Ve­ne­nos me­di­ci­na­les

National Geographic (Chile) - - Lo Mejor De América Latina - Por Erick Pinedo Fo­to­gra­fías de Ser­gio Iz­quier­do

En Mé­xi­co, el ala­crán ron­da de­sier­tos y zo­nas tro­pi­ca­les ba­jo la se­gu­ri­dad del si­gi­lo. Su pi­ca­du­ra es ca­paz de cau­sar la muer­te en al­gu­nos ca­sos; no obs­tan­te, el Ins­ti­tu­to de Bio­tec­no­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, en Cuer­na­va­ca, Morelos, es­tu­dia su ve­neno pa­ra ela­bo­rar an­tí­do­tos e in­clu­so medicamentos con­tra al­gu­nos pa­de­ci­mien­tos hu­ma­nos.

Era de no­che, la llu­via no ce­sa­ba y me dis­pu­se a apa­gar las lu­ces pa­ra ir a dor­mir. Al ha­cer­lo y di­ri­gir­me a la ca­ma, un do­lor agudo en la plan­ta de mi pie des­cal­zo me hi­zo caer sin po­der com­ple­tar el pa­so. “Pi­sé una ta­chue­la –pen­sé–. Me la en­te­rré has­ta el fon­do…”. Co­mo pu­de des­de el sue­lo, lo­gré al­can­zar de nue­vo el in­te­rrup­tor pa­ra ver el ori­gen de tan fuer­te pun­za­da. Fue en aquel mo­men­to que el do­lor pa­só a un se­gun­do plano, fren­te a un te­mor que lo su­pe­ra­ba in­clu­so en in­ten­si­dad: un ala­crán en po­si­ción de ata­que se ha­lla­ba en me­dio de la ha­bi­ta­ción, con el agui­jón er­gui­do y las pin­zas abier­tas. Con el ner­vio­sis­mo a flor de piel, me di­ri­gí de in­me­dia­to al hos­pi­tal más cer­cano.

¿Fie­bre, ta­qui­car­dia, hi­per­ten­sión, len­gua in­fla­ma­da, mo­les­tia en la fa­rin­ge, con­vul­sio­nes? No. Afor­tu­na­da­men­te, aquel escorpión –co­no­ci­do en Mé­xi­co co­mo ala­crán– no era pe­li­gro­so pa­ra el ser hu­mano. Sin em­bar­go, al me­nos 14 es­pe­cies de las más de 286 que ha­bi­tan el país –exis­ten más de 2 000 en el mun­do– oca­sio­nan unos 300 000 ca­sos que re­quie­ren tra­ta­mien­to mé­di­co por pi­ca­du­ras ca­da año. Aun así, al es­ti­mar la ci­fra ne­gra

–ca­sos no tra­ta­dos–, el nú­me­ro po­dría in­cre­men­tar­se. Se­gún nú­me­ros ofi­cia­les, unos 35 ca­sos al año re­sul­tan fa­ta­les.

El equipo de in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to de Bio­tec­no­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM) –ubi­ca­do en la ca­pi­tal del es­ta­do de Morelos, Cuer­na­va­ca– ha de­di­ca­do más de 40 años al aná­li­sis y la ex­pe­ri­men­ta­ción con el ve­neno de los ala­cra­nes, pa­ra pro­du­cir y me­jo­rar an­tí­do­tos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción que pue­dan ser úti­les al pre­sen­tar­se es­tas emer­gen­cias.

“Ha­ce al­gún tiem­po no se sa­bía mu­cho so­bre el ve­neno del ala­crán. Con nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes he­mos lo­gra­do ais­lar y ca­rac­te­ri­zar los ele­men­tos que lo com­po­nen bio­quí­mi­ca y fun­cio­nal­men­te pa­ra desa­rro­llar me­jo­rías en los an­ti­ve­ne­nos y sal­var vi­das”, se­ña­la el doc­tor Lou­ri­val Do­min­gos Pos­sa­ni, bio­fí­si­co bra­si­le­ño na­tu­ra­li­za­do me­xi­cano e in­ves­ti­ga­dor emé­ri­to del Sis­te­ma Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­do­res, así co­mo dos ve­ces Pre­mio Na­cio­nal de Cien­cias y Ar­tes, en 1995 y 2016.

