TRO­FEOS A DEBATE

La ca­ce­ría de­por­ti­va con­tri­bu­ye a fi­nan­ciar la pro­tec­ción de es­pe­cies. Pe­ro mu­chos crí­ti­cos afir­man que los be­ne­fi­cios no com­pen­san la ma­la pu­bli­ci­dad y que, ac­tual­men­te, la matanza de gran­des pre­sas es an­ti­éti­ca.

National Geographic (Chile) - - Contenido - Por Mi­chael Pa­ter­ni­ti Fo­to­gra­fías de Da­vid Chan­ce­llor

¿Ayu­da la ca­za de­por­ti­va a la con­ser­va­ción, co­mo afir­man al­gu­nos?

Una es­ta­dou­ni­den­se de 13 años trans­por­ta el ca­dá­ver de un bon­te­bok a su cam­pa­men­to en Ca­bo Orien­tal, Su­dá­fri­ca. Ma­tó el an­tí­lo­pe en 2010 y con­ser­vó la piel y los cuer­nos.

Ro­dea­do de más de 100 tro­feos de ca­za afri­ca­nos, en su ho­gar de Wil­ming­ton, De­la­wa­re, es­te ca­za­dor AFIR­MA QUE LA PER­SE­CU­CIÓN LE HA APA­SIO­NA­DO DES­DE QUE TE­NÍA 12 AÑOS. LA CA­CE­RÍA “SE me me­tió en la san­gre” Y AÑA­DE QUE “ME GUS­TA­RÍA PEN­SAR QUE SOY un con­ser­va­cio­nis­ta y un co­lec­cio­nis­ta”.

Un ca­za­dor de Te­xas usó un dar­do tran­qui­li­zan­te pa­ra de­rri­bar es­te ri­no­ce­ron­te en 2010, en una gran­ja de ani­ma­les de pre­sa de Ca­bo Nor­te, Su­dá­fri­ca. Po­co des­pués, un ve­te­ri­na­rio re­vi­só al ani­mal se­da­do y con los ojos cu­bier­tos pa­ra man­te­ner­los hú­me­dos. Es­te ti­po de ca­ce­ría ofre­ce la emo­ción de la per­se­cu­ción sin la matanza. A par­tir de 2012, un cam­bio de le­gis­la­ción es­ta­ble­ció que so­lo los ve­te­ri­na­rios pue­den dis­pa­rar dar­dos tran­qui­li­zan­tes; los ca­za­do­res usan dar­dos que con­tie­nen vi­ta­mi­nas.

A su pa­so, los ele­fan­tes de­ja­ban ra­mas par­ti­das y ex­cre­men­to ti­bio. Al cap­tar nues­tro olor, nues­tro su­dor mez­cla­do con la hier­ba re­que­ma­da por el sol, se ale­ja­ban al tro­te y ba­rri­tan­do, has­ta per­der­se de vis­ta.

Po­co des­pués, otros más se di­bu­ja­ron en el ho­ri­zon­te, a la som­bra de unos ár­bo­les co­no­ci­dos co­mo es­pi­na de ca­me­llo; som­bras ocul­tas en la som­bra. Pe­se a su enor­mi­dad, aque­llos ani­ma­les eran ca­si im­per­cep­ti­bles, ex­cep­to pa­ra los ojos más pe­ne­tran­tes. Y ese día, di­chos ojos per­te­ne­cían a Dam, un ras­trea­dor de la et­nia lo­cal san, quien es­ta­ba pa­ra­do en la par­te tra­se­ra del Land Crui­ser.

“Olip­hant!”, ex­cla­mó, in­cli­nán­do­se ha­cia el la­do de­re­cho del vehícu­lo pa­ra se­ña­lar las hue­llas en la are­na. Gol­peó la puer­ta y nos de­tu­vi­mos brus­ca­men­te. Dam ba­jó de un sal­to y re­vi­só una hue­lla de bor­des al­tos, con im­pre­sio­nes más so­me­ras en el in­te­rior, co­mo bur­bu­jas. Hi­zo un ade­mán y Fe­lix Mar­ne­wec­ke, el ca­za­dor y guía pro­fe­sio­nal de nues­tra ex­pe­di­ción, se apeó por la puer­ta del con­duc­tor. El cua­ren­tón ro­bus­to, son­ro­sa­do y ru­bio reunía to­dos los re­qui­si­tos pa­ra el pa­pel, in­clui­dos el som­bre­ro de te­la y los pan­ta­lo­nes cor­tos. Con ex­pre­sión in­qui­si­ti­va, se pa­ró so­bre aque­lla im­pron­ta pa­ra es­tu­diar­la un mo­men­to y, lue­go, asin­tió con la ca­be­za. La ma­le­za de­sér­ti­ca de Nyae Nyae es ho­gar de las fa­mi­lias san, pe­ro tam­bién re­fu­gio de al­gu­nos de los úl­ti­mos ele­fan­tes sil­ves­tres más gran­des del mun­do. Y la hue­lla era prue­ba de ello.

Los de­más ba­ja­mos del vehícu­lo, se­gui­dos por el ras­trea­dor, a quien so­lo lla­ma­ban “El Vie­jo”, un ras­trea­dor en en­tre­na­mien­to y otro san, quien ac­tua­ba co­mo “guar­dia de ca­za”, pa­ra ga­ran­ti­zar que la ca­ce­ría cum­plie­ra con las cuo­tas y las re­glas

Los ele­fan­tes apa­re­cían en ma­na­das, va­gan­do en cuen­cas pol­vo­rien­tas en bus­ca de agua. Las tem­pe­ra­tu­ras sep­tem­bri­nas se apro­xi­ma­ban a los 40 °C al me­dio­día y los pa­qui­der­mos se des­pla­za­ban por el bor­de del de­sier­to del Ka­laha­ri, Na­mi­bia, den­tro de los lí­mi­tes de Nyae Nyae, re­ser­va de fau­na ges­tio­na­da por una co­mu­ni­dad de unas 2 800 per­so­nas de la et­nia san, quie­nes vi­ven en con­di­cio­nes im­pla­ca­bles.

de la con­ser­va­ción. El úl­ti­mo en apa­re­cer ba­jo aquel ca­lor so­fo­can­te fue el pro­pio clien­te, un em­pre­sa­rio es­ta­dou­ni­den­se, quien abrió la puer­ta del pa­sa­je­ro y, alar­gan­do las ma­nos, to­mó su ar­ma de la re­pi­sa: un ri­fle do­ble .470 Ni­tro Ex­press de cin­co ki­los y me­dio, he­cho a la me­di­da. Esas ar­mas, que pue­den cos­tar has­ta 200 000 dó­la­res, son las fa­vo­ri­tas pa­ra la ca­za ma­yor de­bi­do a su po­der de pa­ra­da; por su­pues­to, pa­ra eso es­ta­ba allí, pa­ra ob­te­ner un tro­feo. De he­cho, ha­bía dos de ellos. Ca­za­dor en­tu­sias­ta, cu­yas aven­tu­ras le ha­bían con­du­ci­do a Asia cen­tral pa­ra aba­tir ar­ga­líes a 4500 me­tros de al­ti­tud y tam­bién al Con­ti­nen­te Ne­gro pa­ra ca­zar leo­par­dos, es­ta­ba de vuel­ta en Áfri­ca en bus­ca de ele­fan­tes.

