COS­TA RI­CA

ALEGRÍA DIA­RIA: SA­LUD, FE Y FA­MI­LIA

National Geographic (Chile) - - Los Lugares Más Felices Del Mundo -

Re­gre­se­mos a Ale­jan­dro Zú­ñi­ga, ven­de­dor de fru­ta y ver­du­ra en el mer­ca­do cen­tral de Car­ta­go, una ciu­dad al es­te de San Jo­sé, la ca­pi­tal del país. Du­ran­te dé­ca­das, el hombre for­ni­do de 57 años ha si­do una pre­sen­cia cons­tan­te en el mer­ca­do. Cuan­do al­guno de los ca­si 60 ven­de­do­res se en­fer­ma o tie­ne una emer­gen­cia fa­mi­liar, sue­le ser Zú­ñi­ga quien re­cau­da di­ne­ro pa­ra ayu­dar­lo. Or­ga­ni­za sa­li­das de fin de se­ma­na pa­ra apo­yar al que­ri­do, aun­que nor­mal­men­te des­afor­tu­na­do, equipo de fut­bol de la ciu­dad, el C.S. Car­ta­gi­nés. Es un ami­go ca­ris­má­ti­co y lí­der na­tu­ral.

Una no­che, ha­ce un par de años, Zú­ñi­ga re­ci­bió la lla­ma­da de un ami­go con no­ti­cias emo­cio­nan­tes. El ami­go gri­tó: “¡Ga­nas­te la lotería!”.

Zú­ñi­ga ha­bía com­pra­do el bo­le­to ga­na­dor y re­ci­bi­ría 50 mi­llo­nes de co­lo­nes (en­ton­ces unos 93 000 dó­la­res). Sin em­bar­go, Zú­ñi­ga no le cre­yó (su ami­go era co­no­ci­do por bro­mis­ta). Ade­más, no es­ta­ba de hu­mor. Ha­bía si­do un día pe­sa­do y no ha­bía ven­di­do to­dos sus agua­ca­tes. “Me

pa­re­ció un chis­te de mal gus­to –re­cor­dó–. Me que­da­ban mis úl­ti­mos ocho dó­la­res en la car­te­ra”.

Le col­gó a su ami­go.

Cuan­do, al día si­guien­te, Zú­ñi­ga lle­gó a tra­ba­jar, los ven­de­do­res lo ova­cio­na­ron. Se ha­bía di­vul­ga­do la no­ti­cia de su triun­fo. Ca­da se­ma­na le apos­ta­ba al mis­mo nú­me­ro y es­ta vez ha­bía ga­na­do.

Zú­ñi­ga se pa­seó atur­di­do por los pues­tos del mer­ca­do con el an­dar de un ma­cho al­fa y cho­cán­do­las con sus ami­gos y co­le­gas. Sa­bían que Zú­ñi­ga no ha­bía te­ni­do una vi­da fá­cil. Se ha­bía cria­do en la mi­se­ria, ha­bía de­ja­do la es­cue­la a los 12 años pa­ra ga­nar­se la vi­da, ha­bía si­do al­cohó­li­co y, a los 20, el amor de su vi­da lo ha­bía aban­do­na­do.

Aho­ra que era ri­co, sus co­le­gas asu­mie­ron que lo per­de­rían, que ten­dría una vi­da nueva, más afluen­te. Pe­ro, en las se­ma­nas pos­te­rio­res, Zú­ñi­ga sor­pren­dió a sus ami­gos al re­gre­sar al mer­ca­do a ven­der su pro­duc­to y ha­cer bro­mas. Sin em­bar­go, dis­cre­ta­men­te es­ta­ba re­ga­lan­do su for­tu­na: un mi­llón de co­lo­nes al ami­go que le ha­bía ven­di­do el bo­le­to de lotería, un mi­llón al due­ño del pues­to que lo ha­bía ali­men­ta­do en tiem­pos di­fí­ci­les y otro mi­llón a un men­di­go del mer­ca­do que co­no­cía. Les dio lo de­más a su ma­dre y a las cua­tro ma­dres de sus sie­te hi­jos. Al ca­bo de un año otra vez no te­nía un cen­ta­vo. No obs­tan­te, in­sis­tió: “No po­dría ser más fe­liz”. Pa­ra en­ten­der la re­si­lien­cia de Zú­ñi­ga hay que sa­ber más so­bre Cos­ta Ri­ca, si­tio en el que una al­qui­mia de geo­gra­fía y po­lí­ti­cas so­cia­les se tra­du­ce en una re­ce­ta par­ti­cu­lar­men­te ri­ca pa­ra dis­fru­tar la vi­da día con día: el as­pec­to del pla­cer de la fe­li­ci­dad. Aquí, en Cos­ta Ri­ca, es­ta com­bi­na­ción –aso­cia­da en tér­mi­nos es­ta­dís­ti­cos con el bie­nes­tar– pro­por­cio­na más fe­li­ci­dad por ca­da dó­lar del PIB que en ca­si cual­quier otro país.