En el ve­neno del ala­crán hay más de 100 com­po­nen­tes, en­tre los que se en­cuen­tran pép­ti­dos tó­xi­cos (to­xi­nas) que afec­tan el fun­cio­na­mien­to de los re­cep­to­res de las mem­bra­nas ce­lu­la­res de­no­mi­na­dos ca­na­les ió­ni­cos –mo­lé­cu­las re­la­cio­na­das con la co­mu­ni­ca­ción ce­lu­lar–, lo que afec­ta prin­ci­pal­men­te el sis­te­ma ner­vio­so y mus­cu­lar; con ello, es­tos arác­ni­dos pue­den in­mo­vi­li­zar a sus pre­sas y de­fen­der­se de sus agre­so­res. Sin em­bar­go,

son es­tas mis­mas to­xi­nas las que se uti­li­zan pa­ra ela­bo­rar el an­tí­do­to con­tra los efec­tos de su agui­jo­na­zo de­vas­ta­dor.

His­tó­ri­ca­men­te, los an­tí­do­tos dis­po­ni­bles son an­ti­sue­ros que se ge­ne­ran al in­mu­ni­zar ca­ba­llos, ove­jas, co­ne­jos u otros ani­ma­les me­dian­te la ino­cu­la­ción de can­ti­da­des pe­que­ñas de ve­neno, pa­ra es­ti­mu­lar res­pues­tas in­mu­no­ló­gi­cas que pro­du­cen an­ti­cuer­pos ca­pa­ces de re­co­no­cer y neu­tra­li­zar las to­xi­nas. “Gra­cias a la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca nos di­mos cuen­ta de que no era ne­ce­sa­rio uti­li­zar to­dos los com­po­nen­tes del ve­neno. Aho­ra po­de­mos usar úni­ca­men­te las to­xi­nas que re­sul­tan im­por­tan­tes pa­ra la pro­duc­ción de an­ti­ve­ne­nos es­pe­cí­fi­cos”, co­men­ta el doc­tor Pos­sa­ni.

Al usar de mues­tras de frag­men­tos de in­mu­no­glo­bu­li­na hu­ma­na (an­ti­cuer­pos), en sus­ti­tu­ción de las pro­du­ci­das en equi­nos, los es­tu­dios del doc­tor en bio­quí­mi­ca Bal­ta­zar Becerril Lu­ján –tam­bién de es­te ins­ti­tu­to de la UNAM– re­sul­ta­ron fun­da­men­ta­les pa­ra el éxi­to lo­gra­do en la cons­truc­ción y ta­mi­za­do de los ban­cos de es­te ti­po de frag­men­tos que, en la ac­tua­li­dad, fa­ci­li­tan la iden­ti­fi­ca­ción y el ais­la­mien­to de aque­llos an­ti­cuer­pos de ori­gen hu­mano que pue­den con­tra­rres­tar los pép­ti­dos tó­xi­cos pre­sen­tes en el ve­neno de los ala­cra­nes pon­zo­ño­sos que ha­bi­tan den­tro del te­rri­to­rio me­xi­cano.

“De los mi­llo­nes de an­ti­cuer­pos en el or­ga­nis­mo hu­mano que son ca­pa­ces de sin­te­ti­zar­se, en­con­tra­mos al­gu­nos que tie­nen la ca­pa­ci­dad pa­ra re­co­no­cer di­chas to­xi­nas. Des­cu­bri­mos que al­gu­nos de los frag­men­tos de­ri­va­dos de esas in­mu­no­glo­bu­li­nas son ca­pa­ces de neu­tra­li­zar el efec­to del ve­neno”, afir­ma.

El pro­ce­di­mien­to con­lle­va to­mar al­gu­nos lin­fo­ci­tos pre­sen­tes en una mues­tra de san­gre hu­ma­na, clo­nar el ma­te­rial ge­né­ti­co que se co­di­fi­ca pa­ra los an­ti­cuer­pos y ela­bo­rar un ban­co de ge­nes a fin de se­lec­cio­nar aque­llos ca­pa­ces de neu­tra­li­zar los efec­tos tó­xi­cos del ve­neno.

Por otro la­do, en el laboratorio tam­bién se rea­li­zan prue­bas con mu­ta­cio­nes in­du­ci­das en la in­mu­no­glo­bu­li­na hu­ma­na, por me­dio de una evo­lu­ción in vi­tro (cul­ti­vo de bac­te­rias con las ver­sio­nes mu­ta­das de los frag­men­tos de an­ti­cuer­pos), con la fi­na­li­dad de me­jo­rar su afi­ni­dad pa­ra con­tra­rres­tar los efec­tos dañinos de la pi­ca­du­ra.

