Ella, los ma­res; él, las es­tre­llas

La ocea­nó­gra­fa Syl­via Ear­le se ga­nó el tí­tu­lo de “Su Pro­fun­di­dad” por ex­plo­rar los océa­nos. El as­tro­fí­si­co Neil de­gras­se Ty­son es un hombre de los cie­los. Cuan­do am­bos com­pa­ra­ron sus in­tere­ses, des­cu­brie­ron co­sas en co­mún y pla­nea­ron un via­je de tra­ba­jo.

National Geographic (Chile) - - Hablemos Del Cosmos - Neil de­gras­se Ty­son es el con­duc­tor de la se­rie de Na­tio­nal Geo­grap­hic pa­ra la te­le­vi­sión Ha­ble­mos del cos­mos.

Neil de­gras­se Ty­son: Syl­via, es­cu­ché el ru­mor de que na­cis­te ba­jo el agua. Y que te­nías bran­quias, y que lue­go so­lo fin­gis­te ser hu­ma­na y sa­lis­te, y que aho­ra so­lo es una far­sa cuan­do es­tás en tie­rra fir­me.

Syl­via Ear­le: ¡Oja­lá!

NT: ¿Qué pa­só an­tes en tu vi­da, cuan­do de pron­to es­tar en tie­rra fir­me no era la prio­ri­dad?

SE: Bien, cuan­do era una ni­ña pe­que­ña fui re­vol­ca­da por una ola en la cos­ta de Nueva Jer­sey. No po­día res­pi­rar y en­ton­ces de re­pen­te mis de­dos de los pies to­ca­ron el fon­do y sa­qué la ca­be­za, y me di cuen­ta de que era al­go fas­ci­nan­te. Fue divertido. Lue­go mi fa­mi­lia se mu­dó a Flo­ri­da cuan­do te­nía 12 años y mi pa­tio tra­se­ro era el golfo de Mé­xi­co. Tú sabes, los ni­ños son ex­plo­ra­do­res por na­tu­ra­le­za. Son cien­tí­fi­cos des­de el ini­cio, siem­pre ha­cen pre­gun­tas. To­do es nue­vo; to­do re­sul­ta ma­ra­vi­llo­so.

NT: Mira, co­mo ni­ño de ciu­dad, to­do lo que al­can­zo a pen­sar so­bre el océano es que ahí no pue­do res­pi­rar.

SE: Pe­ro ya pue­des. Den­tro de un sub­ma­rino o gra­cias a las tec­no­lo­gías que fue­ron desa­rro­lla­das an­tes de que am­bos na­cié­ra­mos. Co­men­za­ron en la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo xix, al su­mi­nis­trar ai­re de un com­pre­sor por me­dio de una man­gue­ra ha­cia una es­ca­fan­dra que la gen­te pu­die­ra usar. Es una ma­ne­ra en que el mar y el es­pa­cio se unen: los sis­te­mas de sus­ten­ta­ción de vi­da.

NT: Te­ne­mos aquí una dua­li­dad in­tere­san­te con los re­tos en cuan­to a ac­ce­so y su­per­vi­ven­cia ba­jo el agua y los re­tos de ac­ce­so y su­per­vi­ven­cia en el es­pa­cio. Por su­pues­to, es mu­cho más ca­ro ir al es­pa­cio que al fon­do del mar.

SE: Ir al fon­do del mar es fá­cil. Al­gu­nas ve­ces no re­gre­sas…

NT: Es­to es en la fo­sa de las Ma­ria­nas, fren­te a Fi­li­pi­nas.

SE: Es co­rrec­to. La pri­me­ra ex­cur­sión fue de Jac­ques Pic­card y Don Walsh, en 1960. Lue­go, en 2012, Ja­mes Ca­me­ron con­tri­bu­yó con re­cur­sos pa­ra cons­truir un su­mer­gi­ble pa­ra una per­so­na, lo cual es muy osa­do. Lo ba­ja­ron a las pro­fun­di­da­des del océano y na­ve­gó por ahí cer­ca de tres ho­ras. Pe­ro la ma­yo­ría de los ma­res ja­más ha si­do vis­to por na­die.

NT: Qui­zá no tie­ne el ro­man­ti­cis­mo del cie­lo y el uni­ver­so.

SE: ¿Dis­cul­pa?

NT: ¡Uy! Se lo di­je a la per­so­na equi­vo­ca­da. Muy bien, qui­zá no se sien­te tan in­men­so co­mo el cie­lo noc­turno.

SE: El pro­ble­ma es que las per­so­nas pien­san así por­que es nues­tro pa­tio azul; sa­be­mos to­do lo que se pue­de sa­ber. Con­tem­plas la su­per­fi­cie hoy día y con pro­ba­bi­li­dad se ve co­mo lu­cía ha­ce 1 000 años. Pe­ro 90% de las pes­que­rías oceá­ni­cas ha su­fri­do so­bre­ex­plo­ta­ción o es­tán ago­ta­das, la ma­yo­ría du­ran­te los pa­sa­dos 30 años. Y aun­que hay se­ña­les de

FOTOS; MARK THIESSEN (PÁ­GI­NA OP.); WILLIAM CA­LLAN, CONTOUR BY GETTY IMAGES (ARRI­BA)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.