 10 gi­ga­va­tios de elec­tri­ci­dad. El ca­lor so­bran­te se uti­li­za pa­ra desa­li­ni­zar agua de mar (más de 2000 mi­llo­nes de li­tros dia­rios). El gas lle­ga por un ga­seo­duc­to des­de Ca­tar, con quien EAU rom­pió re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en ju­nio, y en bu­ques cis­ter­na des­de lu­ga­res tan le­ja­nos co­mo Es­ta­dos Uni­dos.

Dubái, un di­mi­nu­to emi­ra­to que su­po­ne­mos ri­co en pe­tró­leo, de­pen­de de com­bus­ti­bles fó­si­les im­por­ta­dos pa­ra su so­por­te vi­tal. Un fun­cio­na­rio de DEWA, pa­ra tra­tar de trans­mi­tir­me có­mo se sen­tía al res­pec­to, apre­tó fuer­te­men­te su gar­gan­ta con una mano. Pe­ro hay un as­pec­to po­si­ti­vo en esa sen­sa­ción de aho­go: pue­de mo­ti­var­te a cam­biar tus cir­cuns­tan­cias.

LA cri­sis fi­nan­cie­ra MUN­DIAL de 2008 y 2009 lle­vó a un al­to el au­ge de Dubái. El tu­ris­mo se des­plo­mó, así co­mo los pre­cios de los bie­nes raí­ces. Dubái tu­vo que ser res­ca­ta­do de la deu­da por Abu Da­bi. “La cri­sis fue pro­ba­ble­men­te lo me­jor que nos pa­só, una bendición dis­fra­za­da –di­ce Ha­bi­ba Al Ma­ras­hi, co­fun­da­do­ra de Emi­ra­tes En­vi­ron­men­tal Group, or­ga­ni­za­ción de re­ci­cla­je y edu­ca­ción–. Fre­nó el rit­mo lo­co de cons­truc­cio­nes”.

Cuan­do la ciu­dad se to­mó un res­pi­ro, te­nía va­rias ra­zo­nes pa­ra re­con­si­de­rar su ca­mino. En Du­bai Hol­ding, la em­pre­sa de desa­rro­llo pro­pie­dad del je­que Moha­med, “uno de los pro­ble­mas

era có­mo iba Dubái a su­mi­nis­trar ener­gía a to­dos esos enor­mes desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios”, ex­po­ne el con­sul­tor en ener­gía Robin Mills, quien tra­ba­ja­ba allí en esa épo­ca. Las op­cio­nes ver­des es­ta­ban en el ai­re: Mas­dar City, di­se­ña­da por la em­pre­sa del ar­qui­tec­to es­tre­lla Nor­man Fos­ter y pro­yec­ta­da co­mo la pri­me­ra ciu­dad del mun­do con ce­ro emi­sio­nes de car­bono, sin au­to­mó­vi­les y ac­cio­na­da por ener­gía so­lar, ape­nas em­pe­za­ba a sur­gir de las are­nas de Abu Da­bi.

Lo más im­por­tan­te era que el pre­cio de la ener­gía so­lar se des­plo­ma­ba y la ten­den­cia a la ba­ja ha se­gui­do. En fe­bre­ro pa­sa­do, cuan­do vi­si­té el Par­que So­lar Moha­med bin Ras­hid Al Mak­toum, a 50 ki­ló­me­tros del cen­tro de la ciu­dad, DEWA com­ple­ta­ba la ins­ta­la­ción de pa­ne­les so­la­res con una po­ten­cia so­lar de 200 me­ga­va­tios y ha­bía fir­ma­do un con­tra­to pa­ra los si­guien­tes 800 me­ga­va­tios, a 2.99 cen­ta­vos el ki­lo­va­tio-ho­ra. Se pla­nea te­ner 5000 me­ga­va­tios en el si­tio pa­ra 2030.