Se­gún Mar­ne­wec­ke, la ta­ri­fa ac­tual de un so­lo ele­fan­te du­ran­te una ca­ce­ría de 14 días es de unos 80 000 dó­la­res. Y en Nyae Nyae, el lí­mi­te anual de cin­co ele­fan­tes co­mo tro­feos de ca­za re­pre­sen­ta una bue­na su­ma pa­ra los san, ya que par­te de la ta­ri­fa se en­tre­ga di­rec­ta­men­te a los miem­bros de la co­mu­ni­dad y a un fon­do pa­ra pro­yec­tos de con­ser­va­ción, que pro­te­gen la fau­na de la re­gión. Por lo que res­pe­ta a los tro­feos ele­fan­ti­nos, el clien­te pue­de vol­ver a ca­sa con los col­mi­llos, mien­tras que los san se que­dan con la car­ne.

Mar­ne­wec­ke y su clien­te –quien so­li­ci­tó el ano­ni­ma­to, da­da la con­tro­ver­sia por la ca­za de ele­fan­tes– car­ga­ron con sus ri­fles al hom­bro y em­pren­die­ron la mar­cha de­trás de Dam, quien em­pe­zó a se­guir el ras­tro con la ce­le­ri­dad de una lie­bre. Mar­ne­wec­ke se vol­vió ha­cia mí y me di­jo, mien­tras yo da­ba tras­piés tra­tan­do de se­guir­les el pa­so: “Te ju­ro que no hay me­jor ras­trea­dor en Áfri­ca. Ja­más se da por ven­ci­do, aun­que de­ba re­co­rrer 48 ki­ló­me­tros”.

Es­te ku­dú pro­por­cio­nó abun­dan­te car­ne a los ni­ños que vi­ven en la Re­ser­va Nyae Nyae de Na­mi­bia. Lue­go de que un ca­za­dor ale­mán ma­ta­ra el enor­me ma­cho, en 2016, los an­cia­nos de la al­dea se reunie­ron pa­ra bai­lar ce­le­bran­do la cap­tu­ra. En el ca­so de las es­pe­cies tro­feo, la re­ser­va co­bra una ta­ri­fa to­tal a la em­pre­sa or­ga­ni­za­do­ra de la ca­ce­ría y PAR­TE DEL DI­NE­RO Be­ne­fi­cia a los al­dea­nos, quie­nes tam­bién con­ser­van la car­ne. Por su par­te, los clien­tes vuel­ven a ca­sa con las par­tes re­ser­va­das co­mo tro­feos.

des­de char­les dar­win y John Ja­mes Au­du­bon has­ta Theo­do­re Roo­se­velt y Er­nest He­ming­way, los ca­za­do­res más ilus­tres siem­pre se han con­si­de­ra­do na­tu­ra­lis­tas y con­ser­va­cio­nis­tas, com­pro­me­ti­dos con la sos­te­ni­bi­li­dad de las po­bla­cio­nes ani­ma­les y la pre­ser­va­ción de las zo­nas sil­ves­tres don­de ace­chan a sus pre­sas. Y ese ne­xo se ha vuel­to inex­tri­ca­ble. Ca­da año, so­lo en Es­ta­dos Uni­dos, los ca­za­do­res pa­gan cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res en im­pues­tos fe­de­ra­les, que van di­rec­ta­men­te a la ges­tión de vi­da sil­ves­tre y otras ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das. Y cual­quie­ra que ten­ga un fri­go­rí­fi­co re­ple­to de car­ne de ve­na­do te di­rá que el ac­to de cap­tu­rar tu ce­na di­rec­ta­men­te en la na­tu­ra­le­za es mu­cho más hu­ma­ni­ta­rio que com­prar car­ne de ga­na­do in­dus­tria­li­za­da en­vuel­ta en plás­ti­co.

No obs­tan­te, la ca­ce­ría de­por­ti­va mo­der­na, so­bre to­do de los lla­ma­dos “cin­co gran­des” de Áfri­ca (ele­fan­te, león, leo­par­do, ri­no­ce­ron­te y bú­fa­lo de El Ca­bo), su­po­ne una gran can­ti­dad de in­te­rro­gan­tes mo­ra­les y fi­nan­cie­ras. El de­por­te de ma­tar ani­ma­les ame­na­za­dos en la na­tu­ra­le­za pue­de pro­vo­car una opo­si­ción fe­roz. Los bió­lo­gos cal­cu­la­ron que, en­tre 1970 y 2005, la pér­di­da to­tal de gran­des ma­mí­fe­ros en zo­nas pro­te­gi­das del con­ti­nen­te as­cen­dió a 60 %. Y con­for­me las po­bla­cio­nes de gran­des pre­sas si­guen men­guan­do fren­te a la pre­sión de la man­cha hu­ma­na, las nor­mas cli­má­ti­cas cam­bian­tes y la di­se­mi­na­da ca­za ile­gal, al­gu­nos ca­za­do­res (co­mo el clien­te es­ta­dou­ni­den­se de Nyae Nyae) ar­gu­men­tan que la ca­za de ele­fan­tes ma­chos año­sos –cos­to­sa y cui­da­do­sa­men­te re­gu­la­da– ofre­ce un me­dio sos­te­ni­ble pa­ra pro­te­ger tan­to la es­pe­cie co­mo su há­bi­tat.

Se­gui­mos avan­zan­do, si­guien­do las hue­llas. Por fin los avis­ta­mos, des­de lo al­to de una lo­ma:

Lo­xo­don­ta afri­ca­na; pa­re­cían tres ma­chos que ru­mia­ban ho­jas y hier­ba. Mar­ne­wec­ke to­mó sus bi­no­cu­la­res y el clien­te es­ta­dou­ni­den­se em­pu­ñó su ri­fle. To­do con­flu­yó en un pun­to de ten­sión. Los ele­fan­tes afri­ca­nos vi­ven 60 o 70 años y los de col­mi­llos más gran­des sue­len con­tar con más de 45. Los col­mi­llos se mi­den por su pe­so y, pa­ra los ca­za­do­res, cual­quie­ra de más de 23 ki­lo­gra­mos se con­si­de­ra un “buen blan­co”. El clien­te bus­ca­ba al­go en el ran­go de los 32 ki­lo­gra­mos, así que, al fi­nal, los col­mi­llos de aque­llos ele­fan­tes re­sul­ta­ron de­ma­sia­do pe­que­ños. Mar­ne­wec­ke to­mó una de­ci­sión, dio la vuel­ta y em­pren­dió el ca­mino de re­gre­so al Land Crui­ser. Con to­do, na­die pa­re­cía de­cep­cio­na­do: ca­si bas­tó ha­ber es­ta­do unos mo­men­tos cer­ca de aque­llos ani­ma­les ma­jes­tuo­sos.

“Aba­tir re­pre­sen­ta el 5 % fi­nal de una ca­ce­ría de ele­fan­tes –in­for­mó Mar­ne­wec­ke–. Me sien­to muy mal cuan­do mue­re un ele­fan­te, pe­ro esos ani­ma­les pa­gan por la con­ser­va­ción de los 2500 que deam­bu­lan por aquí. La ca­ce­ría de­por­ti­va es el me­jor mo­de­lo eco­nó­mi­co que te­ne­mos en Áfri­ca ac­tual­men­te”. Fue un ar­gu­men­to que muy pron­to es­cu­cha­ría de otros ca­za­do­res y que in­fi­ni­dad de ac­ti­vis­tas y bió­lo­gos ha­cen tri­zas. “A la lar­ga, po­dría sal­var es­te lu­gar. Y tam­bién a los ele­fan­tes”.