Ten­ga­mos en cuen­ta la si­tua­ción de Zú­ñi­ga. Aun­que no tie­ne au­to, jo­ye­ría cos­to­sa, ro­pa fi­na ni apa­ra­tos elec­tró­ni­cos gran­des, no ne­ce­si­ta nin­gu­na de esas co­sas pa­ra ser fe­liz o te­ner au­to­es­ti­ma. Vi­ve en un país que, des­de bue­na par­te del si­glo pa­sa­do, ha creí­do en ayu­dar a sus ciu­da­da­nos. A di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de Amé­ri­ca Cen­tral, don­de des­pués de la in­de­pen­den­cia lle­ga­ron al po­der te­rra­te­nien­tes y pre­si­den­tes res­pal­da­dos por el ejér­ci­to y que res­pon­dían a sus in­tere­ses per­so­na­les, Cos­ta Ri­ca si­guió un ca­mino dis­tin­to. Las con­di­cio­nes del país –sus cor­di­lle­ras es­car­pa­das lle­nas de des­fi­la­de­ros, así co­mo la fal­ta de mano de obra in­dí­ge­na ba­ra­ta– frus­tra­ron el sur­gi­mien­to de ha­cien­das ex­ten­sas. Por el con­tra­rio,

pe­que­ños pro­pie­ta­rios y agri­cul­to­res con men­ta­li­dad in­de­pen­dien­te del Va­lle Cen­tral pros­pe­ra­ron tras des­cu­brir un mer­ca­do in­ter­na­cio­nal pa­ra el ca­fé. Los cos­ta­rri­cen­ses eli­gie­ron a pro­fe­so­res pa­ra la pre­si­den­cia, quie­nes, sin la car­ga de las ins­ti­tu­cio­nes co­lo­nia­les per­ni­cio­sas, for­mu­la­ron po­lí­ti­cas pú­bli­cas que sus­ci­ta­ron una es­pi­ral as­cen­den­te de bie­nes­tar.

En 1869, una ley cos­ta­rri­cen­se re­sol­vió que la es­cue­la pri­ma­ria fue­ra obli­ga­to­ria pa­ra to­dos los ni­ños, in­clui­das las ni­ñas. Pa­ra 1930, la ta­sa de al­fa­be­tis­mo fi­gu­ra­ba en­tre las más al­tas de Amé­ri­ca La­ti­na. Al mis­mo tiem­po, la na­ción in­vir­tió en abas­te­cer de agua po­ta­ble los po­bla­dos ru­ra­les y ase­gu­rar­se de que el pri­mer año de vi­da fue­ra sa­lu­da­ble. Los años cua­ren­ta su­pu­sie­ron el ini­cio de la se­gu­ri­dad so­cial y el fin del ejér­ci­to. En 1961 se apro­bó la le­gis­la­ción del se­gu­ro mé­di­co uni­ver­sal, gra­cias a la cual la ma­yo­ría de los po­bla­dos tie­nen clínicas de aten­ción pri­ma­ria gra­tui­ta.

Y ese com­pro­mi­so se man­tie­ne hoy día. Una ma­ña­na fres­ca de in­vierno, ha­ce no mu­cho, acom­pa­ñé a una au­xi­liar mé­di­ca, Ilea­na Ál­va­rez

Cha­ves, en sus ron­das por el pueblo fron­do­so de Pa­raí­so, en el Va­lle Cen­tral. Tra­ba­ja con Equi­pos Bá­si­cos de Aten­ción In­te­gral en Sa­lud (EBAIS), el sis­te­ma na­cio­nal que se fun­dó a me­dia­dos de los no­ven­ta pa­ra ga­ran­ti­zar la sa­lud de to­dos los cos­ta­rri­cen­ses (la sa­lud y la fe­li­ci­dad es­tán vin­cu­la­dos de for­ma inex­tri­ca­ble).

Equi­pos pe­que­ños que se con­for­man por un doc­tor, una en­fer­me­ra, un ar­chi­vis­ta y va­rios au­xi­lia­res son res­pon­sa­bles del cui­da­do de unas 3 500 per­so­nas. La cuo­ta de Ál­va­rez Cha­ves re­que­ría que vi­si­ta­ra has­ta 12 ca­sas al día. En ca­da una per­ma­ne­cía 30 mi­nu­tos pa­ra ac­tua­li­zar los his­to­ria­les mé­di­cos, to­mar la pre­sión san­guí­nea, va­cu­nar, acon­se­jar y re­vi­sar si ha­bía agua es­tan­ca­da (don­de se re­pro­du­cen los mos­qui­tos por­ta­do­res del vi­rus del Zi­ka).

