So­sie­go am­bien­ta­lis­ta

Des­cen­dien­tes de los co­lo­sa­les her­bí­vo­ros del Pleis­to­ceno, hoy los pe­re­zo­sos se ven obli­ga­dos a ba­jar de las al­tu­ras an­te la de­fo­res­ta­ción oca­sio­na­da por el desa­rro­llo ur­bano en Panamá. La frag­men­ta­ción de su há­bi­tat ha­ce ne­ce­sa­rio re­ubi­car a es­te ma­mí­fer

National Geographic (Chile) - - Lo Mejor De América Latina - Por Erick Pi­ne­do Fo­to­gra­fías de Ser­gio Iz­quier­do

Sin em­bar­go, al de­jar su si­tio ha­bi­tual, es­te ar­bo­rí­co­la no so­lo arries­ga su lu­gar de des­can­so, sino que po­ne en ries­go su vi­da.

Pa­ra es­tos ani­ma­les, el sue­lo no es un lu­gar se­gu­ro, so­bre to­do en si­tios co­mo Panamá. Aquí, la de­fo­res­ta­ción y el cre­ci­mien­to ur­bano han in­va­di­do su há­bi­tat por com­ple­to, evi­tan­do que pue­dan pa­sar de ár­bol en ár­bol pa­ra trans­por­tar­se: atro­pe­llos, elec­tro­cu­cio­nes, ata­ques de pe­rros y trá­fi­co ile­gal son al­gu­nos de los pe­li­gros a los que dia­ria­men­te se en­fren­tan. Por ello, en 2005, Nés­tor Co­rrea y Yis­cel Yán­guez crea­ron la Aso­cia­ción Pa­na­me­ri­ca­na pa­ra la Con­ser­va­ción (APPC) con el fin de res­ca­tar pe­re­zo­sos y otras es­pe­cies que se ven afec­ta­das por la ac­ti­vi­dad hu­ma­na en la na­ción cen­troa­me­ri­ca­na.

De 2006 a 2010, du­ran­te la am­plia­ción del ca­nal de Panamá, unas 1 000 hec­tá­reas de sel­va fue­ron ta­la­das co­mo par­te de un pro­yec­to ma­si­vo de in­fra­es­truc­tu­ra. Así, la APPC reali­zó un mo­ni­to­reo con­ti­nuo, con ro­ta­cio­nes las 24 ho­ras del día, pa­ra po­der res­ca­tar has­ta 1 600 ejem­pla­res de la vi­da sil­ves­tre du­ran­te es­te pe­rio­do, en­tre los cua­les se en­con­tra­ban 500 pe­re­zo­sos. Gra­cias a es­te es­fuer­zo, la mor­tan­dad de los ejem­pla­res fue me­nor a 2 % y más de 90 % se re­in­tro­du­jo con éxi­to en al­gu­nas zo­nas pro­te­gi­das.

“En mu­chos ca­sos, los ani­ma­les que­dan atra­pa­dos en pe­que­ñas is­las de ve­ge­ta­ción que se crean a par­tir de la frag­men­ta­ción de los bos­ques –di­ce Co­rrea, pre­si­den­te de la aso­cia­ción y es­pe­cia­lis­ta en fau­na sil­ves­tre–. El tra­ba­jo de los res­ca­tis­tas es acu­dir al si­tio, tras­la­dar a los ejem­pla­res que se en­cuen­tran en pe­li­gro al cen­tro de reha­bi­li­ta­ción y re­ubi­car­los en zo­nas no di­vi­di­das que cuen­ten con co­rre­do­res bio­ló­gi­cos, lo cual les per­mi­ti­rá en­con­trar ali­men­to, re­fu­gio y una pa­re­ja pa­ra re­pro­du­cir­se. Ade­más, es­to ayu­da a evi­tar la en­do­ga­mia y me­jo­rar la lí­nea ge­né­ti­ca en las po­bla­cio­nes de fau­na lo­cal”.

En­tre las es­pe­cies ame­na­za­das por la ur­ba­ni­za­ción que han si­do re­in­tro­du­ci­das gra­cias a la APPC se en­cuen­tran búhos, mo­nos, hal­co­nes, osos hor­mi­gue­ros, ga­vi­la­nes, cai­ma­nes, lo­ros, co­co­dri­los, ta­pi­res, ar­ma­di­llos, puer­coes­pi­nes, águi­las ar­pía, ja­gua­res, ti­gri­llos, ma­pa­ches, pe­lí­ca­nos, y ser­pien­tes, ade­más de tres de las seis es­pe­cies de pe­re­zo­sos que exis­ten en el mun­do: el de dos de­dos de Hoff­man (Cho­loe­pus hoff­man­ni), el ba­yo de tres de­dos (Brady­pus va­rie­ga­tus) y el pigmeo (Brady­pus pyg­maeus), es­te úl­ti­mo en­dé­mi­co de Panamá, en es­pe­cí­fi­co de la is­la Es­cu­do de Ve­ra­guas, en el Ca­ri­be pa­na­me­ño, y el cual se en­cuen­tra en pe­li­gro crí­ti­co de ex­tin­ción.

De las más de 50 es­pe­cies de pe­re­zo­sos que exis­tie­ron du­ran­te la Edad de Hie­lo, hoy so­lo so­bre­vi­ven seis, tres de las cua­les ha­bi­tan Panamá (p. op., aba­jo); to­das ellas han su­fri­do el em­ba­te del desa­rro­llo ur­bano en el país (p. op., arri­ba).

Pe­re­za. No hay más. Nin­gún otro ani­mal se to­ma las co­sas con tan­ta cal­ma. Sin pri­sa, el pe­re­zo­so se mue­ve con len­ti­tud exas­pe­ran­te en­tre las co­pas de los ár­bo­les pa­ra ali­men­tar­se de al­gu­nas ho­jas a su dis­po­si­ción y per­ma­ne­cer tran­qui­lo, des­ga­na­do. Así pa­sa sus días, has­ta que úni­ca­men­te un lla­ma­do de la na­tu­ra­le­za es ca­paz de in­te­rrum­pir tan con­for­ta­ble hol­ga­za­ne­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.