Aquel día so­lea­do, pa­ra­do en el ca­lor y el pol­vo del Ka­laha­ri, con los pa­qui­der­mos a nues­tras es­pal­das, no pu­de evi­tar cues­tio­nar­me ¿así fun­cio­na real­men­te? ¿En ver­dad es po­si­ble ma­tar cin­co ele­fan­tes pa­ra sal­var a 2500? O, vis­to des­de la pers­pec­ti­va con­tra­ria, ¿por qué ma­tar si­quie­ra uno?

ÁFRI­CA ES CO­MO un es­pe­jis­mo de ri­cas me­se­tas e im­pre­sio­nan­tes ba­rran­cos, vas­tos de­sier­tos y ríos por­ten­to­sos, in­men­sas ex­ten­sio­nes en apa­rien­cia

sal­va­jes y des­po­bla­das, vi­si­ble­men­te ol­vi­da­das por el tiem­po y la gen­te. A sim­ple vis­ta, po­dría ser el de­pó­si­to de to­das nues­tras ideas so­bre la es­pe­su­ra en su ma­ni­fes­ta­ción más bru­tal. Y, sin em­bar­go, no hay rin­cón que no ha­ya si­do re­cla­ma­do, bien sea mar­ca­do, mo­ne­ti­za­do o dispu­tado. Los ani­ma­les que me­ro­dean por sus tie­rras se han vuel­to mer­can­cías, par­te de un nue­vo con­su­mis­mo; co­mer­cia­li­za­dos y ven­di­dos; mar­cas que com­pi­ten en­tre sí, y, aho­ra, su exis­ten­cia es una cues­tión de de­man­da, ca­pri­cho y cálcu­lo hu­mano. Las pre­sas sal­va­jes son la ver­sión con­ti­nen­tal del pe­tró­leo; al­gún día, tam­bién se ago­ta­rán.

La ca­ce­ría de­por­ti­va –aba­tir gran­des ani­ma­les por un par de cuer­nos o col­mi­llos, una piel o un cuer­po di­se­ca­do– ha flo­re­ci­do en una in­dus­tria mul­ti­mi­llo­na­ria im­pul­sa­da por las uti­li­da­des, a ve­ces su­per­vi­sa­da por go­bier­nos co­rrup­tos. Mu­chos paí­ses sub­saha­ria­nos per­mi­ten la ca­za de­por­ti­va con di­ver­sos gra­dos de trans­pa­ren­cia y con­trol, fi­jan­do cuo­tas anua­les que pre­ten­den re­fle­jar el es­ta­do de las es­pe­cies sil­ves­tres y crean­do ex­clu­sio­nes pa­ra po­bla­cio­nes muy vul­ne­ra­bles. Por ejem­plo, Su­dá­fri­ca ya no per­mi­te la ca­za de leo­par­dos. Ke­nia prohi­bió to­da ca­ce­ría de­por­ti­va des­de 1977 y Bot­sua­na, una na­ción com­pa­ra­ti­va­men­te ri­ca en fau­na, emi­tió una prohi­bi­ción tem­po­ral en zo­nas con­tro­la­das por el go­bierno, la cual en­tró en vi­gor en 2014.

Hu­bo una épo­ca en que Áfri­ca pa­re­ció te­ner “un su­mi­nis­tro inago­ta­ble de na­tu­ra­le­za”, di­ce Craig Pac­ker, bió­lo­go es­ta­dou­ni­den­se es­pe­cia­li­za­do en leo­nes, quien ha vi­vi­do y tra­ba­ja­do en el con­ti­nen­te des­de ha­ce más de 40 años. No obs­tan­te, agre­ga, a 10 000 me­tros po­drías ver que los hábitats se es­tán re­du­cien­do. “Los leo­nes em­pie­zan

a vol­ver­se una es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción y los ca­za­do­res no de­be­rían ma­tar esos ani­ma­les por de­por­te, a me­nos que pue­dan pro­por­cio­nar evi­den­cia con­tun­den­te de que ello tie­ne un efec­to sa­lu­da­ble en la con­ser­va­ción de los leo­nes”.

Los bió­lo­gos uti­li­zan ese mis­mo ar­gu­men­to con­tra la ca­za de otras gran­des pre­sas, in­clui­dos los ele­fan­tes, cu­yas ci­fras con­ti­nen­ta­les se han des­plo­ma­do de ma­ne­ra drás­ti­ca en los úl­ti­mos años. La de­man­da de cuerno de ri­no­ce­ron­te, mar­fil de ele­fan­te y hue­sos de león, so­bre to­do en Asia, ha des­en­ca­de­na­do una pla­ga de ca­za­do­res fur­ti­vos. Pe­ro es­te es un pro­ble­ma muy com­ple­jo, pues mu­chas po­bla­cio­nes ani­ma­les de lu­ga­res es­pe­cí­fi­cos pros­pe­ran con la ca­ce­ría de­por­ti­va, co­mo los ele­fan­tes de Nyae Nyae.

“Si eli­mi­nas to­das las re­ser­vas de Na­mi­bia –se­ña­la Pac­ker–, es po­si­ble que aca­bes con to­da la fau­na sal­va­je y te que­des so­lo con el ga­na­do”. Él y otros bió­lo­gos “es­tán preo­cu­pa­dos por las po­bla­cio­nes, y eso es una abs­trac­ción. En ello es­tri­ba el con­flic­to de las or­ga­ni­za­cio­nes pro de­re­chos de los ani­ma­les, pues, en su opinión, Fi­fi nun­ca de­be mo­rir. Es en­ton­ces cuan­do los bió­lo­gos pue­den pa­re­cer muy crue­les y cal­cu­la­do­res”. Pa­ra Pac­ker, el ob­je­ti­vo no es sal­var un in­di­vi­duo; lo cru­cial es pro­te­ger las po­bla­cio­nes ge­né­ti­ca­men­te via­bles. “No me opon­go a la ca­za, pe­ro de­be ha­ber un tér­mino me­dio”, in­sis­te. Con to­do, con­si­de­ra que ese tér­mino me­dio no es­tá jus­ta­men­te en el pun­to me­dio; opi­na que la ca­ce­ría de­por­ti­va tie­ne ape­nas va­lor mar­gi­nal co­mo he­rra­mien­ta pa­ra la con­ser­va­ción a gran es­ca­la en Áfri­ca.

Por otra par­te, ca­za­do­res y fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les sue­len ci­tar un cálcu­lo muy dispu­tado de la Fun­da­ción In­ter­na­cio­nal Sa­fa­ri Club, un

gru­po pro ca­za cu­ya fi­na­li­dad es pro­mo­ver la con­ser­va­ción y la edu­ca­ción, se­gún el cual cer­ca de 18 000 ca­za­do­res de­por­ti­vos que via­jan anual­men­te al sur y orien­te de Áfri­ca con­tri­bu­yen con 436 mi­llo­nes de dó­la­res al PIB de la re­gión. En con­tras­te, la So­cie­dad Hu­ma­ni­ta­ria In­ter­na­cio­nal afir­ma que el mon­to pa­ra esa re­gión es de ca­si 132 mi­llo­nes de dó­la­res, lo que equi­va­le a 0.03 % del PIB.