“El po­ten­cial so­lar es tan gran­de aquí –se­ña­la Mills–. Mi­llo­nes de hec­tá­reas de de­sier­to va­cío y mu­cho es­pa­cio en los te­chos. La ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad, pa­ra mí, es prác­ti­ca­men­te un ‘pro­ble­ma re­suel­to’”.

Des­pués de los años des­pil­fa­rra­do­res del au­ge, Dubái tam­bién es­tá tra­tan­do de res­trin­gir la de­man­da de elec­tri­ci­dad y agua. Los pre­cios se han in­cre­men­ta­do de ma­ne­ra sus­tan­cial (aun­que aún es­tán sub­si­dia­dos) y los nue­vos edi­fi­cios ya no se cons­tru­yen co­mo si la ener­gía y el agua fue­ran ili­mi­ta­das, di­ce Saeed Al Ab­bar, quien en­ca­be­za el Emi­ra­tes Green Buil­ding Coun­cil. To­da­vía pue­den te­ner fa­cha­das de cris­tal, pe­ro de­ben con­tar con ca­len­ta­do­res de agua so­la­res, por ejem­plo, y sis­te­mas que ba­jan au­to­má­ti­ca­men­te las lu­ces y el ai­re acon­di­cio­na­do cuan­do las per­so­nas es­tán au­sen­tes. “Lo que he vis­to es un cam­bio enor­me”, afir­ma Al Ab­bar. Es­tá ayu­dan­do a di­se­ñar el pri­mer edi­fi­cio de ofi­ci­nas de “ener­gía ne­ta nu­la”, el cual pro­du­ci­rá tan­ta ener­gía co­mo la que con­su­ma.

El pri­mer desa­rro­llo ha­bi­ta­cio­nal de ener­gía ne­ta nu­la se abrió al sur de la ciu­dad. El se­cre­to de The Sus­tai­na­ble City, in­di­ca su desa­rro­lla­dor Fa­ris Saeed, cons­truc­tor re­for­ma­do de to­rres de cris­tal, no cons­ta so­lo de los pa­ne­les so­la­res que dan som­bra a to­do el es­pa­cio de es­ta­cio­na­mien­to y a la te­rra­za del te­cho, ni de los ca­len­ta­do­res de agua so­la­res que abas­te­cen ca­da ho­gar. Ra­di­ca en op­cio­nes sen­ci­llas, co­mo agru­par las 500 ca­sas en for­ma de L, lo su­fi­cien­te­men­te jun­tas y en ca­lles es­tre­chas pa­ra que se den som­bra en­tre sí, co­mo las ca­sas an­ti­guas cer­ca de la Ría.

To­dos es­tos es­fuer­zos han em­pe­za­do a va­ler la pe­na. El con­su­mo per cá­pi­ta de elec­tri­ci­dad y agua dis­mi­nu­ye y, di­ce el go­bierno, tam­bién las emi­sio­nes per cá­pi­ta de car­bono, el prin­ci­pal mo­tor de la enor­me hue­lla de car­bono de Dubái. El re­si­den­te pro­me­dio de Dubái “emi­te” aho­ra me­nos de 18 to­ne­la­das al año, ape­nas un po­co más que el es­ta­dou­ni­den­se pro­me­dio. Pe­ro el con­su­mo y las emi­sio­nes to­ta­les si­guen au­men­tan­do, por­que la po­bla­ción lo ha­ce. Y un re­si­den­te de Dubái to­da­vía emi­te tres ve­ces más que uno de la ciu­dad de Nue­va York, en par­te por­que Dubái cre­ció, igual que mu­chas ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses, en torno al au­to­mó­vil. Los re­si­den­tes del desa­rro­llo que da prio­ri­dad a los pea­to­nes cons­trui­do por Saeed pue­den ca­mi­nar a res­tau­ran­tes, a una tien­da de

“La cri­sis eco­nó­mi­ca fue lo me­jor que nos pa­só”.

