EL KELP POR VE­NIR

National Geographic (Chile) - - Explora - Por Cat­he­ri­ne Zuc­ker­man

Nom­bra el úl­ti­mo lu­gar don­de vis­te al­gas ma­ri­nas en el me­nú, sin in­cluir un res­tau­ran­te ja­po­nés. ¿Ni idea? Po­dría ser por­que, fue­ra de Ja­pón y otras par­tes de Asia, el sa­bor único y la tex­tu­ra de las al­gas no han si­do adop­ta­dos con am­pli­tud.

Es­tas plan­tas ma­ri­nas y las al­gas a ve­ces son lla­ma­das “ver­du­ras del mar”, pe­ro hay ra­zo­nes más allá de la gas­tro­no­mía pa­ra apre­ciar­las. El kelp, en par­ti­cu­lar, tie­ne el po­ten­cial de re­du­cir en gran me­di­da la aci­di­fi­ca­ción del océano. Co­mo ocu­rre de ma­ne­ra na­tu­ral en las aguas cos­te­ras frías, el kelp crece con ra­pi­dez sin ne­ce­si­dad de fer­ti­li­zan­tes y con­su­me bi­óxi­do de car­bono –que pue­de exa­cer­bar el cam­bio cli­má­ti­co–, así co­mo el ex­ce­so de ni­tró­geno y fós­fo­ro. El pro­ble­ma, sin em­bar­go, es que no hay su­fi­cien­te.

China es lí­der de la in­dus­tria, con una pro­duc­ción ma­yor a sie­te mi­llo­nes de to­ne­la­das en 2015, se­gún Muham­med Oyin­lo­la, ecó­lo­go ma­rino de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca. Las gran­jas de kelp tam­bién han es­ta­do en ope­ra­ción du­ran­te si­glos en Ja­pón y Co­rea.

Si el cul­ti­vo de al­gas se ex­pan­de, co­men­ta Oyin­lo­la, “po­dría re­mo­ver mi­les de mi­llo­nes de to­ne­la­das de bi­óxi­do de car­bono de la at­mós­fe­ra”. Y una ma­yor acua­cul­tu­ra de kelp po­dría ofre­cer ma­yor bio­di­ver­si­dad: tan so­lo en Ca­li­for­nia, los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron que los “bos­ques” de kelp sil­ves­tre pue­den al­ber­gar más de 800 es­pe­cies de vi­da ma­ri­na.

El kelp y otras al­gas son ri­cos en mi­ne­ra­les y fi­bra, y tie­nen pro­pie­da­des ge­li­fi­can­tes. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas han lle­va­do a su uso en pro­duc­tos cos­mé­ti­cos y vi­ta­mi­nas, así co­mo ali­men­to pa­ra gran­jas pis­cí­co­las y ga­na­do. Mien­tras tan­to, bús­ca­los en ca­da vez más pla­ti­llos, co­mo un ali­men­to fres­co y sus­ten­ta­ble.

FOTO: RE­BEC­CA HALE (NGM)

Las al­gas sil­ves­tres pue­den cre­cer en aguas oceá­ni­cas cá­li­das o frías. Es­ta mez­cla de kelp, mus­go de Ir­lan­da y le­chu­ga de mar fue co­se­cha­da en las costas de Mai­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.