En 2013, en un edi­to­rial pu­bli­ca­do en The New York Times, en el que se ar­gu­men­ta en con­tra de la pro­pues­ta del Ser­vi­cio de Pes­ca y Vi­da Sil­ves­tre de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra in­cluir los leo­nes en la lis­ta de es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción, a fin de di­fi­cul­tar que los es­ta­dou­ni­den­ses los ca­cen, el di­rec­tor de fau­na de Tan­za­nia, Ale­xan­der Son­gor­wa, afir­mó que, en­tre 2008 y 2011, los ca­za­do­res que par­ti­ci­pa­ron en sa­fa­ris de 21 días pa­ga­ron cuo­tas gu­ber­na­men­ta­les de has­ta 10 000 dó­la­res e in­yec­ta­ron 75 mi­llo­nes de dó­la­res a la eco­no­mía de su país. Sin em­bar­go, Pac­ker se­ña­la que los 300 000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de áreas de ca­za de Tan­za­nia re­quie­ren una in­ver­sión anual de 600 mi­llo­nes de dó­la­res “y no vas a con­se­guir esa can­ti­dad ca­zan­do leo­nes por 10000 dó­la­res”.

Pa­ra al­gu­nos, el debate “ca­za/an­ti­ca­za” se re­du­ce a los am­bien­ta­lis­tas oc­ci­den­ta­les que in­ten­tan im­po­ner su agen­da en Áfri­ca; una for­ma de neo­co­lo­nia­lis­mo, en pa­la­bras de Mar­ne­wec­ke: “¿Quién le da a na­die, sen­ta­do en otro con­ti­nen­te, el de­re­cho de pre­di­car có­mo de­be­mos ges­tio­nar nues­tra fau­na?”. Los ca­za­do­res en­fa­ti­zan que, con to­dos los pro­vee­do­res que pa­gan pa­ra ope­rar en re­ser­vas y con los ca­za­do­res de­por­ti­vos que cu­bren el pre­cio de las pre­sas que cap­tu­ran, la ca­za ha he­cho con­tri­bu­cio­nes fi­nan­cie­ras sig­ni­fi­ca­ti­vas al con­ti­nen­te y a la pro­tec­ción del há­bi­tat, mien­tras que lo úni­co que han lo­gra­do las fuer­zas an­ti­ca­za es ha­cer rui­do.

Res­pec­to al des­tino de los fon­dos que apor­tan los ca­za­do­res, es al­go en ex­tre­mo di­fí­cil de es­ta­ble­cer, e im­po­si­ble de de­ter­mi­nar en las clep­to­cra­cias. Y, en cual­quier ca­so, co­men­ta Pac­ker, en cuan­to se re­fie­re a fi­nan­ciar la con­ser­va­ción del león, “la can­ti­dad que apor­ta la ca­ce­ría de­por­ti­va es tan in­sig­ni­fi­can­te que, pe­se a los años que esos paí­ses han per­mi­ti­do la ca­za de leo­nes, no sor­pren­de que la po­bla­ción se ha­ya des­plo­ma­do”. La Unión In­ter­na­cio­nal pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za, or­ga­nis­mo que su­per­vi­sa las po­bla­cio­nes ani­ma­les, in­for­ma que la ci­fra de leo­nes en cin­co po­bla­cio­nes de Tan­za­nia se re­du­jo dos ter­cios en­tre 1993 y 2014.

Con to­do, los ca­za­do­res ase­gu­ran que han con­tri­bui­do a fi­nan­ciar de to­do, des­de clí­ni­cas de sa­lud has­ta es­cue­las, po­zos de agua y los suel­dos de los ofi­cia­les pa­ra com­ba­tir la ca­za fur­ti­va, siem­pre de­jan­do en la tie­rra un efec­to ne­ga­ti­vo mu­cho me­nor que la mul­ti­ci­ta­da op­ción a la ca­za: la ob­ser­va­ción de la vi­da sil­ves­tre en la for­ma de sa­fa­ris fo­to­grá­fi­cos. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo de las Na­cio­nes Uni­das cal­cu­ló que 35.4 mi­llo­nes de tu­ris­tas in­ter­na­cio­na­les vi­si­ta­ron Áfri­ca sub­saha­ria­na en 2015 y gas­ta­ron 24 500 mi­llo­nes de dó­la­res. Y las ins­ta­la­cio­nes idea­das pa­ra atraer a una clien­te­la de ni­vel su­pe­rior, an­he­lan­te de

du­chas ca­lien­tes, co­mi­das abun­dan­tes y be­bi­das frías al fi­nal del día, re­quie­ren in­fra­es­truc­tu­ra y equi­pos, in­clu­yen­do, po­si­ble­men­te, una flo­ti­lla de vehícu­los.

Al­gu­nos ca­za­do­res apun­tan al ries­go de que mu­chos tu­ris­tas arrui­nen la ex­pe­rien­cia mis­ma que es­tán bus­can­do. “El Se­ren­gue­ti es in­creí­ble”, di­ce la sue­ca Na­tas­ha Illum-berg, cazadora pro­fe­sio­nal de bú­fa­los ra­di­ca­da en Tan­za­nia, quien, co­mo Mar­ne­wec­ke, guía a sus clien­tes por la es­pe­su­ra pa­ra brin­dar­les “ex­pe­rien­cias de ca­za” y tro­feos. “El crá­ter de Ngo­ron­go­ro es una ma­ra­vi­lla. To­dos es­tos par­ques na­cio­na­les es­tán lle­nos de mi­ni­bu­ses de tu­ris­tas fo­to­grá­fi­cos; es fan­tás­ti­co –pro­si­gue, ad­vir­tien­do que los mi­ni­bu­ses tam­bién ejer­cen pre­sión en esas tie­rras sel­vá­ti­cas em­ble­má­ti­cas–. Pe­ro, ¿qué hay de las otras zo­nas? ¿Cuán­tas per­so­nas han es­ta­do en el área don­de tra­ba­jo, que abar­ca 1300 ki­ló­me­tros cua­dra­dos? Tal vez unas 20 per­so­nas es­te año”. Illum-berg sos­tie­ne que, sin la ca­ce­ría de­por­ti­va, no ha­bría me­di­das con­tra la ca­za fur­ti­va en la re­gión, no ha­bría ges­tión. “Siem­pre di­go: ‘Haz­me una pro­pues­ta me­jor que la ca­za, con la con­di­ción de que sea sos­te­ni­ble’. Por­que, al fi­nal, la gran in­te­rro­gan­te es: ¿quién pa­ga­rá por to­da la di­ver­sión?”.

LA EVI­DEN­CIA MÁS AN­TI­GUA de un ele­fan­te aba­ti­do por hu­ma­nos da­ta de ha­ce ca­si 14000 años y pro­vie­ne de un pan­tano de ba­rro azul de Si­be­ria. Ha­lla­da en la con­fluen­cia de los ríos Ob e Ir­tish, la co­lum­na ver­te­bral de un ma­mut la­nu­do pa­re­ce ha­ber si­do pe­ne­tra­da por un ar­ma de fac­tu­ra hu­ma­na que de­jó ras­tros de pie­dra.

Sin em­bar­go, la ca­ce­ría es más que un in­ter­cam­bio pa­ra el sus­ten­to. En al­gún mo­men­to de nues­tra con­cien­cia na­cien­te, la ca­za lle­gó a equi­pa­rar­se con el es­ta­tus, la vi­ri­li­dad y el po­der. Ta­llas asi­rias de 650 a. C. mues­tran leo­nes li­be­ra­dos de jau­las pa­ra ser­vir de pre­sas a un rey que mon­ta un ca­rro. Y, des­de ha­ce mu­cho, los ma­sáis han ma­ta­do leo­nes co­mo un ri­to de ini­cia­ción.

