SIN CA­SA NI ES­PE­RAN­ZA

National Geographic (Chile) - - Contenido - Por Brook Larmer Fo­to­gra­fías de Wi­lliam Daniels

La per­se­cu­ción ha des­te­rra­do a los rohin­yás de Bir­ma­nia.

Miem­bros de la mi­no­ría mu­sul­ma­na rohin­yá han hui­do du­ran­te años de la vio­len­ta re­pre­sión en la Bir­ma­nia bu­dis­ta. En el ve­cino Bangladesh, cam­pos de re­fu­gia­dos ofre­cen asi­lo, pe­ro la vi­da ahí no de­ja de ser de­sola­do­ra.

“¡ Bai­la!”, gri­tó un ofi­cial del ejér­ci­to, blan­dien­do una pis­to­la ha­cia la ni­ña tem­blo­ro­sa. Afi­fa, de so­lo 14 años, es­ta­ba aco­rra­la­da en un cam­po con do­ce­nas de ni­ñas y mu­je­res, to­das miem­bros de la mi­no­ría mu­sul­ma­na rohin­yá. Los sol­da­dos ha­bían in­va­di­do su al­dea en Bir­ma­nia oc­ci­den­tal aque­lla ma­ña­na del pa­sa­do oc­tu­bre. Los hom­bres y ni­ños, te­me­ro­sos por su vi­da, ha­bían co­rri­do a es­con­der­se a la sel­va.

Tras so­por­tar una re­vi­sión cor­po­ral in­va­si­va, Afi­fa ha­bía vis­to có­mo unos sol­da­dos arras­tra­ban a dos mu­je­res has­ta un arro­zal an­tes de que otros vol­vie­ran su aten­ción ha­cia ella. “Si no bai­las de in­me­dia­to, te va­mos a ma­tar”, le ad­vir­tió el ofi­cial. Tra­gán­do­se las lá­gri­mas, Afi­fa se ba­lan­ceó de atrás pa­ra ade­lan­te.

Los sol­da­dos aplau­die­ron rít­mi­ca­men­te y el ofi­cial des­li­zó un bra­zo al­re­de­dor de su cin­tu­ra.

“Así es­tá me­jor, ¿no es cier­to?”, di­jo, mos­tran­do una son­ri­sa.

El en­cuen­tro re­cor­da­do por Afi­fa es so­lo el prin­ci­pio de la úl­ti­ma olea­da de bru­ta­li­dad con­tra los ca­si 1.1 mi­llo­nes de rohin­yás apá­tri­das que vi­ven pre­ca­ria­men­te en el es­ta­do de Ra­káin, en Bir­ma­nia. Los rohin­yás son una de las mi­no­rías más per­se­gui­das del mun­do. Son mu­sul­ma­nes en una na­ción do­mi­na­da por bu­dis­tas. Los rohin­yás re­cla­man que son au­tóc­to­nos y mu­chos des­cien­den de co­lo­nos que lle­ga­ron en el si­glo XIX y a prin­ci­pios del XX. En 1982, el en­ton­ces go­bierno mi­li­tar los des­po­jó de su ciu­da­da­nía. Hoy son con­si­de­ra­dos mi­gran­tes ile­ga­les en Bir­ma­nia, así co­mo en el ve­cino Bangladesh, adon­de mu­chos han hui­do.

Ha­ce cin­co años, los en­fren­ta­mien­tos en­tre co­mu­ni­da­des bu­dis­tas y mu­sul­ma­nas de­ja­ron cien­tos de muer­tos, en su ma­yo­ría rohin­yás. Con sus al­deas y mez­qui­tas arra­sa­das por el fue­go, 120 000 rohin­yás fue­ron em­pu­ja­dos a cam­pos en Bir­ma­nia. En esa oca­sión, la mi­li­cia bir­ma­na desató una cam­pa­ña de te­rror, la cual du­ró cua­tro me­ses e in­clu­yó eje­cu­cio­nes, de­ten­cio­nes ma­si­vas, des­truc­ción de al­deas y vio­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas, de acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das y or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos. Los em­ba­tes del ejér­ci­to, que em­pe­za­ron tras un ata­que a pues­tos fron­te­ri­zos a ma­nos de su­pues­tos mi­li­tan­tes rohin­yás, de­ja­ron nue­ve po­li­cías muer­tos y de­to­na­ron un éxo­do de unos 74000 rohin­yás ha­cia los ates­ta­dos cam­pos de re­fu­gia­dos al otro la­do de la fron­te­ra con Bangladesh.

