MO­NO­PA­REN­TAL

National Geographic (Chile) - - Explora - Por Pa­tri­cia Ed­monds

El dragón de Komodo pue­de cre­cer unos tres me­tros de lar­go y pe­sar ca­si 90 ki­lo­gra­mos. Un car­ní­vo­ro muscu­loso ar­ma­do con dien­tes fi­lo­sos, el Va­ra­nus ko­mo­doen­sis se ali­men­ta de pre­sas tan gran­des co­mo cier­vos, ja­ba­líes y bú­fa­los.

El dragón de Komodo es­tá en gran ries­go. En sie­te is­las de Indonesia, los úni­cos lu­ga­res don­de vi­ve li­bre, los hu­ma­nos que­man su há­bi­tat pa­ra des­pe­jar las tie­rras y ca­zar ani­ma­les que son sus pre­sas. In­clu­so en tie­rras pro­te­gi­das, co­mo el Par­que Na­cio­nal Komodo, los ofi­cia­les re­por­ta­ron so­lo 3013 dra­go­nes en 2016, por de­ba­jo de los 3222 en 2013.

¿Qué pue­de ha­cer una ma­dre dragón cuan­do su es­pe­cie ne­ce­si­ta re­po­ner­se? Pue­de re­pro­du­cir­se de la ma­ne­ra tra­di­cio­nal, apa­reán­do­se con un ma­cho pa­ra po­ner sus hue­vos. O pue­de po­ner hue­vos sin ha­ber­se apa­rea­do, me­dian­te un pro­ce­so de na­ci­mien­to vir­gi­nal lla­ma­do par­te­no­gé­ne­sis.

En 2006, en el Zoo­ló­gi­co Ches­ter, de In­gla­te­rra, una hem­bra lla­ma­da Flo­ra, que no tu­vo con­tac­to con nin­gún ma­cho, pu­so una ni­da­da de hue­vos via­bles cu­yas prue­bas de­mos­tra­ron te­ner so­lo su ADN. Esa fue la pri­me­ra con­fir­ma­ción de par­te­no­gé­ne­sis en un dragón de Komodo en cau­ti­ve­rio; los cien­tí­fi­cos aho­ra creen que “ocu­rre con fre­cuen­cia”, el cu­ra­dor de ver­te­bra­dos e in­ver­te­bra­dos in­fe­rio­res del Zoo­ló­gi­co Ches­ter, Gerardo Gar­cía.

¿Có­mo fun­cio­na? En los hu­ma­nos, los ma­chos tie­nen cro­mo­so­mas se­xua­les tan­to mas­cu­li­nos co­mo fe­me­ni­nos. En los dra­go­nes de Komodo son las hem­bras. Es­ta au­to­fer­ti­li­za­ción pro­du­ce crías que son “ab­so­lu­ta­men­te sa­lu­da­bles”, ase­gu­ra Gar­cía, pe­ro to­das ma­chos.

Ser ca­paz de re­pro­du­cir­se tan­to se­xual co­mo ase­xual­men­te les da a los dra­go­nes una ven­ta­ja evo­lu­ti­va, su­gie­re Gar­cía. Si no hay una pa­re­ja dis­po­ni­ble, una hem­bra pue­de te­ner hi­jos de for­ma par­te­no­gé­ni­ca y, cuan­do son ma­yo­res, ellos pue­den ser sus pa­re­jas. “No es lo ideal” pa­ra man­te­ner la di­ver­si­dad, aña­de, pe­ro es una ma­ne­ra de con­ti­nuar la es­pe­cie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.