Con el ad­ve­ni­mien­to de ar­mas me­jo­ra­das, la ca­ce­ría evo­lu­cio­nó tam­bién co­mo un de­por­te con es­tra­ti­fi­ca­cio­nes de cla­se, mi­cro­cul­tu­ras y oca­sio­na­les ejem­plos de fla­gran­te desperdicio. En el con­da­do de Sny­der, Pen­sil­va­nia, los re­gis­tros de 1760 asien­tan que dos ca­za­do­res ma­ta­ron más de 1 000 ani­ma­les.

Los teó­lo­gos fue­ron de los pri­me­ros en cri­ti­car esa car­ni­ce­ría inú­til. A fi­na­les del si­glo XVIII, un ca­za­dor bri­tá­ni­co anó­ni­mo es­cri­bió The Spor­ts­man’s Com­pa­nion o An Es­say on Shoo­ting, en el que abo­ga­ba por la ca­ce­ría jus­ta y asen­ta­ba “ins­truc­cio­nes pa­ra ca­ba­lle­ros” en el cam­po y en el bos­que, in­clu­yen­do un lí­mi­te a la can­ti­dad de pre­sas. Di­chas re­glas fue­ron am­plia­das y re­fi­na­das du­ran­te el si­guien­te si­glo. En 1887, Teddy Roo­se­velt fun­dó Boo­ne and Croc­kett Club, un gru­po de in­flu­yen­tes ca­za­do­res es­ta­dou­ni­den­ses que in­ten­ta­ba pre­ser­var ex­ten­sio­nes de na­tu­ra­le­za del país y que fue de­ter­mi­nan­te pa­ra cons­truir el Sis­te­ma de Par­ques Na­cio­na­les de Es­ta­dos Uni­dos.

En 1934, unos ca­za­do­res blan­cos es­ta­ble­cie­ron la Aso­cia­ción de Ca­za­do­res Pro­fe­sio­na­les de Áfri­ca Orien­tal, en el Ho­tel Nor­folk de Nai­ro­bi, Ke­nia, pro­mul­ga­ron una suer­te de có­di­go de ho­nor y pug­na­ron por le­yes y re­gla­men­tos. Aun cuan­do los miem­bros pre­ten­dían pro­te­ger los te­rre­nos de ca­za, aca­ba­ron con enor­mes can­ti­da­des de pre­sas del con­ti­nen­te. La tec­no­lo­gía ac­tual ha da­do un sal­to cuán­ti­co con dro­nes, vi­deos de ca­ce­rías y ri­fles de al­ta po­ten­cia equi­pa­dos con te­lé­me­tros lá­ser.

Mien­tras tan­to, los kill shots –imá­ge­nes de ca­za­do­res que po­san con sus pre­sas muer­tas– han cau­sa­do sen­sa­ción vi­ral y desata­do la re­pug­nan­cia de ac­ti­vis­tas pro de­re­chos ani­ma­les y en­tre el pú­bli­co ge­ne­ral. En ju­nio de 2015, la gen­te se en­fu­re­ció cuan­do el den­tis­ta de Min­nea­po­lis, Wal­ter Pal­mer, ma­tó a Ce­cil, el po­pu­lar león de Zim­ba­bue. Y la con­tro­ver­sia re­pun­tó en ju­lio de 2017 cuan­do Xan­da, el hi­jo de Ce­cil, fue aba­ti­do du­ran­te una ca­ce­ría de­por­ti­va le­gal.

Con más de la mi­tad de la po­bla­ción del pla­ne­ta asen­ta­da en ciu­da­des, nues­tra re­la­ción con la na­tu­ra­le­za se di­vor­cia ca­da vez más de nues­tra reali­dad co­ti­dia­na. He­mos de­ja­do de for­mar par­te del mun­do sil­ves­tre –des­de la sel­va tro­pi­cal has­ta la me­se­ta es­te­pa­ria afri­ca­na– pa­ra vol­ver­nos sus con­su­mi­do­res. Y, no obs­tan­te, en tan­to co­ma­mos car­ne o vis­ta­mos y use­mos pro­duc­tos de cue­ro, tam­bién se­re­mos al­gu­na suer­te de ca­za­do­res.

Den­tro de la co­mu­ni­dad de ca­za­do­res, nues­tra apre­mian­te men­ta­li­dad de te­ner­lo to­do –el

pri­vi­le­gio de un con­su­mo in­ce­san­te– ha co­men­za­do a ma­ni­fes­tar­se de ma­ne­ras in­quie­tan­tes. Al­gu­nos ca­za­do­res, aho­rrán­do­se el tiem­po y los cos­tos de una ca­ce­ría de­por­ti­va afri­ca­na, que im­pli­ca una per­se­cu­ción jus­ta, han abra­za­do la ca­za en cer­ca­dos –la matanza de ani­ma­les, a me­nu­do ha­bi­tua­dos a ello, que vi­ven en zo­nas cer­ca­das–, re­cu­rrien­do a ce­bos, pas­to­reo con he­li­cóp­te­ros o dis­pa­ran­do a las pre­sas des­de la par­te tra­se­ra de un Land Crui­ser. Tan­za­nia ha no­ti­fi­ca­do ca­sos de ca­za­do­res ex­tran­je­ros que ma­tan ani­ma­les con ri­fles AK-47, in­clu­yen­do hem­bras ges­tan­tes. En un ar­tícu­lo re­cien­te, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Bio­logy Let­ters, científicos so­cia­les des­cri­ben a una ge­ne­ra­ción de ca­za­do­res que “mata y pu­bli­ca”, quie­nes mues­tran una “con­duc­ta ex­hi­bi­cio­nis­ta” al pro­pa­gar sus kill shots en las re­des so­cia­les, a ve­ces en po­ses que so­ca­van la dig­ni­dad del ani­mal cu­ya vi­da aca­ban de to­mar.

En Su­dá­fri­ca, don­de hay unos 2 000 leo­nes sil­ves­tres, la ca­za en re­cin­tos ha cre­ci­do has­ta con­ver­tir­se en una in­dus­tria de más de 100 mi­llo­nes de dó­la­res, con más de 200 ins­ta­la­cio­nes que crían al­re­de­dor de 6 000 gran­des fe­li­nos pa­ra ma­tar­los con fa­ci­li­dad. Se­gún Ian Mi­chler, fo­tó­gra­fo y ope­ra­dor de sa­fa­ris sud­afri­ca­nos que in­ves­ti­gó la in­dus­tria de la ca­za de leo­nes en re­cin­tos pa­ra el do­cu­men­tal de 2015 Blood Lions, los ani­ma­les vi­ven en­jau­la­dos, a ve­ces cria­dos en con­di­cio­nes te­rri­bles. Cuan­do los ma­chos al­can­zan la adul­tez, mu­chos son aba­ti­dos por ta­ri­fas de “ca­za” mu­cho más ba­jas que el pre­cio de un león sil­ves­tre en una ca­ce­ría es­tán­dar de 21 días (5 000 a 15 000 dó­la­res con­tra 50 000 dó­la­res o más). Y el tro­feo es­tá prác­ti­ca­men­te ga­ran­ti­za­do. “Es es­pan­to­so –pro­tes­ta Mi­chler–. Es una con­duc­ta per­ver­sa”.