En la ca­sa de los Her­nán­dez Torres, Ál­va­rez Cha­ves orien­tó a una ma­dre jo­ven so­bre una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble pa­ra su hi­jo de dos años y le de­jó vi­ta­mi­nas y pas­ti­llas des­pa­ra­si­tan­tes. Al sa­lir de la ca­sa se per­ca­tó del pan blan­co y la le­che en la me­sa de la co­ci­na. “Pro­cu­ra co­mer más le­gum­bres, fru­tas y ver­du­ras”, le acon­se­jó. En ca­sa de Au­ro­ra Bre­nes, de 89 años, Ál­va­rez Cha­ves hi­zo un in­ven­ta­rio de sus medicamentos, le to­mó la pre­sión san­guí­nea y le agen­dó una ci­ta con el doc­tor de su equipo. “Con fre­cuen­cia pue­do iden­ti­fi­car en­fer­me­da­des an­tes de que cul­mi­nen en dia­be­tes en es­ta­do avan­za­do o en un pa­ro car­dia­co. Mu­chos de mis clien­tes es­tán so­los y agra­de­cen que al­guien se preo­cu­pe por ellos”, afir­mó.

Des­de 1970, la ex­pec­ta­ti­va de vi­da en Cos­ta Ri­ca se ha in­cre­men­ta­do de 66 a 80 años y la ta­sa de mor­ta­li­dad in­fan­til ha dis­mi­nui­do en un fac­tor de sie­te. Co­mo el ex pre­si­den­te Jo­sé Ma­ría Fi­gue­res, quien im­ple­men­tó el pro­gra­ma EBAIS, afir­mó: el sis­te­ma de sa­lud del país fun­cio­na tan bien por­que su ob­je­ti­vo es pre­ve­nir las en­fer­me­da­des des­de el prin­ci­pio. “Aquí, du­ran­te años se ha tra­ba­ja­do en un sis­te­ma de sa­lud pre­ven­ti­vo, por­que, pa­ra ser ho­nes­to, el ob­je­ti­vo de una po­lí­ti­ca sa­ni­ta­ria exi­to­sa es que la gen­te no se en­fer­me”.

De acuer­do con Mariano Rojas, eco­no­mis­ta cos­ta­rri­cen­se y ex­per­to en fe­li­ci­dad en la Fa­cul­tad La­ti­noa­me­ri­ca­na de Cien­cias So­cia­les (Flac­so), con se­de en la Ciu­dad de Mé­xi­co, el sis­te­ma de sa­lud de Cos­ta Ri­ca atien­de la ma­yo­ría de las ne­ce­si­da­des de la gen­te. “[Es­te sis­te­ma] los ha­ce sen­tir se­gu­ros, re­la­ti­va­men­te sa­nos, sin la ma­yor par­te de las preo­cu­pa­cio­nes más apre­mian­tes de la vi­da y, al mis­mo tiem­po, pro­vee un en­torno en don­de la ma­yo­ría pue­de ga­nar­se el sus­ten­to”.

EN COS­TA RI­CA, UNA AL­QUI­MIA DE GEO­GRA­FÍA Y PO­LÍ­TI­CAS SO­CIA­LES HA CREA­DO UNA MEZ­CLA SÓ­LI­DA DE LA­ZOS FA­MI­LIA­RES, SER­VI­CIOS DE SA­LUD UNI­VER­SA­LES, FE, PAZ DU­RA­DE­RA, IGUAL­DAD Y GE­NE­RO­SI­DAD.

MATTHIEU PALEY

So­lo tres alum­nos asis­ten a la es­cue­la en La Cen­tral, po­bla­do de agri­cul­to­res a más o me­nos una ho­ra de Car­ta­go, Cos­ta Ri­ca. Aquí co­men el al­muer­zo con su maes­tro en un res­tau­ran­te. Cuan­do el vol­cán Tu­rrial­ba hi­zo erup­ción, re­ti­ra­ron el cru­ci­fi­jo de la igle­sia pa­ra pro­te­ger­lo. La edu­ca­ción pri­ma­ria y se­cun­da­ria es gra­tui­ta y obli­ga­to­ria, la ta­sa de al­fa­be­tis­mo del país es de 97.8 por cien­to.

MATTHIEU PALEY

Ilea­na Ál­va­rez Cha­ves, au­xi­liar mé­di­ca que tra­ba­ja en el pro­gra­ma de sa­lud del go­bierno de Cos­ta Ri­ca, re­vi­sa los sig­nos vi­ta­les de Ma­ye­la Oroz­co, de 68 años, una viu­da que vi­ve so­la. En el trans­cur­so de un año, Ál­va­rez Cha­ves vi­si­ta­rá to­das las ca­sas de Pa­raí­so. El én­fa­sis del pro­gra­ma en la me­di­ci­na pre­ven­ti­va ha re­du­ci­do la ta­sa de mor­ta­li­dad in­fan­til y au­men­ta­do la ex­pec­ta­ti­va de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.