An­tes de que los sol­da­dos aban­do­na­ran la al­dea de Afi­fa, pren­die­ron fue­go a los arro­za­les lis­tos pa­ra ser cul­ti­va­dos, sa­quea­ron ca­sas y ro­ba­ron o le dis­pa­ra­ron a to­do el ga­na­do. “No que­ría­mos aban­do­nar nues­tro ho­gar –me con­tó el pa­dre de Afi­fa, Moham­med Is­lam, en mar­zo, cuan­do cin­co de los 11 miem­bros de su fa­mi­lia en­tra­ron tam­ba­leán­do­se a un cam­po de re­fu­gia­dos en Bangladesh–. Pe­ro el ejér­ci­to so­lo tie­ne un ob­je­ti­vo: des­ha­cer­se de to­dos los rohin­yás”.

Yang­hee Lee, re­la­tor es­pe­cial pa­ra de­re­chos hu­ma­nos de la ONU en Bir­ma­nia, co­men­tó que los ata­ques del ejér­ci­to “muy pro­ba­ble­men­te” se pue­dan con­si­de­rar crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad. El ejér­ci­to re­cha­za la afir­ma­ción, al igual que Aung San Suu Kyi, la pri­me­ra lí­der bir­ma­na ver­da­de­ra­men­te ci­vil tras me­dio si­glo de go­bierno mi­li­tar. Ga­na­do­ra del Pre­mio No­bel de la Paz por su lar­ga lu­cha con­tra la jun­ta mi­li­tar, Aung San Suu Kyi ha con­tra­ria­do a los ac­ti­vis­tas de de­re­chos hu­ma­nos al no pro­nun­ciar­se en con­tra de las atro­ci­da­des ni lle­var a sus per­pe­tra­do­res a la jus­ti­cia. En ju­nio, su go­bierno re­cha­zó con­ce­der vi­sas a miem­bros de una nue­va mi­sión de in­ves­ti­ga­ción de la ONU.

Afi­fa, su pa­dre y tres de sus her­ma­nos pa­sa­ron cin­co me­ses hu­yen­do. Al fi­nal lo­gra­ron re­unir­se con al­re­de­dor de 500000 re­fu­gia­dos rohin­yás, mu­chos de los cua­les es­ta­ban apre­tu­ja­dos en cam­pos mi­se­ra­bles a lo lar­go de la fron­te­ra, mien­tras su ma­dre y sus otros cin­co her­ma­nos per­ma­ne­cie­ron es­con­di­dos en Bir­ma­nia.

En Ba­luk­ha­li, don­de al­re­de­dor de 11 000 re­cién lle­ga­dos han con­ver­ti­do las co­li­nas bos­co­sas en un en­jam­bre pol­vo­so de ca­ba­ñas de bam­bú y lo­nas ne­gras, Afi­fa es una de las más afor­tu­na­das. Nur Ayes­ha, de 40 años, se re­ti­ra un pa­ñue­lo pa­ra en­se­ñar­nos las que­ma­du­ras por to­da su ca­ra; los mi­li­ta­res, di­ce, pren­die­ron fue­go a su ca­sa mien­tras ella aún es­ta­ba aden­tro. Ajim Allah, de 14 años, me mues­tra su aja­do bra­zo iz­quier­do, des­tro­za­do por una ba­la dis­pa­ra­da por la po­li­cía cuan­do sa­lía de una ma­dra­sa en oc­tu­bre pa­sa­do.