La ca­za en re­cin­tos tie­ne otra con­se­cuen­cia fu­nes­ta. Mien­tras que los ca­za­do­res to­man, la piel y la ca­be­za, en tan­to que ga­rras y dien­tes se ven­den en las tien­das tu­rís­ti­cas de Nai­ro­bi, los hue­sos hoy tie­nen gran de­man­da y se en­vían a Asia pa­ra pro­du­cir me­di­ci­nas tra­di­cio­na­les. Es­te año, Su­dá­fri­ca au­to­ri­zó la ex­por­ta­ción de has­ta 800 es­que­le­tos de león y la in­quie­tud de bió­lo­gos, gru­pos de con­ser­va­ción y ac­ti­vis­tas pro de­re­chos de los ani­ma­les es que, al le­gi­ti­mar y per­mi­tir es­te co­mer­cio, el país fo­men­ta una ma­yor de­man­da de hue­sos de león y pro­pi­cia la matanza de los cer­ca de 20000 leo­nes sil­ves­tres que aún que­dan en el con­ti­nen­te.

No obs­tan­te, re­sul­ta que al­gu­nos de los crí­ti­cos más vo­ci­fe­ran­tes de es­tas prác­ti­cas de ca­za son los pro­pios ca­za­do­res.

“Si no po­de­mos con­ven­cer a la ma­yo­ría de que la ca­ce­ría es mo­ral­men­te acep­ta­ble –di­ce Kaiu­we Den­ker, re­nom­bra­do ca­za­dor pro­fe­sio­nal de Na­mi­bia–, no ha­brá fu­tu­ro pa­ra no­so­tros”. An­te la ma­la pu­bli­ci­dad y una ma­la con­duc­ta, al­gu­nos ca­za­do­res han re­cu­rri­do al ar­gu­men­to eco­nó­mi­co: su pre­sen­cia en Áfri­ca pro­por­cio­na em­pleos, una es­tra­te­gia via­ble pa­ra ali­viar la po­bre­za. Sin em­bar­go, Den­ker no es­tá de acuer­do: “Me pa­re­ce muy pe­li­gro­so pro­mo­ver so­la­men­te el as­pec­to fi­nan­cie­ro. Sub­sis­ten­cia, ge­ne­ra­ción de in­gre­sos, crea­ción de em­pleos. Es­to es al­go adi­cio­nal. No pue­des jus­ti­fi­car ac­tos in­mo­ra­les con di­ne­ro”.

Cuan­do co­no­cí a Den­ker en su ca­sa, en un va­lle en­tre las mon­ta­ñas Eron­go, a 40 ki­ló­me­tros de la ci­vi­li­za­ción, la­men­tó la in­tru­sión del hom­bre en el pai­sa­je afri­cano. En su opinión, cuan­do la ca­ce­ría se prac­ti­ca co­rrec­ta­men­te, con­du­ce a “una con­ver­sa­ción con tu pro­pia muer­te”. Tam­bién se ri­ge por un con­jun­to de prin­ci­pios es­tric­tos, que in­clu­yen ca­zar pre­sas que me­ro­dean te­rri­to­rios sin cer­ca­dos en hábitats his­tó­ri­cos, co­mo ele­fan­tes y ku­dús, y dis­pa­rar so­lo con­tra ani­ma­les vie­jos en edad no re­pro­duc­ti­va, sin pre­di­lec­ción por los gran­des tro­feos.

“Mu­chos an­ti­ca­za­do­res cri­ti­can la ca­za co­mo una per­ver­sión –in­di­ca Den­ker–. Co­mo tal, la ca­ce­ría no es una per­ver­sión. La lle­va­mos en los ge­nes. Si ca­zar fue­ra in­mo­ral –aña­de–, de­ja­ría de ha­cer­lo de in­me­dia­to. Pe­ro eso se­ría el fin de la na­tu­ra­le­za”.

si re­di­túa, se que­da. Es­cu­ché ese ar­gu­men­to mu­chas ve­ces, en in­con­ta­bles de­ba­tes so­bre la con­ser­va­ción afri­ca­na, en par­te pa­ra ex­pli­car que el di­ne­ro ha mo­di­fi­ca­do la men­ta­li­dad de las po­bla­cio­nes ru­ra­les en cuan­to al va­lor de las gran­des pre­sas. Aquí no hay mi­tos ni fe­ti­ches, ni re­cau­da­cio­nes de fon­dos en torno de una ca­ri­ta tier­na: el leo­par­do es un ase­sino, el ri­no­ce­ron­te es un des­truc­tor. Pa­ra pro­te­ger­se del enemi­go, los al­dea­nos dis­pa­ran y en­ve­ne­nan a los in­tru­sos sin el me­nor sen­ti­men­ta­lis­mo. Y, sin em­bar­go, la pre­mi­sa es

que, si esos ani­ma­les re­pre­sen­tan di­ne­ro pa­ra una co­mu­ni­dad lo­cal, es­ta se es­for­za­rá en con­ser­var y pro­te­ger sus ac­ti­vos.

Fui tes­ti­go pre­sen­cial de ello. Mi es­tan­cia en el Ka­laha­ri coin­ci­dió con el cen­so anual de pre­sas en Nyae Nyae, pa­ra lo cual unos 50 sans acam­pa­ron du­ran­te tres no­ches en di­ver­sos abre­va­de­ros, tra­tan­do de cuan­ti­fi­car la can­ti­dad de ani­ma­les en una ex­ten­sión de 9 000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de are­na, ma­le­za y bao­babs.

Po­dría de­cir­se que, pe­se a su fra­gi­li­dad, Nyae Nyae es una his­to­ria de éxi­to con­di­cio­na­do, de­bi­do, en par­te, a que con los años se han mo­ni­to­rea­do e in­cre­men­ta­do las cuo­tas de ca­za me­tó­di­ca­men­te. La va­rie­dad de ani­ma­les en el me­nú ofre­ci­do a los ca­za­do­res in­clu­ye leo­par­do, ku­dú y ñu, con pre­cios que fi­ja un co­mi­té ges­tor in­te­gra­do por cin­co miem­bros de la re­ser­va. La co­mu­ni­dad de Nyae Nyae com­par­te las ga­nan­cias: el año pa­sa­do, ca­da adul­to ma­yor de 18 años re­ci­bió unos 70 dó­la­res. “Te­ne­mos su­fi­cien­te”, me di­jo el je­fe Bo­bo Tsamk­xao, sen­ta­do en el pa­tio de una ca­sa a pun­to de de­sin­te­grar­se, con sus es­po­sas sen­ta­das en fi­la, en­tre ni­ños y ba­su­ra. Di­cho acuer­do re­quie­re tam­bién que los ca­za­do­res pro­fe­sio­na­les con­tra­ten y en­tre­nen a lu­ga­re­ños, y que con­tri­bu­yan al desa­rro­llo de pro­yec­tos so­cia­les co­mo es­cue­las y clí­ni­cas de sa­lud.

En 1998, Nyae Nyae se con­vir­tió en la pri­me­ra re­ser­va de Na­mi­bia ba­jo pro­pie­dad y ope­ra­ción lo­ca­les. La con­ce­sión se li­ci­ta ca­da cin­co años, lo que per­mi­te que los ca­za­do­res pro­fe­sio­na­les ofer­ten a los san pa­ra ad­qui­rir el de­re­cho a es­ta­ble­cer una ins­ta­la­ción en el lu­gar. El año pa­sa­do, la ofer­ta ga­na­do­ra as­cen­dió a más de 400000 dó­la­res, una can­ti­dad muy ge­ne­ro­sa, en bue­na par­te por­que los

ele­fan­tes se han vuel­to muy gran­des y va­lio­sos. Pa­ra re­cu­pe­rar la can­ti­dad ofer­ta­da, cu­brir sus gas­tos y ob­te­ner uti­li­da­des, los pro­fe­sio­na­les ven­den pa­que­tes de ca­ce­ría a los clien­tes. Y mu­chos ope­ran en más de una re­ser­va; al­gu­nos lo ha­cen en su­fi­cien­tes de ellas pa­ra crear pe­que­ños feu­dos pro­pios.

