Sin­ga­pur

National Geographic (Chile) - - Los Lugares Más Felices Del Mundo - CORY RICHARDS

Los de­no­mi­na­dos “su­pe­rár­bo­les”, que res­plan­de­cen con lu­ces que fun­cio­nan con ener­gía so­lar y al­ber­gan más de 200 va­rie­da­des de plan­tas, son el pla­to fuer­te de Gar­dens by the Bay. El par­que de 101 hec­tá­reas, de de­co­ra­ción ex­qui­si­ta, se cons­tru­yó en te­rri­to­rio re­cu­pe­ra­do y exhibe la am­bi­ción de Sin­ga­pur de ser una ciu­dad glo­bal, an­cla­da en los va­lo­res asiá­ti­cos tra­di­cio­na­les: ar­mo­nía, res­pe­to y tra­ba­jo arduo. La na­ción in­su­lar sue­le cla­si­fi­car en­tre los pri­me­ros lu­ga­res de sa­tis­fac­ción vi­tal en Asia.

Quién es la per­so­na más fe­liz del mun­do?

Pue­de que sea Ale­jan­dro Zú­ñi­ga, hombre sano, de me­dia­na edad, pa­dre de fa­mi­lia, que so­cia­li­za por lo me­nos seis ho­ras al día y tie­ne un pu­ña­do de bue­nos ami­gos con los que pue­de con­tar. Duer­me por lo me­nos sie­te ho­ras la ma­yo­ría de las no­ches, ca­mi­na al tra­ba­jo y nor­mal­men­te co­me seis por­cio­nes de fru­ta y ver­du­ra to­dos los días. No tra­ba­ja más de 40 ho­ras a la se­ma­na en un em­pleo que ado­ra, con co­le­gas con los que tie­ne una bue­na re­la­ción. Ca­da se­ma­na de­di­ca un par de ho­ras a tra­ba­jar co­mo vo­lun­ta­rio. Pa­ra abre­viar, to­ma de­ci­sio­nes a dia­rio que fo­men­tan su fe­li­ci­dad, de­ci­sio­nes ase­qui­bles por­que vi­ve en­tre per­so­nas con ideas afi­nes, en el ver­de y tem­pla­do Va­lle Cen­tral de Cos­ta Ri­ca. Sid­se Clem­men­sen es otra po­si­ble can­di­da­ta. Vi­ve con una pa­re­ja amo­ro­sa y tres hi­jos pe­que­ños en una es­tre­cha co­mu­ni­dad de vi­vien­das co­la­bo­ra­ti­vas, jun­to con otras fa­mi­lias. Es so­ció­lo­ga y su pro­fe­sión la desafía y es­ti­mu­la a dia­rio. Ella y su fa­mi­lia se tras­la­dan en bi­ci­cle­ta al tra­ba­jo, la tien­da y la es­cue­la de los ni­ños, lo cual los man­tie­ne en for­ma. Tie­ne un sa­la­rio mo­des­to y la ma­yo­ría lo des­ti­na a pa­gar im­pues­tos, pe­ro a cam­bio obtiene se­gu­ro mé­di­co y edu­ca­ción pa­ra su fa­mi­lia, así co­mo una pen­sión ase­gu­ra­da pa­ra el re­ti­ro. En Aal­borg, Di­na­mar­ca, don­de vi­ve, la gen­te con­fía en que el go­bierno se ase­gu­ra­rá de que no les pa­se na­da muy ma­lo.

Tam­bién es­tá Dou­glas Foo, em­pren­de­dor exi­to­so que con­du­ce un BMW de 750 000 dó­la­res y vi­ve en una ca­sa con un va­lor de 10 mi­llo­nes de dó­la­res. Es­tá ca­sa­do, tie­ne cua­tro hi­jos que des­ta­can en la es­cue­la. Él mis­mo pa­gó sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios con cua­tro em­pleos, fun­dó una com­pa­ñía que se ex­pan­dió has­ta con­ver­tir­se en una em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal, cu­yo va­lor as­cien­de a 59 mi­llo­nes de dó­la­res. Se ha ga­na­do el res­pe­to de sus em­plea­dos, co­le­gas y su co­mu­ni­dad. Se ha es­for­za­do mu­cho pa­ra ser exi­to­so, pe­ro, co­mo Foo re­co­no­ce sin re­pa­ros, du­da de que hu­bie­ra si­do po­si­ble con­se­guir­lo fue­ra de Sin­ga­pur.

Zú­ñi­ga, Clem­men­sen y Foo ilus­tran tres as­pec­tos de la fe­li­ci­dad que se com­ple­men­tan pa­ra crear alegría du­ra­de­ra. Los de­no­mino pla­cer, pro­pó­si­to y or­gu­llo. Tam­bién vi­ven en paí­ses que fo­men­tan di­chos as­pec­tos. Co­no­ce­re­mos a es­tas per­so­nas y ex­plo­ra­re­mos sus paí­ses de re­si­den­cia pa­ra des­cu­brir los se­cre­tos que ex­pli­can por qué las per­so­nas en es­tos lu­ga­res son mu­cho más fe­li­ces que los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.