FRE­SAS FRES­CAS

National Geographic (Chile) - - Explora - Por Da­niel Sto­ne

Cual­quier fru­ta o ver­du­ra res­pi­ra. Cuan­do un pro­duc­to se des­pren­de de un ár­bol o una plan­ta, con­ti­núa su res­pi­ra­ción y en­ve­je­ce con len­ti­tud, has­ta que em­pie­za a des­com­po­ner­se. En­ton­ces, los mi­cro­or­ga­nis­mos se mu­dan, lo que cau­sa que se pu­dra. La re­fri­ge­ra­ción re­tra­sa el pro­ce­so, pe­ro no mu­cho.

Al­gu­nos cien­tí­fi­cos pien­san aho­ra que pue­den ha­cer que tus plá­ta­nos, agua­ca­tes y otros pro­duc­tos fres­cos du­ren has­ta el do­ble de tiem­po. Apeel, una em­pre­sa en Santa Bár­ba­ra, Ca­li­for­nia, creó una ma­ne­ra de ex­traer los lí­pi­dos de va­rios cul­ti­vos y trans­for­mar ca­da ti­po en pol­vo. Di­suel­to en agua y apli­ca­do a la fru­ta o ve­ge­tal, for­ma una ba­rre­ra co­mes­ti­ble pa­ra man­te­ner la hu­me­dad den­tro y los mi­cro­or­ga­nis­mos fue­ra.

Los gran­je­ros o los dis­tri­bui­do­res pue­den apli­car una ver­sión de la so­lu­ción en el cam­po o en la lí­nea de em­pa­ca­do, así se ex­tien­de la vi­da en anaquel de la fru­ta por días o in­clu­so se­ma­nas. La Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Medicamentos de Es­ta­dos Uni­dos, re­co­no­ce el pro­ce­so co­mo se­gu­ro y a prin­ci­pios de es­te año fue apro­ba­do pa­ra su uso en pro­duc­tos or­gá­ni­cos.

Dar a los con­su­mi­do­res más tiem­po con sus pro­duc­tos fres­cos es uno de los pro­pó­si­tos, pe­ro el ma­yor ob­je­ti­vo de Apeel es com­ba­tir el des­per­di­cio de ali­men­tos y re­du­cir el nú­me­ro de ca­mio­nes y bar­cos re­fri­ge­ran­tes en­tre los cam­pos y las tien­das, pa­ra en­tre­gar la co­mi­da en su me­jor pun­to. La tec­no­lo­gía tam­bién pue­de per­mi­tir que más co­se­chas se en­tre­guen en más lu­ga­res y más le­jos de don­de se cul­ti­va­ron. “Pue­des ima­gi­nar un mun­do con pro­duc­tos fres­cos no su­je­to a las es­ta­cio­nes”, su­gie­re Ja­mes Ro­gers, pre­si­den­te de Apeel y cien­tí­fi­co de ma­te­ria­les.

Mien­tras tan­to, ¿quién no ne­ce­si­ta unos días ex­tra an­tes de que esa fru­ta en el re­fri­ge­ra­dor se co­mien­ce a en­mohe­cer? A di­fe­ren­cia de los du­raz­nos y los plá­ta­nos, las fre­sas co­mien­zan a des­com­po­ner­se tan pron­to co­mo son cor­ta­das. Los cien­tí­fi­cos crea­ron una ba­rre­ra co­mes­ti­ble e in­vi­si­ble que pue­de re­tra­sar su de­te­rio­ro al ra­len­ti­zar la pér­di­da de agua y la oxi­da­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.