Cuan­do es­tu­ve allá, en sep­tiem­bre de 2016, Mar­ne­wec­ke aca­ba­ba de en­te­rar­se de que ha­bían me­jo­ra­do su ofer­ta y que, al fi­nal de la tem­po­ra­da, per­de­ría su ope­ra­ción en Nyae Nyae. “Echa­ré de me­nos a los san”, co­men­tó, aun­que te­nía otra re­ser­va al nor­te, la cual lo man­ten­dría ocu­pa­do. Lo que más le preo­cu­pa­ba era la ex­tre­ma fra­gi­li­dad de Nyae Nyae y que pu­die­ran lle­gar per­so­nas irres­pon­sa­bles con in­ten­cio­nes egoís­tas, sur­can­do la re­ser­va con ca­mi­nos nue­vos y per­tur­ban­do el equi­li­brio.

Los go­bier­nos de lu­ga­res co­mo Tan­za­nia han adop­ta­do la es­tra­te­gia opues­ta, ad­qui­rien­do la pro­pie­dad y arren­dan­do te­rre­nos de ca­za. Los crí­ti­cos afir­man que nin­gún país de­be par­ti­ci­par en el ne­go­cio de ven­der y be­ne­fi­ciar­se con la muer­te de los ani­ma­les. Cuan­do las ar­cas men­guan y ha­cen fal­ta fon­dos, reúnen cuo­tas de ca­za sin con­si­de­rar las ci­fras po­bla­cio­na­les de los ani­ma­les. Y en las zo­nas de ca­za don­de no rein­vier­ten los fon­dos no que­da fau­na pa­ra ca­zar. Eso ex­pli­ca­ría por qué 40 % de las zo­nas de ca­za de­sig­na­das de Tan­za­nia se han que­da­do sin ani­ma­les de pre­sa en las úl­ti­mas dé­ca­das.

En el eco­sis­te­ma Se­lous Ga­me Re­ser­ve, co­ti­za­do des­tino pa­ra ca­za­do­res de­por­ti­vos, las ins­pec­cio­nes aé­reas han re­ve­la­do que la po­bla­ción de ele­fan­tes su­ma unos 15 000 in­di­vi­duos, res­pec­to de ca­si 50000 con­ta­bi­li­za­dos ape­nas en 2009. “¿Por qué Se­lous se ha con­ver­ti­do en un cam­po de matanza? –cues­tio­na Ka­tarzy­na No­wak, cien­tí­fi­ca de la con­ser­va­ción aso­cia­da con la Uni­ver­si­dad del Es­ta­do Li­bre en Qwaq­wa, Su­dá­fri­ca–. Si lle­gan ca­za­do­res de to­do el mun­do y el di­ne­ro de los tro­feos lo in­yec­tas en Se­lous pa­ra es­fuer­zos de con­ser­va­ción y con­tra la ca­za fur­ti­va, ¿adón­de han ido a pa­rar to­dos los ele­fan­tes?”.

Craig Pac­ker per­ci­be la con­ser­va­ción de la fau­na afri­ca­na en tér­mi­nos prác­ti­cos: si los ca­za­do­res ma­ta­ran leo­nes “por un mi­llón de dó­la­res y de­vol­vie­ran un mi­llón por león di­rec­ta­men­te a la ges­tión, es­ta­rían pi­san­do en fir­me. Pe­ro ma­tan los leo­nes por de­ce­nas de mi­les de dó­la­res y muy po­co de ese di­ne­ro se des­ti­na a la con­ser­va­ción”. Con 2 000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les po­dría­mos sal­var y pro­te­ger la vi­da sil­ves­tre de los par­ques na­cio­na­les de Áfri­ca, ase­gu­ra Pac­ker. Pe­ro eso ten­dría que sa­lir de so­cios in­ter­na­cio­na­les co­mo el Banco Mun­dial, eco­fi­lán­tro­pos y or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les.

Al­gu­nos ca­za­do­res de­por­ti­vos di­cen que no es jus­to ad­ju­di­car­les la res­pon­sa­bi­li­dad. Pien­sa lo que quie­ras de su de­por­te, pe­ro no son ellos quie­nes fi­jan las ta­ri­fas ni de­ter­mi­nan las cuo­tas. Y ellos no pue­den con­tro­lar la co­rrup­ción en­dé­mi­ca de al­gu­nos paí­ses, aun­que la fo­men­ten de ma­ne­ra in­di­rec­ta. Al­gu­nos afir­man que com­par­ten las in­quie­tu­des de los am­bien­ta­lis­tas que ven co­lap­sar

hábitats y men­guar las po­bla­cio­nes. Ke­vin Reid, pro­pie­ta­rio de un ran­cho de gran­des pre­sas en Te­xas, di­ce que cría es­pe­cies afri­ca­nas en pe­li­gro de ex­tin­ción no so­lo pa­ra el de­por­te, sino pa­ra crear una “bó­ve­da de se­mi­llas de ani­ma­les”, in­clui­dos el oryx y el ri­no­ce­ron­te blan­co, a fin de re­po­blar Áfri­ca una vez que ha­ya re­suel­to sus pro­ble­mas. “Es­ta­mos tra­tan­do de re­ver­tir la ex­tin­ción”, ase­gu­ra Reid.

Así pues, to­do po­dría re­du­cir­se a otro con­jun­to de in­te­rro­gan­tes: a la luz de lo que nos he­mos con­ver­ti­do co­mo es­pe­cie, ¿cuál es la nue­va for­ma que ha ad­qui­ri­do la na­tu­ra­le­za y cuá­les son las re­glas nue­vas que po­drían apli­car­se? Des­pués de arrui­nar­lo de ma­ne­ra tan te­rri­ble, ¿de­be­mos cam­biar nues­tro pro­ce­der fren­te al mun­do na­tu­ral al ser me­nos ad­qui­si­ti­vos, más ge­ne­ro­sos? ¿Es tiem­po de de­jar de ma­tar ma­na­das men­guan­tes por de­por­te y ex­hi­bi­ción? O, qui­zá al­go más di­fí­cil de con­tem­plar, ¿se­rán es­tos tro­feos to­do lo que nos que­de al­gún día, sim­ples re­cuer­dos de la na­tu­ra­le­za sal­va­je que co­no­ci­mos al­gu­na vez?

EL 12º DÍA DE LA CA­CE­RÍA de ele­fan­tes en Nyae Nyae, con el cre­cien­te ca­lor del día, Dam, el ras­trea­dor, ha­lló las hue­llas de tres ma­chos que se des­pla­za­ban jun­tos. Una vez que Mar­ne­wec­ke y su clien­te vie­ron a los pa­qui­der­mos a más de un ki­ló­me­tro de dis­tan­cia, su­pie­ron que eran gran­des y se apro­xi­ma­ron con el vien­to en con­tra pa­ra que no los de­tec­ta­ran. El más gran­de y vie­jo se ha­bía se­pa­ra­do y es­ta­ba de­trás. Así que ro­dea­ron a los otros y se acer­ca­ron al ter­ce­ro cuan­do em­pe­za­ba a ca­mi­nar ha­cia un ma­to­rral. El clien­te se acu­cli­lló mien­tras el vie­jo ma­cho co­mía des­preo­cu­pa­do.

¿Ma­tar un ma­cho vie­jo co­mo ese ser­vi­ría pa­ra sal­var a to­dos los otros ele­fan­tes de Nyae Nyae?