Ha­bi­ba Al Ma­ras­hi,

ac­ti­vis­ta am­bien­tal

aba­rro­tes, a una mez­qui­ta y a una es­cue­la en el ca­mino, pe­ro to­da­vía se en­cuen­tran a en­tre 16 y 25 ki­ló­me­tros de cual­quie­ra de los múl­ti­ples cen­tros co­mer­cia­les de Dubái. El me­tro, con lo va­lio­so que es, no lle­ga a The Sus­tai­na­ble City.

Los pla­ni­fi­ca­do­res re­con­si­de­ran có­mo se mue­ve la gen­te al­re­de­dor de los pro­pios cen­tros. Ja­nus Ros­tock, ar­qui­tec­to en je­fe de At­kins, la fir­ma que di­se­ñó el me­tro, el ho­tel en for­ma de ve­la Burj Al Arab y la Ópe­ra de Dubái, di­ri­ge un es­fuer­zo pa­ra trans­for­mar la zo­na al­re­de­dor de Burj Kha­li­fa en un dis­tri­to de tien­das y res­tau­ran­tes de plan­ta ba­ja que in­vi­ten a la gen­te a pa­sear. Cer­ca del Mall de

los Emi­ra­tos, la mis­ma Du­bai Hol­ding, del je­que Moha­med, ha pla­ni­fi­ca­do un desa­rro­llo de usos mix­tos a 1.5 ki­ló­me­tros, lla­ma­do Ju­mei­rah Cen­tral, don­de cien­tos de edi­fi­cios se dis­pon­drán en man­za­nas pea­to­na­les.

To­das las dis­cu­sio­nes so­bre el fu­tu­ro de Dubái lle­van de vuel­ta al So­be­rano y, tan­to por par­te de los emi­ra­tíes co­mo de los ex­pa­tria­dos, es­cu­ché tes­ti­mo­nios acer­ca del de­ci­si­vo li­de­raz­go del je­que Moha­med. “No te­ne­mos mu­chas for­ma­li­da­des –di­ce Hus­sain Loo­tah, di­rec­tor ge­ne­ral del go­bierno mu­ni­ci­pal–. Aquí, los pro­yec­tos to­man días pa­ra ha­cer­se; en otras par­tes, años”. No es so­lo la

fal­ta de trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos; sin pren­sa li­bre, par­ti­dos po­lí­ti­cos o elec­cio­nes li­bres, hay po­ca opo­si­ción a los pro­yec­tos avalados por el So­be­rano.

Du­ran­te los años del au­ge, es­te sis­te­ma pro­du­jo una ex­pan­sión pre­ci­pi­ta­da y pro­yec­tos des­ca­be­lla­dos, co­mo Is­las del Mun­do, un ar­chi­pié­la­go de 300 is­las artificiales (con for­ma de paí­ses) que per­ma­ne­ce en su ma­yo­ría des­ha­bi­ta­do. Pe­ro tam­bién pro­du­jo el me­tro de Dubái, un éxi­to es­tu­pen­do cons­trui­do en me­nos de una dé­ca­da y abier­to du­ran­te el pun­to ál­gi­do de la cri­sis fi­nan­cie­ra. Pro­yec­tos co­mo ese dan es­pe­ran­za a los ex­per­tos de la sos­te­ni­bi­li­dad.

Qui­zá la prin­ci­pal ra­zón pa­ra la es­pe­ran­za es que los im­pe­ra­ti­vos am­bien­ta­les de Dubái se ali­nean con los eco­nó­mi­cos. No es so­lo que la ener­gía so­lar sea ba­ra­ta. Dubái se trans­for­ma aho­ra, di­ce Ros­tock, por­que tie­ne que ha­cer­lo, por­que es­tá com­pi­tien­do con otras ciu­da­des por negocios y gen­te, y la sos­te­ni­bi­li­dad es­tá ahí. “Lo que te­ne­mos es vo­lun­tad y un im­pul­so pa­ra cam­biar Dubái y có­mo se per­ci­be”, aña­de Ros­tock.