Yasmin, una mu­jer de 27 años ori­gi­na­ria del po­bla­do de Ngan Chaung, cuen­ta có­mo unos sol­da­dos to­ma­ron tur­nos pa­ra vio­lar­la fren­te a su hi­ja de cin­co años. Pe­ro el peor mo­men­to lle­gó cuan­do fue a bus­car a su hi­jo de ocho años y lo en­con­tró en un arro­zal, con un agu­je­ro de ba­la en la es­pal­da.

Tam­po­co hay mu­cha es­pe­ran­za en Bangladesh. Los rohin­yás no pue­den con­se­guir tra­ba­jos ade­cua­dos, ins­cri­bir a los ni­ños en la es­cue­la ni te­ner ac­ce­so a ser­vi­cios bá­si­cos de sa­lud. En el ca­mino afue­ra del cam­pa­men­to, gru­pos de mu­je­res re­fu­gia­das pi­den di­ne­ro. Los hom­bres en­cuen­tran tra­ba­jos es­po­rá­di­cos en los arro­za­les o con pro­duc­to­ras de sal, pe­ro los sa­la­rios ra­ra vez so­bre­pa­san un dó­lar dia­rio. Y Bangladesh, ya de por sí po­bre y so­bre­po­bla­do, no quie­re al­ber­gar­los por mu­cho tiem­po.

La úl­ti­ma vez que vi a Afi­fa, ella ba­rría un pe­da­zo rec­tan­gu­lar de tie­rra –la ubi­ca­ción de la fu­tu­ra ca­ba­ña de la fa­mi­lia–, mien­tras su pa­dre fi­ja­ba va­ras de bam­bú en ca­da es­qui­na. A fi­na­les de ma­yo, un ci­clón arra­só el lu­gar y des­tru­yó el re­fu­gio de la fa­mi­lia y cien­tos de otros más en el cam­pa­men­to de Ba­luk­ha­li. Na­die mu­rió y su es­po­sa y los otros ni­ños por fin lo­gra­ron lle­gar a Bangladesh. Con to­do, la co­mi­da es­ca­sea, las llu­vias mon­zó­ni­cas si­guen y hay in­for­mes de que se han re­to­ma­do las ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res en Ra­káin. Co­mo se la­men­ta­ba un ve­cino: “Los días ma­los nun­ca ter­mi­nan pa­ra no­so­tros”.

Arri­ba: Nur Ayes­ha di­ce que se que­mó cuan­do mi­li­ta­res bir­ma­nos in­cen­dia­ron su ca­sa mien­tras ella es­ta­ba aden­tro. Re­ci­bió tra­ta­mien­to en Ku­tu­pa­long. Aba­jo: hom­bres re­zan en una mez­qui­ta en cons­truc­ción en Ba­luk­ha­li, cam­po de re­fu­gia­dos en Bangladesh. Los rohin­yás son mu­sul­ma­nes, mien­tras que el bu­dis­mo es la re­li­gión do­mi­nan­te en Bir­ma­nia. Agi­ta­do­res bu­dis­tas han en­cen­di­do el odio ha­cia la mi­no­ría rohin­yá.

Arri­ba: tem­prano en la ma­ña­na, fa­mi­lia­res se ca­lien­tan al­re­de­dor de una fo­ga­ta en un ca­lle­jón en Ku­tu­pa­long. Los re­fu­gia­dos cons­tru­yen sus cho­zas con ra­mas, ho­jas y lo­nas ne­gras de plás­ti­co. Un ci­clón en ma­yo arrui­nó mu­chos de es­tos re­fu­gios en­de­bles. Aba­jo: sin ac­ce­so a las fa­ci­li­da­des sa­ni­ta­rias de Bangladesh, mu­je­res rohin­yás con be­bés des­nu­tri­dos es­pe­ran a ser aten­di­das por mé­di­cos que tra­ba­jan pa­ra or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Re­fu­gia­dos rohin­yás se for­man afue­ra del cam­pa­men­to de Ku­tu­pa­long, cer­ca de la ciu­dad de Cox’s Ba­zar, pa­ra re­ci­bir ali­men­tos bá­si­cos. Al­re­de­dor de me­dio mi­llón de rohin­yás ha hui­do de Bir­ma­nia ha­cia Bangladesh.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.