Caitlin O’con­nell, bió­lo­ga e in­ves­ti­ga­do­ra de ele­fan­tes, es­pe­cia­lis­ta en co­mu­ni­ca­ción ani­mal, afir­ma que los ma­chos vie­jos son fuen­te de sa­bi­du­ría, pues de­ci­den cuán­do y adón­de se des­pla­za la ma­na­da en bus­ca de agua, e im­po­nen el or­den en la so­cie­dad de los pa­qui­der­mos. “Pe­se a lo que afir­ma el mi­to, los ele­fan­tes ma­chos son ani­ma­les muy so­cia­les –ex­pli­ca–. Se mue­ven en gru­pos de has­ta 15 in­di­vi­duos y man­tie­nen una je­rar­quía muy es­tric­ta. Los ma­chos más vie­jos ejer­cen un pa­pel re­gu­la­dor muy im­por­tan­te en la ma­na­da y tie­nen in­fluen­cia emo­cio­nal y so­cial en los ma­chos más jó­ve­nes”. Los ma­chos jó­ve­nes en musth, un es­ta­do de agre­sión acen­tua­do, en el cual los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na son 10 ve­ces más ele­va­dos de lo nor­mal, tie­nen ma­yor pro­ba­bi­li­dad de pe­lear en­tre sí en au­sen­cia de un ma­cho vie­jo.

A 15 me­tros de dis­tan­cia, el clien­te po­día ver ca­da arru­ga que sur­ca­ba al ele­fan­te. Apun­tó su ri­fle do­ble de 5.5 ki­lo­gra­mos, con em­pu­ña­du­ra de pla­ta gra­ba­da a mano, y dis­pa­ró di­rec­to al co­ra­zón. El ele­fan­te dio la vuel­ta y echó a co­rrer, 30 me­tros an­tes de co­lap­sar. El clien­te dis­pa­ró otra ba­la en el ce­re­bro y fue to­do. Los col­mi­llos pe­sa­ron más de 32 ki­lo­gra­mos ca­da uno. En cues­tión de seis ho­ras, el ca­dá­ver fue des­ta­za­do por los san, quie­nes car­ga­ron con tres to­ne­la­das de car­ne pa­ra sus fa­mi­lias.

Pen­sé en aque­llos col­mi­llos las si­guien­tes se­ma­nas, con­ver­ti­dos en po­se­sio­nes, tó­tems de un lo­gro per­tur­ba­dor. Eran to­do lo que que­da­ba de dos se­res sin­tien­tes de 7000 ki­lo­gra­mos, lo cual me hi­zo acor­dar­me de Bo­bo Tsamk­xao, el je­fe san, y sus es­po­sas e hi­jos, y de que aho­ra ellos y los otros miem­bros de su co­mu­ni­dad co­me­rían de aque­llos ani­ma­les. Y tam­bién ob­ten­drían di­ne­ro de ellos, al me­nos in­di­rec­ta­men­te. Con to­do, al­go aún pa­re­cía fue­ra de lu­gar: un clien­te que pa­ga­ba pa­ra ma­tar un ani­mal vul­ne­ra­ble a fin de ali­men­tar a los san o pa­ra pro­te­ger las tie­rras de Nyae Nyae. Aun­que lle­vá­ra­mos la ca­za en los ge­nes, co­mo di­jo Den­ker, per­sis­tía una in­te­rro­gan­te esen­cial: ¿es mo­ral ma­tar un ser ame­na­za­do en es­te mo­men­to de nues­tra his­to­ria?

Des­pués de que los ca­za­do­res re­co­gie­ron sus per­tre­chos, las ma­na­das bus­ca­ron agua du­ran­te una paz tem­po­ral, in­cons­cien­tes de que una nue­va tem­po­ra­da de ca­za atrae­ría otro gru­po de ca­za­do­res. Po­de­mos ima­gi­nar­lo: ma­na­das de ele­fan­tes deam­bu­lan­do en ese es­pa­cio dispu­tado, al­gu­nos ya con un pre­cio por sus ca­be­zas. Se­res que de­be­rían ma­ra­vi­llar­nos.

Mi­chael Pa­ter­ni­ti es co­la­bo­ra­dor de The New York Times Ma­ga­zi­ne, corresponsal de la re­vis­ta GQ y es­tá es­cri­bien­do un li­bro so­bre el Po­lo Nor­te. Da­vid Chan­ce­llor ha de­di­ca­do años a do­cu­men­tar la com­ple­ja re­la­ción en­tre los ca­za­do­res y sus pre­sas. Es­ta es su pri­me­ra co­la­bo­ra­ción pa­ra Na­tio­nal Geographic.

LAS PER­SO­NAS EN ES­TE AR­TÍCU­LO ac­ce­die­ron a de­jar­se re­tra­tar con la con­di­ción de no di­vul­gar sus nom­bres.

Pre­pa­ra­das pa­ra ex­hi­bir­se, en un ne­go­cio de ta­xi­der­mia sud­afri­cano, la piel y la ca­be­za de un león es­tán em­pa­que­ta­das pa­ra en­viar­las al es­ta­dou­ni­den­se que ma­tó el ani­mal en 2010. Des­de en­ton­ces, en res­pues­ta a la men­guan­te po­bla­ción de leo­nes sal­va­jes y al cues­tio­na­mien­to so­bre el va­lor de la ca­za pa­ra la con­ser­va­ción, Es­ta­dos Uni­dos ha pues­to obs­tácu­los pa­ra que los ca­za­do­res im­por­ten es­te ti­po de tro­feos.

EL CA­ZA­DOR ALE­MÁN (ARRI­BA) QUE MA­TÓ AL KU­DÚ EN NYAE NYAE, EN 2016 (PÁ­GI­NAS 48-49), AFI­NA SU puntería. Po­co des­pués ma­tó un ele­fan­te ma­cho vie­jo (izq.). Los ca­za­do­res ar­gu­men­tan que la ca­ce­ría de ma­chos año­sos cau­sa me­nos da­ños a la es­pe­cie, pe­ro la bió­lo­ga Joy­ce Poo­le in­sis­te en que “Son mo­de­los pa­ra los ma­chos más jó­ve­nes y las pa­re­jas pre­fe­ri­das de las hem­bras”.

Pe­le­te­ros na­mi­bios (izq.) sos­tie­nen la piel de un leo­par­do que ca­zó un es­ta­dou­ni­den­se en 2011. Se usa­ron pe­rros pa­ra ras­trear es­te ejem­plar. Tiem­po des­pués, Na­mi­bia prohi­bió el uso de pe­rros, por­que la ci­fra de leo­par­dos men­gua­ba pe­li­gro­sa­men­te. Otro es­ta­dou­ni­den­se (arri­ba, cen­tro) con­tra­tó un ca­ma­ró­gra­fo pa­ra fil­mar su ca­ce­ría de leo­par­dos en Na­mi­bia, en 2016.

Los cria­do­res de pre­sas de Es­ta­dos Uni­dos ofre­cen do­ce­nas de es­pe­cies exó­ti­cas, des­de ce­bras y yaks has­ta óri­ces de cuer­nos co­mo ci­mi­ta­rras, los cua­les se han ex­tin­gui­do en es­ta­do sil­ves­tre. Un no­va­to de 15 años re­ci­be en­tre­na­mien­to de cam­po en el Ran­cho FTW de Barks­da­le, Te­xas, en 2016. Más tar­de, el mu­cha­cho ma­tó un arruí o car­ne­ro de Ber­be­ría, al cual des­pe­lle­jó, lim­pió y pre­pa­ró pa­ra pro­ce­sar la car­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.