Co­mo re­sul­ta­do, la me­to­do­lo­gía men­cio­na­da ha mar­ca­do el ca­mino pa­ra la pro­duc­ción de la quin­ta ge­ne­ra­ción de an­ti­ve­ne­nos, que se desa­rro­lla con mi­ras a con­tro­lar y re­ver­tir, de una ma­ne­ra más rá­pi­da y efec­ti­va, la sin­to­ma­to­lo­gía que pa­de­cen las per­so­nas lue­go de su­frir la pi­ca­du­ra.

El Ins­ti­tu­to de Bio­tec­no­lo­gía de la UNAM ya cuen­ta con pa­ten­tes de in­ven­ción en Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co, y las in­ves­ti­ga­cio­nes con­ti­núan ais­lan­do y ca­rac­te­ri­zan­do los nue­vos com­po­nen­tes del ve­neno de ala­cra­nes de lu­ga­res dis­tan­tes co­mo Bra­sil y el nor­te de Áfri­ca, ade­más de al­gu­nas ara­ñas, ca­ra­co­les ma­ri­nos y ciem­piés.

El po­de­ro­so ar­ma­men­to con el que se en­cuen­tran equi­pa­dos los ala­cra­nes ha pro­por­cio­na­do tal can­ti­dad de in­for­ma­ción a la cien­cia que, hoy día, ya se desa­rro­llan es­tu­dios con el ve­neno de es­tos arác­ni­dos in­ter­na­cio­nal­men­te, re­la­cio­na­dos con el tra­ta­mien­to de una se­rie de en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes, ma­la­ria, den­gue, epi­lep­sia, dia­be­tes me­lli­tus y ar­tri­tis, así co­mo con la fa­bri­ca­ción de anal­gé­si­cos, an­ti­bió­ti­cos y al­gu­nos bac­te­ri­ci­das a par­tir de las to­xi­nas que reac­cio­nan con­tra cier­tas pla­gas.

De­bi­do po­ca dis­po­ni­bi­li­dad de an­ti­ve­ne­nos y el di­fí­cil ac­ce­so a clínicas y hos­pi­ta­les en las zo­nas más apar­ta­das del país –don­de ha­bi­ta una gran can­ti­dad de ala­cra­nes pon­zo­ño­sos–, la apli­ca­ción de remedios ca­se­ros pue­de lle­gar a re­pre­sen­tar un fac­tor de ries­go a la ho­ra de tra­tar ca­da ca­so, pues nin­guno de es­tos sus­ti­tu­ye al an­ti­ve­neno; ade­más, el éxi­to de la re­cu­pe­ra­ción de­pen­de en gran me­di­da del tiem­po que el pa­cien­te de­mo­re en aten­der­se con el an­tí­do­to in­di­ca­do des­de que ocu­rre el in­ci­den­te. Por lo ge­ne­ral, los más afec­ta­dos son los in­fan­tes y los adul­tos de la ter­ce­ra edad.

Mien­tras la tec­no­lo­gía con­ti­núa desa­rro­llán­do­se, la in­for­ma­ción bá­si­ca es ele­men­tal si se ha te­ni­do un en­cuen­tro no desea­do con es­tos pe­que­ños tan­ques de gue­rra: no in­ten­tar suc­cio­nar el ve­neno, ya que cual­quier he­ri­da in­tra­bu­cal se pue­de in­fec­tar; evi­tar remedios ca­se­ros que po­drían agra­var el pro­ble­ma; co­lo­car hie­lo pa­ra li­mi­tar la ab­sor­ción del ve­neno; no au­to­me­di­car­se y re­ci­bir tra­ta­mien­to tan pron­to sea po­si­ble.

De esa for­ma, en­tre más in­for­ma­ción se di­vul­gue, me­nor se­rá el pe­li­gro de ca­mi­nar des­cal­zo. Eso sí, del te­rri­ble do­lor, na­die se sal­va.

El equipo del Ins­ti­tu­to de Bio­tec­no­lo­gía de la UNAM uti­li­za la es­ti­mu­la­ción eléc­tri­ca pa­ra ob­te­ner el ve­neno de los ala­cra­nes y rea­li­zar es­tu­dios pa­ra ca­rac­te­ri­zar sus com­po­nen­tes.

El Dr. Bal­ta­zar Becerril ana­li­za una mues­tra de ve­neno. Los re­sul­ta­dos de los es­tu­dios han per­mi­ti­do me­jo­rar los an­ti­ve­ne­nos y pa­ten­tar­los en el mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.