Pe­ro es­ta ciu­dad no tie­ne in­ten­ción de ra­len­ti­zar. En una pa­red de la ofi­ci­na de Loo­tah, una se­rie en­mar­ca­da de imá­ge­nes aé­reas mues­tra có­mo ha evo­lu­cio­na­do Dubái des­de 1935, cuan­do era un pue­blo po­bre de pes­ca­do­res. En el cen­tro se en­cuen­tra una vi­sua­li­za­ción del fu­tu­ro: mues­tra una cos­ta aún más ates­ta­da de is­las artificiales de lo que es­tá hoy. La po­bla­ción de Dubái es­tá en vías de du­pli­car­se a más de cin­co mi­llo­nes pa­ra 2030.

El cue­llo de bo­te­lla, si so­bre­vie­ne, se­rá el agua más que la ener­gía. Un mar ce­rra­do y po­co pro­fun­do, el gol­fo Pér­si­co, ya es 20% más sa­la­do que el océano y se sa­la to­da­vía más: di­ques en Tur­quía e Irak des­vían el agua po­ta­ble, el cam­bio climático in­cre­men­ta la eva­po­ra­ción –lo que ca­lien­ta aún más a Dubái– y las plan­tas de desa­li­ni­za­ción des­car­gan sal­mue­ra ca­lien­te. Llegará el mo­men­to en que el agua sea más di­fí­cil de desa­li­ni­zar y qui­zá re­sul­te de­ma­sia­do sa­la­da pa­ra sos­te­ner la gran can­ti­dad de vi­da ma­ri­na que al­gu­na vez sos­tu­vo a Dubái. “Aún sen­ti­mos que po­de­mos en­fren­tar­lo”, re­ve­la Loo­tah. Con tec­no­lo­gía, “to­do es po­si­ble”.

Con su­fi­cien­te ener­gía so­lar, in­clu­so es po­si­ble es­quiar sin cul­pa en in­te­rio­res y, con el cam­bio climático, Dubái pue­de ne­ce­si­tar el res­pi­ro. En ve­rano, la gen­te ya sa­le lo me­nos po­si­ble. Es pro­ba­ble que pa­ra 2100 ha­ya días tan ca­lien­tes y hú­me­dos que sa­lir po­dría ma­tar­te. ¿De­be­ría es­ta ciu­dad in­clu­so es­tar aquí? Le planteo la pre­gun­ta a Alam. “Es la pre­gun­ta equi­vo­ca­da –di­ce–. Se tra­ta más de acep­tar dón­de es­ta­mos hoy y có­mo lo ha­re­mos me­jor. Es una pre­gun­ta so­bre el de­re­cho al desa­rro­llo y el de­re­cho de los se­res hu­ma­nos a un me­jor fu­tu­ro. ¿Có­mo ha­ce­mos ciu­da­des me­jo­res?”.

Ski Du­bai, ha­za­ña del ai­re acon­di­cio­na­do, es el pri­mer par­que de es­quí in­te­rior de Me­dio Orien­te, en el que los emi­ra­tíes apren­den es­te de­por­te an­tes de ir al ex­tran­je­ro. Pron­to ha­brá una pis­ta sin pre­ce­den­tes, par­te de un au­ge in­mo­bi­lia­rio es­ti­mu­la­do por la Ex­po 2020, ex­hi­bi­ción de seis me­ses que se es­pe­ra atrai­ga a 25 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes.

Abier­to en 2016, el Ca­nal de Agua de Dubái co­nec­ta el gol­fo Pér­si­co y el puer­to na­tu­ral de la ciu­dad: la cul­mi­na­ción de un plan con­ce­bi­do en 1959 por el go­ber­nan­te mo­der­ni­za­dor de la ciu­dad. El pro­yec­to au­men­ta el pre­cio de los pre­dios cos­te­ros, pro­gra­ma­dos pa­ra vi­vien­das, par­ques y sen­de­ros pú­bli­cos, ma­ri­nas y un trans­bor­da­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.